When the Laird returns - Karen Ranney

lunes, 28 de noviembre de 2011

Título original: When the Laird returns
 Autora: Karen Ranney
 2º S. The Highland Lords








Han transcurrido treinta años desde el fin de One man's love, When the Laird retuns narra la historia de Alisdair MacRae e Iseabal Drummond.

Alisdair MacRae es el mayor de los cinco hijos de Ian y Leitis. A su regreso a Escocia, tierra de sus padres y antepasados, Alisdair no puede evitar la tentación de visitar Gilmuir, la que un día fue la fortaleza y propiedad de los MacRae para descubrir que el codicioso vecino, laird Magnus Drummond ha tomado posesión de ella para que pasten sus ovejas!!

Furioso Alisdair se enfrenta a su odioso vecino para increparle y exigirle abandone sus tierras. El arrogante laird no sólo le pide una enorme suma de dinero a cambio, sino que también le exige... se case con su hija Iseabal.
Alisdair no está interesado en casarse y menos con una desconocida, pero una furia cegadora se apodera de él y acepta casarse con Iseabal con tal de recuperar Gilmuir.

Iseabal es una joven que no ha recibido más que golpes y humillaciones por parte de su padre, es una joven asustadiza, débil y soñadora. Su único punto de refugio es la escultura. Es a Gilmuir, adonde le gusta escaparse para visitar las ruinas y soñar en cómo debió esa fortaleza ser un día tiempo atrás, donde recoge piedras y rocas para esculpir y donde conoce al apuesto laird MacRae.
Pese a que sueña con casarse por amor y sabe para Alisdair ella no es más que un medio para recuparar la herencia de sus ancestros, Iseabal acepta encantada la idea del matrimonio. Después de todo éste la alejará de su violento y malvado padre.

El matrimonio entre Alisdair e Iseabal empieza siendo nada más que un matrimonio de convenciencia, como tantos otros. Pero Iseabal piensa que Alisdair podría ser el marido que siempre ha soñado, el hombre que la ayude a abandonar ese temor ante la vida, ese miedo a mostrarse tal como es en el fondo, no la frágil muchacha que ha vivido bajo los dictados de un tiránico padre. Alisdair pese a casarse con ella, planea obtener la anulación de su matrimonio y regresar a Nueva Escocia para seguir construyendo barcos, que es a lo que se dedica. No obstante su no buscada y esperada novia le atrae inmensamente, le intriga y pese a su renuencia se siente atraído por su belleza y su silencioso carácter. Por lo que empieza a pensar en como sería si su matrimonio fuera real y no un simple acuerdo...

Poco a poco la relación entre Iseabal y Alisdair va transformándose desde una fría y distante compañía a amistad, deseo y...¿amor?. Ambos son renuentes a dar un nombre al vínculo que va naciendo entre ellos, que se afianza más fuerte con el tiempo, pero saben innegablemente que existe algo más profundo y vital entre ellos. Pero la sombra de Magnus Drummond sigue erigiendose entre ellos y marcando el destino de la pareja....

Como la anterior novela me ha parecido una historia preciosa. Repleta de dulzura, sensibilidad, miedo y ternura. Además de narrarnos la relación entre Alisdair e Iseabal, historia muy emotiva, donde vemos como va variando la naturaleza de los lazos entre ambos, vemos la historia de dos personalidades muy diferentes. Intrépido y seguro de sí mismo él, débil y frágil ella. Tal vez no es el perfil de protagonista que más me gusta, la mayor parte del libro es asustadiza, temerosa... pero me ha encantado. Me ha encantado porque no se trata de una joven sin personalidad ni carácter, sino de una mujer que se ha visto obligada a ocultar su verdadera naturaleza, sus sueños y su valía. Teme mostrarse tal y como es, no sabe como relacionarse con otra gente, el más mínimo gesto la hace esconderse en sí misma. Y aquí entra Alisdair. Al principio no la entiende, no sabe como tratarla, pero después... se siente intrigado por ella, por ese aura de fragilidad que la envuelve, por sus secretos pensamientos que querría conocer y compartir y como el aventurero que es, el hombre decidido y valiente, lucha por conocer a la verdadera Iseabal y a ayudarla a florecer como es realmente.

Por otro lado conocemos al resto de hermanos MacRae, que forman un grupo unido y que se ayudan unos a otros, siendo presentados en este libro como preámbulo a los próximos tres libros donde se conoceremos sus propias historias. Personalidades muy diferentes, rasgos distintos, pero todos y cada uno parecen presagiar unas historias de lo más interesante. Por otro lado conocemos que ha sido de la vida de Ian y Leitis. Además de otros secundarios que fueron importantes en su libro.

Especialmente me ha gustado la sorpresa que nos regala Karen Ranney con determinado personaje que lógicamente no puedo mencionar pues estropearía la intriga, el regalo añadido de la historia del amor de juventud de Leah la madre de Iseabal, una historia triste pero bonita, y para mi decepción demasiado breve. Al principio del libro cuando se perfila la historia de Leah me dio la sensación de que iba a ser mucho más detallada y extensa, pero apenas si se trata, pese a que en cierto modo está presente en gran parte del libro a través de comentarios de Leah, Iseabal y otros personajes...

Como punto negativo del libro, señalaría éste, me habría gustado que esta historia de amor hubiese estado más desarrollada, pues me ha parecido breve y el final algo precipitado. Me habrían gustado más páginas y más escenas entre esta pareja, pues apenas si llegan a verse.
Pero en conjunto me ha parecido un libro que refleja una historia muy dulce, muy bonita y que como acostumbra Karen Ranney es narrada con sensibilidad con una escritura casi poética y con una mezcla de alegría y tristeza que conmueve y no puede dejarte indiferente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!