La importancia de un título...

miércoles, 9 de junio de 2010

Se dice que la belleza está en el interior.

En el caso de un libro, ¿qué hay más bonito que la historia que se esconde entre sus páginas? Seguramente nada, a pesar de que una preciosa portada o un maravilloso título puedan cautivarnos.

Al final la historia que cuenta, como se cuenta, los personajes, las aventuras, amores y desamores, misterios e interrogantes que vamos viviendo a través de las palabras son los que perduran en nuestra memoria.

Pero el título de esa historia es una seña de identidad que también deja huella.

Ay, la verdad es que hoy no me ha dado por la filosofía, sino que todo este rollo es porque estoy buscando título y no encuentro el que quiero. Aún.


6 comentarios:

  1. Poner título debe de ser dificilísimo. Yo confieso que hace tiempo he comprado alguna novela tan sólo por lo que me atraía su título (con resultados para todo). ¡Ojalá encuentres el que te satisfaga por completo!

    ResponderEliminar
  2. Saldrá solo, Mariam. Siempre salen solos, de pronto, en medio de una escena, de un párrafo, de una frase... o de un pensamiento.

    ResponderEliminar
  3. Mariam, guapetona, esto me suena muuuuuuuy bien. Es la antesala de la nueva novela.
    No te preocupes mucho por el título, ya lo encontrarás. Lo importante es la historia.

    Seguro que luego das con un título estupendo.

    Besoooooooooooos

    ResponderEliminar
  4. Jejejeje, no te imaginas cuanto te entiendo porque a mi me pasa lo mismo.....no te preocupes al final te llegará la inspiración y seguro que será precioso y evocador.

    ResponderEliminar
  5. Eso espero. Si no será la novela sin título... De hecho tengo varias ideas pero no me acabo de decidir.
    Seguro que, como dice Ángeles, en algún momento sabré cuál será, llegará solo. Pero ¡cómo me cuestan los títulos!

    Besossssss

    ResponderEliminar
  6. Mariam, es lo que peor llevo. A veces cuando escribo una novela, el título sale de forma expontánea, pero en otras, no hay forma de lograrlo.
    Pero entonces recurro al truco más viejo que existe en literatura, poner como título una frase muy significativa del contenido del manuscrito.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!