domingo, 6 de noviembre de 2016

Amar al diablo - Lorraine Heath

Título: Midnight pleasures with a scoundrel
4º Los huérfanos de St. James
Autora: Lorraine Heath
Editorial: Avon
Año publicación: 2009
Editorial: Click Ediciones
Fecha publicación: 25 octubre de 2016






James Swindler está acostumbrado a lidiar con ladrones, carteristas y otros criminales. Es así, no sólo por su trabajo como inspector en Scotland Yard, sino por su pasado como uno de los pilluelos de la banda de Feagan.
Curtido, tras años trabajando en pos de la justicia, ha investigado casos de lo más variopinto. Como el último que le ha sido encomendado: vigilar a una joven y en apariencia inofensiva debutante, de la que se sospecha trata de asesinar a un noble.

La debutante en cuestión no es otra que Eleanor Watkins. Lo cierto es que las sospechas que recaen sobre ella no son infundadas, pues su llegada a Londres poco tiene que ver con la búsqueda de marido y mucho con buscar venganza.
Eleanor ha abandonado su pacífica vida en el campo y se ha trasladado a la ciudad con un plan minuciosamente tramado y un objetivo en mente: acabar con la vida de Lord Rockberry.
Por ello lleva a cabo las pesquisas necesarias para hallar las pruebas que prueben la culpabilidad del depravado noble en la ruina y posterior muerte de su hermana Elisabeth y, más tarde, acabar con su vida. Sin embargo, en su camino aparece James Swindler, ese incordio inspector de Scotland Yard.

El instinto le dice a James que la presencia de la señorita Watkins en determinados lugares como los jardines del placer o los bailes a los que acude Lord Rockberry no es fruto del azar. Aunque le cuesta creer que la dama en cuestión sea capaz de matar a sangre fría, se convierte en su sombra.
Su apariencia dulce y frágil despierta en él el deseo de protegerla, pero también hay algo que lo inquieta. Tampoco eso no impide que se sienta atraído por ella, ni siquiera cuando se convierte en la principal sospechosa del asesinato de Lord Rockberry.
Ni siquiera cuando se percata que lo ha engañado y utilizado para sus propios fines.

Novela tras novela de Los huérfanos de St. James, el agente James Swindler ha ido conquistándonos por su dulzura y el afán de protección hacia los más desvalidos. En los libros anteriores, Frannie siempre ha ocupado un lugar especial en su corazón. Pero tras el matrimonio de Frannie con Sterling, el duque de Greystone, todas esperábamos que apareciera una mujer capaz de enamorar a James.
Esa mujer no es otra que la misteriosa señorita Watkins. Una mujer que no es lo que parece y que, tras un rostro dulce y bonito, esconde un terrible secreto y un peligroso plan.

De las cuatro novelas que componen la saga, en mi opinión ésta es la más diferente, porque cuenta no sólo una bonita historia de amor, sino que está rodeado de un halo oscuro e inquietante que te impide dejar de leer. Y de los pasados de los huérfanos acogidos por Feagan, el de James es uno de los que más tristeza me ha provocado.

Tengo que confesar que, desde el inicio de esta saga, he sentido cierta debilidad por James. De él me atraía no sólo su carácter protector y lealtad, sino conocer como aquel niño que sobrevivió robando y timando en las calles de Londres se convirtió en el agente de la ley que hoy es.
Pues, como el resto de pilluelos de Feagan, James se crió en las calles hasta que el abuelo de Luke los llevó a su mansión en St. James. Ver morir a su padre, acusado de robo, marcó su vida para siempre y, de algún modo, lo convirtió en el intachable pero compasivo inspector que ha ido ganándose nuestro corazón libro tras libro.

Cuando por fin conoce a una mujer capaz de hacerle olvidar sus sentimientos por Frannie, ésta se convierte en la principal sospechosa de un crimen. Y lo peor es que tras toda una vida trabajando por la ley, por primera vez, ve temblar los cimientos de rectitud y justicia que han sido el pilar de su existencia. Y es a causa del amor. Ese amor que se supondría debería redimirlo y llenar el vacío en su alma.

La historia de amor de Eleanor y James está rodeada de muchos secretos, de una investigación sórdida y peligrosa que propicia una lectura apasionante.
Me ha encantado porque nos narra una emotiva y dulce historia de amor, pero a la vez nos adentra en una trama detectivesca plagada de sorpresas que, en mi opinión, nada tiene que envidiar a la de una novela de suspense romántico.
Es cierto que en ocasiones el peso de la novela recae un poco más en la historia de Elisabeth y Lord Rockberry, o en los planes de Eleanor o en el papel que involuntariamente juega James, pero -y ahí radica la brillantez de este libro- la novela no es lo que parece. Y así como en muchas otras novelas puedes imaginar qué acontecerá en ésta no es así. De modo que, capítulo tras capítulo, nos encontramos ante una lectura de intriga y amor maravillosa.

Hubo un momento, por un par de detalles, en que la novela me recordó a una de las que forman parte de mis novelas preferidas: Un baile con el diablo de Mary Jo Putney.
Es así por detalles como el las hermanas gemelas y la trama en torno a una sociedad secreta y satánica. Pero más allá de eso son historias diferentes que acontecen en periodos históricos diferentes y con protagonistas de origen muy dispar.

Como las anteriores novelas, creo que Amar al diablo resucita el espíritu de las novelas de Dickens, con esos personajes nacidos y crecidos en la pobreza.
Ya lo mencioné con anterioridad, al comentar novelas anteriores, pero es algo que, particularmente, me ha atrapado y conquistado. Confieso que la época histórica en que tienen lugar estas historias, así como el que se trata de huérfanos que se han criado en las calles son dos bazas por que originalidad y la emotividad que desprenden me llegaron al corazón.

Aunque todas y cada una de las novelas de los huérfanos de St. James me han encantado -especialmente la de Frannie- la de James tenía un aliciente añadido para mí.
Se trata de un personaje que ahora que ha logrado redimirse del pasado trabajando por la justicia, el amor hace peligrar las convicciones que han marcado, paso a paso, su vida.
Y eso creo que da lugar a una historia fascinante y de gran profundidad, con las que disfruto enormemente.

Apenas he hablado de Eleanor, pese a que es un personaje con muchas aristas. Pero para evitar desvelar información crucial creo que es preferible dejarla rodeada por una nube de misterio y que sea la lectura de esta novela la que desvele los enigmas que la rodean... si se publica, claro está.
Desconozco si está en sus planes, pero siendo el único del que falta, me encantaría que Lorraine Heath escribiera también la historia de Bill, el médico. Confieso que es otro de los huérfanos de St. James que me fascinaron desde la primera novela y sería fantástico poder leer su historia.

Así pues, creo que con Amar al diablo puedes perderte en unas horas de agradable lectura, con una historia sencilla, romántica y conmovedora que se rodea de una red de suspense e intriga muy pero que muy entretenida.

lunes, 10 de octubre de 2016

Casarse con él - Lisa Kleypas

No pudo ser la semana pasada, pero lo prometido es deuda...

Marrying Winterborne
2º Los Ravenel
Lisa Kleypas
Romántica histórica
Ediciones b/Vergara
19 Octubre 2016



Un magnate despiadado

Una feroz ambición ha brindado a Rhys Winterborne, un hombre de origen humilde, gran fortuna y éxito. Rhys está habituado a obtener todo lo que quiere, tanto en los negocios como en otros asuntos. Y desde el instante en que conoce a la tímida y aristocrática lady Helen Ravenel se obstina en poseerla. Si debe tomar su virtud para asegurarse de que se casará con él mucho mejor...

Una belleza protegida

Helen apenas ha tenido contacto con el rutilante y cínico mundo de la sociedad londinense. Sin embargo, la audaz seducción de Rhys despierta una intensa y recíproca pasión. La gentil y sobreprotegida educación recibida por Helen contradice la testaruda convicción de que sólo ella puede domar a su  impetuoso marido. Mientras los enemigos de Rhys conspiran contra ellos, Helen debe confiarle su más oscuro secreto. El riesgo es inimaginable… la recompensa, toda una vida de incomparable felicidad. Y todo comienza con... casarse con él.

Durante la novela Un seductor sin corazón ya dio comienzo la historia de Rhys Winterborne y Lady Helen Ravenel. Creo que mis primeras impresiones no se diferencian de las tantas otras.
Como ya mencioné entonces logró cautivarme y, en ocasiones,  incluso, eclipsar la historia de Kathleen y Devon, bonita como pues, pues se trata de una pareja de esas que te conquistan desde que sus caminos se cruzan por primera vez. 
La tímida Helen floreció como una de sus bellas orquídeas ante el imponente Winterborne y, poco a poco, a medida que los episodios acontecían iba cayendo bajo el hechizo porque la historia prometía, sin duda, ser una historia de las que no se olvidan. Y, hoy, debo decir que así ha sido, pues es preciosa, de las que dejan huella.

Casarse con él es la segunda novela de la saga Los Ravenel, que ha supuesto el regreso de Lisa Kleypas a la literatura romántica histórica.
La historia da comienzo unas semanas después de Un seductor sin corazón Nos describe el reencuentro entre Lady Helen y Winterborne tras el fin de su compromiso. Mientras Winterborne, a su modo hosco, meditabundo y en apariencia indiferente, da vueltas a lo acontecido tras su compromiso con Helen y abrupta ruptura, la más dulce y tímida de las hermanas Ravenel lo sorprende -y  a todos- apareciendo en su despacho, deseosa de mantener con él una conversación.
Para la sorpresa de Winterborne, la intención de Helen es darle una explicación porque no desea poner fin a su compromiso. La reacción de su familia es fruto de un malentendido y ella mantiene su palabra: casarse con él.

Pero el magnate galés no confía en que Devon ni la familia Ravenel consienta que la joven se convierta en su esposa, de modo que, siendo un hombre acostumbrado a llegar a cualquier extremo por lograr lo que desea, tiene claro cuál es la única manera de evitar que su matrimonio no vuelva a celebrarse: comprometer a Helen.

Para su sorpresa, Helen accede, pues no sólo está decidida a convertirse en la señora de Winterborne, sino a entregarle como prueba su cuerpo y su reputación.
Tan poco convencional como pueda ser esa promesa, Helen y Rhys sellan su destino. ¿Pero significa eso que la boda se celebrará sin que nada ni nadie lo impida? O, ¿existe algún secreto capaz de una vez más truncar ese matrimonio?
Evidentemente lo hay, pero para descubrirlo, así como el desenlace de esta maravillosa novela os recomiendo que la leáis. 

Como decía al inicio de estas líneas, desde que Helen y Rhys se conocieron en Eversby Priory, una bonita historia se presagiaba. Porque, en honor a la verdad, Lisa Kleypas supo ir hilvanando con sus encuentros y acercamientos una historia de amor preciosa, mostrando facetas de estos personajes que no casaban con la imagen que nos habíamos formado.
Bajo los cuidados de Helen, Rhys se mostró como un hombre casi paciente, casi como una fiera adormecida. Y Helen, tímida, etérea, en cierto modo floreció bajo la perspicaz mirada del magnate
Así que, creo, nos imaginábamos que la ruptura del compromiso no era un punto y final. Al contrario.

La historia es preciosa, dulce y romántica. Una de esas que sin duda formarán parte de las inolvidables de Lisa Kleypas. La ambientación es maravillosa. A medio camino entre la campiña en Norfolk y la opulencia de Londres -pese a que tiene más peso la ciudad- la autora es capaz de envolverla de magia y ensueño con los grandes almacenes victorianos como telón de fondo, con los callejones más sórdidos como marco de algunos de los momentos clave, y, en general, con ese halo majestuoso con la autora envuelve sus historias más bonitas.

La pareja protagonista tiene todo para convertirse en una de las más emblemáticas de Kleypas. Winterborne es un galés hosco y de origen humilde, en apariencia frío como un día invernal, tiene un algo de Derek Craven o del propio Sebastian St. Vincent que te atrae como un imán; Helen es dulce y en apariencia frágil, pero con un corazón que esconde el más resistente acero, es como una flor que renace. Y juntos forman una pareja deliciosa.

Casarse con él es una novela inolvidable, una novela que si eres una lectora fiel a Lisa Kleypas no puedes perderte.  ¿Por qué?
Porque la historia es preciosa, conmovedora, romántica, dulce... Porque Rhys es de esos protagonistas intimidatorios que enseguida te roban el corazón. Porque Helen que a primera vista es la típica dama aristocrática  y sobreprotegida de la parte más dura de la vida, pero esconde una de las heroínas más valientes creadas por esta autora. Porque nada es tan sencillo como parece. Porque hay un malo malísimo que amenaza el matrimonio de Helen y Winterborne y, porque aun cuando crees que la historia no puede sorprenderte, lo hace. No olvidéis que se trata de Lisa Kleypas.

Y si todo esto no os basta, añadiría que porque cuenta con unos personajes secundarios maravillosos: Devon y Kathleen, las traviesas gemelas Cassandra y Pandora, Lady Berwick y nuevos personajes como Severin, que me ha intrigado, pero sobre todo lo ha hecho la doctora Gibson, personaje que me encantaría protagonizara una novela.

Creo que con el tiempo Casarse con él se convertirá en una de las grandes historias escritas por Lisa Kleypas porque es preciosa, romántica y de esas que te llegan al corazón. Así que os recomiendo que no os la perdáis.

martes, 4 de octubre de 2016

Por ti, lo que sea - Kristan Higgins

Anything by you
5º Blue Heron
Kristan Higgins
Romántica contemporánea
Ebook julio 2016
Libros de Seda




Antes de que te arrodilles para pedírselo… 
… deberías estar muy seguro de que la respuesta va a ser sí. Connor O’Rourke lleva diez años esperando para hacer pública la relación de ahora sí ahora no que mantiene con Jessica Dunn y cree que ha llegado el momento de hacerlo. Su restaurante va viento en popa y ella ha conseguido un empleo de ensueño en los viñedos Blue Heron. ¿Por qué no casarse ya? 

No obstante, cuando le pide que se case con él, la respuesta es no, aunque no sea un «no» muy contundente. Si no hemos roto, ¿para qué casarnos? Jess está más que ocupada con su hermano pequeño, que ahora vive con ella a tiempo completo, y con la maravillosa carrera que tiene por delante, algo con lo que ha soñado durante los muchos años en que trabajó como camarera. Lo que tienen Connor y ella en este momento es perfecto: son amigos con derecho a roce y tienen un bienestar económico. Todo son ventajas. Además, con un pasado tan complicado (y una reputación de la misma guisa), sabe positivamente que la vida de casada no es para ella. 

Pero esta vez, Connor dice que tiene que jugar a todo o nada. Si no quiere casarse con él, entonces se buscara a otra que sí quiera. Algo más fácil de decir que de hacer, ya que nunca ha amado a otra que no fuera ella. Y puede que, tal vez, Jessica no esté tan segura como ella cree…

Así como comenté de Confiaré en ti que me sorprendió la identidad de la pareja protagonista, de Por ti, lo que sea no tanto. Hacía mucho -en realidad desde que comenzó la saga- ansiaba conocer la historia de Connor, la otra mitad de los gemelos O'Rourke. Jessica es un personaje que ya me intrigó y llamó la atención en ese libro, pues se vislumbraba que, tal vez, no era una chica cuya reputación le hiciera justicia y que, después de todo, tras esa chica rubia, guapa y atractiva se ocultaba mucho más que una cara bonita. Además se trata de un personaje que, libro tras libro, ha ido evolucionando y, en algún momento, la casamentera Colleen ha intentado emparejar con su hermano.

Debo confesar que Connor es uno de los habitantes de Manningsport por los que sentía -y sigo sintiendo- debilidad. Las peleas fraternales repletas de conversaciones puntillosas con Colleen han ido dejando ver que, en realidad, se adoran, la devoción por Savannah, su medio hermana, y su dedicación a la taberna era todo cuanto sabíamos o veíamos de este personaje. Pero entonces llegó su historia...

Uno de los secretos que rodeaban a Connor en novelas anteriores y que tenía a su gemela tras la pista era descubrir la identidad de su misteriosa pareja. Secreto que se desvela en las primeras líneas de Por ti, lo que sea. 
Sin duda, una de las peculiaridades de esta historia es que la pareja protagonista ya está junta al inicio del libro. O más o menos junta, según vamos descubriendo a medida que avanza. Pues, durante parte del libro, se alternan episodios del pasado y del presente, narrando cómo nació la historia de Connor y Jess.

Cuando una pareja está junta durante mucho tiempo, no es extraño cuando ésta decide dar un paso más en su relación. O eso es lo que piensa Connor el día que pide en matrimonio a Jessica. Pero, para su sorpresa, le rechaza con mucha sutileza. Tras las idas y venidas de su relación, Connor lo tiene claro: o es todo o nada.
 
Durante años ha estado enamorado de ella, durante años han mantenido, intermitentemente, una relación secreta. Y quiere algo más. Jessica quiere seguir como hasta entonces, son amigos con derecho a roce, o algo más que amigos, pero no quiere que nada cambie. O... no puede. Tiene obligaciones que le impiden estar junto a Connor.

Dada la vena casamentera de Colleen, su gemela, Connor le pide que obre con él su magia y le encuentre a alguien. Pero ni siquiera los intentos de su hermana logran que olvide a Jessica.
Por su parte cuando Jessica se percata que esa vez, tal vez sea la separación definitiva, y que podría perder a Connor, el único hombre al que ha querido, siente que las dudas y el miedo le atenazan. ¿Y si es demasiado tarde? ¿Y si esa vez Connor y ella han terminado para siempre? ¿Puede él enamorarse de otra mujer menos complicada y con menos problemas que ella?

Como digo al inicio de estas líneas, tengo debilidad por Connor O'Rourke. Cocinero y dueño del O'Rourke, la mitad de los gemelos más famosos de Manningsport, bajo la apariencia malhumorada con que a veces actúa y las pullas a Colleen, esconde un corazón bondadoso y muy enamorado. 
No quiero contar nada respecto a cómo nace y cómo cambia la relación entre Connor y Jessica, pero es una historia de idas y venidas, una historia que me ha mantenido con el corazón encogido a menudo, a través de los episodios que se narran que resumen los veinte años transcurridos desde que, de alguna manera, comenzó esta historia.

Pese a que Connor puede ser de los dos el que más simpatías despierta y pese a que, como digo, es un personaje que me gusta mucho, Jessica ha despertado en mi sentimientos como compasión, pena, impotencia... La suya ha sido una vida muy dura, marcada por una infancia traumática, unos padres alcohólicos y las consecuencias de una mala reputación que la persigue desde la adolescencia. La persona más importante para ella es Davey, su hermano y es su relación con él el mayor obstáculo que la separa de Connor.

Por ti, lo que sea es una de esas novelas en las que, con la mano en el corazón debo decir, sufres porque la pareja protagonista pasa por malos entendidos, separaciones, decisiones complicadas que los alejan a veces y los unen otras. Es de esas historias que no imaginas cómo acabará, cómo superarán esos problemas. O de esas en las que a veces piensas que nada es tan grave como parece, que con voluntad y constancia todo puede superarse. Pero claro, siendo así, no habría historia y lo bonito, lo mágico es ser testigo de esa evolución, de ese cambio paulatino o drástico que propicia un desenlace maravilloso.

Como es habitual en las novelas de esta autora y en esta saga en concreto, la historia cuenta con un plantel de personajes secundarios inolvidable: Colleen, embarazadísima de su primer bebé, y Lucas, Faith y Levi, Honor y Tom, el resto de la familia Holland, Davey Dunn, y los vecinos de Manningsport. Y como también es habitual están esos otros personajes y dulces personajes: los perros de los protagonistas que propician escenas muy divertidas.

La prodigiosa pluma de Kristan Higgins crea una preciosa historia de segundas oportunidades que desnuda facetas de la naturaleza humana que no te dejan indiferente. Entrelazada con el sentido del humor tan característico de sus historias y con tantos sentimientos a flor de piel, es una historia conmovedora y romántica que sé que leeré muchas veces. 

domingo, 2 de octubre de 2016

Octubre...



Llegó octubre, un mes que maravilla. No sé muy bien la razón. Tal vez se deba a que el otoño es mi estación favorita. Adoro la luz, los colores y olores que desprende este mes, esta estación. Adoro las melodías del aire que refresca y la hojarasca que se arrastra por las calles.

Este fin de semana me ha pasado en un suspiro. ¡Y me han quedado tanta cosas por hacer! Las semanas pasan volando... es una lástima no descubrir el secreto para alargar lo minutos. Pero el que la vida esté llena de instantes mágicos, efímeros, hace que su valor sea mayor.

Como se está convirtiendo en tradición, este fin de semana he disfrutado de un paseo por Paseo de Gracia con motivo de la feria del libro antiguo y de ocasión. Era el último día, una excusa perfecta para curiosear los puestos, acompañada de amigas maravillosas, compartir risas, un pedacito de nuestras vidas, dulces, cafés y libros.

Entre los puestecitos he encontrado dos libros -he sido bastante comedida- a los que no me he podido resistir y me los he llevado a casa. Me ha hecho especial ilusión encontrar uno de esos libros que, para mí, forma parte de esos que son una joya: Ángel o bribón de Mary  Jo Putney. Tal vez no sea el mejor de la saga de Los ángeles caídos -adoro a Nicholas, el Conde gitano- pero era el que me faltaba y ¡por fin es mío!

Pero sobre todo el día ha sido especial por regalarme algunos de esos instantes mágicos y efímeros que te regala la vida en los que, rodeada de libros, risas y buenas personas, comprendes que no hace falta tanto para ser feliz.

Este fin de semana no ha podido ser, pero la próxima semana quiero compartir como mínimo dos reseñas:

Por ti, lo que sea de Kristan Higgins
Casarse con él de Lisa Kleypas

Dos novelas preciosísimas, por cierto.
No puedo garantizar que en esta semana pueda compartir alguna más, pero en estos momentos estoy disfrutando de First star I see tonight de Susan Elizabeth Phillips, de modo que será una de mis proximamente (como dicen los anuncios de la tele).

¡Feliz semana!

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Confiaré en ti - Kristan Higgins

In your dreams
4º Blue Heron
Kristan Higgins
Romántica contemporánea
Libros de Seda
Ebook Septiembre 2016




Emmaline Neal necesita una cita. Solo una. Alguien que la acompañe a la boda de su ex-novio en Malibú. Pero hay poco donde elegir en una localidad como Manningsport, de setecientos quince habitantes. De hecho, opción solo hay una: el rompecorazones del pueblo, Jack Holland. Todo el mundo le conoce, y él no se hará ninguna idea equivocada... Después de todo, Jack nunca se interesaría en una mujer como Em. Y menos cuando su guapísima ex-mujer anda por ahí, tratando de repescarlo desde que él se convirtió en un héroe al salvar a un grupo de adolescentes. 
Sin embargo, durante la celebración de la boda las cosas dan un giro inesperado y apasionado. Aunque, bueno, solo habrá sido una noche loca... Jack es demasiado guapo, demasiado popular, como para acabar con ella. Pero, entonces, ¿por qué es con ella con quien se atreve a hablar de sus sentimientos más profundos y secretos? Si va a ser el hombre de sus sueños, tendrá que empezar por creerle... 

Desde que leí Entre viñedos uno de los personajes que me llamaron la atención fue Jack Holland. En parte por ser el único hermano varón, en parte porque prometía ser un personaje interesante. Me imaginaba que antes o después conoceríamos su historia. Lo que no imaginaba era que fuese la historia de Emmaline Neal. 
Y a veces esas parejas inesperadas y en apariencia tan dispares  te sorprenden.

Emmaline trabaja como teniente de policía en Manningsport junto a Levi y el torpe e inexperto Everett. Aunque no es oriunda de Manningsport, se trasladó allí a estudiar sus años de instituto, lejos de California y, años más tarde, tras la ruptura con su prometido, a dos meses de la boda, regresó para instalarse en la casa heredada de su abuela.  Forma parte de una comunidad que la aprecia, es miembro del equipo de hockey y todos ven en ella a la valiente y decidida teniente Neal. 

Cuando recibe una invitación para la boda de su ex-prometido, su primer y único amor, con la mujer por la que la abandonó, ni se le pasa por la cabeza rehuir asistir. Emmaline no rehuye las situaciones complicadas. Pero necesita un acompañante, pues la idea de ir sola es incómoda.
Enseguida comienza a circular el nombre de Jack Holland, el héroe local, el caballero de brillante armadura que en una u otra ocasión ha acompañado a otras mujeres de Manningsport en su misma situación.

Emmaline no quiere asistir con Jack, es humillante piensa. Pero cuando Faith le pide a su hermano que acompañe a Emmaline y él se ofrece, no puede negarse. Así que, juntos, viajan a Malibú a la boda. Y aunque todo debía ser muy platónico, la última noche la relación entre ellos cambia drásticamente. Pero Em no quiere hacerse ilusiones. Jack es apuesto, un héroe, el hijo y hermano perfecto, siempre dispuesto a salvar a una damisela en apuros. Em es cualquier cosa menos una damisela desvalida. Y el regreso a Manningsport de Hadley, la ex-mujer de Jack, que es todo lo que Em no sólo no es, sino que nunca será, complica aún más una posible relación entre ellos.

Jack es el heredero y sucesor de los Holland como viticultor. Apuesto como un dios griego, cariñoso y leal, siempre el perfecto caballero, ve como su reputación aún brilla más cuando salva a un grupo de adolescentes de morir ahogados en el lago. Pero bajo la coraza, Jack oculta miedos y culpas que acosan su inconsciente, y que sólo la perspicaz teniente Neal parece vislumbrar.

Tal vez de las cinco novelas publicadas de Blue heron, Confiaré en ti no me haya calado tanto como las otras, pero, con la mano en el corazón, me parece una historia preciosa, diferente, dulce y romántica que terminas con una sonrisa en los labios. 
Como todas las novelas de Kristan Higgins.

Como digo al comienzo de estas líneas me ha conquistado la atípica pareja protagonista: un héroe acostumbrado a salvar mujeres, criado entre mujeres, con tres hermanas entrometidas que le han torturado -y siguen haciendo- con sus conversaciones tan típicamente femeninas y una protagonista fuerte que es capaz no sólo de ser su propia heroína sino la de otros más desvalidos. Em no necesita que nadie luche por ella sus batallas, Jack está acostumbrado a hacerlo. Pero pese a que simple vista parecen totalmente incompatibles, las chispas crepitan entre ellos desde aquella noche en Malibú.

Desde mi humilde punto de vista Kristan Higgins entrelaza de manera maravillosa y magistral un sentido del humor alocado e irreverente, con los sentimientos más profundos. A primera vista los personajes que construye son atípicos, describen situaciones hilarantes que, a veces, rozan el ridículo. Tal vez excepto Jack. Jack es casi perfecto. Comedido. Honrado. Trabajador. Cariñoso. Heróico. Pero a medida que los caminos de estos personajes se cruzan surgen tramas preciosas. Sí, divertidas y torpes, pero a su vez cargadas de sentimientos y de auténticas revelaciones.

La historia de Emmaline y Jack no es diferente en ese sentido. Y mientras Em se enfrenta al reencuentro con su ex, a una infancia marcada por la tartamudez, a la peculiar relación con sus padres, dos psicoanalistas que ejercen las veinticuatro horas, y una hermana perfecta pero maravillosa, hace lo que tantas mujeres y se enamora del héroe de Manningsport.
Y mientras Jack se enfrenta a sus demonios, al regreso de su ex, tras un breve y desastroso matrimonio, ejerce de hijo, hermano, tío y pilar incólume de la comunidad, descubre que su competitiva compañera del equipo de hockey y teniente de policía es una mujer de contrastes que lo obsesionan.
Y mientras los irreverentes Holland y amigos rodean a esta pareja descubrimos una historia preciosa.
Para mí es imposible que Kristan Higgins no escriba una novela inolvidable. Como Confiaré en ti. Es otra deliciosa lectura para atesorar. 

lunes, 26 de septiembre de 2016

Separate beds - LaVyrle Spencer

Título original: Separate beds
Autora: Lavyrle Spencer
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Jove
Año publicación: 1986/Reed. 2003






Clay Forrester es un ambicioso estudiante de leyes. Tiene el futuro planificado: terminará su carrera y trabajará en el bufete de su padre, abogado de intachable reputación. Mantiene una relación con Jill, una joven de buena familia y con ambiciones similares a las suyas.
Una noche, tras una agria discusión con Jill y la consiguiente ruptura, tiene una cita a ciegas con una joven de nombre Catherine Anderson.

A diferencia de Clay, Catherine es de origen humilde. Tiene un padre alcohólico y violento, una madre frágil y sumisa. Steve, su único hermano, hace años que se marchó de casa y apenas tienen contacto. A sus diecinueve años estudia en la universidad, que se costea ella misma cosiendo y haciendo limpieza.
La noche del cuatro de julio conoce a Clay Forrester. Ambos beben mucho vino y terminan manteniendo relaciones sexuales.
Catherine queda embarazada.

Cuando Herb Anderson descubre que su hija está embarazada y que el padre es un joven de muy buena posición económica, se persona ante los Forrester, con una renuente e intimidada Catherine, para exigir una retribución económica. En realidad no defiende la honra de su hija.

Pasada la desconfianza y recelo iniciales, así como la rápida animadversión que despierta el padre de Catherine, los Forrester quieren velar su futuro nieto. Pero Clay, que no recuerda ni siquiera a Catherine, no desea cargar con la responsabilidad de un hijo ni una esposa que interfieran en su vida. Catherine no entra en sus planes; no tiene cabida en su brillante futuro.

Al principio Catherine tampoco quiere saber nada de Clay y no acoge muy bien su propuesta de aborto -propuesta que escandaliza a los Forrester- y decide huir de casa de sus padres e irse a vivir a una residencia para madres solteras. Continúa con sus estudios en la universidad y con sus trabajos de costura.

Pero, pasado el estupor inicial, Clay se avergüenza de su primera reacción y, aconsejado por su padre, llega a la conclusión de que casarse con Catherine es lo mejor que puede hacer. Los planes de Clay no pasan de un breve matrimonio, sólo hasta que nazca el bebé para acallar los escándalos y no enturbiar su futuro como abogado.

Catherine sigue renuente pero, finalmente, accede. Pese a la alegría de los Forrester y de la madre de Catherine que creen que es un matrimonio por amor o, como mínimo, cariño y respeto, ellos tienen claro que es sólo de nombre. Una vez nazca el bebé y transcurra un tiempo prudente se separarán.
Pero una vez comienza la convivencia, los sentimientos afloran y el sencillo y práctico acuerdo podría convertirse en papel mojado.

¡Qué maravilla es leer una novela de Lavyrle Spencer!
Incluso las más antiguas, que, sinceramente, creo que están a años luz de las últimas que escribió. Como Separate beds, la que es una de las primeras novelas de esta prodigiosa escritora.
Sin embargo, incluso historias como ésta, logran conmoverme y hacen que cierre el libro dividida entre la euforia por la lectura y la pena porque se acaba.

Creo que Separate beds es una novela increíble, pues los sentimientos que describe traspasan el papel -o el ebook- y logran provocar en la lectora una miríada de emociones difíciles de explicar.
Pese a ello, reconozco que no me ha parecido la mejor de las novelas de esta autora. Pero aun siendo de las que podría decirse más flojas, me ha dejado con una sonrisa en los labios y feliz de haberla leído. De hecho seguro que volveré a leerla.

Desde la página uno me quedé atrapada en la historia. El comienzo es cuanto menos inquietante. Se nos describe a una asustada y sumisa joven sentada, en una elegante mansión, mientras oye las voces procedentes de la biblioteca de la adinerada familia Forrester.
En ese lugar discuten su vida, como si ella no estuviera presente.
El reencuentro con Clay es descorazonador. No sólo apenas la mira, sino que ni la recuerda. Confieso que ahí se me rompió un poco el corazón. Y fue un presagio a otras de las rupturas que Clay iría provocándome a lo largo de la novela.

Pero, debo decir que es una novela que me ha encantado porque es original, porque cuenta una historia que de entrada podría parecer “otra más”, sin embargo no lo es. Es arriesgada y valiente. Creo que es una novela que las lectoras, incluso las más exigentes y curtidas, disfrutarían. Es una historia, además, que daría pie a interesantes debates por la actitud de la pareja protagonista y la temática sobre la que gira.

Separate beds es de todo menos previsible. Me explico. Cuando comienza la novela presuponemos -más aún tras leer la sinopsis- que Clay y Catherine se casarán por conveniencia y que, como cabe esperar, una vez bajo el mismo techo se enamorarán y todo será de color de rosa.
Pues no.

Clay es un joven que entra a ese matrimonio con las ideas muy claras: se trata de un mero trámite para lograr su objetivo, trabajar en el bufete de su padre. No quiere escándalos asociados a su apellido que le pongan al consejo en contra. Por tanto hace lo que debe hacer.
Catherine dejó de creer en los cuentos de hadas mucho tiempo atrás. Sabe que el príncipe no se enamorará de una cenicienta como ella.
Así que sabe que el mayor error que podría cometer sería enamorarse de su marido. O más bien, confesárselo. Así que cuida y protege con gran celo su corazón.
De modo que con una pareja tan cabezota, tan poco “interesada” la una hacia la otra, no he encontrado para nada la típica novela del matrimonio por conveniencia. Al contrario, ¡qué angustia me han hecho pasar!

Separate beds es una historia que habla de madurez -me ha encantado la evolución de Catherine- de aprender de los errores y de autoestima. No sólo de amor y la familia, como es habitual, tan presente en las novelas de esta autora.

En definitiva es una novela con el sello inconfundible de Lavyrle Spencer, donde los sentimientos están a flor de piel, donde lo que lees es tan real como la vida misma, porque no está rodeado de un halo de cuento de hadas, sino de la dura realidad.
Pero, también, es una romántica y bonita novela donde, por suerte, el amor vence cualquier obstáculo. Incluso cuando se trata del de dos obstinados como Clay y Catherine.
En mi opinión, no es la mejor que escribió Lavyrle, ni mucho menos, pero es una bonita novela.

martes, 20 de septiembre de 2016

Te esperaré solo a ti - Kristan Higgins

Waiting on you
3º Blue Heron
Kristan Higgins
Romántica contemporánea
Libros de Seda
Ebook Junio 2016/Papel Noviembre 2016



Colleen O’Rourke está enamorada del amor... pero no cuando tiene que ver con ella. La mayoría de las noches las pasa tras la barra del bar de Manningsport, Nueva York, un negocio del que es propietaria junto a su hermano mellizo, dando consejos sobre el amor a los corazones dolientes, preparando martinis y siguiendo soltera y feliz, más o menos. Y es que, hace diez años, Lucas Campbell, su primer amor, le rompió el corazón... Desde entonces, vive feliz picando aquí y allá, y jugando a hacer de casamentera con sus amigos.

Pero una emergencia familiar ha hecho que Lucas regrese a la ciudad. Está tan guapo como siempre y todavía sigue siendo el único hombre capaz de echar abajo sus defensas. Para conseguirlo, Colleen tendrá que bajar la guardia o arriesgarse a perder por segunda vez al único hombre al que ha amado de veras.

Te esperaré solo a ti es una novela de segundas oportunidades, de una pareja cuya historia dio comienzo cuando eran unos adolescentes, la historia de un primer amor que no sobrevivió a la juventud y que, doce años más tarde, tiene una nueva oportunidad. Ése es el punto de partido de Te esperaré solo a ti.

Colleen O'Rourke es la mitad de los gemelos O'Rourke que regentan la taberna de Manningsport, O'Rourke's, punto de encuentro de sus vecinos y, entre cuyas paredes han acontecido los encuentros y desencuentros de algunas parejas del pueblo. Bajo la atenta y perspicaz mirada de Colleen, que se jacta -aunque los hechos le dan la razón- te emparejar a almas gemelas que necesitan un pequeño empujoncito en la dirección adecuada. 

A sus treinta y un años Colleen no puede negar que tiene una vida agradable. Es camarera y una de las propietarias del O'Rourke's. Pese a las pullas constantes con Connor, su hermano y gemelo, lo cierto es que es feliz trabajando codo con codo con él. También adora a su medio-hermana Savannah, hija del segundo matrimonio de su padre, tiene amigos de toda la vida que están a su lado, tiene a Rufus, su adorable y gigantón perro, y una chispa de orgullo la invade cuando ve los ojos brillantes de esas parejas a las que ha ayudado a unir.

Sin embargo, y aun cuando cree en el amor para toda la vida, no cree que sea su caso. A los dieciocho años se enamoró perdidamente y acabó con el corazón roto. Nunca más volvió a enamorarse ni a tener una relación seria y duradera. Algún flirteo o aventurilla sin más. 

Pero cuando Lucas Campbell, su primer y único amor, el joven que le rompió el corazón y le hizo renegar del amor para toda la vida, regresa  a Maningsport para estar junto a su tío Joe, a las puertas de la muerte, y se reencuentran, Colleen siente como la coraza con que se ha protegido durante años se resquebraja. ¿Será capaz de coquetear con él como con cualquier otro o volverá a tropezar dos veces en la misma piedra (llámese Lucas Campbell)?

Lucas Campbell, mitad puertoriqueño, fue el uno de los chicos cuya presencia despertó la curiosidad de las chicas. Pero acababa de instalarse en Manningsport cuando su mirada y la de Colleen se cruzaron en la clase de literatura inglesa. Y ya nada fue igual.
Tras la muerte de su madre y el ingreso en la cárcel de su padre, se fue a vivir con sus tíos Joe y Didi. Pero aunque Joe y su primo Bryce lo recibieron con los brazos abiertos, su tía siempre fue fría y distante con él. Después de todo le recordaba los orígenes humildes de su marido, en el sur de Chicago, algo que Didi, snob y pretenciosa, quería ocultar. Los planes de Lucas eran claros, al acabar el instituto estudiaría en la universidad de Chicago y dejaría atrás Manningsport. Pero la llegada a su vida de Colleen fue algo que no estaba planeado. 

Y pese a que estuvieron juntos durante cuatro años, al final la relación acabó rompiéndose. Doce años más tarde, la enfermedad terminal de Joe, vuelve a unirlos. Lucas tiene pensado regresar a Chicago tras la muerte de su tío. Colleen nunca ha pensado en abandonar Manningsport. ¿Es posible que la casamentera acabe siendo cazada por fin? ¿Puede un corazón roto como el de Colleen volver a arriesgarse? ¿Habrá una segunda oportunidad para conseguir el final feliz de esta pareja?

Desde que leí Entre viñedos me llamó la atención el personaje de Colleen. No sólo porque era la mejor amiga de Faith, sino porque su chispeante personalidad, su relación con su gemelo y el papel de casamentera que jugaba la hacían alguien alocado y divertido. Por ello tenía muchas ganas de que Kristan Higgins escribiera su historia. Y es una historia que me ha gustado y calado tanto que la he leído ya varias veces. La última con la “excusa” de escribir estas líneas.

Tengo debilidad por las historias de segundas oportunidades,  de parejas largamente separadas y con un pasado en común. Me fascinan esas historias que te atrapan porque son agridulces, porque sus personajes una vez se amaron pero se separaron y, con los años, tienen una nueva oportunidad, ya más maduros y desconfiados, de resarcirse de errores pasados y superar el anterior fracaso. Como Colleen y Lucas.

Son una pareja maravillosa. A Lucas se lo describe como un Heatcliff moderno, a Colleen como una Emma del siglo XXI. No son perfectos. Al contrario.  Y los errores del pasado que una vez les pasaron factura, aún les pesan. Pero, con sus altibajos, con sus dudas y con esa miríada de sentimientos que desbordan, Te esperaré solo a ti es una novela que te atrapa desde la primera página. Alternando episodios y recuerdos del pasado con la historia presente, vislumbrando el cambio entre los Colleen y Lucas adolescentes  y los adultos es una lectura deliciosa.

Además la novela cuenta con un plantel de personajes secundarios fantástico: los recién casados Levi y Faith, Tom y Honor, la familia Holland, Connor, Savannah, Bryce y Paulie, los padres de Colleen y Connor, y el resto de habitantes de Manningsport. 
Como es habitual, las mascotas de los protagonistas, son parte estelar de los personajes. En este caso es Rufus, el perro de Colleen. Y mientras Colleen sigue haciendo de casamentera deberá decidir si se arriesga a volver a entregar a Lucas su corazón y sus secretos.

Cualquier novela de Kristan Higgins es garante de una lectura inolvidable, pero Te esperaré a ti es desbordante, chispeante, divertida, conmovedora, romántica y sexy. Es una historia que no te dejará indiferente.