Cuando el río suena... - Sandra Brown

lunes, 26 de julio de 2010

Título original: Where there's smoke
Autora: Sandra Brown
Editorial: Planeta
Año edición: 1995




Key es la oveja negra de la familia Tackett, propietaria de la plataforma petrolífera más próspera Eden Pass, en Texas. Tras varios años de ausencia regresa a la ciudad. Su hermana menor, Janelle, le ha notificado la grave enfermedad de su madre, la matriarca de los Tackett, quien, tras la muerte de su marido, dirige y administre el negocio familiar. Jody Tackett es una mujer fría y calculadora que no sólo controla y dirige con mano de hierro la plataforma petrolífera, sino que aniquila despiadadamente a todo aquel que se cruza en su camino e intereses, como Lara Mallory.

Clark, su difunto hijo mayor, fue siempre su ojo derecho. Su fulgurante carrera como senador en Washington era su más fiero orgullo, no así Key, quien es una réplica exacta de su infiel y mujeriego marido. Para Key no existe otro interés que la bebida, las mujeres y el juego. La palabra responsabilidad no figura en su diccionario.
Durante los últimos años ha trabajado en Arabia Saudí pilotando aviones de rescate. Pero el grave estado de salud de su madre le hace regresar a Texas. 


En su primera noche en la ciudad tiene un encuentro sexual con Darcy, una mujer casada, quien, para evitar ser descubiertos por su marido, dispara a Key fingiendo un robo.
Herido y maldiciendo a la manipuladora mujer se dirige a la consulta del doctor Patton, solo que a quien allí encuentra a una joven y atractiva doctora, Lara Mallory.

Tras coquetear con ella y lograr que no de parte a la policía de su herida de bala abandona la consulta completamente atraído por la mujer. Pero rápidamente descubre la identidad de la joven: Lara Mallory es Lara Porter, la que fue la amante casada de su hermano años atrás. El escándalo salpicó a su familia y a la propia carrera de Lara quien vio cómo muchas puertas le eran cerradas en las narices.
Tras ser señalada como adúltera se marchó con su marido a Montesangre en América Central, donde al estallar la revolución murieron tanto su marido, embajador de Estados Unidos, como su hija Ashley.

Su regreso a Eden Pass tiene un objetivo. La inesperada herencia de Clark Tackett, que le entregó el consultorio como una de sus últimas voluntades, es una excusa perfecta para volver a la ciudad y lograr la cooperación de Key para una misión que años atrás se juró cumplir: recuperar el cuerpo de su hija para que sea enterrado en suelo americano.

Pero para ello necesita la colaboración del joven e irreverente Tackett quien sencillamente no está por la labor de arriesgar su pellejo ni siquiera si una mujer como Lara se lo pide.
Ciertamente la joven doctora despierta sus deseos sexuales y una intensa atracción, pero no está tan loco para viajar al infierno de Montesangre. Ni siquiera él, tan irresponsable, es capaz de prestarse a semejante suicidio.
Pero la atracción por Lara es más fuerte de lo que cree y, a pesar de que el hecho de fuera la amante de su intachable hermano mayor debería hacerlo flaquear, es incapaz de negarse.

Tanto Key como Lara son conscientes de que algo visceral y profundo estalló entre ambos desde la noche que se conocieron en el consultorio. Ni siquiera los odios y rencillas del pasado, ni la tajante oposición de Jody Tackett a que Lara se instale en Eden Pass, pueden destruirla.
Ni siquiera el secreto que tan celosamente oculta Lara sobre ella, Clark, Randall y Ashley lo logran.

Cuando el río suena es una novela de suspense romántico que fue escrita por Sandra Brown en los años 90 y te sumerge la ciudad de Texas y sus habitantes.
Pese a los años que tiene el libro es, indudablemente, uno de los mejores de esta escritora. En esta novela, pese al importante peso que la trama de suspense tiene, es casi palpable la química y la atracción tan intensa entre Key y Lara, sus protagonistas, de modo que es imposible ignorarla.
Quizá al leer el argumento pueda chocar y hacer plantearse cómo con semejante trama puede desarrollarse una novela romántica. Pues sí, existe. Aunque como dijo está muy enlazada a la línea de suspense.

Como es costumbre en esta autora nos encontramos con un protagonista masculino hosco, rudo y nada dado a las sensiblerías. Un hombre en el que debes ver la manifestación de sus sentimientos detrás de palabras burdas, gestos poco galantes y, en ocasiones, actitudes despreciativas.
Al empezar a leer Key me recordó un poco a Cash Boudreaux, el protagonista de Odio en el paraíso, también de S. Brown. Si bien es cierto que existen ciertas similitudes entre ambos, las diferencias también son abismales. Su carácter hosco, grosero y prepotente sin duda les une, pero el pasado y las raíces de cada uno lo hacen personajes muy diferentes.

Key creció a la sombra de su perfecto y modélico hermano Clark y a ojos de su madre jamás ha hecho nada digno de mención. Ni logró una brillante carrera deportiva, como Jody esperaba de él, tras lesionarse de gravedad, ni emuló en política a su hermano o se dedicó al negocio petrolífero familiar.
Es el chico malo de Eden Pass, un rebelde que actúa aguijoneado por sentirse rechazado y que oculta su dolor bajo burlona indiferencia.

Lara Mallory, pese a lo que a simple vista parece, es una mujer con principios y valores arraigados. Tras su fracasado matrimonio, la muerte de Randall, su marido, y de su hija, recuperar el cuerpo de la pequeña se convierte en su razón de vivir. Aun si ello conlleva regresar a Eden Pass, al desprecio de sus habitantes, a la ira de la vieja Jody Tackett o las burlas e insinuaciones sexuales del arrogante Key. Está dispuesta a cualquiera cosa con tal de lograr que éste la lleve a Montesangre. Sabe que Key es imprudente, temerario, alocado… ¿quién mejor que él para llevarla a semejante infierno?

Para Key es un duro golpe sentirse atraído por la doctora Lara Mallory, a quien en el pasado se relacionó con Clark. Pero pese al desdén que cree sentir por ella, finalmente accede a llevarla a Montesangre. Allí, en un país destruido y atacados por guerrilleros que los hacen prisioneros, descubren la magnitud de sus sentimientos. Pero cuando eso sucede y parece que ambos van a sincerarse mutuamente, el pasado regresa.

Al margen de la pareja protagonista, la novela cuanta con una serie de personajes muy variados y muy interesantes. Destaca sobre todo la historia de amor entre una pareja secundaria, Janelle y Bowie Cato, ex-presidiario y trabajador de Tackett Oil. Dos polos opuestos que se sienten inmediata e irremediablemente atraídos el uno por el otro, a pesar de la diferencias sociales y económicas que los separan.
Además está Darcy Winston, una mujer sin escrúpulos determinada a lograr que Key vuelva a ser su amante y que no ceja en intentarlo, Fergus, su marido, a quien le une una relación de odio y venganza con los Tackett, Heather, la hija adolescente de ambos… así como los diferentes habitantes de Eden Pass.

En definitiva, Cuando el río suena es una novela cien por cien Sandra Brown. En ella priman unos protagonistas fuertes y decididos, intrigas, suspense, acción y una carga sensual palpable de principio a fin. Si esperáis un protagonista sensible y romántico, ciertamente no lo encontraréis, pero si os gustan los personajes rudos, irresponsables y sarcásticos, Key os enamorará.
Y una novela desde luego indispensable para las fans de Sandra Brown.


5 comentarios:

  1. No he leído nada de esta autora, pero esta novela me ha llamado la atención.

    ResponderEliminar
  2. Aunque en contemporánea sus novelas son más de suspense que románticas, es una de mis escritoras preferidas. En histórica también tiene novelas preciosas. La que más me gusta es Un largo atardecer.
    Espero que si te animas a leer alguno de sus libros, te guste, Anabel.

    ResponderEliminar
  3. Esta es una de las novelas que más me gustan de Sandrita, aunque no es puramente romántica vais a encontrar escenas muy chulas y un personaje masculino super atractivo. Es casi imposible de encontrar por desgracia, a ver si con un poco de suerte la reeditan, últimamente están publicando muchos libros descatalogados de ella.

    Rosa

    ResponderEliminar
  4. Hola Mariam,
    voy navegando por tu blog, que hay mucho que leer. Tus reseñas son muy ilustrativas. Sandra Brown también es una de mis escritoras favoritas. Odio en el Paraíso fue la primera que leí, y hasta ahora ninguna de sus otras novelas la ha superado, aunque también me gustó muchísimo Sedas de Francia, Atardecer... y Amanecer. Esta que comentas, tampoco estuvo mal...el protagonista efectivamente se parece a Cash...
    Un abrazo desde Castellón

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Lunita! Qué alegría leerte. Gracias por visitarme en mi blog, teniendo en cuenta lo abandonado que lo tengo. Aún me quedan muchas críticas o reseñas por subir, espero ir haciéndolo poco a poco.
    Sandra Brown también es una de mis escritoras favoritas. Ahora mismo estoy leyendo una autora que no había leído antes y que me la recuerda un poco. Es buenísima. Es Tami Hoag. Cuando termine la novela que estoy leyendo haré la crítica.
    Te mando un beso muy gordo, Isabel.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!