So in love - Karen Ranney

jueves, 8 de diciembre de 2011

Título original: So in love
Autora: Karen Ranney
5º The Highland Lords series



¿Alguna vez hubo una traición tan cruel?
Jeanne du Marchand adoró a su joven y apuesto escocés, Douglas MacRae, y cada momento que pasó entre sus brazos fue una auténtica delicia. Pero cuando su padre, el Conde du Marchand, descubre que está esperando un hijo de Douglas, Jeanne fue alejada del orgulloso joven sin una palabra de despedida, y no mucho tiempo después separada de su hija recién nacida. Para Jeanne la vida acabó, todo lo que verdaderamente amaba le ha sido arrebatado. ¿Pero puede el poder del amor sobrevivir?

Una vez Douglas creyó las palabras de amor de su dama, hasta que la traición transformó la devoción en desprecio. No ha podido perdonarla, ni siquiera diez años más tarde, cuando el destino la lleva de regreso a su Escocia natal, con el espíritu quebrado pero tan bella como siempre. El orgullo no le permitirá volver a representar el papel de tonto, a pesar de que recuerdos de un pasado secreto, inocente y frágil, le tienten. ¿Podrá la pasión conducirlo hasta el amor y el perdón?

So in love es la quinta y, al menos hasta la fecha de hoy, la novela que pone punto y final a la saga The Highland Lords de Karen Ranney. En esta ocasión nos cuenta la historia de Douglas, el menor de los cinco hermanos MacRae, y Jeanne, una joven noble francesa.
La de ellos es una historia agridulce; nos habla de la dulzura del primer amor y la amargura de la primera desilusión. En ocasiones y, obviamente, sin el trágico final, me recordó un poco a Romeo y Julieta, pues los protagonistas son dos adolescentes cuando da comienzo la historia. Alocados e impulsivos se creían invencibles y que su amor todo lo podía.
De hecho, ya en novelas anteriores, concretamente en To love a Scottish Lord, se nos adelanta un poquito de lo que nos encontraremos en las páginas de este libro.

Douglas y Jeanne se conocieron en París cuando contaban con diecisiete y dieciseis años respectivamente. Eran jóvenes, inocentes y creían que su amor duraría para siempre. Pero algo se interpuso en el camino, algo que los ha mantenido separados durante diez años. Por un lado pertenecen a mundos diferentes. Jeanne es la única hija de un Conde francés que por el hecho de pertenecer a la nobleza se siente superior al mundo. Y no sólo eso, sino que ve a quienes no gozan de tales privilegios como seres inferiores. Como Douglas. Douglas es hijo de dos orgullosos y valientes escoceses que, tras la batalla de Culloden, emigraron a América junto a otros escoceses. Sólo años después, los hijos de aquellos MacRae han regresado a su tierra natal. Pero al Conde du Marchand no le interesan heroicidades ni aventuras y hace todo cuanto está en su mano para separar a Jeanne y Douglas.

Los años pasan. Cada uno creyendo y dudando del amor del otro. Pero por avatares de la vida, los antiguos amantes vuelven a encontrarse. Ahora Douglas es un comerciante que goza de una buena posición económica y social en Edimburgo. Jeanne es la empobrecida hija de un conde que, como tantos nobles franceses, han perdido sus títulos y fortunas, incluso la vida en la revolución.
Huyendo del convento donde ha estado recluida durante años, Jeanne viaja a Edimburgo en busca de una tía. Cuando descubre que ha muerto no le queda otra que buscar trabajo como institutriz. Es entonces cuando se reencuentra con su primer y único amor quien la contrata como la institutriz de su hija Margaret. Pero Douglas tiene motivos para ello. Lo mueve el deseo de venganza. Y así, todo el amor y el odio guardado durante años renace...

De las cinco novelas que componen la saga y, aunque me costaría un poco elegir una, si puedo decir que ésta no es mi preferida. Sin duda hay otras que me han tocado de una manera más especial. Pero creo que cuenta una historia que, como sus predecesoras, te llega al corazón.
Tal vez Karen Ranney, y a pesar de haber sido publicadas varias de sus novelas, no sea una autora muy conocida en nuestro país, pero confieso que siento cierta debilidad por sus historias. Son sencillas, a veces incluso resultan un tanto predecibles, en ocasiones rodeadas con un halo de tristeza que las hace más reales y con finales que no siempre son perfectos. Justo por eso, además de por la carga emocional que conllevan, suelen calarme hondo. No tratan de contar historias y finales perfectos, pero incluso las más tristes tienen una oportunidad de encontrar la felicidad.

La historia de Douglas y Jeanne me ha parecido preciosa. Probablemente a simple vista pueda parecer que no es original. Puede que no. Después de todo no es sino la historia de dos jóvenes pertenecientes a clases sociales diferentes que ven truncado su amor por maquinaciones y malos entendidos. Sí, sé que no es una idea original. Pero me gusto el desarrollo de esta historia y cómo el odio, pero también los rescoldos de ese amor, serán los que guíen los pasos de ambos.

Como otras protagonistas de Karen Ranney, Jeanne es una joven que me hace pensar en una mariposa a la que le han roto las alas. Vivaz, alegre y soñadora ve como su espíritu se rompe por la maldad de terceras personas. El personaje que encontramos es una joven un tanto apagada -tal como lo era Iseabal- que ha sido obligada a vivir sometida, pero a la larga eso no la hace una mujer débil, sino que termina por tomar las riendas de su vida y buscar una nueva oportunidad de ser feliz. Por ello, aunque triste creo que su historia es también optimista.
La verdad es que hay escenas y situaciones que transmiten tanta tristeza que no he podido evitar notar un nudo de angustia mientras leía. Pero también hay escenas dulces y románticas.

Cierto es que las causas que se esconden detrás de la separación de Jeanne y Douglas al lector no le resultan una incógnita y que hubieran sido fácilmente remediables. Pero claro, siendo así no habría argumento para la novela y se habría resuelto en sólo 100 páginas.

Creo que So in love es una bonita historia de amor, protagonizada por personajes fuertes y valientes. Es una historia en la que es primordial Margaret. Y lo es por diversas razones que, claro está, no voy a desvelar.
Además el resto de hermanos MacRae tienen un pequeño papel, sobretodo Mary y Hamish que son un pilar importantísimo para Douglas y Margaret. Y Margaret es... una MacRae de los pies a la cabeza.
No sé si algún día Karen Ranney escribirá la historia de Margaret. Lo cierto es que hay indicios más que suficientes para suponer que la protagonizaría junto al joven Cameron. Su némesis, como se le describe. Razón que hace presuponer una historia muy especial. Pero hasta entonces, tanto si sucede como si no, creo que So in love es el punto y final (o lo dejaré en más bien aparte) de una saga que a mí, particularmente, me ha encantado leer y que recomiendo porque son novelas sobre escoceses que se alejan un poco de la novela estándard en este género.

2 comentarios:

  1. No conocía la saga y aunque no soy de leer mucha novela romántica, no porque no me guste, estos libros parecen interesantes, de momento si puedo me haré con el primero
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Tatty! Ante todo te mando un saludo.
    Pues nada, si te animas o te da el gusanillo por leer romántica y te decides por esta saga, ya me contarás.
    Un beso,
    Mariam

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!