Superstición y... una leyenda

martes, 13 de abril de 2010

Superstición... martes 13

Más de medianoche y martes 13. ¿Sois supersticiosos? La verdad es que yo no lo soy, tampoco lo considero un día de mala suerte. No sé si por revertir la llamada “mala suerte” que se supone lo acompaña, pero hay para quienes es un día de buenos augurios. Y prefiero encararlo así, como un nuevo día.

Pero de sobras es conocida la superstición que rodea a este día y las connotaciones que tiene y, como soy de la opinión de que un buen augurio y un recuerdo agradable sirven para romper cualquier efecto negativo que hubiera, he esperado pacientemente a que el reloj diera las 12 para abrir esta entrada...

La leyenda la flor de edelweiss

Se dice que igual que se espera el amor, entre los riscos la flor de edelweiss aguarda por alguien la descubra. En la antigüedad se creía que para demostrar su amor un hombre debía escalar más de dos mil pies de altura, a través de empinadas montañas hasta dar con ella. Oculta, casi camuflada, era difícil de encontrar, pero el hallarla y entregarla a la mujer amada era la mayor demostración de amor posible.

En apariencia es una única flor; en realidad es un conjunto de diminutas florecillas agrupadas en torno a un corazón amarillo. Parece frágil pero su fortaleza es innegable, ya que sobrevive a altísimas latitudes y resiste a temperaturas extremas. Tal vez es eso la que la hace objeto de leyenda o, tal vez, el significado que se le confiere. Dicen que tomó su color de los rayos de luna y que representa la realización de los más anhelados sueños y del amor...

También dicen que todo esto no es más que una leyenda pero, en cualquier caso, para mí es un buen augurio.

Y os preguntaréis qué relación guardan martes 13 y esta leyenda... pues ninguna, pero creo que es un modo o de empezar el día con un buen augurio. Además me da la excusa perfecta para compartir esta leyenda.

¡¡Feliz día!!


2 comentarios:

  1. Me ha encantado, Mariam.

    ¿Nerviosa?

    Ya no queda nada, mañana es 14.

    besosssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Un poquitín de nada... MUCHISIMAS GRACIASSSSSSSSS Nieves.
    Te mando un abrazo enormeeeeeeeee.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!