sábado, 24 de diciembre de 2011

martes, 20 de diciembre de 2011

Falsa apariencia - Elizabeth Thornton

Título original: Whisper his name
Autora: Elizabeth Thornton
Editorial: Titania


Año 1814.
La guerra entre Francia e Inglaterra ha terminado, por lo que el viaje que Abbie hace a París junto a su hermano George no parece entrañar peligro alguno. Sin embargo una inocente visita a una librería la convierte, sin ella saberlo, en una pieza clave en un complot que implica a franceses e ingleses.

Abbie Vayle es una joven a la que su edad, veintisiete años, la hace una solterona a ojos de parte de la sociedad inglesa. Pero Abbie es una mujer independiente que tiene las ideas muy claras. Años atrás sufrió una decepción amorosa que la hecho una mujer cauta y realista en lo que a amores se refiere. Sabe que no posee las virtudes que un hombre busca en una esposa. No es dulce ni dócil, no es sumisa ni callada. Tal vez sea una mujer muy avanzada para el tiempo en que le ha tocado vivir.

Su gran pasión son las antigüedades y los libros. Y es gracias a esta afición que conoce a Hugh Templar, un hombre que a primera vista le hizo pensar en un centurión romano pero que, con el paso del tiempo, ha resultado ser un erudito, serio y tranquilo. De algún modo se ha convertido en su mejor amigo, el único hombre que le inspira confianza. Pero a pesar de ser un hombre muy viril y atractivo, y de la atracción que siente por él, sabe que él nunca la mirará como un hombre mira a una mujer que le interesa.

Cuando su hermano George desaparece, al parecer secuestrado por un espía francés que quiere un libro que Abbie se supone tiene en su poder, su primer instinto es recurrir a Hugh, ¿pero qué puede hacer por ella un hombre tan pacífico como Templar?

Puede que en apariencia Hugh Templar sea un hombre pacífico, un erudito que siempre está inmerso en un libro o en mitad de una excavación buscando ruinas romanas, pero en realidad es un hombre peligroso y letal. Durante años ha trabajo al servicio de la Corona británica como espía. Pero tras el fin de la guerra entre Francia e Inglaterra lo único que quiere es una vida tranquila. Fue gracias a su pasión común, las ruinas romanas, como conoció a la impetuosa señorita Abbie Vayle, una joven que le inquieta y atrae sobremanera. Pero Hugh no cree en el amor ni desea volver a casarse. Ya una vez cometió ese error. Por eso teme que si deja traslucir las tumultuosas y nada fraternales emociones que despierta en él Abbie, pueda perder su amistad.

Sin embargo conoce a Abbie mejor que ningún hombre y su instinto como avezado espía le dice que la señorita Vayle está metida en un buen lío, aunque ¿podrá el erudito señor Templar hacer que confíe en él y le confiese en qué peligrosa situación se encuentra?

Antes de comenzar mi análisis sobre Falsa apariencia quisiera decir que tengo la triste impresión de que ésta no es una novela muy conocida entre las lectoras de novela romántica. Sobre todo las que se han iniciado no hace muchos años. En general creo que las novelas de Elizabeth Thornton no gozan de demasiada popularidad o, tal vez, sea que no se comentan mucho en los foros de novela romántica. Y en mi humilde opinión es una pena porque creo que es una historia que no tiene nada que envidiar a tantas otras que se han publicado.

Falsa apariencia fue la primera novela que leí de la tristemente desaparecida Elizabeth Thornton. Es una historia que considero que cuenta con los ingredientes primordiales para contar una apasionante y romántica historia, donde prevalecen identidades secretas, peligrosos espías, aventuras y, ¿cómo no?, una bonita y divertida historia de amor.

Sin duda es la pareja protagonista la que en mi caso ha hecho que esta novela me cautivara de principio a fin. De hecho es un libro que he releído recientemente, simplemente porque me apetecía volver a disfrutar de su lectura.
Cierto es que a primera vista, cuando comienzas la lectura, parece que Abbie y Hugh protagonizarán una típica y tópica historia más que transcurre en Londres tras el fin de la guerra con Francia. Siendo sincera sé que Falsa apariencia no cuenta una historia nueva jamás contada, pero sí cuenta con la chispa suficiente para lograr que con elementos un tanto comunes sea ésta una novela diferente.

Como decía, Abbie parece la típica mujer que por su “avanzada” edad, veintisiete años, está considerada una solterona. Y no es que no sea una joven bonita ni goce de buenos contactos para hacer un buen matrimonio, o al menos, aceptable. El problema radica en que Abbie es una mujer liberal e independiente que disfruta de su soltería. Tiene inquietudes que sabe no contarán con la aprobación de un futurible marido. Y después de que años atrás el joven que la cortejara terminara casándose con su hermana, que la supera en belleza, eso ha hecho que no se sienta lo suficientemente bonita ni segura de sí misma. El único hombre con el que se relaciona es el depistado y soñador Hugh Templar, un hombre atractivo y que goza de buena posición, pero que siempre tiene su patricia nariz metida en un libro o en unas ruinas romanas. Pero la relación de amistad que la una a Hugh hace que su familia, deseosa de verla casada, vea la oportunidad de que Abbie encuentre finalmente al hombre que la arrastre al altar. Algo que ella no comparte. ¿Cómo su amigo Hugh va a sentir algo por ella más que camaradería y amistad? Sin embargo cuando George desaparece, esos pensamientos ya no tienen cabida en la mente de Abbie. Y es entonces cuando descubre una faceta de Hugh que no conocía. ¡Hugh no es el pusilánime que parecía ser!

Sé que esta “doble personalidad” no es que sea original, puesto que hay muchas otras novelas que cuentan con tal elemento, pero el como esas dos facetas de Hugh Templar chocan y muestran una forma de ser desconocido por Abbie, hace inevitablemente que la relación entre los dos amigos cambie. Y esa atracción latente que ambos ignoraban empieza a florecer. Eso unido al hecho de que Abbie se ve envuelta en una situación peligrosa, convirtiéndose en el objetivo de un renombrado espía, hacen que la trama sea muy amena, emocionante y fascinante.

El atractivo de Hugh, al menos para mí, se ve potenciado al desvelarse ese lado oscuro y peligroso que esconde. Una parte de él que no quiere que Abbie conozca. Pero cuando así sucede las máscaras comienzan a caer y cambia el curso de la vida de ambos.

Creo que Falsa apariencia es una novela con un ritmo muy ágil, donde se entremezclan los acontecimientos que rodean la desaparición de George y los hombres que, por diferentes razones, persiguen a Abbie en busca de ese ansiado libro, y la relación de Abbie con Hugh. Además hay algo que me ha encantado y que en mi opinión hace que la historia sea aún más emocionante, y es que el acercamiento entre Abbie y Hugh no es fácil ni se produce en el capítulo tres. Aun cuando parecen trabajar en el mismo bando siguen existiendo secretos y desconfianzas que los separan. Y a la vez la atracción entre ellos es cada vez más palpable. Eso da lugar a algo que no siempre encuentro en las novelas románticas: tensión sexual. Esa incertidumbre y ese deseo de seguir y seguir leyendo para saber si Abbie y Hugh se rendirán a sus sentimientos y desvelarán lo que sienten. Y mientras lees y crees que está a punto de suceder algo lo impide.

Por ello y aunque la historia de espías -que en mi opinión es muy emocionante y al menos a mí me ha mantenido en vilo- no supone una temática innovadora, Falsa apariencia me parece una novela muy buena. Cuenta con un planteamiento coherente, lógico, sin apresuramientos, donde la intriga y la tensión sexual marcan el devenir de la historia y hacen que no puedas abandonara la lectura.

Para mí ésta es una de las mejores novelas que escribió Elizabeth Thornton. De hecho es un libro que guardo con especial cariño y atesoro de manera especial, pues sé que, tristemente, no podré disfrutar de otros nuevos en el futuro. Por todo ello, Falsa apariencia es un libro que tiene un lugar privilegiado en mi estantería y que recomiendo encarecidamente. Una novela de las de antes, con todo lo que ello conlleva: secretos, malos entendidos, tensión sexual no resuelta y un romance salpicado de aventuras y pasión, por supuesto en un marco enigmático y elegante como lo es el Londres de 1814.


miércoles, 14 de diciembre de 2011

Único destino - Sandra Brown

Título original: Above and Beyond
Autora: Sandra Brown
Editorial: Harlequín (reedición 2011)


Las cartas de amor que Kyra escribe a su marido, el sargento Richard Stroud, destinado en la embajada americana en El Cairo, son el único contacto que tienen durante meses. En ellas se describe un amor sin límites, capaz de llegar a él incluso al otro lado del océano. Desgraciadamente la tragedia se cierne sobre la joven pareja cuando unos terroristas atentan contra la embajada, convirtiéndose en víctimas los marines. Richard fallece. Mientras, Kyra da a luz al hijo de ambos.

Entre los supervivientes se encuentra Trevor Rule, el mejor amigo de Richard y su compañero. En medio del caos que sigue al atentado, mientras se encuentra en el hospital recuperándose de numerosas heridas en el cuerpo y en el rostro, le entregan las únicas pertenencias suyas que han logrado rescatar del amasijo del cuartel: una caja de metal que, casualmente, contiene las cartas de amor que la mujer de Richard le ha enviado a lo largo de los meses.

En su soledad y sufrimiento, Trevor encuentra refugio en las palabras de amor escritas a otro hombre, consuelo en la imagen que se hace de a Kyra... y se enamora de ella.
Cuando más de un año después del atentado, recibe el alta tras meses de duras sesiones de recuperación y fisioterapia, con las secuelas grabadas aún en el rostro -ha perdido un ojo- y en el cuerpo -una ligera cojera- Trevor tiene muy claro que quiere hacer con el resto de su vida: casarse con Kyra y cuidar de su hijo.
Trevor se muda a Texas, donde Kyra vive con sus padres e hijo, inicia un negocio de construcción y, entonces sí, se siente preparado para encontrarse con ella...

Más de un año después de la muerte de Richard, Kyra no olvida a su marido. Trata de mantener vivo su recuerdo para Aaron, su hijo. Después de mudarse a la casa de sus padres, abrió una floristería junto a Babs, su mejor amiga. El negocio les va bien y Aaron crece día a día, es un niño sano y despierto. Sin embargo Kyra se siente aletargada y de algún modo muerta como mujer.
Cuando conoce a Trevor, se siente atraída por él desde el primer instante. A pesar del parche en un ojo y la leve cojera es un hombre atractivo que arrastra sus propias pérdidas. Es consciente que interesa a Trevor como mujer pero no se siente preparada y aún sigue enamorada de Richard. Pero Trevor va minando sus defensas y siempre está a su lado, solícito, protector... Aaron parece haberse encariñado con él y a sus padres les gusta, incluso Babs la empuja a sus brazos.
Empieza así una lucha consigo misma, contra sus deseos como mujer y la promesa que se hizo de mantener vivo a Richard. No sabe que, en realidad, Trevor Rule es Besitos, aquel amigo de Richard que, sin conocerlo, le inspiró desconfianza y rechazo por su fama de mujeriego.

Único destino es una de las novelas de Sandra Brown publicadas por la editorial Harlequín. De las publicadas en este formato es una de mis preferidas.
Es un tanto diferente del tipo de historias y protagonistas masculinos que solemos encontrar en otras novelas de la autora. Y eso es precisamente una de las razones por las que ocupa un lugar especial para mí.
Además creo que es una historia conmovedora, triste pero preciosa.

¿Puede un hombre enamorarse de una mujer leyendo sus cartas? Unas cartas que en realidad no van destinadas a él, ni el amor que destilan es suyo.
Trevor sí.
Trevor Rule, un hombre conocido por su atractivo físico y por ser un mujeriego, se enamora perdidamente de Kyra. Primero a través de sus cartas, más tarde cuando la conoce. Pero nada es fácil. Kyra no quiere volver a enamorarse, se niega esa posibilidad, lo que pone las cosas realmente difíciles a Trevor. Pero uno de los rasgos de Trevor es la perseverancia. No se rinde.

A pesar de que pueda parecer una novela triste o de ésas que provocan angustia, la verdad es que es muy bonita. Al menos a mí así me lo ha parecido. Una historia de amores imposibles, de segundas oportunidades.
Aunque la actitud de Trevor pueda resultar más incomprensible, también reprensible por ocultar su identidad, creo que es el personaje que más hondo cala. Un hombre que renace de sus cenizas y se forja una nueva vida, un hombre que en sus momentos de desesperanza, cuando estaba roto, física y psicológicamente, encontró la salvación en unas cartas y en un amor que ansía sentir y conocer.
Supongo que mucha gente pensará que cómo va a enamorarse, pero esa es la magia de esta historia. Yo sí he sentido que Trevor se enamoraba de Kyra y como poco a poco va enamorándola, ganándosela, conquistándola...
Kyra por su parte me parece una mujer joven que tras una pérdida tan grande como la de su marido, se niega volver a amar, sin saber que eso no está en su mano, que no depende de ella. Sus reticencias y miedos me resultan comprensibles pero eso no impide que sufras por Trevor. Al menos es mi caso.

Tal vez Único destino no sea la novela más popular de Sandra Brown, menos aún porque es una historia corta publicada en Harlequín y me da la sensación que éstas pasan más desapercibidas, pero para mí es una de las más románticas y emotivas que ha escrito esta autora. Como he comentado antes, Trevor se aleja un poco del estereotipo de protagonista duro, hosco, chulesco...
Personajes como Trevor o Besitos, hombres que se rehacen a sí mismos, renacen y sobreviven tratando de ser mejores y aprender de sus errores me enamoran. Eso, unido a su carácter protector, seductor y paciente hacen que te cueste no sentir empatía por él.
Creo que la historia es sencilla pero emotiva, ágil de leer y sin ser muy extensa logra desarrollar perfectamente la trama.
Puede que además de no ser la novela más conocida de Sandra Brown no sea la mejor, pero en mi caso es una de las que me dejaron huella más profundamente y releo de vez en cuando porque me toca la fibra sensible, me conmueve y te hace creer que, a veces, el destino da una segunda oportunidad. ¿Por qué no?

jueves, 8 de diciembre de 2011

So in love - Karen Ranney

Título original: So in love
Autora: Karen Ranney
5º The Highland Lords series



¿Alguna vez hubo una traición tan cruel?
Jeanne du Marchand adoró a su joven y apuesto escocés, Douglas MacRae, y cada momento que pasó entre sus brazos fue una auténtica delicia. Pero cuando su padre, el Conde du Marchand, descubre que está esperando un hijo de Douglas, Jeanne fue alejada del orgulloso joven sin una palabra de despedida, y no mucho tiempo después separada de su hija recién nacida. Para Jeanne la vida acabó, todo lo que verdaderamente amaba le ha sido arrebatado. ¿Pero puede el poder del amor sobrevivir?

Una vez Douglas creyó las palabras de amor de su dama, hasta que la traición transformó la devoción en desprecio. No ha podido perdonarla, ni siquiera diez años más tarde, cuando el destino la lleva de regreso a su Escocia natal, con el espíritu quebrado pero tan bella como siempre. El orgullo no le permitirá volver a representar el papel de tonto, a pesar de que recuerdos de un pasado secreto, inocente y frágil, le tienten. ¿Podrá la pasión conducirlo hasta el amor y el perdón?

So in love es la quinta y, al menos hasta la fecha de hoy, la novela que pone punto y final a la saga The Highland Lords de Karen Ranney. En esta ocasión nos cuenta la historia de Douglas, el menor de los cinco hermanos MacRae, y Jeanne, una joven noble francesa.
La de ellos es una historia agridulce; nos habla de la dulzura del primer amor y la amargura de la primera desilusión. En ocasiones y, obviamente, sin el trágico final, me recordó un poco a Romeo y Julieta, pues los protagonistas son dos adolescentes cuando da comienzo la historia. Alocados e impulsivos se creían invencibles y que su amor todo lo podía.
De hecho, ya en novelas anteriores, concretamente en To love a Scottish Lord, se nos adelanta un poquito de lo que nos encontraremos en las páginas de este libro.

Douglas y Jeanne se conocieron en París cuando contaban con diecisiete y dieciseis años respectivamente. Eran jóvenes, inocentes y creían que su amor duraría para siempre. Pero algo se interpuso en el camino, algo que los ha mantenido separados durante diez años. Por un lado pertenecen a mundos diferentes. Jeanne es la única hija de un Conde francés que por el hecho de pertenecer a la nobleza se siente superior al mundo. Y no sólo eso, sino que ve a quienes no gozan de tales privilegios como seres inferiores. Como Douglas. Douglas es hijo de dos orgullosos y valientes escoceses que, tras la batalla de Culloden, emigraron a América junto a otros escoceses. Sólo años después, los hijos de aquellos MacRae han regresado a su tierra natal. Pero al Conde du Marchand no le interesan heroicidades ni aventuras y hace todo cuanto está en su mano para separar a Jeanne y Douglas.

Los años pasan. Cada uno creyendo y dudando del amor del otro. Pero por avatares de la vida, los antiguos amantes vuelven a encontrarse. Ahora Douglas es un comerciante que goza de una buena posición económica y social en Edimburgo. Jeanne es la empobrecida hija de un conde que, como tantos nobles franceses, han perdido sus títulos y fortunas, incluso la vida en la revolución.
Huyendo del convento donde ha estado recluida durante años, Jeanne viaja a Edimburgo en busca de una tía. Cuando descubre que ha muerto no le queda otra que buscar trabajo como institutriz. Es entonces cuando se reencuentra con su primer y único amor quien la contrata como la institutriz de su hija Margaret. Pero Douglas tiene motivos para ello. Lo mueve el deseo de venganza. Y así, todo el amor y el odio guardado durante años renace...

De las cinco novelas que componen la saga y, aunque me costaría un poco elegir una, si puedo decir que ésta no es mi preferida. Sin duda hay otras que me han tocado de una manera más especial. Pero creo que cuenta una historia que, como sus predecesoras, te llega al corazón.
Tal vez Karen Ranney, y a pesar de haber sido publicadas varias de sus novelas, no sea una autora muy conocida en nuestro país, pero confieso que siento cierta debilidad por sus historias. Son sencillas, a veces incluso resultan un tanto predecibles, en ocasiones rodeadas con un halo de tristeza que las hace más reales y con finales que no siempre son perfectos. Justo por eso, además de por la carga emocional que conllevan, suelen calarme hondo. No tratan de contar historias y finales perfectos, pero incluso las más tristes tienen una oportunidad de encontrar la felicidad.

La historia de Douglas y Jeanne me ha parecido preciosa. Probablemente a simple vista pueda parecer que no es original. Puede que no. Después de todo no es sino la historia de dos jóvenes pertenecientes a clases sociales diferentes que ven truncado su amor por maquinaciones y malos entendidos. Sí, sé que no es una idea original. Pero me gusto el desarrollo de esta historia y cómo el odio, pero también los rescoldos de ese amor, serán los que guíen los pasos de ambos.

Como otras protagonistas de Karen Ranney, Jeanne es una joven que me hace pensar en una mariposa a la que le han roto las alas. Vivaz, alegre y soñadora ve como su espíritu se rompe por la maldad de terceras personas. El personaje que encontramos es una joven un tanto apagada -tal como lo era Iseabal- que ha sido obligada a vivir sometida, pero a la larga eso no la hace una mujer débil, sino que termina por tomar las riendas de su vida y buscar una nueva oportunidad de ser feliz. Por ello, aunque triste creo que su historia es también optimista.
La verdad es que hay escenas y situaciones que transmiten tanta tristeza que no he podido evitar notar un nudo de angustia mientras leía. Pero también hay escenas dulces y románticas.

Cierto es que las causas que se esconden detrás de la separación de Jeanne y Douglas al lector no le resultan una incógnita y que hubieran sido fácilmente remediables. Pero claro, siendo así no habría argumento para la novela y se habría resuelto en sólo 100 páginas.

Creo que So in love es una bonita historia de amor, protagonizada por personajes fuertes y valientes. Es una historia en la que es primordial Margaret. Y lo es por diversas razones que, claro está, no voy a desvelar.
Además el resto de hermanos MacRae tienen un pequeño papel, sobretodo Mary y Hamish que son un pilar importantísimo para Douglas y Margaret. Y Margaret es... una MacRae de los pies a la cabeza.
No sé si algún día Karen Ranney escribirá la historia de Margaret. Lo cierto es que hay indicios más que suficientes para suponer que la protagonizaría junto al joven Cameron. Su némesis, como se le describe. Razón que hace presuponer una historia muy especial. Pero hasta entonces, tanto si sucede como si no, creo que So in love es el punto y final (o lo dejaré en más bien aparte) de una saga que a mí, particularmente, me ha encantado leer y que recomiendo porque son novelas sobre escoceses que se alejan un poco de la novela estándard en este género.

viernes, 2 de diciembre de 2011

To love a Scottish Lord - Karen Ranney


Título original: To love a Scottish Lord
Autora: Karen Ranney
4º The Highland Lords
Avon
Julio 2003 






 
Hamish MacRae es un hombre marcado por las cicatrices y la amargura. Tras haber sido dado por muerto, hecho prisionero y torturado cruelmente durante todo un año por los Atavasi en La India, regresa a Escocia donde sus dos hermanos mayores han construido sus vidas.
Él por el contrario, regresa con la única idea en mente de alejarse de todo y todos, hundiéndose en su agónico dolor. Adquiere una propiedad, Aonarach, que en gaélico significa solitario. Eso es lo que Hamish persigue: la soledad y dar la espalda al mundo.

Pero Brendan, su hermano, no está dispuesto a abandonar al en otro tiempo arrogante y audaz Hamish. Siempre han sido los más unidos de entre todos los hermanos MacRae y deseoso de recuperar esos lazos busca a Mary Gillys, también conocida como el ángel de Inverness por sus habilidades curativas.

Mary es una joven viuda que trabaja como sanadora. Desde siempre ha sentido el irrefrenable deseo de ayudar a los más débiles y desvalidos, a través de sus remedios y pociones. Es una joven muy interesada por los temas médicos y ha pasado años estudiando los escritos de un afamado ministro y médico, Matthew Marshall.
En lo más profundo de su alma anida un deseo oculto, secreto, que jamás nadie asociaría con la virtuosa y apacible Mary Gillys. Su sueño es viajar y conocer el mundo, vivir una aventura.
Casada desde muy joven con un hombre mucho mayor que ella, no ha abandonado jamás Inverness. Por ello cuando Brendan MacRae recurre a ella, pidiendo ayuda para su hermano mayor, acepta.

Para Mary, Aonarach pasa a ser el castillo tenebroso, dada la apariencia solitaria, abandonada y oscura de éste. Y su residente, Hamish casi un ermitaño. Pese a su rostro surcado de cicatrices y la pérdida del uso de su brazo izquierdo, despierta en ella la más cruda pasión. Aunque ya ha estado casada y ha convivido con un hombre, no es hasta ese momento que intuye lo que significa la verdadera pasión. Algo que su convivencia con Hamish sin duda solventará.

Hamish por su parte no desea la atención de la hermosa joven que implacablemente llega adonde nadie más ha logrado llegar, tocar la humanidad que creía ya no habitaba en él. Ella es joven, hermosa, dulce...un ángel y de él ya no queda ni rastro del atractivo y decidido hombre que un día fue, pero aún así decide concederse un lapso de tiempo, una oportunidad para compartir la pasión y el deseo que Mary despierta en él, una manera de olvidar y sumirse en el olvido entre los brazos de Mary. De modo que cuando le dice “quédate conmigo” Mary acepta, ¿cómo rehusar si es lo que en el fondo ella misma desea?

Lo que inicialmente se suponía sólo serían unos días, unas semanas, en algún momento pasa a significar mucho más. Para Hamish las pesadillas que lo azotan cada noche desaparecen junto a Mary, para Mary estar entre los brazos de Hamish es la más pecaminosa en las sensaciones.
Pero...¿podrían prolongar este periodo? Tal vez...de no ser por la aparición de una acusación, un delito y la cruel y enfermiza obsesión de un hombre empeñado en separarlos.

To love a scottish lord es el cuarto libro de la serie The Highland Lords. Sencillamente es una novela repleta de sensualidad y muchas emociones. Realmente un libro increíble. Envuelto en un aura de oscuridad y misterio, Karen Ranney ha plasmado en las páginas una historia, para mí sin duda inolvidable.
Los personajes de Hamish y Mary son ante todo muy humanos. Este rasgo está muy presente a lo largo de toda la novela. Retratándonos unas personajes con defectos, con dudas y miedos de un modo que es muy fácil comprenderlos y aceptarlos.
Muy bien perfilados y retratados, configuran una trama intensa, en la que abunda la pasión y la sensualidad, el dolor, pero también el miedo y la vulnerabilidad.

A lo largo del libro van desgranándose uno a uno todos los interrogantes, todos los secretos que esconden ambos protagonistas.
Con diálogos ágiles, con descripciones detalladas se nos describe la crudeza y la simplicidad de una época, de unas costumbres y de unas vidas, sin adornos ni florituras ni elementos azucarados, todo lo contrario, refleja simplemente la realidad.
Es uno de los mayores alicientes de este libro, y de la serie en general, el modo en que se aborda el periodo histórico en que transcurre, el modo realista y preciso con que nos envuelve la trama.

Aunque hay personas que prefieren algo más suave, para mí es de agradecer algo diferente, que es lo que encontraréis aquí. Sí, se trata de una serie ambientada en Escocia pero es muy diferente de lo que estamos acostumbrados. Es realista, cruda y hasta dura a veces. Pero es impactante y llega al corazón, sobre todo por las historias de amor de sus protagonistas. Es el caso de la de Hamish y Mary.

Aparte de la historia principal, como secundarios están el resto de hermanos MacRae, aunque aparecen muy brevemente. Con excepción de Brendan, el más afable y sencillo de los MacRae, que protagoniza la historia secundaria. Una historia muy dulce y bonita, aunque muy brevemente pincelada también junto a Elspeth, amiga de Mary.

La reaparición de Ian y Laetis, el conocer del resto de hermanos son otros alicientes para animaos a leer este libro. Aunque por sí sola la historia de amor entre Hamish y Mary es más que suficiente: una relación donde prima la pasión, no podemos negarlo, pero donde además paulatinamente van surgiendo otros sentimientos y emociones. Para mí son memorables las escenas en que se vislumbra la vulnerabilidad de Hamish, su dolor... escenas que es imposible que no te emocionen y conmuevan, ¿cómo no hacerlo ante el reflejo de los defectos, el dolor y la soledad de un hombre como Hamish MacRae? Os recomiendo que, si tenéis oportunidad, no os perdáis esta serie. Creo que no os arrepentiréis.


jueves, 1 de diciembre de 2011

The irresistible MacRae - Karen Ranney

Título original: The irresistible MacRae
Autora: Karen Ranney
3º S. The Highland Lords





En nombre de su tío, James, el segundo de los hermanos MacRae abandona la reconstrucción de Gilmuir para acudir en ayuda de la viuda Susanna McKinsey. Ésta se encuentra en un terrible dilema ante el forzado compromiso de Riona, su hija mayor, después de haber sido sorprendida en una situación comprometida junto a un hombre de más que dudosa integridad. Angustiada y confiando en el buen juicio de su antiguo empleado y amigo, le envía una carta solicitando su consejo, pero quien aparece ante su puerta es su joven y atractivo sobrino James. Algo que, aunque inesperado, hace rápidamente a la mujer idear un plan...

James protegiendo la vida de los suyos contra los Drummond, se ha visto obligado a pasar por una experiencia que ha desequilibrado completamente su vida y sus convicciones. Repentinamente siente la imperiosa necesidad de, al igual que su hermano mayor Alisdair, establecerse y cambiar el rumbo de su vida. Hasta entonces ha sido un capitán de su barco, pero la boda de su hermano le hace replantearse sus esquemas. Para él mismo debe reconocer que dentro de él brota una pequeña punzada de envidia ante la felicidad conyugal de Alisdair. Descubre así que también él anhela una vida hogareña.

De modo que cuando sus ojos se posan por primera vez sobre Riona, algo inexplicable surge dentro de él. Pese a que ésta se trata de una joven un tanto atípica, descubre en ella el motivo y el anhelo que rigen su vida desde ese momento. ¿Es posible que sea Riona la mujer adecuada con la que compartir su vida y convertirla en su esposa?.

Riona McKinsey es una joven sencilla que hasta un año antes ha llevado un vida humilde y tranquila. Pero repentinamente, tanto ella como su hermana Maureen, se convierten en herederas de una cuantiosa fortuna. Esto las hace dos atractivas e interesantes mujeres y el objetivo de los cazafortunas de Edimburgo. Maureen conoce a un serio y formal capitán inglés, pero Riona se topa con un ambicioso e inescrupuloso hombre.
Pese a que su único sueño es vivir en Tynemor manor, su recién heredada propiedad, cultivando sus tierras y criando su ganado, se encuentra obligada a comprometerse con un extraño, el matrimonio con el cual la alejará de todo aquello que le importa.

La aparición de James MacRae acabará por desmoronar aún más su existencia, cuando descubre en él todo aquello que siempre ha deseado, y reconoce en él al único hombre capaz de agitar su corazón. Y parece que él siente igual por ella para mayor mortificación de ambos.
Tan solo hay un pequeño problema, Riona está comprometida a otro hombre y no parece dispuesta a romper ese compromiso. Algo se lo impide. Pero James no se queda de brazos cruzados, desde luego...

The Irresistible MacRae me ha parece una historia repleta de sencillez e incluso dulzura. Siguiendo la línea de los anteriores libros, retrata las vidas de aquellos escoceses que emigraron de su Escocia natal, en busca de otro porvenir, pero finalmente sus descendientes regresaron a ésta. Es el caso de los hermanos MacRae.

Los personajes son descritos como gente muy humana, cuya interés es simplemente establecerse y seguir con su vida en una tierra que, pese a no haber pisado ni olido hasta poco tiempo atrás, les llama y atrae intensamente, de un modo casi hipnótico y visceral.
Tanto Riona como James reflejan muy bien este hecho. Claro que Riona jamás ha abandonado su país, pero sí experimenta esa afinidad a un lugar y a una gente de un modo que traspasa las páginas del libro.

La historia de amor entre los protagonistas es lenta y pausada. Toma forma poco a poco, tal vez de un modo demasiado lento, pero la última parte del libro no tiene desperdicio. Está repleta de sobresaltos, decisiones y acontecimientos inesperados.
A mí me ha recordado un poco a los libros más clásicos donde se narran las dificultades de dos personajes para afianzar su relación debido a las conveniencias sociales. Donde el enemigo a superar es más uno mismo que el antagonista, a mi parecer.
Te pasas el libro discutiendo contigo misma por la falta de decisión ante la imposibilidad de poder hacerlo con los propios protagonistas, pero la aparición de los personajes secundarios y sus propias historias hacen muy fluida la trama.

Estos personajes, los secundarios, cuentan unas historias que también me han encantado por el contrapunto que ofrecen. Por un lado está, Susanna McKinsey y por otro Maureen. Y como siempre sucede, éstas te sabe a poco.
Un aspecto de esta serie que me gusta mucho es cómo la escritora entremezcla la trama de un libro con el siguiente, y cómo se establecen nexos y vínculos entre los personajes, a veces de un modo sutil. La redacción es ágil, fluida e intensa. Los diálogos cautivadores. En este tercer libro de la serie he encontrado en falta ese toque de misterio y secreto de los anteriores, pero el personaje de James MacRae se ha convertido en uno de mis preferidos por su sencillez, su temperamento y carisma. Y desde luego The irresistible MacRae cuenta una bonita historia de amor.



lunes, 28 de noviembre de 2011

When the Laird returns - Karen Ranney

Título original: When the Laird returns
 Autora: Karen Ranney
 2º S. The Highland Lords








Han transcurrido treinta años desde el fin de One man's love, When the Laird retuns narra la historia de Alisdair MacRae e Iseabal Drummond.

Alisdair MacRae es el mayor de los cinco hijos de Ian y Leitis. A su regreso a Escocia, tierra de sus padres y antepasados, Alisdair no puede evitar la tentación de visitar Gilmuir, la que un día fue la fortaleza y propiedad de los MacRae para descubrir que el codicioso vecino, laird Magnus Drummond ha tomado posesión de ella para que pasten sus ovejas!!

Furioso Alisdair se enfrenta a su odioso vecino para increparle y exigirle abandone sus tierras. El arrogante laird no sólo le pide una enorme suma de dinero a cambio, sino que también le exige... se case con su hija Iseabal.
Alisdair no está interesado en casarse y menos con una desconocida, pero una furia cegadora se apodera de él y acepta casarse con Iseabal con tal de recuperar Gilmuir.

Iseabal es una joven que no ha recibido más que golpes y humillaciones por parte de su padre, es una joven asustadiza, débil y soñadora. Su único punto de refugio es la escultura. Es a Gilmuir, adonde le gusta escaparse para visitar las ruinas y soñar en cómo debió esa fortaleza ser un día tiempo atrás, donde recoge piedras y rocas para esculpir y donde conoce al apuesto laird MacRae.
Pese a que sueña con casarse por amor y sabe para Alisdair ella no es más que un medio para recuparar la herencia de sus ancestros, Iseabal acepta encantada la idea del matrimonio. Después de todo éste la alejará de su violento y malvado padre.

El matrimonio entre Alisdair e Iseabal empieza siendo nada más que un matrimonio de convenciencia, como tantos otros. Pero Iseabal piensa que Alisdair podría ser el marido que siempre ha soñado, el hombre que la ayude a abandonar ese temor ante la vida, ese miedo a mostrarse tal como es en el fondo, no la frágil muchacha que ha vivido bajo los dictados de un tiránico padre. Alisdair pese a casarse con ella, planea obtener la anulación de su matrimonio y regresar a Nueva Escocia para seguir construyendo barcos, que es a lo que se dedica. No obstante su no buscada y esperada novia le atrae inmensamente, le intriga y pese a su renuencia se siente atraído por su belleza y su silencioso carácter. Por lo que empieza a pensar en como sería si su matrimonio fuera real y no un simple acuerdo...

Poco a poco la relación entre Iseabal y Alisdair va transformándose desde una fría y distante compañía a amistad, deseo y...¿amor?. Ambos son renuentes a dar un nombre al vínculo que va naciendo entre ellos, que se afianza más fuerte con el tiempo, pero saben innegablemente que existe algo más profundo y vital entre ellos. Pero la sombra de Magnus Drummond sigue erigiendose entre ellos y marcando el destino de la pareja....

Como la anterior novela me ha parecido una historia preciosa. Repleta de dulzura, sensibilidad, miedo y ternura. Además de narrarnos la relación entre Alisdair e Iseabal, historia muy emotiva, donde vemos como va variando la naturaleza de los lazos entre ambos, vemos la historia de dos personalidades muy diferentes. Intrépido y seguro de sí mismo él, débil y frágil ella. Tal vez no es el perfil de protagonista que más me gusta, la mayor parte del libro es asustadiza, temerosa... pero me ha encantado. Me ha encantado porque no se trata de una joven sin personalidad ni carácter, sino de una mujer que se ha visto obligada a ocultar su verdadera naturaleza, sus sueños y su valía. Teme mostrarse tal y como es, no sabe como relacionarse con otra gente, el más mínimo gesto la hace esconderse en sí misma. Y aquí entra Alisdair. Al principio no la entiende, no sabe como tratarla, pero después... se siente intrigado por ella, por ese aura de fragilidad que la envuelve, por sus secretos pensamientos que querría conocer y compartir y como el aventurero que es, el hombre decidido y valiente, lucha por conocer a la verdadera Iseabal y a ayudarla a florecer como es realmente.

Por otro lado conocemos al resto de hermanos MacRae, que forman un grupo unido y que se ayudan unos a otros, siendo presentados en este libro como preámbulo a los próximos tres libros donde se conoceremos sus propias historias. Personalidades muy diferentes, rasgos distintos, pero todos y cada uno parecen presagiar unas historias de lo más interesante. Por otro lado conocemos que ha sido de la vida de Ian y Leitis. Además de otros secundarios que fueron importantes en su libro.

Especialmente me ha gustado la sorpresa que nos regala Karen Ranney con determinado personaje que lógicamente no puedo mencionar pues estropearía la intriga, el regalo añadido de la historia del amor de juventud de Leah la madre de Iseabal, una historia triste pero bonita, y para mi decepción demasiado breve. Al principio del libro cuando se perfila la historia de Leah me dio la sensación de que iba a ser mucho más detallada y extensa, pero apenas si se trata, pese a que en cierto modo está presente en gran parte del libro a través de comentarios de Leah, Iseabal y otros personajes...

Como punto negativo del libro, señalaría éste, me habría gustado que esta historia de amor hubiese estado más desarrollada, pues me ha parecido breve y el final algo precipitado. Me habrían gustado más páginas y más escenas entre esta pareja, pues apenas si llegan a verse.
Pero en conjunto me ha parecido un libro que refleja una historia muy dulce, muy bonita y que como acostumbra Karen Ranney es narrada con sensibilidad con una escritura casi poética y con una mezcla de alegría y tristeza que conmueve y no puede dejarte indiferente.


martes, 22 de noviembre de 2011

One man's love - Karen Ranney

Título original: One man's love
Autora: Karen Ranney
1º The Highland Lords
Editorial: Avon Books
April 2001





Alec John Landers es el coronel del 11º regimiento del ejército inglés, conocido también como el Carnicero de Inverness, una leyenda por las atrocidades que se le asignan en nombre del duque de Cumberland. No obstante también es Ian MaCrae, nieto del laird MacCrae. Es un hombre cuya lealtad se ve dividida entre dos países. Nació en Inglaterra, pero hasta los once años pasaba los veranos en Escocia, los que eran sin duda los días más felices de su vida, hasta el fatídico día de su onceavo cumpleaños en el que su madre fue brutalmente asesinada. Desde ese momento juró renegar y aborrecer todo lo escocés y jamás regresó a su tierra materna hasta pasados los años...

Exactamente un año después de la batalla de Culloden, cuando es enviado a su pesar a dirigir uno de los fuertes militares instalados en Gilmuir, tierra de sus ancestros escoceses. De este modo se reencuentra con sus raíces y también con su amor de la niñez y primer amor, Leitis MacCrae.

Leitis es una joven que tras la devastación de la guerra ha perdido todo cuanto poseía, su familia, sus amigos, su casa... Su odio hacia los ingleses es innegable y por tanto hacia el Carnicero de Inverness, pese a que éste evite la destrucción masiva de toda la aldea de Gilmuir, pese a la suavidad y dulzura con que la trata. Ella no reconoce a Ian tras ese uniforme inglés ni esas condecoraciones, tan solo ve a su enemigo al que jura odiar a muerte.

Por su parte Alec/Ian reconoce a Leitis instantáneamente y en parte para protegerla, en parte para tenerla cerca la retiene como prisionera bajo mando inglés a cambio de la liberación de su rebelde tío Hamish. Esto naturalmente acrecenta el odio de la joven hacia él pero no disminuye el afán de protección por parte de su amigo de la infancia y el nacimiento de unos sentimientos hacia ella, mezcla de reminiscencias de la niñez mezcla de una atracción más adulta y carnal.


Pero Leitis no confía en él, en cambio si lo hace en Raven, un misterioso enmascarado que lucha por la causa escocesa, robando a los soldados ingleses para alimentar a los hambrientos aldeanos escoceses, en su mayoría mujeres, niños y ancianos. Raven no es otro que Alec/Ian, por lo que aún adquiere una tercera identidad, ¿o más bien se trata de una misma separada en tres roles diferentes?


La afinidad y la atracción entre Leitis y Raven no tarda en brotar y arder cada vez más intensa a medida que la relación entre ellos se va estrechando.

Ian ve debilitado su odio hacia los escoceses a medida que descubre nuevos aspectos sobre la muerte de su madre, y ve acrecentado su respeto y su admiración por esos humildes escoceses que se aferran a su orgullo cuando no les quede ya otra cosa. Leitis se siente confundida ante el coronel John Landers o Carnicero de Inverness, atraída por Raven en el que reconoce a Ian, de modo que se encuentra inmersa en un triángulo inquietante o más es.. que simplemente cierra los ojos a la auténtica realidad....

Me ha parecido una novela preciosa por varios motivos. La época histórica retratada pese al cariz dramático y a las consecuencias desoladoras para la rebelión escocesa, está narrada con una sensibilidad y una profundidad increíbles. Los personajes son sencillamente el producto de la historia que les ha tocado vivir y su comportamiento y personalidad está ajustada a ella de una manera creíble. 


La historia de amor entre Ian y Leitis es preciosa, conmovedora. El conocerse desde niños, el vivir y luchar en un principio para bandos opuestos, la dureza de la situación en que viven dan pie a un relación compleja pero a la vez sencilla cuando se expresan sus sentimientos. 


Creo que el personaje de John/Ian/Raven es muy complejo por la diversidad de aspectos que lo conforman, pero la escritora crea un protagonista muy humano, de profundas y firmes convicciones y maneja muy bien sus múltiples personalidades. Sencillamente me ha encantado.


Otro aspecto muy bonito del libro es como se vislumbran lazos a través de la relación de los diferentes personajes tanto protagonistas como secundarios entre dos naciones enfrentadas. Cómo se liman asperezas, como se establecen vínculos... en algunos momentos. Las descripciones de Escocia me han parecido preciosas, descripciones que hablan en ocasiones de esta tierra como de un ser vivo y sobre todo me ha encantado como prima la idea de que son sus gentes quienes crean un país....

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El jinete de bronce

Título original: The Bronze horseman
Autora: Paullina Simons
Editorial: Debolsillo Reedición Noviembre 2011


El jinete de bronce no es sólo una historia de amor en tiempos de guerra, sino una historia de amor en mayúsculas, de ésas que recuerdas aun mucho después de haberla leído, de ésas que necesitas volver a leer para revivir lo que te hizo sentir, de ésas cuyos protagonistas sientes que dejan huella y cuyos diálogos permanecen grabados en tu memoria, diría que casi indefinidamente.
Cuando una novela me cala hondo, se queda en mi cabeza y no dejo de pensar en fragmentos o diálogos, en todo lo que sentí al leerla. Eso es lo que me ha sucedido con El jinete de bronce. Así, no sé si es una gran novela, puesto que como con todas es muy subjetivo, pero para mí es una de las mejores que he leído nunca.

La acción arranca en 1941, días antes de que Rusia sea invadida por la Alemania nazi. Tatiana, la protagonista, es una joven que empieza a despertar como mujer. Su cuerpo apenas acaba de madurar, pero en su cabeza y en su alma aún siente y piensa como una adolescente. En muchos aspectos todavía es una niña, nunca se ha enamorado ni ha visto su mundo sacudido, algo que en poco tiempo cambiará irremediablemente a causa del amor… y de la guerra.

Cuando se difunde por la radio la noticia de que estalla la guerra, Tatiana se siente alborozada imaginando la evacuación de Leningrado. En su imaginación lo ve como una gran aventura, algo que no tardará en cambiar y en lamentar.

Mientras los primeros disparos y bombas caen sobre Leningrado, Tatiana conoce a Alexandr, un joven y atractivo oficial del ejército rojo. La atracción entre ambos es inmediata: para Alexandr se trata de un sentimiento para el que no estaba preparado y para el que no hay hueco en su vida, menos en tiempos de guerra; para Tatiana es despertar al primer amor, ese vértigo y ese ensueño con que todo lo envuelve, ése que le hace capaz de buscar atisbos de esperanza y futuro incluso en mitad de la devastación de la guerra.

Pero mientras ese enamoramiento va floreciendo, sobre los jóvenes caen infinidad de obstáculos que empañan ese amor naciente,  empeñados en separarlos y en no permitir que crezca. Por un lado la guerra, siendo Alexandr un soldado su lugar está en el frente de batalla; por otro está Dasha, la hermana mayor de Tatiana, también enamorada de éste y al que presente ante la familia Metanov como su novio, y por otro Dimitri, un amigo de Alexandr que también se interpone entre ellos por medio de ardides y secretos.

Tatiana se siente dividida entre ese extraño sentimiento que le inspira Alexandr, un sentimiento al que no logra definir, y su lealtad y amor por  su hermana, a la que no desea herir.  Pero tampoco sabe como afrontar todos los sentimientos que surgen en esa vorágine que no comprende y no sabe como explicar.
Alexandr la cautiva pero la asusta, lo admira pero teme que le haga daño, después de todo ella no es más que una joven, apenas una niña, inexperta y sin el exuberante atractivo de Dasha.
Pero su inocencia, su ingenuidad y su corazón, desbordante de amor, es lo que enamora a Alexandr y lo que los une de un modo sutil, casi inapreciable, de un modo que sólo puede explicar el amor.

A la vez que los estragos de la guerra se difunden: la pobreza, el hambre, la muerte…, Tatiana y Alexandr tratan de ocultar sus sentimientos para no herir a Dasha, mientras a su vez, luchan por sobrevivir a tanta barbarie.
Si la situación no es suficientemente peligrosa y compleja, aún aparecen nuevos elementos, cuando Alexandr le confiesa a Tatiana un secreto que de ser divulgado, pondría en peligro la vida del oficial y la de todo aquél cercano y querido para él.

El jinete de bronce se sustenta en una impecable base histórica, bien documentada y bien ambientada. Al margen de la historia de amor, la segunda guerra mundial durante la invasión nazi en Rusia, queda reflejada con rigurosidad, pero la autora se centra en los aspectos que afectan a la vida de los ciudadanos rusos, de la gente más humilde.
La historia de amor entre Alexandr y Tatiana es sencillamente preciosa, desgarradora por momentos, dulce, sensual y ante todo muy tierna. Entremezcla inocencia y dulzura, pasión y celos, traición y desconfianza dando como resultado una trama que te envuelve de principio a fin.

Quizá el personaje mejor retratado, o al menos con mayor detalle, es el de Tatiana. Sabes qué siente y piensa en todo momento, sufres con ella, te emocionas con ella. En cambio Alexandr es más hermético, durante la mitad del libro no sabes con certeza qué piensa, aunque si lees entre líneas, si interpretas sus gestos y palabras, habla de un modo que te emociona mucho porque muestra un amor silencioso, un amor secreto hacia Tatiana.
No voy a decir que todo el libro es perfecto o que todo me ha gustado. Hay momentos en que me he sentido tentada de cerrar el libro y dejar de leer por la tristeza y el dolor de Tatiana, pero ahí achaco a ella como responsable por no luchar abiertamente, por ceder …
La verdad es que el personaje de Tatiana es indescriptible por el amor que profesa, por su lealtad y su fe, por su falta absoluta de egoísmo. Algo que en ocasiones le provoca lágrimas y dolor. Entiendo que es una mujer muy joven que no ve la maldad ni el egoísmo de los demás, con lo que a la vez que una virtud también me parece un defecto.

Alexandr poco a poco va mostrando más de sí mismo. Al principio es más difícil entenderlo, pero según su relación con Tatiana se afianza, descubrimos nuevas facetas de él y se nos revela como un soldado y un hombre de principios y capaz de los mayores sacrificios.

No añado más. Poco más puedo decir sobre lo que esta novela me ha hecho sentir. Sólo que es mejor leerla y descubrir por uno mismo esta inolvidable historia de amor.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Una noche mágica

Título original: Christmas eve at Friday Harbor
Editorial: Vergara
Noviembre 2011
1º  Friday Harbor



La repentina muerte de Victoria Nolan es un duro golpe para sus tres hermanos y para su hija Holly quien, traumatizada, no ha pronunciado palabra desde el accidente que le costó la vida a su madre. Victoria no dejó testamento pero sí una última voluntad: a su hermano Mark le pide que se convierta en el tutor legal de Holly y le da un único y conmovedor consejo: “empieza queriéndola, el resto llegará solo”.
Así, de la noche a la mañana, Mark pierde a una hermana y se convierte en el mundo de su sobrina de seis años. Hasta entonces la relación que tenía con Holly no pasaba de reuniones en fechas especiales y algún regalo. Mark es un soltero convencido y aunque tiene una relación, no está preparado para dar un paso más ni quiere imponer a nadie las que considera son sus responsabilidades. Pero sí logra persuadir a su hermano Sam para que Holly y él se muden a su casa. Sam accede y así se inicia la convivencia entre la silenciosa y tímida Holly y dos de sus tíos. Una convivencia que los cambiará a los tres.

Maggie Conroy enviudó dos años atrás. Aunque su numerosísima familia vive en Bellingham, se traslada a Friday Harbor, en las islas de San Juan, cerca de Washington. Allí abre una tienda de juguetes y allí conoce a la pequeña Holly, que le roba el corazón al instante, y a su adusto tío Mark que le provoca emociones que creía muertas y se juró no volver a sentir.
Gracias a Maggie y a su don para conectar con la imaginativa mente de los niños, Holly recupera la voz y un vínculo muy especial se forma entre ellas.
A pesar de mantener una relación con Shelby, Mark se siente cada vez más atraído por la huidiza y hogareña Maggie, una mujer con la que parece tener muy poco en común.
Mark es un solitario, un hombre endurecido y un tanto cínico que no cree en el amor, en la familia ni mucho menos la magia. Maggie es un alma herida, soñadora que cree que los sueños pueden hacerse realidad gracias a la magia.
La pequeña Holly, necesitada de una familia, lazos y seguridad los unirá día a día de un modo que ninguno busca ni quiere, pero contra el que les resulta muy difícil luchar. ¿Pero será suficiente para derribar los obstáculos que los separan?

Una noche mágica es una historia corta, dulce y entrañable, una lectura perfecta para una época en que sólo desees creer en la bondad de la gente y la magia del amor. Es casi como un cuento navideño. Y a diferencia de las tres anteriores novelas contemporáneas de Lisa Kleypas, está escrita en tercera persona. Pese a su extensión -cuenta con poco más de doscientas páginas- me ha parecido una historia enternecedora que te deja con las emociones a flor de piel.

El argumento de esta novela es muy sencillo, con lo que no hay grandes sorpresas ni grandes secretos. Un hombre que no cree en el amor, una mujer que ha sufrido por amor y una niña pequeña que necesita sentirse querida y segura son los tres vértices de esta historia.
Mark Nolan es el mayor de los hermanos. Todos viven en Friday Harbor, en la isla de San Juan. Victoria es la única que abandonó las islas, el resto siguen allí. Mark tiene una cadena de cafeterías, Sam dirige unos viñedos y Alex, el menor y más taciturno, tiene una constructora. Ninguno de los hermanos Nolan cree en el matrimonio ni el amor. Aunque Alex está casado no parece feliz. Y cada uno se ha volcado en sus respectivos trabajos y los han convertido en el eje de sus vidas. Pero llega Holly... y Maggie. Y todo cambia.

Maggie vio morir de cáncer a su marido, lo vio apagarse poco a poco y es tanto el dolor que aún siente que se niega volver a enamorarse. No cree poder soportarlo. Pero la pequeña Holly le roba el corazón, con su dulzura y con esa necesitad de cariño que parece gritar a los cuatro vientos. Poco a poco Maggie y Holly se hacen amigas, confidentes, cómplices... tal vez algo más.
Pero si Holly le tiene cautivada, su serio tío aún más.

Aunque pudiera parecer que se trata de una novela con motivo o excusa de las Navidades, creo que su función es más bien la de presentarnos a los hermanos Nolan de cara a las próximas novelas. Es cierto que el espíritu navideño está de algún modo presente en la historia, pero desde mi punto de vista es más bien la creencia en la magia y en hacer realidad los sueños el punto de partida de Una noche mágica.
Ésta es una de esas novelas con las que tengo la sensación que depende de lo que busques para determinar si te decepciona o no. En mi caso me ha gustado muchísimo, pero como digo en cada libro de Lisa Kleypas, siempre disfruto con sus historias. Creo que todas tienen algo especial.
Es cierto que estamos ante una novela muy corta, pero no me he quedado con la sensación de que todo suceda apresurado o que queden flecos sueltos.

En esta primera novela de Friday Harbor nos presenta el marco donde transcurre la historia y transcurrirán el resto, el entorno, el tipo de vida y costumbres en las islas. En definitiva cómo vive la gente de Friday Harbor.
Se centra en Mark pero nos presenta a Alex y Sam, y se dan las primeras puntadas que tejerán esta nueva saga.

Después de leer los libros sobre los hermanos Travis, me apetecía muchísimo volver a leer a Lisa Kleypas en otra novela contemporánea que para mí ha sido una de las grandes y maravillosas revelaciones en estos últimos años.
Aunque hubiera preferido una novela más extensa, Una noche mágica no me ha decepcionado. Para mí es una de esas historias que sé que me dejarán siempre con una sonrisa en los labios, una novela dulce y entrañable, un puerto seguro en el que refugiarme cuando quiera volver a leer algo de estas características. Para mí pasa a serlo. Es casi como una de esas comedias románticas que ves acurrucada en el sofá una tarde de invierno, sin más. Una historia que me ha caldo por su sencillez.

Creo que aunque el entorno es primordial, casi un personaje más, el núcleo de la novela son los hermanos Nolan, sobre todo Mark... y también Holly. Aunque parte de la historia gira en torno a la vida en Friday Harbor, a por qué Mark, Alex y Sam son como son y tienen esa concepción del amor y del matrimonio, la historia de amor de Mark y Maggie me ha parecido preciosa, dulce, paciente... realmente muy bonita.
Me gusta porque son personas muy diferentes, con bagajes emocionales que les han marcado. Me gusta sus concepciones tan dispares. Y me gusta el resultado.
Si tuviera que recomendar esta novela, lo recomendaría sin dudarlo. A pesar de que es corta, a pesar de que sirve como introducción al resto, a pesar de que podrías esperar algo más.
A mí si una historia me despierta emociones, me deja con el corazón en la garganta y una sonrisa en la boca me basta. Es lo que busco, es lo que quiero encontrar al leer una novela romántica. Y Lisa Kleypas lo consigue con Una noche mágica.


martes, 8 de noviembre de 2011

El sustituto

Título original: The replacement
Edición: Círculo de lectores 2011
Género: Juvenil


Sinopsis:

En apariencia, Gentry podría pasar por una ciudad más. Pero Gentry tiene dos caras, tan opuestas entre sí como el día y la noche. A la luz del sol, sus calles son un mar de monovolúmenes, jardines y golden retrievers; al caer la oscuridad, sin embargo, el secreto inunda todos sus hogares, recordando a sus moradores la siniestra razón de su fortuna. Sí, porque aquel lugar en el que todos parecen nacer, crecer y morir sin sentir necesidad de marcharse es el mismo en el que nadie olvida jamás comprobar dos veces la cerradura de su casa, colgar herraduras sobre la entrada, llevar varios amuletos o, en ocasiones, dejar incluso una pequeña ofrenda en el patio trasero para lo que pueda acechar entre las sombras. En Gentry se da por hecho que, cada siete años, un niño morirá…
O mejor dicho, como Mackie Doyle sabe de sobra, que un pequeño será raptado de su cuna y suplantado por un doble que, al poco tiempo, fallecerá y será enterrado sin que nadie vuelva a hablar de ello. Mackie, un quinceañero pálido, retraído y de profundos ojos negros, sufre en especial la carga de Gentry: con sólo acercarse al acero o a un rastro de hierro en el aire o con oler el aroma dulzón de la sangre, sus mareos y dolores se acrecientan. Emma, su adorada hermana, siempre le ha hablado de la noche en que suplantó al benjamín de los Doyle. Él es lo que en Gentry todos temen, pero no «existe». Él fue en su día el sustituto. Y ahora tal vez pueda por fin entender por qué sobrevivió y a qué lugar pertenece.

Opinión:

Hacía mucho que no me sucedía lo que me ha sucedido con esta novela: tener el pálpito de que iba a gustarme sin tener ni la más remota idea de qué trataba o de por qué iba a ser así.
Salvo su portada, que fue lo primero que me llamó la atención, y la sinopsis que, francamente, me dejó con la miel en los labios, ni siquiera conocía a esta autora, Brenna Yovanoff, y dado que no suelo leer novela juvenil, tampoco tenía en mente una historia de estas características.
Pero la curiosidad pudo conmigo y, también, confieso que esta pequeña presentación despertó en mí recuerdos de algunas de las novelas que leí en mi adolescencia. Así que la leí. Y éstas son mis impresiones...

Aunque a simple vista, tal vez, El sustituto pueda parecer otra novela juvenil más con ese regusto paranormal que es tan frecuente encontrar entre la oferta que nos ofrece el mercado editorial, para mí, sinceramente, ha resultado una gran y grata sorpresa. De ningún modo creo que sea una novela más. Es una novela, desde mi punto de vista, diferente.
Intriga, misterio y un halo de oscuridad se dan la mano en una historia que, curiosamente, transcurre durante Halloween. Digo casualmente porque la empecé a leer en dicha fecha. Fue una simple casualidad, pero francamente creo que es uno de esos libros idóneos para leer en fechas así, si te apetece algo oscuro y con un poco, ¿por qué no?, de terror.

Porque en cierto modo, El sustituto me ha parecido casi como un cuento de terror juvenil. A priori, Gentry parece un lugar apacible, un entorno donde todos se conocen, donde es frecuente ver monovolúmenes circular pos sus calles, con lo que nos dice que es un lugar donde viven familias, perros en los jardines perfectamente cuidados y donde el oficio dominical es el momento en que todos se encuentran en la parroquia del reverendo Doyle. Mas no es así. Gentry tiene un lado oscuro. Una maldición pesa sobre ella. Cada siete años un niño muere misteriosamente. Pero en realidad lo que sucede es que un niño es raptado y sustituido en su cuna por otro ser que ocupa su lugar pero poco después muere.

Mackie Doyle, el hijo del reverendo Doyle, es uno de esos sustitutos. Él ocupó el lugar del verdadero Mackie Doyle. Y, misteriosamente, quince años después sigue vivo.
Mackie es un adolescente típico, si pasamos por alto que la proximidad del hierro o del acero le provoca un dolor intenso, profundo, que el olor de la sangre le produce mareos. Su extrema palidez habla de una debilidad que nadie comprende, ni siquiera él. Pero nadie habla de ello. Todos fingen que es normal. Sólo él sabe cuán “anormal” es.
A pesar de ello no deja de ser un adolescente con las inquietudes propias de la edad: sus amigos, las chicas, el instituto y la música. Le gusta tocar el bajo y Alice, una guapa estudiante junto a la que se siente normal. No le sucede lo mismo con Tate, otra compañera de clase que despierta en él algo que lo desconcierta. Junto a sus amigos Roswell y los mellizos Drew y Danny tiene una vida normal y corriente. Tanto como puede serlo dadas su pecualiaridades. Tanto como puede ser en Gentry.
Al menos es así hasta que sucede algo.
Eso de lo que nadie habla, eso que hace todos vuelvan la mirada en otra dirección. Otro niño amanece muerto en la cuna. Solo que en esta ocasión se trata de la hermanita de Tate y ella no está dispuesta a fingir como el resto. Solo que ella le pide a Mackie que la ayude a encontrar a su hermana.
Y Mackie se replantea las bases que componen su vida y los recuerdos de ese lejano día, quince años atrás, que Emma, su hermana, le ha narrado en más de una ocasión cuando él ocupó el lugar del verdadero Mackie. Ahora Mackie se enfrenta, por primera vez, a su verdadero yo y un Gentry desconocido.

En primer lugar debo decir que El sustituto no es una novela romántica. A pesar de que una parte de la historia gira en torno a Mackie y Tate, no es la temática romántica la que impera en ningún momento. Se trata de una novela juvenil, cuyo protagonista es un muchacho de quince años. Mackie. Él es un joven silencioso, taciturno, pálido y de profundos ojos negros. Un chico atípico, diferente en el sentido más estricto de la palabra.
Aunque pudiera parecerlo, tampoco es una novela de vampiros. Sin entrar en detalles sólo diré que nos describe un mundo paranormal diferente, donde realidad y mitos, miedos y secretos se aúnan y se convierten en piezas fundamentales de ese lado oscuro de Gentry. Y así entiendes el porqué de las herraduras y tijeras sobre las puertas de las casas.

La principal razón por la que me ha gustado El sustituto, más allá de la originalidad que en mi opinión cuenta esta historia, es descubrir las diferentes facetas de unos personajes según el prisma desde el que se miren. Sí, es una novela juvenil cuyos personajes principales son estudiantes de un instituto, pero entrelazada con las historias de personajes atemporales, siniestros, incluso aterradores. Es una novela donde la fealdad, la muerte y el ser diferente se aborda de una manera tan natural que resulta un poco espeluznante.
Me gustan las novelas que no sólo me cuentan una historia, sino que me transmiten emociones, tantos positivas como negativas, que me trasladan a otra época o mundo, que incluso te abren los ojos a creencias y mitos imaginarios, pero que, mientras lees, te resultan reales.

Antes de comenzar a leer la novela me llamó sobre todo la atención que tratara sobre bebés que desaparecían. La historia que he encontrado me ha sorprendido. No es una historia cercana ni realista. Es pura fantasía pero me ha envuelto en sus páginas desde el principio.
Me gusta El sustituto porque no es una novela blanca. Es una historia con luces y con sombras, donde los seres perfectos tienen también un lado feo, donde los seres imperfectos tienen un lado hermoso.
Y me ha gustado porque además de intrigarme, mantenerme en vilo y erizarme la piel me ha provocado emociones tan dispares pero incluso bonitas que es difícil describir.

Tengo que remarcar que me ha maravillado la capacidad de imaginación de Brenna Yovanoff, cómo describe unos personajes con tal minuciosidad que sientes el hedor que desprenden o el de las las tierras subterráneas, la escombrera, el hierro o el acero, pero también sientes el amor sin límites de sus personajes y los lazos que los unen. El sustituto más que contar una historia de amor romántico cuenta una historia de amor sin más, pero en un marco original que desprende un poco de terror.
A mí, sinceramente, me ha gustado y mucho.