jueves, 21 de octubre de 2010

Un auténtico príncipe - Suzanne Brockmann

Título original:  Prince Joe
Autora: Suzanne Brockmann
S. Altos, oscuros y peligrosos #1
 


Cuando el príncipe de Ustanzia, Tedric Cortere, se convierte en el objetivo de un grupo terrorista, éste no duda en desaparecer de escena y anular la agenda oficial que Veronica St. John, junto al equipo de relaciones públicas, ha diseñado para su viaje a Estados Unidos. Pero finalmente, el príncipe sugiere que sea Joe Catalanotto, miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército, quien ocupe su lugar haciéndose pasar por él valiéndose del asombroso parecido que les une.
Eso deja a una frenética Veronica con sólo dos días -cuarenta y ocho míseras horas- de arduo trabajo para enseñar al rudo Teniente a comportarse y actuar como un príncipe europeo en lo que es para ella el trabajo más difícil de su vida.

A pesar del sorprendente parecido entre el atractivo príncipe y Joe Catalanotto, éstos no tienen nada más en común: tanto sus personalidades como maneras de actuar, pensar, andar y vivir no podían ser más diferentes. Con lo que Veronica cree imposible que nadie pueda creer en la “interpretación” del Navy Seal. Sin embargo, el arrogante Teniente está convencido de ser capaz de engañar a todos en la que prevee será un misión fácil y sin complicaciones, al menos la parte de la usurpación.

A pesar del inicial recelo, Veronica comprueba que Joe Catalanotto es muy hábil para simular la personalidad, tono de voz e incluso la manera de caminar del remilgado príncipe Tedric, ocultando la arrogancia que traslucen sus ojos o su característico acento neoyorquino. Porque, como el propio Joe dice, “la gente a menudo ve lo que quiere ver”. Pero, ni por ésas, cree que Veronica sea la fría e eficiente profesional que quiere mostrar. Él sabe que bajo su vestuario de Margaret Thatcher -como él se burla de ella- se esconde una mujer muy femenina y apasionada.
Las chispas no tardan en saltar entre la pareja, pero ambos saben que una relación entre ellos está condenada al fracaso. No sólo porque están en mitad de una arriesgada misión que implica a un peligroso grupo terrorista, sino porque más allá de esa situación, ¿qué futuro les aguarda? ¿Puede un intrépido y rudo Teniente de las Fuerzas Especiales del Ejército implicarse en una relación estable? ¿Puede Veronica superar el miedo que despierta en ella el arriesgado trabajo de Joe?

Un auténtico príncipe es la primera novela de la saga Tall, dark and dangerous, protagonizada por el Teniente del equipo alfa 10 cuyos integrantes protagonizan las siguientes historias.
Joe Catalanotto es un hombre de origen muy humilde, no conoció a su padre y la figura del ejército, de algún modo, estuvo presente en su vida desde la infancia donde nacen las causas que lo llevaron a luchar por ser el hombre que a día de hoy es. No obstante, a pesar de sus logros, del reconocimiento por su labor y de la vida que tiene, dentro de él existe una vulnerabilidad con respecto a su origen humilde que le impide sentirse de igual a igual con Veronica. En cierto modo su nacimiento es para él un estigma, pues teme que a ojos de Veronica eso le haga menos.
Por su parte Veronica es una mujer cuya vida y el entorno en que se mueve dista abismalmente del mundo de los Navy Seals. No tiene ni su código de honor, ni sus metas ni forma de vida. Aunque los respeta, le infunde tal pánico que eso le hace dudar de la sensatez de arriesgarse a iniciar una relación con Joe.

Un auténtico príncipe me ha sorprendido mucho, ya que hasta la fecha son pocas las novelas que he leído de Suzanne Brockmann y ésta es una de las que más me han gustado. Así que tengo la intención de continuar leyendo más de esta autora.
La novela me ha encantado tanto por la trama de acción, que considero está narrada y descrita con mucha habilidad, situando al lector en el marco en que transcurre, haciéndote partícipe de la vida del equipo 10 de Navy Seals, pero sin que te resulte incomprensible el mundo militar, algo que yo por mi parte no conozco en absoluto y eso no me ha supuesto un handicap.
Por otra parte la historia de amor entre Joe y Veronica me parece preciosa. Más que el temor de Veronica por la seguridad de Joe -algo que da pie a escenas que me han conmovido mucho- me ha impresionado la vulnerabilidad de Joe mostrando que tras esa fachada inquebrantable se esconde un hombre con sus propios miedos.

A pesar que la novela no es muy extensa, esto no ha supuesto que la trama parezca débil, breve ni apresurada, al contrario, está perfectamente desarrollada en el formato en que se publica esta saga.
No puedo dejar de destacar la minuciosidad con que se describe la misión que da pie a esta novela, pero a mí la parte que más me han divertido ha sido las clases de Veronica a Joe. Creo que dan lugar a escenas muy amenas e infiere un punto distendido en la novela. Y por supuesto, cómo se desarrolla la relación entre ambos, de incógnito, escondiéndose del resto del equipo que rodea a la comitiva del príncipe, es el punto más me ha atrapado.

En definitiva, Un auténtico príncipe me parece una muy buena novela romántica, que aúna en sus páginas una trama de acción trepidante e interesante y una historia de amor emotiva e inolvidable. Sin duda es una novela que recomiendo y que ha logrado cautivar a una lectora que nunca ha sentido la menor atracción por este subgénero. De hecho si no me la hubieran recomendado -más que recomendado, prestarme la novela- creo que no la habría leído, pero a partir de ahora pienso seguir con el resto de la saga. ¡Es fantástica!

martes, 19 de octubre de 2010

19 de octubre: día mundial contra el cáncer de mama

Para todas las mujeres que lucharon y vencieron,
para las que a día de hoy siguen luchando,
para las que no pudieron vencer.
Para las que en un momento u otro deberán enfrentarse a esta batalla.
Para todas ellas... para ti.



jueves, 14 de octubre de 2010

Entrevistas en Noche de palabras y Entre libros

Me gustaría compartir con vosotras dos entrevistas que me han hecho recientemente. Una en Entre libros de Carmen Cano, un blog dedicado a críticas de novelas, sobre todo románticas; la otra entrevista fue para Noche de palabras de Ali Rojo.

Ésta no es la primera entrevista que Noche de palabras me realiza, con lo que tengo que agradecerle enormemente que haya vuelto a contar conmigo para esta nueva sección,
con un título muy detectivesco además, Investigaciones nocturnas. Una sección dedicada a entrevistar autoras. La primera estuvo dedicada a Dianna M. Marquès, autora de Alma inmortal y La isla del Daphiro.
Si os apetece leer estas originales entrevistas os invito a que os paséis por Entre libros y Noche de palabras respectivamente. Os dejo también los links. 
 
Desde aquí, de todo corazón, un millón de gracias a Carmen y Ali por dedicarme un hueco en sus blogs. 

domingo, 10 de octubre de 2010

Un lugar para Conor - Laura Lee Guhrke

Título original: Conor's way
Autora: Laura Lee Gurhke
Género: Romántica histórica
Editorial: La Romántica booket




"Un hombre duro, un corazón tierno"

Ya han pasado varios años desde que acabó la guerra civil americana, pero desde entonces la vida de Olivia Maitland no volvió a ser la misma. La guerra le arrebató a sus dos hermanos y la vida que hasta entonces conocía; más tarde llegó la muerte de su padre. Perdió todo cuanto tenía, pero en el camino ganó tres hijas: Becky, Carrie y Miranda, a las que adoptó tras la muerte de su amiga Sara.

De la plantación de los Maitland poco queda de lo que un día fue. El orgullo de su padre, el huerto de melocotoneros, es lo único que las ha salvado de la ruina. Pero por más que ha luchado, apenas consigue lo justo para sobrevivir ella y sus tres hijas. Con la guerra murieron muchos hombres jóvenes, y muchos de los que sobrevivieron se marcharon a otras tierras en busca de un porvenir mejor, con lo que Olivia jamás se casó. 

Hace años que dejó de esperar que el amor llegara a su vida. Sólo espera trabajo duro y un futuro para sus tres hijas. 

La mano de obra escasea, y por más que busca trabajadores -lo que es considerado un escándalo en el S.XIX- no ha conseguido nadie que la ayude a sacar adelante sus tierras. Para colmo Vernon Tyler trata de obligarla a vender su plantación, ya que pretende que las vías ferroviarias atraviesen esa región y las tierras de Olivia están en medio. 


Olivia reza por una ayuda divina, un hombre que aparezca para ayudarla… o eso espera. Mientras viaja al pueblo encuentra a un hombre malherido en mitad del camino. El aspecto que muestra señala que ha sido golpeado con saña, por lo que, aunque le intimida, cree que no puede dejarlo ahí, tirado en el camino, así que lo recoge y se lo lleva a su casa. Espera que el extraño, una vez recuperado, se interese en trabajar para ella.

Conor Branigan es un irlandés que, huyendo de un pasado poblado de pesadillas y culpabilidad, ha viajado hasta América. Miles de compatriotas suyos han hecho lo mismo y trabajan como mano de obra en minas, plantaciones o embarc
aderos. Pero Conor es diestro con los puños y se gana la vida como boxeador, viaja de ciudad en ciudad retando al campeón local. La mala suerte se cruza en su camino cuando en su última pelea se niega a dejarse derrotar, con lo que recibe una paliza de los matones del corredor de apuestas -que resulta ser Vernon Tyler- y abandonado en un camino polvoriento.

Cuando vuelve en sí se encuentra rodeado por una mujer y sus tres hijas que lo miran como si fuese el mismo demonio. Sabe que su aspecto las asusta pero intriga.

Confinado a guardar cama, pasa varias semanas en la casa de éstas. Al principio la mujer, Olivia, desconfía de él, más al saber como se gana la vida, pero las niñas sienten curiosidad por tener a un hombre en la casa y se convierten en su sombra, entregándoles sus confianza.
Al principio Olivia desea deshacerse de ese rudo boxeador cuanto antes. ¡Un boxeador y un pecador en su casa! Pero más tarde se para pensar que tal vez él sea la solución a sus problemas. No obstante, el señor Branigan se niega a permanecer más tiempo en esa casa. Él no desea un trabajo de granjero ni busca echar raíces en ningún lado. Es un hombre acosado por pesadillas y recuerdos demasiado amargos contra los que no puede luchar, y su lugar no está cerca de una dama almidonada y estirada ni de sus tres influenciables y confiadas hijas.

Pero Olivia le atrae y poco a poco las tres niñas van ganándose su corazón sin que pueda evitarlo…

Un lugar para Conor es una novela sencilla que destila humanidad y cotidianidad desde la primera a la última página. Al leer el argumento me chocó un poco la combinación de sus protagonistas: una dama sureña con tres hijas y un rudo boxeador irlandés. Aunque me atrajo, con sinceridad, pensé que sería más de lo mismo: un hombre atormentado y una seria dama sureña, pero me arriesgué y me he encontrado con una novela tierna y emotiva que no narra una trama enrevesada ni compleja, pero que me ha proporcionado una lectura agradable que me ha dejado con una sonrisa en los labios.


Por encima de todo me ha atrapado la dulzura de esta novela, cómo tres niñas y una mujer, considerada solterona con veintinueve años, se ganan poco a poco el corazón del rudo e inaccesible Conor Branigan.

Conor sufrió una infancia terrible que marcó su vida, la pobreza más absoluta; vio como su familia moría víctima del hambre sin poder evitarlo. Creció odiando a los ingleses que los doblegaron y humillaron, convirtiéndolo en un rebelde que lo dejaron que sin tierra, familia ni orgullo.

Al principio de la novela no eres consciente de hasta que punto está arraigado el pasado de Conor en su interior. Sí sabes que las pesadillas no le dejan descansar, pero a través de recuerdos que se intercalan con la historia presente, entendemos más de por qué Conor es como es.

El odio y la culpabilidad son las emociones de las que vive, no conoce otras y no puede aceptar lo que Olivia y las tres niñas despiertan en él, algo que sólo le provoca un irrefrenable deseo de salir huyendo.


Un lugar para Conor me ha parecido una novela preciosa. Como digo antes no cuenta una trama enrevesada: solo es la historia de un hombre con un pasado que le tortura y una mujer sencilla cuya única meta es sobrevivir ella y sus hijas.

Conor no cree en el amor, Olivia no lo espera, pero ambos lo encuentran sin que puedan evitarlo.

Poco más puedo añadir. Estos son los elementos alrededor de los que gira esta novela. ¿El resultado? Una historia de amor sencilla, bonita y, en mi opinión, sin muchas pretensiones, pero que justamente por eso me ha emocionado de principio a fin.


Creo que es una novela que es fácil que cale hondo, pero si buscáis historias complejas de amor y odio, malos entendidos y numerosas escenas de sexo no lo encontraréis aquí. En cambio si buscáis algo diferente, como un libro ambientado en una polvorienta y empobrecida plantación sureña, un irlandés sin raíces, una mujer luchadora, y tres niñas que te arrancarán una sonrisa con su dulzura, ésta es una novela que os recomiendo encarecidamente.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Al azhar



Madinat Al-Zahra, la ciudad palatina

El dulce aroma de la flor de azahar se respiraba entre las murallas de Madinat Al-Zahra. Tal era su intensidad que se subía a la cabeza con la potencia de un droga. La quietud sobre la ciudadela era casi mágica, como si una presencia oculta velara por sus habitantes. Con recelo, el príncipe omeya estudió el cielo y, por enésima vez, rogó a las estrellas que le señalaran su destino.
Éstas no parecían oír sus súplicas. El futuro se extendía envuelto en sombras e incertidumbre.
El reinado de los Omeyas había ido debilitándose a lo largo de los últimos años, el peligro acechaba tras cada esquina. Con la muerte del hachib, la férrea mano que mantenía a raya los sublevaciones en contra del Califato, la calma se resquebrajaba a pasos agigantados. Las voces de protesta de los grupos de descontentos volvían a alzarse día tras día; el Califa se había visto impelido a abandonar su cómodo gobernado desde las sombras; y, aunque su mano seguía moviendo los hilos que gobernaban a árabes, judíos y cristianos, la desconfianza y las dudas asolaban a todos.
Con la mirada fija en el cielo, llegó a la convicción que debía tomar una decisión. Se acercaba el día en que debería tomar a su primera esposa. La joven escogida para tal honor era Fátima, una belleza de piel canela y grandes ojos negros. No obstante, cuando Taricq la miraba no sentía nada, salvo un vacío en el pecho al imaginarse junto ella hasta el fin de sus días. Ya fuese con Fátima o con cualquier otra entre las muchas deseosas de ser parte de su harén de esposas, el futuro se presentaba oscuro ante él.
Pensaba en María más de lo que debiera. Muchas veces le había pasado por la cabeza la idea de cometer una locura, pero algo se lo impedía. Tal vez el miedo que reflejaron sus ojos verdes al mirarlo; tal vez que ella fuera una cristiana y él el primogénito del príncipe Omeya.
Regresaba de su rutinarias obligaciones cuando, apenas cruzando el arco de entrada de la Madinat Al-Zahra, oyó voces airadas que procedían de uno de los patios porticados. A lomos de su brioso corcel se acercó al foco de discusión.
-No seas necio, viejo orfebre -la voz estentórea de Hisham, su hermano menor, se oía con nitidez-. Si no pagas el tributo correspondiente, como hijo del califa, estoy en mi derecho de llevarme algo a cambio. Y es a ella a quien deseo.
A Taricq le bastaron unos instantes para reconocer a la joven que el orfebre trataba de proteger tras su cuerpo, avejentado y de pequeña estatura, un rival irrisorio frente a la corpulencia y juventud de Hisham.
-¿Qué sucede, anciano?Soy Taricq Abi Amar.¡Habla! -ordenó, pero sus ojos no se despegaron de los asustados de María.
-¡Por favor! -les rogó-. Pagaré, lo prometo. Necesito un poco más de tiempo, pero mi hija, no...
La desesperación reflejada en la mirada de María, los hombros encorvados del anciano y el silencioso llanto que brotó de su garganta, poco antes de caer desplomado, proclamaban la angustia de los cristianos.
- ¡Padree! -sollozó, arrodillándose a su lado.
Taricq observó la escena con un nudo en la garganta y, raudo, corrió junto a padre e hija, mientras gritaba órdenes a los hombres en el pórtico. Ni siquiera sabía qué decía, todos sus sentidos se concentraban en la muchacha cuyo sufrimiento le destrozaba el corazón y en salvar al anciano orfebre.
- Padre, por favor… no me dejéis.
- Karim -gritó Taricq, dirigiéndose a uno de los hombres a lomos a caballo-. ¡Por Allah, ayudadlo!
El joven, del que se decía era un buen sanador, se acercó con gesto contrariado al cristiano. Mientras, los ojos negros no se despegaron de la llorosa muchacha quien, por primera vez, no rehuyó su mirada. Algo pareció crepitar en el ambiente. El sol destelló tres veces, como un parpadeo burlón, el resplandor dorado se reflejó en las pupilas de ambos.
Todo sucedió a un ritmo precipitado, vertiginoso. Más tarde María se percataría de que no recordaba nada de cuanto había sucedido.
Taricq y Karim lograron salvar al anciano que, tras una lucha denodada, volvió a respirar. Superficial y erráticamente pero volvió a la vida.
Una agria discusión estalló entre ambos hermanos. Gesticulaban y vociferaban en voz alta, pero María no entendió nada, pues gritaban en árabe. Apenas lograba entender palabra. Finalmente Hisham se marchó furioso. Más palabras se intercambiaron, esa vez entre Taricq y su padre. Pero sin entender qué sucedía, María sabía con toda certeza que su destino se había quedado sellado. 
Su vida ya no le pertenecía.
Quedaba en manos del hombre cuyos ojos negros la traspasaban hasta el alma.


Al azhar©Mariam Agudo