El duque de las sombras - Meredith Duran

jueves, 17 de marzo de 2011

Título original: The duke of shadows
Novela independiente
Autora: Meredith Duran
Editorial: Esencia


El barco en que Emmaline Martin viajaba con sus padres, desde Inglaterra a La India, para reunirla con su prometido naufragó; ella fue la única superviviente. Durante días flotó a la deriva en el mar hasta que unos marineros la rescataron y la condujeron hasta Delhi. Tras permanecer sola con sus rescatadores la sociedad consideró que la reputación de Emma quedaba en entredicho pero aún así, su prometido, no mostró dudas ni rompió el compromiso.

Emma adora la pintura y es a través de ésta que canaliza y expresa sus sentimientos. Es una joven un tanto adelantada a su época, que no comparte la visión de los que se consideran sus iguales, socialmente hablando, ya que no puede ignorar la hipocresía de la sociedad en que vive que la trata de un modo a la cara, pero a sus espaldas de otro.
Emma no está enamorada de su prometido, Marcus Lindley, un coronel del ejército británico pero está dispuesta a cumplir con su palabra, tal como se le enseñó desde la cuna, ya que para los de su clase el matrimonio es un compromiso destinado a unir fortunas o hacer nuevas, pero no es un compromiso por amor. Sin embargo, eso no impide que se sienta decepcionada y humillada al descubrir las infidelidades del que está destinado a ser su marido.

La noche en que se anuncia el compromiso de Emma Martin y Marcus Lindley conoce a Julian Sinclair, el enigmático heredero del duque de Auburn, que además resulta ser el primo de Marcus. Julian vivió los primeros años de su vida en la India hasta que su abuelo, el actual duque, lo llevó de regreso a Londres para educarlo como a su heredero. Pero Julian es medio indio medio inglés, lo que hace que sea un paria en ambos países. Vive entre ambas culturas y, en la actualidad, se encuentra en la India tratando, sin éxito, que ingleses e indios negocien y lleven a un punto de entendimiento. Es un joven cínico, aventurero e irresponsable. Aún sabiendo que Emma está comprometida a su despreciable primo Marcus se fija en ella. Le atrae su vitalidad y sus ganas de vivir y la llegada su vida es un soplo de aire fresco.

Cuando Emma no sólo descubre que Marcus es un hombre infiel sino violento huye y va a parar a los brazos de Julian Sinclair. Justo entonces estalla la rebelión en La India, produciéndose el enfrentamiento entre el ejército inglés y los nativos que se alzan y oponen al poder inglés.

Abandonada a su suerte por Marcus, Emma sólo cuenta con la ayuda de Julian para huir de Delhi y ponerse a salvo. Junto a éste viaja a zonas que creen más seguras, en una huida plagada de peligros y amenazas. La experiencia también hace que entre ambos nazca una mayor intimidad, confianza y que el amor surja entre la pareja. Pero Julian debe reunirse con algunos de sus hombres y deja a Emma en manos que cree seguras, prometiéndole regresar para buscarla y llevarla a Inglaterra. No obstante, la seguridad no es tal y Emma debe huir para salvar su vida. Cuando Julian vuelve a por ella se encuentra con un poblado arrasado y devastado, y ni rastro de Emma. Todo apunta a que la joven ha fallecido en medio de la revuelta...

Sin embargo, Emma ha logrado sobrevivir y llegar hasta Marcus Lindley quien le pone al tanto de cuál es la situación en La India y del paradero del hombre del que se ha enamorado, Julian: Julian ha regresado a Inglaterra y Emma cree que la ha abandonado.

Años más tarde, Julian ya como duque de Auburn se encuentra ante el deber que su título le confiere de escoger esposa. No ha logrado olvidar a Emma, aunque apenas tuvieron tiempo de conocerse. Pero cuando está resignado a cumplir con su deber como duque, sucede algo que cambia sus planes y su vida: descubre que Emma Martin no murió en La India y se encuentra con ella en Londres, en uno de los tantos eventos a las que acude.

Pero la Emma ante él es una mujer distinta de la que se enamoró, indiferente, distante, casi gélida y no muestra la menor emoción. Por más que Julian trata de llegar hasta ella una y otra vez, siempre se topa con un muro y sólo al ver parte de las pinturas de Emma, realizadas durante los años de separación, donde plasma los horrores y barbaries de las que fue testigo durante la rebelión, se percata que esconde un gran dolor y un terrible secreto.
A la vez que esto sucede y los cuadros de Emma ven la luz, empiezan a producirse amenazas e incluso intentos de asesinato contra la joven, lo que lleva a Julian a una conclusión: durante la rebelión y la huida de la India, Emma descubrió algo que ha plasmado en sus pinturas y que es tan sumamente grave que alguien está dispuesto a todo, incluso al asesinato, para impedir que se descubra.

Así que, a pesar de la indiferencia de Emma hacia él, Julian se jura que la salvará de esa mano oscura y, en el proceso, tratará de recuperar el amor y la confianza que ha perdido en él.
El duque de las sombras es la primera novela de la autora Meredith Duran, en lo que es desde mi punto de vista un gran debut. No puedo decir que considere que esta novela es perfecta, pero sí contiene muchos elementos que hacen de ella una novela original y diferente, empezando por la ambientación y continuando por los personajes, y de ésta autora alguien a valorar después de este debut.

El duque de las sombras transcurre a caballo entre La India e Inglaterra. La novela puede dividirse en dos partes, de hecho se divide en dos partes que están marcadas por la rebelión de 1857. La primera transcurre en La India y la segunda en Inglaterra, cuatro años más tarde.
Así que estamos ante una novela de reencuentros o segundas oportunidades.
Julian cree a Emma muerta y ésta abandonada a su suerte en mitad de la rebelión, lo que hace que el reencuentro y la segunda parte de la novela esté cargada de emociones y que los sentimientos estén a flor de piel.

Para mí el punto más débil de la novela es que la primera parte es un poco lenta, al menos hasta que comienza la rebelión y Julian y Emma empiezan a enamorarse. Sin embargo a partir de ese punto la historia gana mucho en intensidad, agilidad y sentimientos.

Así como la novela se sitúa en dos momentos en la vida de sus protagonistas, también nos presente dos etapas de sus vidas muy diferentes. Antes de la rebelión Emma era una joven vital e inconformista, audaz y sin miedo, a pesar que la muerte de sus padres aún es un trauma para ella. Sin embargo durante la segunda parte de la novela, ambientada en Inglaterra, Emma es muy diferente y la novela gira en torno a su proceso de curación, a cómo se recupera y vuelve a confiar en Julian. También cómo vuelven a enamorarse, por supuesto.
Si tuviera que enumerar las razones por las que me gusta la novela El duque de las sombras remarcaría que se debe a la época histórica, junto con la ambientación, que dan pie a una historia de amor preciosa, que sucede en un marco convulso y agitado, rodeado de muerte y dolor lo que hace que el amor se viva como más frágil y efímero.

El duque de las sombras es una novela de segundas oportunidades, de esperanzas que renacen, de protagonistas heridos y atormentados por lo que han sufrido en al vida y que van renaciendo poco a poco de sus cenizas. El amor allana ese camino, aunque también lo hace más complicado, pero en este caso creo que el resultado es una historia de amor emotiva, conmovedora y que deja huella.
Como digo antes, creo que el inicio es un poco lento, pero ésta es la primera novela de Meredith Duran y aborda una época arriesgada, diferente y escoge una pareja protagonista que, en mi opinión, no deja indiferente. Todo lo anterior comentado, junto con la amenaza contra la vida de Emma creo que ofrecen suficientes alicientes para que El duque de las sombras garantice una lectura amena, con intriga y muchos sentimientos.

Para mí esta novela debut de Meredith Duran ha sido una agradable sorpresa y esta autora alguien a tener en cuenta, al menos echar lo suficiente para echar un ojo a sus próximas novelas: Marcado por tus caricias y Escrito en tu piel.
E indudablemente considero que es una historia con una trama muy lograda, sustentada en una loable labor de documentación que hacen de ella una gran novela romántica histórica.

Flores en la tormenta - Laura Kinsale

martes, 15 de marzo de 2011

Título original: Flowers from the Storm
Autora: Laura Kinsale
Editorial: Plaza & Janés/DeBolsillo

Christian Langland, el reconocido calavera duque de Jervaulx, es una eminencia en el mundo académico de las matemáticas por la brillantez de su mente y aptitud para los números. Le apasiona desentramar las más complejas operaciones y fórmulas matemáticas, y colabora con un humilde matemático cuáquero que comparte su amor por éstas.

Maddy Tims es la hija solterona de este matemático. Cuáqueros, difieren abismalmente de la opulencia y despilfarro al que está acostumbrado Jervaulx. La vida de los Tims es humilde y se rige por los estrictos principios morales de su religión.
Debido a la ceguera de su padre, Maddy es la encargada de escribir y posteriormente entregar la documentación pertinente de sus investigaciones al infame duque de Jervaulx para ser expuestas ante la Sociedad Analítica.

Sin embargo, Jervaux jamás la ha recibido ni en una sola de sus visitas, por lo que no se conocen hasta la noche en que, ante la mismísima Sociedad Analítica, Tims y Jervaulx presentan sus asombrosos descubrimientos.
Pese a la sencillez de su apariencia, Maddy afecta profundamente al duque, más habituado a mujeres voluptuosas y de mayor atractivo.
Poco después de ese primer encuentro, Maddy es informada de la repentina muerte de Jervaulx a consecuencia de un duelo. Incomprensiblemente, la noticia le afecta como un puño en el estómago.

Tras la muerte de Jervaulx, la vida que los Tims conocen se desmorona, ya que sin el apoyo financiero y social que el nombre del duque suponía, se ven en la necesidad de buscar un nuevo modo de ganarse la vida, en concreto Maddy que pasa a trabajar para su primo, médico de una institución para enfermos mentales.
Su sorpresa es monumental cuando reconoce al Jervaulx en uno de los pacientes y descubre que su muerte fue fingida. Tras sufrir, durante el duelo con el marido de su última amante, un ataque que le provodó una afasia, fue ingresado en dicha institución mental, pero a ojos de la sociedad el duque de Jervaulx murió esa noche.

Considerado uno de los pacientes más violentos y peligrosos, es mantenido sedado o maniatado. Se le acusa de demente, cuando la realidad es que la afasia le ha hecho perder la capacidad para la lengua y simplemente le impide comunicarse. Poco a poco debe aprender a volver a hablar, y la frustración por saberse incapaz de expresar sus pensamientos, lo enfurece y convierte en un hombre peligroso a ojos de todos. Es un hombre completamente cuerdo encerrado en un cuerpo que le impide comunicarse verbalmente.

Hasta la llegada de Maddy, sufre maltratados y vejaciones constantes a manos de su guardián y carcelero. Pero gracias a la ayuda de la joven cuáquera cree que podrá recuperar su antigua vida. Sólo ella parece comprenderle, sólo ella no le teme y aprende a interpretar sus gestos hoscos y arranques de mal humor. La presencia de Maddy se convierte en un bálsamo para sus nervios, en un remanso de paz para una mente torturada por la incomprensión y el saberse desposeído de la capacidad de expresarse.

Sin embargo, no todos parecen querer que el duque de Jervaulx recupere su antigua vida. Sus ambiciosos cuñados, con el beneplácito de su propia madre y hermanas, pretenden incapacitarlo legalmente para controlar el patrimonio familiar.
Tan sólo la tía del duque, Lady de Marly, se opone a ellos y propone un trato a Christian: si se casa con la joven de buena familia elegida para él, y engendra al próximo heredero de Jervaulx que continúe con el linaje familiar, ella lo ayudará.

Christian acepta, consciente de que es su última salida, pero llegado el momento descubre que no puede ni desea casarse con la dama en cuestión, sino que la única mujer para él es la sencilla Maddy, o como él la llama, su niña-Maddy.
A partir de este punto, comprende que no le queda otra alternativa que la huida y, ayudado por de sus mejores amigos, se refugia en su propiedad en la campiña inglesa. Allí, aislados, Maddy y él descubre la magnitud de sus sentimientos, así como son muchos los escollos que los separan.

Flores en la tormenta es una novela histórica que se sustenta en una minuciosa y cuidada documentación de la época que retrata y la realidad social de los enfermos mentales, ya que describe con todo lujo de detalles la realidad de esa época y la vida de los enfermos mentales a manos de las instituciones donde eran ingresados.
El hecho de verlo a través de los ojos de un hombre cuerdo, cuyo problema reside en una disfunción cerebral que le impide comunicarse verbalmente, impacta doblemente porque es consciente en todo momento de lo que le sucede.

Christian no es demente, es un hombre que debe volver a aprender a hablar, incluso a vestirse. Su cuerpo ya no le obedece, así como su cerebro no le deja expresarse.
A través de las escenas en que Maddy atiende a Jervaulx, al principio asustada y temerosa, con bondad y paciencia después, vemos la evolución en su recuperación y somos conscientes de la frustración y soledad que éste padece.

Christian ve en Maddy a un ángel llegado a la tierra para salvarle de un destino peor que la muerte; Maddy lo ve como una llamada de Dios, una misión encomendada a ella a la que no puede negarse. En cualquier caso, poco a poco somos testigos de cómo el amor nace entre esta pareja.
La incapacidad de Christian para explicarse coherentemente, más el choque entre la mentalidad de un duque sin principios, calavera y disoluto, y una joven cuáquera es uno de los mayores escollos a salvar. Eso, sin contar con la oposición de una familia y de una sociedad que juzga que ese hombre debería ser ingresado en una institución para enfermos mentales.

Una historia de amor preciosa, donde descubres a dos seres tan diferentes como el día y la noche, y donde se conjuga un amor sin igual.
Tanto si entiendes como si no la oposición de Maddy -no olvidemos que la cuáquera es una religión protestante de firmes y estrictos valores morales- es fácil sentirse abstraído por la tormentosa relación entre ellos.
Ambos son de carácter fuerte, indomable, y Laura Kinsale retrata y describe sus sentimientos de un modo que traspasa el papel.

Flores en la tormenta narra una historia de amor poco convencional. A través de sus páginas somos testigos de cómo nace, crece y evoluciona ese amor, mientras vemos la recuperación de Christian bajo los cuidados de Maddy.

Si Christian me ha impresionado por la magnitud de su frustración, el dolor y la desesperación que no logra expresar, su necesidad de amor y redención… Maddy me ha impactado por su capacidad de amor y sacrificio.
Es innegable que, bajo nuestro punto de vista, la actitud de Maddy es un tanto incomprensible. Pero no hay que olvidar que es un fiel reflejo de una educación, de unos principios y una filosofía de vida.

El papel de Laura Kinsale es que nos resulte comprensible y que el amor que nos describe nos llegue al corazón, algo que en mi caso ha logrado completamente. La magnitud de los sentimientos está narrada exquisitamente y la sexualidad entre la pareja protagonista está descrita con suma elegancia y sensualidad. La atracción sexual es casi palpable.

Uno de los aspectos por los que Flores en la tormenta quedará en mi recuerdo es que la autora rompe con el arquetipo de protagonistas perfectos: él es un duque disoluto y calavera al que una disfunción cerebral cambia la vida; sólo el amor de una joven cuáquera, moralista y estricta, a la que el antiguo Christian jamás habría prestado atención, pueden salvarle y conducirle a la redención.

Como dije antes, creo que describe una historia de amor sin igual, dulce, conmovedora, intensa y apasionada. El choque de sus personalidades y de sus mundos es inevitable. Cómo el amor los cambia, sobre todo a Jervaulx, es impresionante. Si la afasia lo convierte en su hombre débil, desprotegido y vulnerable, su amor por Maddy lo convierte en un hombre asustado, tierno. Y Maddy, que puede resultar santurrona, mojigata o excesivamente moralista, se ve obligada a enfrentarse a las enseñanzas de toda una vida para los principios cuáqueros, por el mayor calavera que ha conocido jamás.

En cualquier caso, Flores en la tormenta es una novela conmovedora, emotiva y maravillosamente narrada, con una narración cuidada, que además refleja el lenguaje de la época con gran maestría, y que te envuelve de principio a fin en una gran historia de amor.

Releyendo...

domingo, 6 de marzo de 2011


Aunque no ando escasa de novelas que leer, mi participación en un club de lectura me ha dado la excusa idónea para releer la que considero una de las novelas románticas históricas más perfectas que hay. En mi humilde opinión, por supuesto. 
Flores en la tormenta de Laura Kinsale. 
Tengo la historia muy nítida, pues es una de esas que creo que no voy a olvidar nunca, pero página tras página me siento inundaba por una oleada de perfección literaria. Sí, ya sé que hay quienes dicen que el género romántico no es literatura, pero tal vez no han leído Flores en la tormenta.

Desde su título, maravilloso, poético y evocador, a la minuciosa ambientación y excelente narrativa de la autora, no encuentro nada merecedor de una crítica. ¡Qué historia más romántica!
Aún no he acabado esta relectura, pero no puedo dejar de entender que Flores en la tormenta sea una de esas novelas que pasan a ser consideradas por muchas lectoras una de las mejores. No hablo sólo en España, sino en todo el mundo.
Hay libros cuyo inicio tengo grabado en la mente y sólo leerlo me hace recordar toda la historia.

“Anoche soñé que volvía a Manderley” de Rebeca, Daphne du Maurier
“Es una verdad universalmente reconocida que al hombre soltero poseedor de una cuantiosa fortuna le es preciso casarse.” Orgullo y prejuicio, Jane Austen

Tengo que añadir el:

“Al caballero le gustaba el radicalismo en política y sentía debilidad por el chocolate.” Flores en la tormenta, Laura Kinsale.

Pero mejor continuaré leyendo....

The unsung hero - Suzanne Brockmann

jueves, 3 de marzo de 2011

Título original: The unsung hero
Autora: Suzanne Brockmann
1º S. Troubleshooters



Después de despertar del coma y recuperarse de una herida en la cabeza que, en la mayoría de los casos, es causa de muerte, el Teniente del escuadrón 16 de los Navy SEAL, Tom Paoletti empieza a sufrir alucinaciones. O ese cree su mando superior. Tras protagonizar una acalorada y tensa discusión con el Contraalmirante Larry Tucker, el propio médico del ejército le ordena que se tome un mes de descanso, tras el que será sometido a pruebas que evaluarán si debe o no continuar al mando del escuadrón 16 de los Navy SEAL. Tom siente que todo por lo que ha luchado se desmorona. Si pierde su carrera, que ha sido el eje de su vida, se sentiría perdido. A los treinta y seis años no está preparado para retirarse todavía.

Pero no le queda otra que seguir las órdenes de sus mandos superiores y viaja a Baldwin's Bridge, la comunidad en la costa norte donde vivió con su tío abuelo cuando su madre volvió a casarse, para descansar y poner en orden su cabeza. Lo que no imaginaba es que su estancia en la comunidad costera fuese a ser todo menos plácida.

En el camino a casa, en el aeropuerto de Boston, le parece ver a un terrorista internacional que fue el autor de centenares de muertes, y fue dado por muerto tiempo atrás. Sus facciones no se corresponden exactamente con las del hombre al que dedicó mucho tiempo y esfuerzo por detener, pero, evidentemente, eso implica que puede haber modificado su aspecto para no ser reconocido. Y Tom lo analizó hasta tal punto que entró en su mente. Su sexto sentido le dice que es él.
Cuando reporta las noticias a su superior, el Almirante Crowley, éste no le cree. Pero Tom no puede ignorar las señales de alarma. Tal vez esté perdiendo la razón, pero ¿qué sucede si pese a su confusión ese hombre es al que se conoce como “El Comerciante”? La vida de mucha gente estaría en peligro.

Para complicar aún más la situación, Tom descubre que el sospechoso también ha viajado a Balwin's Bridge, lo que termina de ponerle en sobreaviso. Y está determinado a proteger a toda la comunidad, aun a riesgo de estar equivocado, perder su trabajo o, incluso, la razón.

Para sorpresa de Tom, descubre que Kelly Ashton, la joven que fue el material de sus sueños durante la adolescencia, ha regresado a casa. Han transcurrido dieciséis años desde la última vez que se vieran, desde aquella noche en que Tom la besó para luego dar media vuelta, montar en su Harley y desaparecer de Baldwin's Bridge rompiendo el corazón de la joven. La atracción que Kelly despertaba en él, sigue existiendo, constata. Más fuerte, más intensa y más fuerte de lo que recordaba.

A pesar de la difícil relación que Kelly mantiene con su padre, Charles Ashton, cuando descubre que padece cáncer terminal y que apenas le restan cuatro meses de vida, sabe que su lugar es estar a su lado. Así que vive entre Boston donde trabaja como pediatra y Baldwin's Bridge. Reencontrarse con Tom, su amor de adolescencia, el mismo que hizo trizas su corazón al desaparecer de la noche a la mañana, le causa una profunda impresión pero esa vez no está dispuesta a rendirse, sino a seducir al inalcanzable chico malo de Baldwin's Bridge, ahora el Teniente de los Navy SEAL Tom Paoletti.

La atracción latente entre ambos tarda poco en estallar y se ven abocados a una relación que ni uno ni otro saben como encarar. La de ellos es una relación temporal, con los días contados, basada sólo en el sexo. Entonces, ¿cómo entender el vacío que se apodera de los dos cuando piensan en un mañana sin tener al otro a su lado?

A la vez que tratan de desentramar los intrincados hilos de sus corazones, la amenaza -real o imaginaria- que “El Comerciante” supone para la pacífica población de Baldwin's Bridge sigue corroyendo a Tom quien, al igual que la estatua que condecora a un héroe de la Segunda Guerra Mundial, sabe que más allá de proezas y medallas, el SEAL que lleva dentro le empuja a actuar hasta las últimas consecuencias. Sin apoyo por parte de sus superiores cuenta con un equipo de lo más variopinto: Jazz, Starrett y Locke -tres compañeros que se unen a él- Joe Paoletti, su anciano tío abuelo, Charles Ashton que aún en sus últimos días de vida se presta a ayudar, su sobrina Mallory Paoletti, David Sullivan, un joven y desgarbado fotógrafo amigo de Mal, y su dulce y seductora vecina, la mujer que le ha robado de nuevo el corazón, la pediatra Kelly Ashton.

El éxito de la misión es una gran interrogante pero mientras lo descubres, disfrutas con la conmovedora historia de amor de Kelly y Tom, junto a dos historias secundarias inolvidables.

The unsung hero es la novela con la que da comienzo la trepidante saga de los Troubleshooters Inc. de Suzanne Brockmann. Después de leer esta novela creo que hubiera sido preferible que la saga se publicara en el orden correcto, pues no es lo mismo ir conociendo a los personajes que en sucesivos libros aparecen antes de leer sus novelas que ir paso a paso. No es que sea relevante, pero sí le da otro color a la historia.
Al margen de eso, The unsung hero me parece una novela sensacional que me ha mantenido en vilo de principio a fin, tanto por la historia de amor que es el eje de la novela, como por las historias secundarias que son, desde mi punto de vista, demoledoras y preciosas.

La historia de Tom y Kelly es la de un reencuentro (una de mis preferidas). Se conocieron casi desde niños, cuando Tom, un adolescente rebelde y problemático, se mudó a vivir a casa de Joe, el jardinero y amigo del padre de Kelly. Kelly siempre fue una joven de buen carácter, una hija devota y cariñosa a pesar de la frialdad de su padre hacia ella, que se sintió inmediatamente atraída por el chico malo de Balwin's Bridge. Tal vez típico y tópico pero intenso, romántico y peligroso.
Dieciséis años después es inevitable que aquello que quedó inconcluso no siga el curso lógico para ambas partes.
Me he emocionado muchísimo con la relación entre estos dos personajes, con sus dudas, miedos, la vulnerabilidad de ambos, sobre todo de Tom. Sí, sé que suena difícil de entender que Tom, el Teniente del escuadrón 16 de los navy SEAL sea vulnerable, pero así lo he sentido y me ha conmovido hasta lo indecible. Kelly por su parte, parece ser la más fuerte, las más entera, y muestra una vena seductora que te divierte bastante.

Como historia secundaria, Suzanne Brockmann nos deleita con dos. Por un lado con el triángulo entre Joe, Charles y una joven francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Una trágica y conmovedora historia que ha unido a estos dos hombres durante sesenta años, forjándose entre ellos una amistad firme como una roca, sustentada en un gran secreto que Charles no quiere que vea la luz, al contrario que Joe, lo que da pie a alguna que otra discusión entre esta conmovedora pareja de ancianos. Para ésta es una de las partes más emotivas y desgarradoras de la trama, la verdad es que es dónde más me ha emocionado y sentido cómo se formaba un nudo en la garganta.

Y por último está la historia entre Mallory y David, una relación entrañable, romántica y dulce entre esta pareja de adolescentes que nos retratan el primer amor con todo lo que conlleva y, en ocasiones, ofreciendo una visión más madura que la de los adultos. No quiero olvidar, por supuesto, que existe una trama de acción y suspense que une las tres historias, alternándolas según avanza la novela.

En definitiva, The unsung hero me parece una novela trepidante, sensual, romántica y cargada de emociones que, desde mi punto de vista, ni siquiera la carga patriótica -si os echa un poco para atrás este tema- desluce ni desmerece para nada el resultado.
De todas las novelas que he leído de Suzanne Brockmann, que es cierto que aún son pocas, es una de las que más me han calado y gustado. Me ha dejado sin palabras. Una novela 10.