El sustituto

martes, 8 de noviembre de 2011

Título original: The replacement
Edición: Círculo de lectores 2011
Género: Juvenil


Sinopsis:

En apariencia, Gentry podría pasar por una ciudad más. Pero Gentry tiene dos caras, tan opuestas entre sí como el día y la noche. A la luz del sol, sus calles son un mar de monovolúmenes, jardines y golden retrievers; al caer la oscuridad, sin embargo, el secreto inunda todos sus hogares, recordando a sus moradores la siniestra razón de su fortuna. Sí, porque aquel lugar en el que todos parecen nacer, crecer y morir sin sentir necesidad de marcharse es el mismo en el que nadie olvida jamás comprobar dos veces la cerradura de su casa, colgar herraduras sobre la entrada, llevar varios amuletos o, en ocasiones, dejar incluso una pequeña ofrenda en el patio trasero para lo que pueda acechar entre las sombras. En Gentry se da por hecho que, cada siete años, un niño morirá…
O mejor dicho, como Mackie Doyle sabe de sobra, que un pequeño será raptado de su cuna y suplantado por un doble que, al poco tiempo, fallecerá y será enterrado sin que nadie vuelva a hablar de ello. Mackie, un quinceañero pálido, retraído y de profundos ojos negros, sufre en especial la carga de Gentry: con sólo acercarse al acero o a un rastro de hierro en el aire o con oler el aroma dulzón de la sangre, sus mareos y dolores se acrecientan. Emma, su adorada hermana, siempre le ha hablado de la noche en que suplantó al benjamín de los Doyle. Él es lo que en Gentry todos temen, pero no «existe». Él fue en su día el sustituto. Y ahora tal vez pueda por fin entender por qué sobrevivió y a qué lugar pertenece.

Opinión:

Hacía mucho que no me sucedía lo que me ha sucedido con esta novela: tener el pálpito de que iba a gustarme sin tener ni la más remota idea de qué trataba o de por qué iba a ser así.
Salvo su portada, que fue lo primero que me llamó la atención, y la sinopsis que, francamente, me dejó con la miel en los labios, ni siquiera conocía a esta autora, Brenna Yovanoff, y dado que no suelo leer novela juvenil, tampoco tenía en mente una historia de estas características.
Pero la curiosidad pudo conmigo y, también, confieso que esta pequeña presentación despertó en mí recuerdos de algunas de las novelas que leí en mi adolescencia. Así que la leí. Y éstas son mis impresiones...

Aunque a simple vista, tal vez, El sustituto pueda parecer otra novela juvenil más con ese regusto paranormal que es tan frecuente encontrar entre la oferta que nos ofrece el mercado editorial, para mí, sinceramente, ha resultado una gran y grata sorpresa. De ningún modo creo que sea una novela más. Es una novela, desde mi punto de vista, diferente.
Intriga, misterio y un halo de oscuridad se dan la mano en una historia que, curiosamente, transcurre durante Halloween. Digo casualmente porque la empecé a leer en dicha fecha. Fue una simple casualidad, pero francamente creo que es uno de esos libros idóneos para leer en fechas así, si te apetece algo oscuro y con un poco, ¿por qué no?, de terror.

Porque en cierto modo, El sustituto me ha parecido casi como un cuento de terror juvenil. A priori, Gentry parece un lugar apacible, un entorno donde todos se conocen, donde es frecuente ver monovolúmenes circular pos sus calles, con lo que nos dice que es un lugar donde viven familias, perros en los jardines perfectamente cuidados y donde el oficio dominical es el momento en que todos se encuentran en la parroquia del reverendo Doyle. Mas no es así. Gentry tiene un lado oscuro. Una maldición pesa sobre ella. Cada siete años un niño muere misteriosamente. Pero en realidad lo que sucede es que un niño es raptado y sustituido en su cuna por otro ser que ocupa su lugar pero poco después muere.

Mackie Doyle, el hijo del reverendo Doyle, es uno de esos sustitutos. Él ocupó el lugar del verdadero Mackie Doyle. Y, misteriosamente, quince años después sigue vivo.
Mackie es un adolescente típico, si pasamos por alto que la proximidad del hierro o del acero le provoca un dolor intenso, profundo, que el olor de la sangre le produce mareos. Su extrema palidez habla de una debilidad que nadie comprende, ni siquiera él. Pero nadie habla de ello. Todos fingen que es normal. Sólo él sabe cuán “anormal” es.
A pesar de ello no deja de ser un adolescente con las inquietudes propias de la edad: sus amigos, las chicas, el instituto y la música. Le gusta tocar el bajo y Alice, una guapa estudiante junto a la que se siente normal. No le sucede lo mismo con Tate, otra compañera de clase que despierta en él algo que lo desconcierta. Junto a sus amigos Roswell y los mellizos Drew y Danny tiene una vida normal y corriente. Tanto como puede serlo dadas su pecualiaridades. Tanto como puede ser en Gentry.
Al menos es así hasta que sucede algo.
Eso de lo que nadie habla, eso que hace todos vuelvan la mirada en otra dirección. Otro niño amanece muerto en la cuna. Solo que en esta ocasión se trata de la hermanita de Tate y ella no está dispuesta a fingir como el resto. Solo que ella le pide a Mackie que la ayude a encontrar a su hermana.
Y Mackie se replantea las bases que componen su vida y los recuerdos de ese lejano día, quince años atrás, que Emma, su hermana, le ha narrado en más de una ocasión cuando él ocupó el lugar del verdadero Mackie. Ahora Mackie se enfrenta, por primera vez, a su verdadero yo y un Gentry desconocido.

En primer lugar debo decir que El sustituto no es una novela romántica. A pesar de que una parte de la historia gira en torno a Mackie y Tate, no es la temática romántica la que impera en ningún momento. Se trata de una novela juvenil, cuyo protagonista es un muchacho de quince años. Mackie. Él es un joven silencioso, taciturno, pálido y de profundos ojos negros. Un chico atípico, diferente en el sentido más estricto de la palabra.
Aunque pudiera parecerlo, tampoco es una novela de vampiros. Sin entrar en detalles sólo diré que nos describe un mundo paranormal diferente, donde realidad y mitos, miedos y secretos se aúnan y se convierten en piezas fundamentales de ese lado oscuro de Gentry. Y así entiendes el porqué de las herraduras y tijeras sobre las puertas de las casas.

La principal razón por la que me ha gustado El sustituto, más allá de la originalidad que en mi opinión cuenta esta historia, es descubrir las diferentes facetas de unos personajes según el prisma desde el que se miren. Sí, es una novela juvenil cuyos personajes principales son estudiantes de un instituto, pero entrelazada con las historias de personajes atemporales, siniestros, incluso aterradores. Es una novela donde la fealdad, la muerte y el ser diferente se aborda de una manera tan natural que resulta un poco espeluznante.
Me gustan las novelas que no sólo me cuentan una historia, sino que me transmiten emociones, tantos positivas como negativas, que me trasladan a otra época o mundo, que incluso te abren los ojos a creencias y mitos imaginarios, pero que, mientras lees, te resultan reales.

Antes de comenzar a leer la novela me llamó sobre todo la atención que tratara sobre bebés que desaparecían. La historia que he encontrado me ha sorprendido. No es una historia cercana ni realista. Es pura fantasía pero me ha envuelto en sus páginas desde el principio.
Me gusta El sustituto porque no es una novela blanca. Es una historia con luces y con sombras, donde los seres perfectos tienen también un lado feo, donde los seres imperfectos tienen un lado hermoso.
Y me ha gustado porque además de intrigarme, mantenerme en vilo y erizarme la piel me ha provocado emociones tan dispares pero incluso bonitas que es difícil describir.

Tengo que remarcar que me ha maravillado la capacidad de imaginación de Brenna Yovanoff, cómo describe unos personajes con tal minuciosidad que sientes el hedor que desprenden o el de las las tierras subterráneas, la escombrera, el hierro o el acero, pero también sientes el amor sin límites de sus personajes y los lazos que los unen. El sustituto más que contar una historia de amor romántico cuenta una historia de amor sin más, pero en un marco original que desprende un poco de terror.
A mí, sinceramente, me ha gustado y mucho.


3 comentarios:

  1. Mariam!!
    bueno ya te dije que la critica me dejó fascinada, de no saber nada de este libro ahora no dejo de darle vueltas en buscarlo, y va a parecer algo macrabo pero me encanta la portada jaja
    Y con la crítica que le has hecho lo difícil sería no querer leerlo.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. No conocía el libro hasta que lo he empezado a ver los blogs y tu reseña es la primera que leo, me había llamado la atención por su portada pero ahora creo que tengo que leerlo, tiene una pinta estupenda
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Ana! Ya sabes que tienes un libro a tu disposición cuando quieras. Espero que te animes a leerlo, me encantaría saber qué te ha parecido. A mí me ha encantado y no suelo leer novela juvenila, pero éste me llamaba mucho.
    Te mando un beso enorme, cumpleañera.

    ¡Hola Tatty! Creo, si no estoy equivocada, que esta novela sólo puedes comprarla a través de Círculo de lectores. Tal vez por eso no lo hayas visto mucho, pero estoy convencida de que habrá muchos más comentarios y opiniones en los blogs. Bueno, eso creo. Si te animas a leerla, espero que me digas que te parece. Te mando un beso y¡muchas gracias por visitar mi blog!

    Mariam

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!