viernes, 30 de julio de 2010

Un paseo por el mercado de libros

No hay nada que pueda igualarse a ese olor tan característico que desprende un libro nuevo. Pero el rancio y añejo de los libros viejos, inevitablemente, me hace pensar en tesoros (además de en polillas). Siempre que tengo ocasión me gusta visitar mercados de segunda mano porque sólo ahí encuentro, en ocasiones, novelas descatalogadas o antiguas. Y ahí, entre libros antiguos, deteriorados y de todo tipo, a veces he dado con pequeñas joyas que atesoro. No siempre están viejos, todo hay que decirlo. Los hay maravillosamente bien conservados y cuidados, a pesar de tener bastantes años.
El fin de semana pasada acudí al mercado de libros de segundo mano de mi ciudad. Aunque tenía en mente unos libros en concreto, acabé comprando otros. Entre ellos, di con una maravillosa sorpresa. Una novela que desde que entré a los foros sobre novela romántica hace ya seis años, despertaba mi curiosidad por los comentarios que leí sobre ella. Pero nunca lo había encontrado. Hasta hace una semana. Hablo de Tierna furia de amor de Jennifer Wilde. Aún no puedo valorarla, la conservo para estas vacaciones junto a una interminable lista (que no sé si llegaré a leer).
No tengo la certeza de que el libro llegue a emocionarme. Pero intrigadísima estoy por leer esta novela. Parece una historia diferente, alejada de las que leemos con más frecuencia.
En cualquier caso, me marché del mercado contentísima, con la sensación de haber hecho un gran hallazgo. ¡Ojalá se convierta en un libro para atesorar! Por supuesto, en cuanto lo leo escribiré mis impresiones.

lunes, 26 de julio de 2010

Áurea e Isaac


Hace un mes, el blog Noche de palabras organizó un concurso muy divertido y original. Consistía en buscar y poner rostro a Áurea e Isaac, los protagonistas de Luna de Tor.
Confieso que ha sido muy complicado elegir entre las diferentes alternativas. Yo creo que cada una cuando leemos una novela creamos en nuestra mente el rostro de los personajes. Y, la verdad, todas las propuestas tenían algo. Pero tras mucho pensar y consultar, ya hay ganadora. Si os pasáis por el blog de Ali podréis leer la noticia. Os dejo el link. GANADORA CONCURSO LUNA DE TOR.

Muchas gracias a todas las chicas que han participado, ha sido muy emocionante ver cómo os imaginábais a estos personajes. Muchas gracias a Ali, una chica encantadora y con un corazón enorme, por preparar este concurso. ¡Me he divertido mucho!

Y... por supuesto... ¡¡Muchas felicidades, Anna!!
Espero que te lleves una alegría y disfrutes de la novela.
Como habréis adivinado la foto que acompaña esta entrada es como imagina Anna a Áurea e Isaac.

Cuando el río suena... - Sandra Brown

Título original: Where there's smoke
Autora: Sandra Brown
Editorial: Planeta
Año edición: 1995




Key es la oveja negra de la familia Tackett, propietaria de la plataforma petrolífera más próspera Eden Pass, en Texas. Tras varios años de ausencia regresa a la ciudad. Su hermana menor, Janelle, le ha notificado la grave enfermedad de su madre, la matriarca de los Tackett, quien, tras la muerte de su marido, dirige y administre el negocio familiar. Jody Tackett es una mujer fría y calculadora que no sólo controla y dirige con mano de hierro la plataforma petrolífera, sino que aniquila despiadadamente a todo aquel que se cruza en su camino e intereses, como Lara Mallory.

Clark, su difunto hijo mayor, fue siempre su ojo derecho. Su fulgurante carrera como senador en Washington era su más fiero orgullo, no así Key, quien es una réplica exacta de su infiel y mujeriego marido. Para Key no existe otro interés que la bebida, las mujeres y el juego. La palabra responsabilidad no figura en su diccionario.
Durante los últimos años ha trabajado en Arabia Saudí pilotando aviones de rescate. Pero el grave estado de salud de su madre le hace regresar a Texas. 


En su primera noche en la ciudad tiene un encuentro sexual con Darcy, una mujer casada, quien, para evitar ser descubiertos por su marido, dispara a Key fingiendo un robo.
Herido y maldiciendo a la manipuladora mujer se dirige a la consulta del doctor Patton, solo que a quien allí encuentra a una joven y atractiva doctora, Lara Mallory.

Tras coquetear con ella y lograr que no de parte a la policía de su herida de bala abandona la consulta completamente atraído por la mujer. Pero rápidamente descubre la identidad de la joven: Lara Mallory es Lara Porter, la que fue la amante casada de su hermano años atrás. El escándalo salpicó a su familia y a la propia carrera de Lara quien vio cómo muchas puertas le eran cerradas en las narices.
Tras ser señalada como adúltera se marchó con su marido a Montesangre en América Central, donde al estallar la revolución murieron tanto su marido, embajador de Estados Unidos, como su hija Ashley.

Su regreso a Eden Pass tiene un objetivo. La inesperada herencia de Clark Tackett, que le entregó el consultorio como una de sus últimas voluntades, es una excusa perfecta para volver a la ciudad y lograr la cooperación de Key para una misión que años atrás se juró cumplir: recuperar el cuerpo de su hija para que sea enterrado en suelo americano.

Pero para ello necesita la colaboración del joven e irreverente Tackett quien sencillamente no está por la labor de arriesgar su pellejo ni siquiera si una mujer como Lara se lo pide.
Ciertamente la joven doctora despierta sus deseos sexuales y una intensa atracción, pero no está tan loco para viajar al infierno de Montesangre. Ni siquiera él, tan irresponsable, es capaz de prestarse a semejante suicidio.
Pero la atracción por Lara es más fuerte de lo que cree y, a pesar de que el hecho de fuera la amante de su intachable hermano mayor debería hacerlo flaquear, es incapaz de negarse.

Tanto Key como Lara son conscientes de que algo visceral y profundo estalló entre ambos desde la noche que se conocieron en el consultorio. Ni siquiera los odios y rencillas del pasado, ni la tajante oposición de Jody Tackett a que Lara se instale en Eden Pass, pueden destruirla.
Ni siquiera el secreto que tan celosamente oculta Lara sobre ella, Clark, Randall y Ashley lo logran.

Cuando el río suena es una novela de suspense romántico que fue escrita por Sandra Brown en los años 90 y te sumerge la ciudad de Texas y sus habitantes.
Pese a los años que tiene el libro es, indudablemente, uno de los mejores de esta escritora. En esta novela, pese al importante peso que la trama de suspense tiene, es casi palpable la química y la atracción tan intensa entre Key y Lara, sus protagonistas, de modo que es imposible ignorarla.
Quizá al leer el argumento pueda chocar y hacer plantearse cómo con semejante trama puede desarrollarse una novela romántica. Pues sí, existe. Aunque como dijo está muy enlazada a la línea de suspense.

Como es costumbre en esta autora nos encontramos con un protagonista masculino hosco, rudo y nada dado a las sensiblerías. Un hombre en el que debes ver la manifestación de sus sentimientos detrás de palabras burdas, gestos poco galantes y, en ocasiones, actitudes despreciativas.
Al empezar a leer Key me recordó un poco a Cash Boudreaux, el protagonista de Odio en el paraíso, también de S. Brown. Si bien es cierto que existen ciertas similitudes entre ambos, las diferencias también son abismales. Su carácter hosco, grosero y prepotente sin duda les une, pero el pasado y las raíces de cada uno lo hacen personajes muy diferentes.

Key creció a la sombra de su perfecto y modélico hermano Clark y a ojos de su madre jamás ha hecho nada digno de mención. Ni logró una brillante carrera deportiva, como Jody esperaba de él, tras lesionarse de gravedad, ni emuló en política a su hermano o se dedicó al negocio petrolífero familiar.
Es el chico malo de Eden Pass, un rebelde que actúa aguijoneado por sentirse rechazado y que oculta su dolor bajo burlona indiferencia.

Lara Mallory, pese a lo que a simple vista parece, es una mujer con principios y valores arraigados. Tras su fracasado matrimonio, la muerte de Randall, su marido, y de su hija, recuperar el cuerpo de la pequeña se convierte en su razón de vivir. Aun si ello conlleva regresar a Eden Pass, al desprecio de sus habitantes, a la ira de la vieja Jody Tackett o las burlas e insinuaciones sexuales del arrogante Key. Está dispuesta a cualquiera cosa con tal de lograr que éste la lleve a Montesangre. Sabe que Key es imprudente, temerario, alocado… ¿quién mejor que él para llevarla a semejante infierno?

Para Key es un duro golpe sentirse atraído por la doctora Lara Mallory, a quien en el pasado se relacionó con Clark. Pero pese al desdén que cree sentir por ella, finalmente accede a llevarla a Montesangre. Allí, en un país destruido y atacados por guerrilleros que los hacen prisioneros, descubren la magnitud de sus sentimientos. Pero cuando eso sucede y parece que ambos van a sincerarse mutuamente, el pasado regresa.

Al margen de la pareja protagonista, la novela cuanta con una serie de personajes muy variados y muy interesantes. Destaca sobre todo la historia de amor entre una pareja secundaria, Janelle y Bowie Cato, ex-presidiario y trabajador de Tackett Oil. Dos polos opuestos que se sienten inmediata e irremediablemente atraídos el uno por el otro, a pesar de la diferencias sociales y económicas que los separan.
Además está Darcy Winston, una mujer sin escrúpulos determinada a lograr que Key vuelva a ser su amante y que no ceja en intentarlo, Fergus, su marido, a quien le une una relación de odio y venganza con los Tackett, Heather, la hija adolescente de ambos… así como los diferentes habitantes de Eden Pass.

En definitiva, Cuando el río suena es una novela cien por cien Sandra Brown. En ella priman unos protagonistas fuertes y decididos, intrigas, suspense, acción y una carga sensual palpable de principio a fin. Si esperáis un protagonista sensible y romántico, ciertamente no lo encontraréis, pero si os gustan los personajes rudos, irresponsables y sarcásticos, Key os enamorará.
Y una novela desde luego indispensable para las fans de Sandra Brown.


miércoles, 21 de julio de 2010

una postal de Luna de Tor

Quiero compartir con todas las personas que visitan este blog, una preciosísima postal que Lorena Aragüete ha hecho sobre Luna de Tor.

Creo que es dificílisimo plasmar en una imagen un libro pero Lorena lo ha conseguido. Me ha hecho muchísima ilusión ver ilustrada la esencia de la novela porque ésa es la imagen que rondaba en mi cabeza mientras la escribía. Nada más verla, sientes y ves la atmósfera que reina en la historia. A mí es la sensación que me ha dado.

¡¡Muchisísimas gracias, Lorena!!

No tengo palabras para explicar cuánto me ha emocionado ver en imágenes la historia de Áurea e Isaac. Me alegro mucho de que te haya calado tanto para ilustrarla. Es preciosísima. Es uno de los mejores y más bonitos regalos que me han hecho nunca.


Gracias, de todo corazón. Te mando un abrazo muy fuerte.


martes, 20 de julio de 2010

Adiós a Elizabeth Thornton

Tristemente, la escritora Elizabeth Thornton nos dejó hace unos días. Cuando esta tarde he leído la noticia en la web El Rincón de la novela Romántica no podía dar crédito. Me ha embargado una sensación extraña; ésa que tienes cuando muere alguien que en realidad no conoces pero lo sientes así. Supongo que como lectoras establecemos con las autoras que leemos y admiramos una relación especial, un nexo que nos une a ellas de algún modo y ante su pérdida no podemos quedar indiferentes.

En España hemos podido disfrutar -y seguimos haciéndolo- con varias de las novelas de esta fantástica escritora como Falsa apariencia, Extraños al amanecer o la trilogía de las princesas, publicadas por Titania y Cisne respectivamente, entre otras de sus novelas publicadas. Falsa apariencia es una novela que conservo con un cariño especial porque me cautivó.

En los últimos años hemos perdido a autoras de la talla de Kathleen Woodiwiss, Ronda Thompson o Edith Layton. Hace unos meses Kathleen Givens... ahora Elizabeth Thornton...

Pero nos quedan sus novelas y las emociones que con ellas han logrado y seguirán logrando despertar en las lectoras quienes, durante unas horas, nos evadimos de nuestros problemas y lo que nos rodea para soñar a través de las páginas de sus libros.

Desde aquí, Adiós a Elizabeth Thornton. Allí donde estés, gracias por tus maravillosas historias.


domingo, 18 de julio de 2010

Al azhar


En el barrio mozárabe

Atardecía. El zoco bullía de excitación. Decenas de personas, de todas las edades y clases sociales, deambulaban por las callejuelas del barrio mozárabe. Los mendigos, las alcahuetas y las concubinas se confundían con la multitud; los saltimbanquis ejecutaban acrobacias para el regocijo de la animada concurrencia; los mercaderes y orfebres exhibían sus mercancías con orgullo y prestancia; los humildes artesanos alababan los beneficios de sus ungüentos y jarabes caseros, jurando a todo aquél que quisiera escuchar las propiedades curativas y milagrosas que contenían. El aroma a pan recién horneado, el picante de las especias y el dulzón de los pasteles impregnaba el aire mientras dinares y dirhams cambiaban de manos con pasmosa facilidad.

Desde la distancia se avistaba la llameante cabellera rojiza de María que se abrió paso entre la muchedumbre que aguardaba junto a la fragua. Al paso se le cruzó Zaira, la gitana. Ataviada con un vívido vestido rojo, tintineantes pulseras y collares, se ofreció a leerle el porvenir a cambio de unas monedas, a lo que María se negó con un movimiento de cabeza. ¿Para qué conocer de antemano algo que iba a suceder igualmente? ¿No era preferible conocerlo a su debido tiempo?

Alzó los ojos al cielo cubierto de nubes grises. Poco después sintió sobre su rostro las primeras gotas de lluvia. En un abrir y cerrar de ojos, la llovizna dio paso a un aguacero que agrió el ambiente en el mercado.

Cubrió sus largos cabellos con la capucha de la desgastada capa de lana que llevaba y sorteó a la personas que caminaban en dirección contraria. Ni siquiera la acerada mirada del Saib al-Suq, que gobernaba con puño de hierro el mercado, pudo hacer nada para impedir la deserción de mercaderes y artesanos que, impertérritos, recogieron sus pertenencias y dieron por terminada la jornada.

Alguien huía con premura y al pasar la golpeó en el costado. María contuvo el aliento pero la cesta que llevaba en sus manos cayó al suelo. Las naranjas rodaron por los charcos, un gemido de desesperación escapó de sus labios. Unas manos, prestas a ayudarla, aparecieron de la nada. Levantó la cabeza y se topó con el rostro pecoso y los dulces ojos castaños de Jonás, el joven aprendiz del zapatero quien, solícito, acudió en su rescate.

Pero cuando el azote de un látigo restalló en el aire y un caballo tan negro como el demonio llegó al galope, ondeando las crines al viento, la imagen sembró el terror entre mercaderes y artesanos, mendigos y compradores. Todos abandonaron el zoco. Incluso Jonás desapareció entre la multitud sin dedicarle ni una última mirada.

Con el corazón acelerado, María se irguió cuan alta era, on la espalda recta y barbilla desafiante, para encarar al jinete que dominaba autoritario al negro alazán que coceaba sus naranjas. La lluvia lo obligó a achicar los ojos, negros como el azabache, bajo el turbante árabe que le cubría los cabellos.

Con pies raudos, María huyó del mercado. El suelo estaba resbaladizo a causa de la lluvia. Los toscos pero sencillos zapatos claveteados que calzaba hacían más difícil transitar por las calles. Miró sobre su hombro y suspiró aliviada al percatarse que sólo su propia sombra la seguía.

El barrio mozárabe se veía solitario, casi lúgubre. Las casas ante las que pasaba, muy similares a la suya propia, eran viviendas de dos plantas con escasas aberturas al exterior, sólo alguna pequeña ventana y la puerta de entrada.

A lo lejos se alzaban las gruesas y extensas murallas que rodeaban Madinat Al-Zahra, la ciudad palatina construida por el califa, y uno de los estandartes de los príncipes Omeyas.

María temía a la familia del príncipe Omeya con toda su alma.

Lanzó una nueva mirada furtiva sobre su hombro de virar con prudencia en la esquina, donde esquivó unos charcos malolientes que reconoció como orines y excrementos de animales. Hizo una mueca de repugnancia que arrugó su graciosa nariz, los sorteó y continuó caminando. Finalmente alcanzó el Tiraz, el barrio donde la comunidad mozárabe trabajaba y manufacturaba los tejidos.

Las piernas aún le temblaban tras el encontronazo con el jinete, sin duda era uno de los hombres del califa. ¡Cuánta arrogancia había exhibido al cocear sus naranjas! Suspiró de puro cansancio mientras recorría los últimos pasos. De repente una sombra surgió de la nada. Tan concentrada estaba en sus pensamientos que no oyó ni vio el caballo y al hombre sobre su lomo que le cortaban el paso. El alazán se alzó sobre sus patas traseras en una exhibición de poder. Un grito entrecortado escapó de labios de María. Con el corazón en la garganta, retrocedió hasta que chocar que su espalda chocó contra una pared.

El jinete desmontó y se acercó a ella. Su paso, firme y orgulloso, hablaba de la arrogancia de su carácter. Era alto y de espaldas anchas. Vestía con la aljuba típica del pueblo árabe, una prenda que se ajustaba a su cintura y brazos. Llevaba la cabeza al descubierto, sin el turbante que momentos antes lucía, así que pudo ver que tenía una espesa y ondulada cabellera azabache que le llegaba hasta los hombros. Su piel bronceada, casi dorada.

Una emoción extraña la embargó. Quería correr pero sus pies no la obedecieron. Cuando intentó reaccionar fue demasiado tarde. Él le impidió el paso.

-¡Detente! -ordenó con voz autoritaria.

María no le obedeció. Trató de huir pero sólo logró resbalar. Los brazos del jinete la rodearon impidiendo la caída, pero tiró tan fuerte de la capa que la cubría que la flamígera cabellera de la joven se desparramó como una cascada de hebras rojas.

Taricq la observó fascinado. Debajo de la capa se escondía un rostro pálido y suave, enmarcado por una reluciente cabellera rojiza, unos labios rosados y carnosos que prometían ser dulces como la miel. Era la muchacha más bella que había visto jamás. Ninguna de las mujeres y concubinas que habitaban entre los muros de la Madinat-Al-Ahzra podía compararse con ella.

- ¿Cuál es vuestro nombre? -le preguntó, aún sin poder erradicar el tono autoritario de su voz.

-María -aunque su voz tembló, alzó la mirada y la fijó en un punto indefinido sobre el hombro masculino-. ¡Déjeme ir, por favor!

Taricq parpadeó, confuso. No deseaba que se marchara. Aquella mujer debía ser suya, se dijo. Renuente, viendo el miedo que traslucían sus ojos, la liberó. Por primera vez, a lo largo de las horas que llevaba deambulando por el barrio mozárabe y los alrededores, tratando de dar con el paradero de hermano menor, Taricq se preguntó si no sería la mano de Allah la que lo había conducido hasta ella...

- María…

Su nombre era extraño, probablemente uno de esos irreverentes nombres judíos o cristianos, pero lo paladeó como una dulce fruta en su boca mientras la veía desaparecer en la noche.



Extracto Al azhar©Mariam Agudo

martes, 13 de julio de 2010

Obsesión y venganza - Linda Howard


Título original: Cry no more
Autora: Linda Howard
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Titania
Reedición: Books4pocket 2009








Milla y David son unos jóvenes padres para los que el nacimiento de su hijo Justin cambia la vida. Aunque son estadounidenses, se encuentran en México donde David trabaja en un hospital para gente de pocos recursos. Para no separarse de su marido, Milla le acompaña y es allí donde da a luz a su bebé. Pero apenas seis semanas más tarde, Justin le es arrebatado de los brazos mientras hace la compra en un mercado al que acude con asiduidad y ella es apuñalada hasta casi morir.
Cuando vuelve en sí en el hospital su primer pensamiento es para Justin; encontrarlo se convierte en el centro de su vida, en su único objetivo y obsesión. Una obsesión que romperá su matrimonio y la separará de su familia.

Diez años más tarde, Justin sigue sin aparecer pero Milla no se ha rendido. Para ayudar a otros padres que han sufrido la misma experiencia, fundó Rastreadores, formado por voluntarios que acuden a cualquier lugar del país donde desaparece un niño y, a la vez, le sirve para seguir investigando qué sucedió con su hijo.

Milla vive El Paso, ciudad en la frontera mexicana y estadounidense. Durante años ha seguido el rastro de un hombre, uno de los secuestradores al que en la lucha dejó tuerto. Pero durante ese tiempo ha dado palos de ciego, ha dado vueltas sin sentido para volver al mismo punto del que partió hasta que le llegan noticias sobre un hombre: Díaz. De él se dice que es un asesino, un justiciero, un cazador de recompensas. Aunque inicialmente Milla cree que puede ser el tuerto al que busca, pronto se percata que no lo es y él se convierte en la última oportunidad de encontrar a Justin.

Díaz es sigiloso como un lobo, escurridizo como una sombra. Se mueve como el humo y acaba de manera letal con aquellos que se convierten en su objetivo.
Una noche su camino y el de Milla se cruzan e interviene evitando que la joven sea asesinada. Sin embargo, pronto descubre que trabajando juntos ambos pueden obtener beneficios.

La desconfianza es inicialmente lo que Díaz le inspira a Milla pero pronto entiende que a pesar de su reputación -o más bien gracias a ella pues la simple mención de su nombre mete el miedo en el cuerpo a los hombres de peor calaña- es el hombre que necesita para llegar hasta la red de contrabandistas que secuestraron a su hijo.
Pero el contacto entre ambos despierta en ambos sentimientos para el que ninguno de los dos están preparados. En diez años Milla no ha vuelto a enamorarse ni a pensar en un hombre, sus pensamientos y su corazón están en Justin; Díaz descubre en Milla a la única mujer que le empuja a involucrarse, dejando a un lado su sangre fría, su hermetismo y distancia con el mundo.

Me gustan mucho las novelas de acción de Linda Howard, aunque no las considero cien por cien románticas, me parecen historias que te atrapan por la sensualidad que envuelve a sus parejas y, no puedo negarlo, por la testosterona que página a página destilan los protagonistas masculinos.
Obsesión y venganza me parece una buena novela que aúna suspense, acción y, aunque en un segundo plano, una historia de amor que, a mí particularmente, me ha gustado mucho.
El tema alrededor del que gira la novela es el secuestro de Justin, el hijo de Milla que fue secuestrado siendo un recién nacido. Recuperar a su hijo o, según pasan los años y siente cómo eso es menos posible, saber qué le sucedió, si aún vive o no es la obsesión que rige la vida de Milla.
No hay lugar para nada más en su vida, incluso su matrimonio con David se rompió, pues la pérdida del hijo en común los fue alejando.
Es investigando a una banda de contrabandistas que roban y venden bebés como Milla conoce a Díaz, al que inicialmente asociaba con dicha gente, pero acaba convirtiéndose en su última baza y oportunidad de rastrear a los hombres que le arrancaron a su hijo de los brazos.

La verdad es que tanto Milla como Díaz son dos personajes a los que les cuesta mostrar sus sentimientos, hasta tal punto que parecen incapaces de sentirlos pero basta que se encuentran, estalle una pequeña chispa para que, en su interior, ambos sepan que el otro los ha cambiado de un modo imprevisto pero definitivo.

Si bien la historia no es realmente romántica, ya que por un lado las novelas de Linda Howard no las catalogaría como tal -creo que son otros los sentimientos que imperan o no se manifiestan con declaraciones de amor dulces y tiernas- el tema principal de Obsesión y venganza es tan duro y es descrito con tal crudeza que, en mi opinión, tiene mayor protagonismo que la historia de amor entre Milla y Díaz, aunque debo decir que ésta me ha gustado mucho.
Creo que es una novela que aúna una trama de acción trepidante, con una carga emocional y denuncia social importante, como lo es el secuestro y venta de bebés o el contrabando de órganos, lo que hace que no puedas olvidar en ningún momento la fealdad de una realidad que salpica de tal modo a los protagonistas.

Sin embargo, el resto de la novela me parece cien por cien Howard: el protagonista masculino, así como la sensualidad que reina entre Milla y Díaz y la acción que rige la trama.
La única pega que le pondría a esta novela es que con una temática tan dura, si bien sientes el dolor y sufrimiento que atenaza a Milla, he notado en falta un matiz más humano, un desnudar los sentimientos de una manera más intensa, pues la protagonista ha creado tantas murallas que sabes que sufre pero me ha faltado ver antes un pequeño resquicio más en su coraza.
Con todo, Obsesión y venganza es una novela que me ha gustado mucho, intensa, dura, emotiva y muy sensual y, por encima de todo, el tema que trata y el tesón que muestra Milla por saber de su hijo, sin renunciar jamás, sin rendirse aún sabiendo que no puede recuperar el tiempo perdido es, sin duda, lo que más me ha conmovido de toda la historia.

domingo, 11 de julio de 2010

Nuevas historias de Cenicienta


No sé si hoy estoy nostálgica pero quiero dedicar un espacio a novelas románticas que, de algún modo, nos hacen recordar a aquellos cuentos que leíamos durante nuestra infancia. No pretendo comparar un tipo de escritura con otra. No es mi intención. Creo que están escritas para lectores muy diferentes, por lo que no pretende ahondar más ello.

A mí, particularmente, desde niña me han fascinado los cuentos. Tanto es así que hace algunos meses escribí un artículo para la revista Romántica's sobre el cuento de la Cenicienta y algunas novelas románticas con ciertas similitudes al clásico cuento. Os dejo el enlace.


Seguro que muchas de nosotras hemos leído unas cuantas de esas novelas que, sin ser un calco, recuerdan ese halo mágico y fantasioso que rodea este cuento de hadas. No sé a vosotras, a mí me gustan. Creo que hay momentos para un tipo de lectura y otros para otro. Para mí es la magia de los libros que te trasladan a mundos, culturas y sentimientos tan diferentes.

Centrándonos en el cuento de Cenicienta, autoras como Julia Quinn, Sherry Thomas o Laura Lee Gurhke han escrito románticas novelas que, de algún modo, recuerdan dicho cuento o nos presentan a una Cenicienta más moderna y autosuficiente.

La última que he leído ha sido Mi nombre es Ella de la autora Margaret Peterson Haddix. Es una novela juvenil que me ha sorprendido muy gratamente. No suelo leer mucho novelas juveniles, al menos hasta la fecha (pero estoy descubriendo historias muy bonitas que me han despertado el gusanillo) y nos cuenta cómo fue la vida de Cenicienta tras llegar al palacio real. Como digo me ha entretenido mucho, pero sobre todo me ha gustado el toque feminista que le imbuye la autora y que hace que además de una historia de fantasía llegue a sentirse cercana. Es la sensación que a mí me ha transmitido.

De cualquier manera, hay novelas que tienen un hueco muy especial en mi biblioteca pues, como digo antes, me parecen historias dulces y románticas que, al final, te dejan con una sonrisa en los labios: Una rosa en invierno de K. Woodiwiss, Te doy mi corazón de Julia Quinn o Secret desires of a Gentleman de Laura Lee Gurhke que creo se publicará pronto en español son algunas de mis preferidas.

Sobre este tema, las nuevas historias de Cenicienta, leí un artículo muy interesante de la autora Eloisa James hace algún tiempo. Me encantó leerlo. Lo leí en su web.


domingo, 4 de julio de 2010

Corazón comanche - Catherine Anderson



Título original: Comanche heart
2º Comanche
Autora: Catherine Anderson
Género: Romántica histórica Oeste
Editorial: Signet novel/Terciopelo Junio 2011




Han transcurrido quince años desde que Amy y Swift se prometieran en matrimonio según las costumbres comanches. En aquel entonces, ella era aún una niña de doce años, que se recuperaba de los horrores y traumas sufridas a manos de un grupo de comancheros desalmados; él un joven y bravo guerrero comanche. Sólo en Swift encontró al amigo leal que la ayudó a curar las heridas del alma, junto a él recuperó parte de su carácter intrépido y travieso, y fue a él a quien, con adoración infantil, entregó su corazón.


Pero la guerra entre el hombre blanco y los comanches los separó. Antes de esa separación, Amy juró esperarlo y Swift juró regresar a ella.


Aniquilado el pueblo comanche, Swift regresa a Texas para cumplir con la promesa a Amy pero descubre con horror que ella ha fallecido. El padrastro de la joven le señala una tumba, con una tosca cruz, bajo la que yace su cuerpo. La imagen destroza las esperanzas y sueños de Swift. Desgarrado por el dolor, solo, pues su pueblo ha desaparecido, se une a un grupo de forajidos, comancheros y hombres peligrosos. Así muere Swift Antílope y, en su lugar, nace Swift López. Gracias a su sangre mexicana y a la forma de vestir propia de un pistolero nadie ve en él ni trazas de aquel joven y valiente guerrero comanche.


En tres años, Swift se forja una leyenda, convirtiéndose en el pistolero más rápido y mortal, más temido también. Pero cuando los hombres con quienes cabalga tratan de violar a una joven que le recuerda a Amy, algo despierta dentro de él y lo evita. Pone punto final así a su vida como forajido y decide buscar a Hunter y Loretta quienes se han instalado y creado una pequeña población Wolf's Landing, donde viven en paz entre hombres blancos, indios y de otras razas. A su llegada, Swift descubre que Amy vive pero la joven que lo recibe nada tiene que ver con la dulce y risueña que juró esperarlo. Le teme, recela de él, odia la clase de hombre en que se ha convertido, el mismo que reencarna sus peores pesadillas, ésas que la acosan sin descanso y le impiden borrar y olvidar el pasado.

Pero Swift no se rinde y está dispuesto a todo por volver a ganarse la confianza y el corazón de Amy, todo por lograr que ella acepte cumplir con la promesa hecha quince años atrás y se convierta en su mujer.

Hay novelas que transmiten tantos sentimientos dentro de ti al leerlas que luego es muy difícil plasmar en unas líneas tu opinión sobre dicha novela. Corazón comanche es para mí una de éstas.

Después de leer Luna comanche tenía la certeza de que la historia de Amy y Swift sería desgarradora. A pesar de que la última escena entre ellos -ese juramento y esa promesa de amor eterno- auguraba un bonito reencuentro, es difícil olvidar las experiencias sufridas por Amy y sabes que, inevitablemente, se interpondrán en su felicidad pues Amy era una joven con el alma desgarrada, que en su corta vida aun con el cariño incondicional de Loretta, sufrió tantas humillaciones y degradaciones que es imposible no marquen su futuro.
La verdad es que según empecé a leer Corazón comanche me encontré pensando muchas veces “¿cómo puede Amy ser tan desgraciada?”. Sin embargo, eso no me detuvo a seguir leyendo. El reencuentro con Swift es sólo el inicio de una preciosísima historia que merece ser leída.

Pues aún con este punto de partida, Corazón comanche es una de las novelas que más me han gustado de Catherine Anderson y de todas cuantas he leído. Creo que es sencillamente preciosa. Creo que las novelas románticas de esta autora son mucho más que una historia de amor, logra que conozcas a los personajes, te desnuda sus almas y el intrincado mundo de sentimientos que esconden y, al llegar al final, los has hecho tuyos. Sientes y entiendes qué les sucede, por qué son como son. No he leído otra autora que lo haga igual, tal vez parecido, pero de este modo no.


Amy es una superviviente. La vida la ha puesto a prueba repetidas veces, destrozando su futuro, sus sueños y el corazón valiente que late en su pecho. Pero más débil, rota y sin esperanzas, Amy siempre sobrevive y sigue adelante. Durante los primeros capítulos tal vez no se vea esa imagen de ella, pues se ha convertido en una maestra de escuela, cariñosa con sus alumnos, pero fría y distante hacia los hombres. Adora su independencia, ha logrado tener su propia casita, un trabajo del que vive y forma parte de la pequeña y amistad comunidad de la que forman parte Hunter y Loretta, los protagonistas de Luna comanche. Vive segura, protegida, alejada del mundo y sus peligros pero, también, apartada de la vida. Ve la vida pasar sin formar parte de ella.


Me ha encantado leer cómo Hunter, en su sabiduría comanche, describe a Amy, como siempre tiene una manera de explicar las cosas que logra conmoverte y despertar algo dentro de ti.

Amy vive tranquila y protegida pero entonces llega Swift, dispuesto a cumplir con su promesa, sólo que parece que Amy no desea cumplir con la suya y Swift se debate entre insistir o abandonar pero sabe que nadie la conoce como él y con ningún otro podrá vencer los fantasmas de su pasado.

Podría explicar tantas cosas sobre la trama, Amy, Swift... pero prefiero no hacerlo. Basta con que diga que la de ellos es una historia muy dulce, muy tierna pero con un pasado muy triste y duro. Más bien desgarrador, cruel. Sin embargo es precioso ver como Swift se acerca a Amy, como está dispuesto a todo por ser alguien merecedor de ello, como está a su lado, como la enamora poco a poco. Y es precioso ver florecer a Amy, ir saliendo de su cárcel para vivir.


La novela cuenta con personajes secundarios dignos de mención. Por un lado Hunter y Loretta, los protagonistas de Luna comanche, quienes son siempre leales a Swift y Amy, quienes actúan como consejeros, amigos, hermanos... Al haber transcurrido quince años, nos encontramos con una pareja más madura y vemos cómo ha sido esa vida de la que hablaba la profecía Comanche. Hunter es ahora propietario de varias minas en las que buscan oro y se ha convertido en un pilar respetado en la comunidad donde viven. Han tenido dos hijos, Chase e Indigo, un chico valiente y leal y una joven que en muchos aspectos recuerda a la Amy de Luna comanche, por su carácter y brío.


Además tengo que mencionar al resto de habitantes de la comunidad que van esbozando cómo es el día a día de todos, donde evidentemente nada es un camino de rosas, pues son varios los personajes que crean malestar y sufrimiento entre el resto.


Pero a pesar de todo, pienso que Corazón comanche es un canto a la esperanza, donde ves como personajes que han sufrido tanto como Amy logran dejar el pasado atrás y empezar una nueva vida, donde Catherine Anderson te envuelve tan hábilmente en una historia donde el amor todo lo puede e incluso los más desfavorecidos aspiran a él.

Como comento antes una de las palabras que más me han calado son las de Hunter cuando, transmitiendo la ancestral sabiduría de los Comanches, creo que describe cuál es el alma de Corazón comanche: Mantén tus ojos siempre en el horizonte y tus mañanas, nunca en el ayer”.

jueves, 1 de julio de 2010

Aniversario de una web y de un sueño

Que las lectoras contemos con un lugar donde charlar y opinar sobre libros no es inusual. Las salas y grupos de lectura existen desde hace muchos muchos años, incluso los hemos encontrado en una novela romántica suscitando las sonrisas de rigor. Desde hace años, menos, también existen grupos donde se habla sobre novela romántica. Pero a diferencia de los otros géneros, se encuentran sobre todo en internet. Fue aquí donde fueron naciendo las webs especializadas sobre novela romántica.

El valor añadido de éstas es que lo hicieron cuando no existía un lugar donde hablar sobre este género, donde se convirtieron en las únicas fuentes donde encontrar información sobre libros y autoras. La única alternativa era ir a una tienda y probar suerte.

Fueron pioneras. Han ido surgiendo muchas, también blogs. Creo que principalmente sirven como punto de encuentro, donde nos informan sobre las novedades, las autoras y ofrecen una visión diferente sobre este género, pero también nos permiten conocer a otras lectoras afines a nosotras.

Como hoy, o más bien este mes, El Rincón Romántico, que estrena nuevo nombre, El Rincón de la novela romántica, y un nuevo diseño, cumple su octavo aniversario quiero enviar mis felicitaciones.

¡¡Felicidades por estos ocho años!! Gracias, porque al nacer hicisteis realidad los sueños de tantas y tantas lectoras de novela romántica que encontraron, en él, un lugar de encuentro.

FELICIDADES A EL RINCON DE LA NOVELA ROMANTICA