miércoles, 22 de junio de 2011

Practice makes perfect - Julie James

Título original: Practice makes perfect
Autora: Julie James
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Berkley sensation
Fecha de publicación: 2009






Desde hace ocho años Payton Kendall y J.D. Jameson trabajan en una gran firma de abogados de Chicago. Ambos son inteligentes, trabajadores incansables y tenaces. También son jóvenes y atractivos. No en vano reportan grandes beneficios al gabinete, aun si eso implica duplicar las horas de trabajo a la semana no comer o dormir. Viven por y para su trabajo.

Ahora, tras años de arduo trabajo y muchos sacrificios, están a punto de recoger las mieles del éxito. Pues en sólo unas semanas la firma debería anunciarles -en realidad es un secreto a voces- que por antigüedad y logros conseguidos pasan a ser socios de la misma. Pero, lamentablemente, y aunque todo hacía suponer que los dos iban a lograr ese puesto por el que tanto han luchado, el comité ejecutivo, de la noche a la mañana, cambia de política y se les informa que sólo uno de ellos lo conseguirá, el otro deberá abandonar el bufete.

Por si la situación no fuera lo suficientemente incómoda y difícil para ellos, deben trabajar juntos para conseguir un jugoso contrato tras el que la firma de asociados anda detrás. El papel que jueguen para conseguir dicho contrato puede ser decisivo para desequilibrar la balanza en favor de uno u otro. Ambos lo saben. Como que a pesar de no llevarse demasiado bien -en realidad parecen profesarse una animadversión que va más allá del inminente ascenso, pues viene de largo- es vital que aúnen esfuerzos.

Más allá de la enemistad que se profesan, algo que tratan de disimular con mucho esfuerzo ante el resto de trabajadores del bufete, Payton y J.D no podrían ser más diferentes.
Payton es hija de madre soltera hippie que le ha inculcado sus ideas liberales y feministas. Aunque no llega a los extremos tan radicales de ésta, Payton es feminista y a pesar de que su trabajo le reporta un buen sueldo no le da demasiada importancia al dinero ni al valor económico de las cosas.

J.D en cambio fue criado en un ambiente conservador, en una familia acomodada. Hijo de un juez de intachable conducta, ha optado por abrirse camino por sí mismo ni contar con los favores, contactos y ayudas que el juez Jameson puede reportarle. Eso le ha llevado a no tener muy buena relación con su austero padre, por otra parte.

Así pues, fuera de los tribunales, la verdad es que Payton y J.D no tienen demasiado en común. Pero no sucede así dentro, donde ambos han demostrado con creces su valía y por qué merecen ser hechos socios de la firma.
Decir que nunca se han llevado demasiado bien tal vez sería un eufemismo porque, la realidad, es que parecen no soportarse. Pero están dispuestos a sacar la artillería pesada para lograr el premio que consideran merecen. Y así se inicia una batalla judicial implacable. ¿El resultado?

Conocí a esta autora con Just the sexiest man alive, una novela que como la presente me animé a leer por las excelentes críticas que había leído y, sobre todo y más importante aún para mí, por las recomendaciones, encarecidas, de unas amigas. No suelo guiarme mucho por recomendaciones, más bien me dejo llevar por mi instinto. ¡Pero me alegro enormemente de haberme rendido a la tentación!

Si Just the sexiest man alive me gustó, Practice makes perfect me ha encantado, sorprendido y divertido como hacía mucho pero mucho que no me pasaba con una novela romántica. Dejando de lado a Judith Mcnaught, cuyas novelas para mí son inigualables, descubrir a Rachel Gibson y Susan Elizabeth Phillips me cambió como lectora romántica. Son dos de mis escritoras preferidas dentro del género contemporáneo, a las que desde ya uno a Julie James.
Con sólo cuatro novelas publicadas para mí pasa a ser una de las mejores escritoras del género. Con un estilo ingenioso, chispeante, ágil y muy sexy me tiene rendida a su pluma. Pero me centraré en Practice makes perfect, la que es hasta la fecha mi novela preferida de esta autora.

El estilo de esta novela es muy desenfadado. De hecho el primer capítulo ya te da una visión clarísima de cuál es el carácter de la historia. Payton y J. D. se encuentran en una contienda implacable por demostrar que es mejor que el otro. Además siendo Payton mujer, feminista, atractiva y bastante divertida y J.D. elegante, sobrio y un tanto incisivo, las diatribas entre ellos no tienen desperdicio. Me he divertido como hacía mucho pero mucho que no me pasaba con una novela romántica con las pullas, zancadillas y accidentes entre ellos. Pero divertido hasta el punto en que se me ha escapado la risa.

Pero como cabe esperar de una novela romántica en el fondo ni Payton ni J.D son tan fríos y hasta ¡tienen conciencia! Y son un hombre y una mujer jóvenes y atractivos que tal vez se odien, no se soporten, pero saben reconocer -muy a su pesar y casi bajo tortura- las virtudes del otro y atractivo.

Gran parte de la novela gira alrededor del contrato que Payton y J.D tratan de ganar para el bufete. Deben trabajar juntos obviamente, lo que además les permite conocerse un poco mejor y más debajo de la imagen que tienen el uno del otro. Pero no “trabajan” solos en la complicada tarea de entenderse, sino que lo hacen con la ayuda inestimable y divertida de Laney, la mejor amiga de Payton, una mujer muy diferente a ella, y Tyler, el leal amigo de J.D.
Las escenas tanto entre Payton y J.D. mientras discuten, se ayudan y hasta se fastidian un poco, como las que tienen lugar con sus amigos, compartiendo confidencias y despellejando al rival son muy buenas. Lo mejor de la novela en mi opinión.

Poco más puedo añadir. Como digo la novela me ha parecido divertidísima, ágil, refrescante y muy ingeniosa. Sin contar con demasiadas escenas eróticas, pocas pero las justas, la historia resulta sensual y también hilarante.

Para mí uno de los puntos fuertes del libro es la química entre Payton y J.D. Traspasa el papel. Por otro lado los diálogos son sencillamente magistrales. El ritmo muy fluido y ameno. Y en conjunto la novela me ha parecido brillante y muy romántica. Con un aire a Orgullo y prejuicio, pero en la época actual, y con unos abogados de lengua afilada, es una de las mejores novelas que he leído esta año.

La verdad es que me gustaría poder decir algo negativo del libro, por eso de no dar la imagen de que es una novela perfecta porque no es perfecta, pero sinceramente no encuentro nada negativo a señalar.


domingo, 12 de junio de 2011

Corazón comanche - Catherine Anderson

Título original: Comanche heart
Autora: Catherine Anderson
Género: Romántica histórica
Editorial: Terciopelo
Fecha de publicación: Junio 2011





Han transcurrido quince años desde que Amy y Swift se prometieran en matrimonio según las costumbres comanches. En aquel entonces, ella era aún una niña de doce años, que se recuperaba de los horrores y traumas sufridas a manos de un grupo de comancheros desalmados; él un joven y bravo guerrero comanche. Sólo en Swift encontró al amigo leal que la ayudó a curar las heridas del alma, junto a él recuperó parte de su carácter intrépido y travieso, y fue a él a quien, con adoración infantil, entregó su corazón.

Pero la guerra entre el hombre blanco y los comanches los separó. Antes de esa separación, Amy juró esperarlo y Swift juró regresar a ella.

Aniquilado el pueblo comanche, Swift regresa a Texas para cumplir con la promesa a Amy pero descubre con horror que ella ha fallecido. El padrastro de la joven le señala una tumba, con una tosca cruz, bajo la que yace su cuerpo. La imagen destroza las esperanzas y sueños de Swift. Desgarrado por el dolor, solo, pues su pueblo ha desaparecido, se une a un grupo de forajidos, comancheros y hombres peligrosos. Así muere Swift Antílope y, en su lugar, nace Swift López. Gracias a su sangre mexicana y a la forma de vestir propia de un pistolero nadie ve en él ni trazas de aquel joven y valiente guerrero comanche.

En tres años, Swift se forja una leyenda, convirtiéndose en el pistolero más rápido y mortal, más temido también. Pero cuando los hombres con quienes cabalga tratan de violar a una joven que le recuerda a Amy, algo despierta dentro de él y lo evita. Pone punto final así a su vida como forajido y decide buscar a Hunter y Loretta quienes se han instalado y creado una pequeña población Wolf's Landing, donde viven en paz entre hombres blancos, indios y de otras razas. A su llegada, Swift descubre que Amy vive pero la joven que lo recibe nada tiene que ver con la dulce y risueña que juró esperarlo. Le teme, recela de él, odia la clase de hombre en que se ha convertido, el mismo que reencarna sus peores pesadillas, ésas que la acosan sin descanso y le impiden borrar y olvidar el pasado.
Pero Swift no se rinde y está dispuesto a todo por volver a ganarse la confianza y el corazón de Amy, todo por lograr que ella acepte cumplir con la promesa hecha quince años atrás y se convierta en su mujer.

Hay novelas que transmiten tantos sentimientos dentro de ti al leerlas que luego es muy difícil plasmar en unas líneas tu opinión sobre dicha novela. Corazón comanche es para mí una de éstas.
Después de leer Luna comanche tenía la certeza de que la historia de Amy y Swift sería desgarradora. A pesar de que la última escena entre ellos -ese juramento y esa promesa de amor eterno- auguraba un bonito reencuentro, es difícil olvidar las experiencias sufridas por Amy y sabes que, inevitablemente, se interpondrán en su felicidad pues Amy era una joven con el alma desgarrada, que en su corta vida aun con el cariño incondicional de Loretta, sufrió tantas humillaciones y degradaciones que es imposible no marquen su futuro.
La verdad es que según empecé a leer Corazón comanche me encontré pensando muchas veces “¿cómo puede Amy ser tan desgraciada?”. Sin embargo, eso no me detuvo a seguir leyendo. El reencuentro con Swift es sólo el inicio de una preciosísima historia que merece ser leída.

Pues aún con este punto de partida, Corazón comanche es una de las novelas que más me han gustado de Catherine Anderson y de todas cuantas he leído. Creo que es sencillamente preciosa. Creo que las novelas románticas de esta autora son mucho más que una historia de amor, logra que conozcas a los personajes, te desnuda sus almas y el intrincado mundo de sentimientos que esconden y, al llegar al final, los has hecho tuyos. Sientes y entiendes qué les sucede, por qué son como son. No he leído otra autora que lo haga igual, tal vez parecido, pero de este modo no.


Amy es una superviviente. La vida la ha puesto a prueba repetidas veces, destrozando su futuro, sus sueños y el corazón valiente que late en su pecho. Pero más débil, rota y sin esperanzas, Amy siempre sobrevive y sigue adelante. Durante los primeros capítulos tal vez no se vea esa imagen de ella, pues se ha convertido en una maestra de escuela, cariñosa con sus alumnos, pero fría y distante hacia los hombres. Adora su independencia, ha logrado tener su propia casita, un trabajo del que vive y forma parte de la pequeña y amistad comunidad de la que forman parte Hunter y Loretta, los protagonistas de Luna comanche. Vive segura, protegida, alejada del mundo y sus peligros pero, también, apartada de la vida. Ve la vida pasar sin formar parte de ella.

Me ha encantado leer cómo Hunter, en su sabiduría Comanche, describe a Amy, como siempre tiene una manera de explicar las cosas que logra conmoverte y despertar algo dentro de ti.
Amy vive tranquila y protegida pero entonces llega Swift, dispuesto a cumplir con su promesa, sólo que parece que Amy no desea cumplir con la suya y Swift se debate entre insistir o abandonar pero sabe que nadie la conoce como él y con ningún otro podrá vencer los fantasmas de su pasado.

Podría explicar tantas cosas sobre la trama, Amy, Swift... pero prefiero no hacerlo. Basta con que diga que la de ellos es una historia muy dulce, muy tierna pero con un pasado muy triste y duro. Más bien desgarrador, cruel. Sin embargo es precioso ver como Swift se acerca a Amy, como está dispuesto a todo por ser alguien merecedor de ello, como está a su lado, como la enamora poco a poco. Y es precioso ver florecer a Amy, ir saliendo de su cárcel para vivir.


La novela cuenta con personajes secundarios dignos de mención. Por un lado Hunter y Loretta, los protagonistas de Luna comanche, quienes son siempre leales a Swift y Amy, quienes actúan como consejeros, amigos, hermanos... Al haber transcurrido quince años, nos encontramos con una pareja más madura y vemos cómo ha sido esa vida de la que hablaba la profecía Comanche. Hunter es ahora propietario de varias minas en las que buscan oro y se ha convertido en un pilar respetado en la comunidad donde viven. Han tenido dos hijos, Chase e Indigo, un chico valiente y leal y una joven que en muchos aspectos recuerda a la Amy de Luna comanche,por su carácter y brío.

Además tengo que mencionar al resto de habitantes de la comunidad que van esbozando cómo es el día a día de todos, donde evidentemente nada es un camino de rosas, pues son varios los personajes que crean malestar y sufrimiento entre el resto.

Pero a pesar de todo, pienso que Corazón comanche es un canto a la esperanza, donde ves como personajes que han sufrido tanto como Amy logran dejar el pasado atrás y empezar una nueva vida, donde Catherine Anderson te envuelve tan hábilmente en una historia donde el amor todo lo puede e incluso los más desfavorecidos aspiran a él.

Como comento antes una de las palabras que más me han calado son las de Hunter cuando, transmitiendo la ancestral sabiduría de los Comanches, creo que describe cuál es el alma de Corazón comanche: “Mantén tus ojos siempre en el horizonte y tus mañanas, nunca en el ayer”.

No puedo añadir más. Mi valoración es MUY BUENA. Creo que es una novela dura pero preciosísima.