lunes, 29 de marzo de 2010

Campaña de Zeta en El Rincón Romántico y RománTica's


En poco más de dos semanas estarán en todas (o eso espero) las librerías las novedades de la editorial Zeta que para este mes de abril dedica una campaña a autoras españolas inéditas. Con Luna de Tor tengo el privilegio de formar parte de dicha campaña, junto a Entre sueños de Ángeles Ibirika y Faery de Érika Gael.

Aunque no es una noticia nueva ni estoy descubriendo el Santo Grial me sirve de presentación para dos artículos que recientemente han sido publicados en la web El Rincón Romántico y en la revista on-line RománTica's respectivamente. Ambas dedican unas líneas a dicha campaña y, a la vez, realizan una entrevista tanto a mis compañeras como a mí. Me gustaría compartirlos con vosotros.

No había pensado en ponerlos aquí, pero por diferentes motivos, los dos son especiales y he pasado un buen rato colaborando con ellas, así que os dejo los enlaces...

El Rincón Romántico nos realizó una divertida entrevista a tres bandas -que no es una jugada maestra de billar- a Ángeles, Érika y a mí. Dicha entrevista consiste, como podéis comprobar si las leéis, en responder las tres a las mismas preguntas. Este artículo puede leerse en la web El Rincón Romántico, pero aquí os dejo el enlace.

Confieso que las entrevistas me ponen un poco nerviosa, aunque tengo una mente hiperactiva creo que mi vida es muy normal y no hay mucho que explicar, pero mientras respondía a ésta en especial, me encontré sonriendo muchas veces y ha sido una experiencia muy bonita.

Desde hace unos días está disponible el 5º número de la revista RománTica's, al que podéis acceder desde el enlace que os pongo.
RománTica's también dedica un artículo a la campaña de Zeta romántica. La autora de dicho artículo y de las originales entrevistas que lo acompañan es Julia Siles que demuestra que no todas las entrevistas tienen por qué ser iguales y, al menos a mí, me hizo pensar bastante algunas preguntas.

Como en anteriores números, en esta quinta entrega hay muy variados artículos y entrevistas, relatos, recetas, novedades y recomendaciones a la hora de escoger lectura.

No quiero acabar estas líneas sin decir que para mí ha sido un honor haber formado parte del equipo de RománTica's desde sus inicios. Me siento muy orgullosa de haber colaborado en la realización de los cuatro primeros números, en los que partiendo de cero y sólo con nuestra ilusión como herramienta hemos tratado de hacer realidad un sueño: crear una revista que hable sólo y exclusivamente de novela romántica.
Dada nuestra inexperiencia ha sido una labor ardua y un aprender constante, pero he vivido momentos muy especiales con todas vosotras, risas y nervios, también algunos dolores de cabeza pero creo, sinceramente, que el esfuerzo que hemos llevado a cabo ha merecido la pena, al menos yo así lo siento. ¡Gracias por la experiencia!

Y gracias también a El Rincón Romántico por tan divertido artículo (y por prestarme las fotos para acompañarlo...)

Un abrazo

domingo, 28 de marzo de 2010

Indias blancas. La vuelta del ranquel - Florencia Bonelli


Título original: Indias Blancas. La vuelta del ranquel
2º Indias Blancas
Autora: Florencia Bonelli
Género: Romántica histórica
Publicada: Plaza & Janés (Argentina) 2005



Han transcurrido seis años desde el aciago día en que Laura y Nahuel fueran sorprendidos en los establos, desde que en defensa de la mujer que amaba mató al coronel Racedo, desde que la vida de los amantes se vio separada por mentiras, secretos y cobardía.

Ahora a Laura se la conoce en Buenos Aires como la viuda Riglos, una mujer excéntrica y escandalosa de la que no dejan de correr rumores que deshecha sin que le importe un ápice. Dueña de la editora de la Plata y escritora, protagoniza dialectos verbales y debates de igual a igual con los hombres, expresando su ideología sin pelos en la lengua. Se dice en la ciudad porteña que la bella e inalcanzable viuda, protagonizó años atrás un escándalo al convertirse en la amante de un indio, de ahí el acaloramiento con que defiende al pueblo ranquel. Sin embargo, nadie lo sabe con certeza y es uno de tantos chismorreos como circulan sobre ella sin encontrar respuesta. También se dice que sus amantes han sido numerosos y su nombre se asocia al de hombres de rango y poder.

Pero lo cierto es de aquella joven Laura que soñaba con empezar una vida junto a Nahuel, que se hizo trizas, poco queda años más tarde, pues se ha convertido en una mujer diferente, indoblegable, escandalosa, liberal y autosuficiente. Pero detrás de esa imagen inalcanzable que proyecta, oculta aún el dolor que siente por la desaparición de Nahuel al que cree muerto. Durante años no ha recibido noticias sobre el paradero de su amante, con lo que no sabe si vive o muere, y nunca perdonó a Julián Riglos, a pesar de haberse casado con él. El de ellos fue un matrimonio que estuvo en boca de toda la ciudad porteña, por escandaloso, extravagante y diferente. No vivían juntos y Laura ni siquiera le guarda luto.
Todo el amor que siente por Nahuel lo ha volcado en su familia, en sus sobrinos, su trabajo como editora, en sus múltiples causas y luchas sociales. De cara a la sociedad porteña, Laura es una mujer que lo tiene todo pero, en privado, a solas es una mujer solitaria que no se ha repuesto de la pérdida de Nahueltruz.

Nahuel huyó de Córdoba y Argentina con el corazón destrozado por la traición de Laura. Se juró entonces convertirse en un hombre diferente, alguien que estuviera a su mismo nivel, alguien respetado y de éxito, con la fuerza y poder capaz de destruirla si sus caminos volvían a cruzarse. Seis años más tarde un Nahueltruz diferente, al que ahora se conoce como Lorenzo Rosas regresa a Buenos Aires, tras años viviendo en París. Con una buena posición económica, negocios, amigos influyentes en los altos círculos, culto y refinado, poco queda de aquel indio salvaje que enamorara a la señorita Laura Escalante.
El odio anida en el corazón de Lorenzo que no puede olvidar el dolor que le causó la herida de Laura. El reencuentro entre ellos es frío, indiferente. Los ojos del hombre que miran a Laura ya no brillan de pasión y amor por ella, sino de odio. Pero nadie sabe que tras esa fachada melancólica, oculta un dolor enorme que mezcla la culpabilidad por el destino de su pueblo y la traición de la mujer que amaba.

Tras seis años de separación, de silencios y odios velados, Laura sigue amando a Nahuel con la misma intensidad pero él no le muestra ni un ápice de ese amor, solo desprecio e indiferencia pues la cree una traidora. ¿Podrá Laura sacarlo de su error y ganarse su perdón, sin el que no existe un futuro para ambos?

Si la primera parte de esta novela me ha hecho sufrir, con La vuelta del ranquel me ha sucedido algo similar, pues eso ha cambiado nada, a pesar de tratarse de una historia diferente. En este caso, con un periodo de tiempo de seis años, Florencia Bonelli nos retrata un nuevo escenario con personajes diferentes. Las vivencias de uno y otro nos retratan a una Laura y un Nahuel distintos, irreconocibles.
Atrás quedaron las yermas tierras de la pampa, las humildes tolderías con olor a cuero y ganado, caballos y fuegos. El escenario donde se reencuentran Laura y Lorenzo -el nombre cristiano de Nahuel- es en Buenos Aires, entre elegantes mansiones y teatros, en un marco de esplendor y riqueza que no muestra nada del pasado que los unió.

Durante este tiempo ambos han continuado con sus vidas, Laura creyéndolo muerto ha seguido su camino y, aun sin olvidar su dolor, ha tomado decisiones y experiencias que Nahuel no puede perdonar ni aceptar. El dolor por la aniquilación de su pueblo, de la que se siente culpable, se suma a la situación política y social del país y al papel de determinados personajes vinculados a la vida de Laura.
Nahuel -ahora Lorenzo- se ha convertido en un hombre al que Laura no podría rechazar por sus orígenes humildes. Ya nada queda de aquel ranquel con el que vivió a escondidas un amor entre huertos, establos y tierras yermas. Lorenzo es un hombre culto que habla varios idiomas, declama a Petrarca, refinado, adinerado...
Como digo, son dos personas diferentes que, a su manera, han seguido con sus vidas pero en el momento que se reencuentran, el tiempo parece detenerse y no haber transcurrido pues dentro de ellos sigue existiendo ese algo que los unió, aunque tal vez sea demasiado tarde... o no.

Si la novela anterior despertó un torrente de emociones, con La vuelta de ranquel me ha sucedido igual. Es cierto que aún con los mismos personajes, estamos ante una novela diferente. Diferente porque han transcurrido seis años, porque ni Laura ni Nahuel son los mismos, porque sucede en un marco nuevo y porque ya no existen las tolderías ni el poblado ranquel.
La historia de amor de Laura y Nahuel -a mí me cuesta pensar en este personaje como Lorenzo, así que lo sigo llamando Nahuel- está muy entrelazada al destino del pueblo ranquel. La culpabilidad que siente el indio por abandonar a su gente tiene sus raíces en aquello que lo separó de Laura, pero él no perdona ni olvida. Tampoco puede seguir adelante.
Los encuentros y desencuentros de la pareja protagonista transcurren en la aristocrática Buenos Aires de finales del siglo XIX. La vida de los Montes, Escalante, Beaumont, Lynch... siguen muy presentes en la trama.

El personaje que más me ha calado es Laura porque la nueva Laura es una mujer, en mi opinión, admirable. No doblega su voluntad, levanta la cabeza ante los comentarios malintencionados, escandaliza, lucha y nunca se rinde, a pesar de que por dentro llora, sufra y no olvida a su gran amor. Y, ante todo, me ha parecido una mujer valiente que se mide y actúa como cualquier hombre. El nuevo Nahuel, Lorenzo, es un hombre lleno de culpabilidad, rencor, odio y también mucha vulnerabilidad. Su amor por Laura es obsesivo pero el rencor, la traición y su incapacidad para perdonar hacen un infierno de sus vidas. Durante gran parte del libro he tenido sentimientos encontrados hacia él.

Con estos personajes, con una novela que tiene como trasfondo la aniquilación del pueblo ranquel, es inevitable que Indias blancas. La vuelta del ranquel no te conmueva, te haga sufrir y emocionar, al menos a mí. Como acostumbra y es un sello característico de Florencia Bonelli, estamos ante algo más que una novela romántica, es una novela que con una maravillosa y desgarradora historia de amor, pero además te traslada a la Buenos Aires de finales del siglo XIX, retratando hechos históricos y políticos, donde se entrelazan las vidas de personajes ficticios y reales, tal como hiciera en la primera parte. Ls trama histórica, que relata hechos reales, tiene un papel importantísimo.

De todas las novelas que he leído de Florencia Bonelli, Indias blancas es una de las que más me ha calado, las emociones y sentimientos que ha despertado, siguen latentes. Es uno de esas historias de amor que perduran y siguen viviendo en tu memoria aún después de cerrar el libro. He empezado a leer otra novela pero aún pienso en Nahuel y Laura, aún sigo sintiendo ese resquemor que me ha tenido en vilo página a página. Así pues, puedo decir sin mentir ni un poquito que Indias Blancas es una novela de las que dejan huella y no olvidas fácilmente.

viernes, 26 de marzo de 2010

Indias blancas de Florencia Bonelli


Título: Indias Blancas
Autora: Florencia Bonelli

1º Indias Blancas
Género: Romántica históricaEditorial: Plaza & Janés (Argentina)
Edición: 2005




Laura Escalante pertenece a unos de los linajes más ilustres de Buenos Aires; es una joven de gran belleza, carácter desafiante y audaz, capaz de las mayores osadías en nombre del amor y lo que cree justo. Así, cuando recibe un telegrama donde se le notifica que su hermano, el padre Agustín, está gravemente enfermo de carbunco, desafía a todos los preceptos y convencionalismos sociales, incluso desobedeciendo la voz de su abuela, madre y tías que se niegan a que viaje para estar a su lado. 

Con la inestimable ayuda de María Pancha, la criada negra que la quiere como a una hija, y del doctor Julián Riglos, amigo de la familia y eterno enamorado de Laura, viaja hasta Río Cuarto, en Córdoba. La huida de Laura provoca un escándalo en la ciudad porteña, con la consiguiente censura por parte de las familias más intachables y respetables, la ruptura de su compromiso con Alfredo Lahitte y el bochorno para las familias Montes y Escalante.

A su llegada a Río Cuarto, Laura recibe un diario que en su día escribiera Blanca Montes, su tía y la madre de su hermano Agustín. Mientras lo cuida en su lecho de enfermo, sin saber que sobrevivirá o no, Laura lee el diario y, de la mano de Blanca Montes, conoce su vida y la historia de amor que vivió junto al cacique ranquel Mariano Rosas. Blanca, ya casada con José Vicente Escalante, el padre de Laura y Agustín, fue hecha cautiva por los indios ranqueles y convertida en la primera esposa, ñuque, del cacique.
Página a página Laura conoce, por un lado secretos, mentiras y traiciones protagonizadas por su propia familia, a la que ve retratada y descrita en ese cuaderno y, por otro, la trágica y conmovedora historia de amor entre Blanca Montes y Mariano Rosas: una huinca -cristiana- que abandonó su raza por amor y un ranquel, que rompió todos los juramentos sagrados en nombre al amor por esa mujer. Mientras lee ese diario, Laura llega a conocer, querer y admirar a Blanca Montes, sin saber que ella misma va a protagonizar una historia similar junto al hijo de ese mismo ranquel.
En Río Cuarto, Laura conoce al ranquel Nahueltruz Guor, hijo del cacique Mariano Rosas, un hombre por cuyas venas corre sangre tanto india como cristiana, un hombre que representa a dos mundos, dos razas; educado entre ranqueles y también en un convento dominico, encarna las ideas del pueblo indio y la cultura y educación del cristiano. Desde el momento que los ojos de Laura se cruzan con los grises -señal de sus raíces blancas- de Nahueltruz, el destino de ambos queda sellado, así como el del pueblo ranquel, perseguido por el ejército de la nación argentina que desea acabar con ellos y apropiarse de las tierras indias.

La pasión y también el amor nacen entre Laura y Nahuel sin que importe las diferencias raciales, culturales o sociales que los separan. Y, durante el tiempo, en que Laura permanece en Río Cuarto, junto al lecho de enfermo de su hermano, nace su historia de amor con Nahueltruz Guor. Una historia que viven a escondidas, ocultos tanto de los ranqueles como del hombre blanco, pues saben que el de ellos es un amor incomprendido.

¿Puede sobrevivir un amor entre un indio ranquel y una huinca cuando el hombre blanco trata de aniquilar la raza autóctona? ¿Pueden superar las diferencias que los separan, el abismo que se abre entre ellos como en su día hicieran Blanca Montes y Mariano Rosas?

De la mano de Laura Escalante y el diario de Blanca Montes, en Indias Blancas Florencia Bonelli nos narra no una sino dos historias de amor preciosas e inolvidables. Ambas protagonizadas por mujeres cristianas y hombres ranqueles; ambos incomprendidas y obligadas a superar los avatares que se interponen en dos épocas distintas, pero con un escenario similar y con destino un tanto diferente.

A pesar de que los protagonistas indiscutibles de esta novela, dividida en dos partes, son Laura y Nahuel, en esta primera parte gran parte de la trama recae sobre Blanca y Mariano. Pues a medida que Laura va leyendo el diario mientras se enamora de Nahueltruz, vamos conociendo esa otra historia de amor que engrosa una parte importantísima de la novela.
Con la maestría que caracteriza a Florencia Bonelli, con ese don para tejer historias que se graban en los corazones de quien las lee, nos desgrana las raíces y nombres que componen la familia Montes, desde al abuelo Abelardo Montes a la criada María Pancha, pues todas sus vidas y destinos dan lugar a secretos y traiciones, mentiras y amores que, de algún modo, marcan el curso de la historia de Laura y Nahuel.
Para mí, la pluma de esta autora es irrepetible y, a la vez, fácilmente reconocible pues no sólo narra una historia de amor, sino que la ambienta y sitúa en un contexto histórico que describe minuciosamente, trasladándote a la época en que sucede, viviendo los acontecimientos bélicos, políticos que suceden. En Indias blancas recrea la lucha entre el hombre blanco y el pueblo ranquel, una lucha que en este caso nos cuenta desde los ojos de no una sino dos parejas. Mientras la historia de Blanca y Mariano nos es narrada desde que se conocen hasta el momento en que nace la de Laura y Nahuel, la de éstos tiene su continuidad en una segunda parte, en la que es una historia de amor, odio y venganza.
Los personajes que protagonizan esta novela están retratados y descritos con tanta nitidez que, mientras lees, sientes que los vas conociendo y entrando en sus mentes y corazones.
Blanca, una mujer que aunque por nacimiento es una Montes no nació ni se crió entre las sedas y encajes que le correspondían, pues su padre eligió como esposa a una mujer humilde, hija de una lavandera. Sin embargo, Blanca llegó a casarse con un hombre como José Vicente Escalante, con un linaje tan brillante como el de los Montes pero tras ser hecha cautiva por los ranqueles, se convirtió en la amante de Mariano Rosa del que terminó enamorándose.

Mariano Rosas, cacique el pueblo ranquel, que desde que posó sus ojos en Blanca decidió que sería suya y pasó por encima de todas las cosas, leyes y juramentos por conseguirlo, incluso de la voluntad de ella. La de ellos es una historia preciosa pero tan desgarradora y trágica que te deja con el corazón en un puño, pero marca el destino que correrán la sobrina de ella y el hijo de él.

Laura, una mujer de voluntad indoblegable, nacida en el seno de una familia influyente, ha crecido rodeada de todos los lujos a su alcance, es una joven a la que no le importa el que dirán y que a lo largo de su vida protagoniza diferentes escándalos que la ponen en boca de todos. Sin duda, su amor por el ranquel Nahueltruz Guor es el mayor de todos.

Nahueltruz, el hijo mayor del cacique Rosas, que conociendo cuál fue el destino del amor de sus padres, no puede evitar enamorarse de una huinca, aun poniendo en peligro su vida. Entre dos pueblos, Nahuel es un hombre culto y educado que vive en las tolderías, ama y venera a su raza. Sin embargo, la perfidia, el odio y las mentiras se cruzan y crean obstáculos que parecen insalvables para Laura y Nahuel.

Por último diré que de Indias Blancas me ha sorprendido la maravillosa ambientación y documentación, el cambio de escenario que te traslada desde el boato de una mansión porteña a las yermas y polvorientas pampas y a las tolderías ranqueles. Muestra dos mundos, tan opuestos como el día y la noche, dos razas con raíces y creencias que resultan irreconciliables, enfrentadas en una lucha tan encarnizada que amenaza el amor de Laura y Nahueltruz.

Con protagonistas de carácter, imperfectos, que se equivocan y deben pagar con ello con creces, en mi opinión Indias blancas es una de las grandes historias románticas de Florencia Bonelli y continúa en Indias Blancas. La vuelta del ranquel.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Luna de Tor


Título: Luna de Tor
IBSN: 9788498723595
Editorial: Zeta Romántica
Número de páginas: 544
Año edición: abril 2010

SINOPSIS:

Cuando Áurea regresa a la pequeña aldea de Tor, tras la muerte de sus abuelos, no planea que su estancia se prolongue demasiado, apenas lo suficiente para que las heridas empiecen a cicatrizar. No cuenta con que los recuerdos, largamente dormidos, despierten y la insten a no marcharse jamás. La tierra la llama, la magia del entorno y el esplendor del paisaje la aturden, pero sobre todo lo hace la cercanía de Isaac, un hombre de la región cuyos ojos color índigo y fascinante sonrisa esconden secretos que nadie, ni siquiera Áurea, puede llegar a imaginar.


Años atrás la tragedia se cernió sobre Tor. Un terrible incendio acabó con la vida de la familia de Isaac. El destino le concedió una segunda oportunidad y le salvó la vida, cobrándole, a cambio, un precio muy alto. Desde entonces, cada anochecer, cuando la luna fulgura en el terciopelo del cielo de Tor, hechizo y misterio se unen.

Ahora la soledad es su única compañera y confidente, la oscuridad su cárcel. Pero la llegada de Áurea puede cambiar su destino para siempre y, con su amor, encontrar la única salvación que le queda.

Los primeros capítulos pueden leerse en la web El Rincón Romántico.


martes, 23 de marzo de 2010

Tu historia hace danzar mi corazón

¡Gracias Ángeles! Estoy emocionada porque Mundo de letras ha recibido este premio, Tu historia hace danzar mi corazón, de manos de Ángeles Ibirika. Un premio con un nombre precioso que, al menos a mí, me hace evocar maravillosas historias y emociones a raudales. Por eso, me siento muy agracida por recibirlo de alguien que desprende cariño en cada palabra y gesto como Ángeles y capaz de crear historias tan conmovedoras como crea.




Yo se lo voy a conceder al blog de Julia La devoradora de libros porque lo poquito que he leído de sus novelas y relatos me ha transmitido magia en cada palabra. Su escritura me parece vital y llega al alma. Creo que también harán danzar mi corazón.

domingo, 21 de marzo de 2010

Bienvenid@s a mundo de letras

¿Por qué Mundo de letras?

Fácil, las letras componen palabras y las palabras frases.

Y jugando con ellas se llenan las páginas de los libros que son, al fin y al cabo, sobre los que giran este blog. Porque es de libros que quiero hablar, aunque me imagino que también lo haré de cualquier cosa que se tercie. Realmente aún no lo sé... eso lo iré viendo con el paso de los días.

Lo que sí sé es a que quiero dar cabida en este espacio: y es tanto a mis letras y palabras como a las de aquellas autoras que leo, ésas cuyas novelas me han hecho emocionar, reír y, también en ocasiones, llorar. Quiero hablar sobre novelas románticas, pero no exclusivamente aunque sé que será el hilo de todo cuanto aquí escriba.

Más que presentarme, prefiero que se me conozca por lo que de mí se vea, más que por lo que diga de mí misma. Tal vez es como mejor se conoce a alguien... Sólo diré que leo desde el mismo día en que aprendí a hacerlo. No es una exageración, es real, y quería escribir cuando sólo garabateaba. Desde de esos días, siempre he tenido un libro entre las manos y me he enfrascado en el mundo que escondía entre sus páginas. De igual modo he procurado, y sigo procurando, crear mis propios mundos con la esperanza que logren que otras personas se adentren en ellos y se sientan tan bien en su interior que no quieran marcharse. Es difícil, lo sé, pero hay autoras con ese don, autoras que destilan tanta magia que lo logran. Por ello, desde aquí, dedicarles un espacio muy especial.

Gracias Mónica por haber creado este blog para mí. Y gracias a esas amigas que tanto han esperado por verlo y entrar en él. Ahora sólo me resta ir llenándolo, lo más difícil, para convertirlo en ese mundo de letras que estaré encantadísima de compartirlo con vosotras... y todo aquel que desee conocerlo.

Un abrazo,