viernes, 23 de septiembre de 2011

Por el corazón de mi dama

Título original: For my lady's heart
1º Corazones medievales
Autora: Laura Kinsale
Editorial: Plaza & Janés/Debolsillo


Como todo noble caballero, Ruck juró fidelidad y devoción eterna a su dama. Por consiguiente eso significa que su espada estará a su servicio hasta que exhale su último aliento. Pero puede que su dama, después de todo, no sea merecedora de tal devoción. De ella se rumorea que es la amante del mismo Maligno, que asesinó a sangre fría a su esposo, incluso que fue la amante de su propio hermano y que, evidentemente, no tiene corazón. Fría, egoísta y altiva, Melanthe de Monteverde es la dama a la que Ruck rinde vasallaje.
Ruck era un joven caballero de apenas diecisiete años cuando acompañó a su esposa, que había recibido el llamado divino, a Aviñón. Al hacerlo jamás imaginó que ese viaje cambiaría su vida y marcaría para él un nuevo destino. No sólo perdió a su mujer, que se entregó a la religión, perdió su espada y caballo, sino que incluso perdió la libertad. Fue entonces cuando apareció ella, una hermosa dama de mirada tan fría como el hielo, que le salvó la vida y le entregó dos esmeraldas que le sirvieron para comprarse un caballo y una espada. Desde entonces, Ruck juró fidelidad a esa dama desconocida y nació la leyenda.


Trece años más tarde, Ruck, apodado el caballero verde, se reencuentra con su dama mientras se halla al servicio del duque de Lancaster. Pero ella no le recuerda y, consternado, se percata que no reconoce a su Señora en esa mujer fría y altiva. Nunca imaginó que la mujer que ha poblado sus recuerdos y su corazón, a pesar de que con el tiempo a veces su rostro se ha desdibujado, sea la princesa Melanthe de Monteverde. Fuera como fuere, ella fue la que, tal vez en un extraño gesto de bondad, le ayudó y por ello, y en fidelidad a su juramento, aún está dispuesto a entregar la vida si es necesario.
A pesar de su apariencia gélida y expresión impasible, la vida de la princesa no es como parece. Casada desde muy joven con el príncipe de Monteverde, con el paso de los años se ha habituado a las traiciones, complots y maquinaciones que han sido el pan de cada día para ella. La arraigada enemistad entre los Monteverde y los Navona ha hecho que se mueva como pez en el agua en el arte del engaño y la farsa. Y por salvar su vida está dispuesta a todo, incluso si eso significa mentir, utilizar o traicionar. Aun si se trata de su leal caballero verde.


Por el corazón de mi dama es una novela, de la que me atrevo a decir, que te encantará o desistirás de leerla. Si te encuentras entre las lectoras que disfrutan con las novelas de Laura Kinsale, probablemente te encuentres en el primer grupo. Claro, no es una ciencia exacta. A mí, particularmente, es una novela que me ha fascinado y aun siendo intensa, un tanto oscura y realista hasta el punto de resultan un tanto turbia, me ha llegado al corazón como pocas novelas ambientadas en el medievo lo han logrado. Es mucho más que una novela romántica. Es una novela de caballerías.
Laura Kinsale dota a sus historias de unas características que hacen de ellas que sean únicas, diferentes. Además de gozar de un don con la pluma que la capacita a describir y narrar con minuciosidad la época y la realidad en que transcurre la historia. Si a eso añadimos los claroscuros de la Edad Media y el realismo con que la dota, nos encontramos ante una novela intensa, turbia, apasionante y dura.
Tampoco sus protagonistas, Ruck y Melanthe, son los personajes comunes que solemos encontrar en las novelas románticas medievales. Melanthe es fría, ambiciosa, inescrupulosa y mentirosa. Ruck es leal, honrado, de principios y -en palabras de la propia Melanthe- un santurrón.
Pero a pesar de estas peculiaridades o, más exactamente, a causa de ellas, la historia me ha fascinado y atrapado de principio a fin.


Por el corazón de mi dama es una novela tremendamente realista en la concepción que se hace del siglo XIV, el papel de la iglesia, el levantamiento de los campesinos, las plagas, la nobleza y la caballería. Es una historia repleta de pinceladas épicas, caballerescas, el arte de la cetrería, de trovadores, monasterios, escribas, chantajes, odios y pasiones para los que no hay distinción posible, se trate de la época que se trate. Y ante todo es una novela que destila intrigas, traiciones y secretos, donde la muerte acecha detrás de cada muro y el amor es una quimera.

La propia Melanthe es una mujer endurecida, sin compasión, que despierta la antipatía de las lectoras. Pero a pesar de ello -o a causa de ello- es un personaje tan complejo y tan alejada de las dulces y frágiles damiselas a las que estamos acostumbradas que me ha fascinado conocer su historia. No es un personaje que despierte mi empatía- al menos no de entrada, ni durante la mayor parte de la novela- pues en todo momento es egoísta, traicionera y mentirosa, pero también representa un gran enigma. Y soy muy curiosa. ¿Qué se esconde detrás de su gélida y altiva belleza? ¿Qué secretos lo han conducido a manipular así? ¿Son ciertos los rumores que circulan sobre ella?
Por su parte, Ruck es un caballero fuerte, honrado y de principios. Tanto es así que renunció a su mujer por permitirle seguir con los dictados de su corazón y entregar su vida a la fe, la oración y Dios. Tratándose de una época en la que la mujer era posesión de un hombre y su palabra era la de su marido y señor, es representativo del carácter poco común de Ruck ese gesto de sacrificio. Del mismo modo, aun desengañado de la princesa Melanthe, vela por ella y la protege, incluso cuando ésta no se lo agradece en lo más mínimo.

Son, pues, una pareja atípica pero muy auténtica, una pareja que se enfrenta a sus demonios internos, a sus debilidades, miedos y secretos. Ruck es fiel a su juramento aunque en su fuero interno desearía que lo librasen de él porque su dama no es la mujer que ha idealizado en su mente. Pero a la fin... ¿es Melanthe realmente el monstruo que parece ser?
La novela está repleta de matices, de claroscuros, donde hay cambios de escenarios que nos trasladan a abadías, castillos tenebrosos, torneos, huidas, cacerías, donde se pasa de la luz a lo tenebroso de un capítulo al siguiente.
Cuenta además con un plantel de secundarios tan complejos como Ruck y Melanthe, entre los que destacan la perfidia y maldad de tantos de ellos (la inmensa mayoría=. Pero tengo que mencionar por encima de todos a Allegreto Navona, el joven asesino que adora y protege a la princesa Melanthe, que conoce parte de sus oscuros secretos y que con un estilo digno del propio Maquiavelo ya ha enamorado a muchas lectoras.


Como es habitual en esta autora, Laura Kinsale cuida, mima y pule el lenguaje hasta el mínimo detalle para que resulte acorde con el siglo XIV, haciendo uso de la cortesía y las frases grandilocuentes y un tanto afectadas que te incitan a sentirte en la Edad Media.

Lejos del romanticismo perfecto y dulce de tantas y tantas novelas medievales, Por el corazón de mi dama es una historia poco común, intensa, repleta de matices, luces y sombras y un realismo que impregna la lectura de una manera que me ha calado como pocas. Creo que es una novela que no deja indiferente. Para mí, ciertamente, ha sido una sorprendente lectura, pues aunque he leído otras novelas de Laura Kinsale, conozco su prosa, el realismo con que descrita las épocas históricas, mentiría si dijera que esta historia no es mucho más de lo que esperaba encontrar.

Mariam Agudo

sábado, 17 de septiembre de 2011

Esposa por la mañana

Título original: Married by morning
4º Hermanos Hathaways
Autora: Lisa Kleypas
Editorial: Vergara




Cuando los Hathaway entraron a formar parte de la flor y nata de la sociedad, Catherine Marks fue contratada como la institutriz de las dos hermanas Hathaway más jovenes: Poppy y Beatrix. Siendo dos jóvenes criadas prácticamente por su hermana mayor y en un entorno rural, poco sabían sobre las normas de etiqueta social.

La eficiente Catherine Marks hizo su trabajo y aunque ninguna de las dos ha cambiado su carácter ni actitud sí aprendieron a comportarse como damas.

Pero una vez que Poppy se casó con Harry y Beatrix terminó la última temporada sin comprometerse -sus esperanzas de casarse van haciéndose cada vez menores- Catherine ha pasado a ser una dama de compañía y, de algún modo, también un miembro más de la ruidosa e irreverente familia Hathaway.

Desde que fue contratada los encontronazos con Leo han sido frecuentes. Al principio Leo parecía no prestarle demasiada atención, pero una vez empezó a recuperarse de sus problemas con el alcohol y a salir de la depresión en que estaba sumido, atormentar a la institutriz,“Marks” como él la llama, parece ser su objetivo en la vida.
A Catherine inicialmente no la atrae en lo más mínimo Lord Hathaway. A pesar de haber heredado un título no muestra ni un ápice del saber estar y respetabilidad que se espera de alguien de su posición. Porque si hay algo que Catherine ha tratado de ser en la vida es una persona respetada e íntegra.

A lo largo de las tres novelas anteriores hemos sido testigos de los cambios que la relación entre Leo y Marks ha sufrido. Especialmente cuando Leo descubre que Marks no es lo que parece y que bajo los horribles vestidos que suele utilizar y el cabello teñido y peinado de un modo tan poco favorecedor se oculta una belleza. Su apariencia anodina no es más que un disfraz. ¿Quién es en realidad Marks y por qué diablos oculta su belleza?, se pregunta Leo.
La atracción que fue naciendo poco a poco, entre trifulcas, discusiones y encontronazos, llega a su punto más álgido en Esposa por la mañana cuando la familia Hathaway al completo se encuentra en una tesitura: para conservar la mansión Ramsay que con tanto esfuerzo y sacrificio han levantado de sus cimientos entre todos, Lord Hathaway, es decir Leo, debe contraer matrimonio y engendrar un heredero antes de un año. El problema está en que Leo no desea casarse, ni siquiera por conveniencia, y el problema está en que la mujer que realmente le atrae es la enigmática y escurridiza Marks.
Así que...
¡Por fin llega la esperadísima historia de Leo y “Marks”!

Mentiría si dijera que no he esperado con ansias esta novela. Desde que Catherine y Leo se conocieron y odiaron a primera vista, aun sin saber quién sería la pareja de Leo, todas esperábamos con impaciencia la publicación de esta novela e intuíamos quien sería la protagonista. Aunque suele suceder en muchas ocasiones que las expectativas que crea una historia pueden llevar a desengaño, la verdad es que aun reconociendo que, tal vez, sí esperaba una novela diferente, me ha gustado mucho. Principalmente me ha gustado porque reina ese carácter irreverente y un tanto peculiar de esta familia y porque la historia de amor me ha emocionado y divertido a partes iguales.

Desde Tuya a medianoche hemos sido testigos del cambio sufrido por Leo. Como poco a poco ha ido dejando de beber, de jugar y de salir con mujeres. Y, aunque en un principio pensé que sería un personaje atormentado por la muerte de su prometida y marcado por esa tragedia, la verdad es que poco a poco ha ido renaciendo el anterior Leo, tal como hablaban de él sus hermanas y me he ido sorprendiendo libro tras libro.
En Esposa por la mañana nos encontramos con un Leo burlón, irreverente y sin el menor tacto para decir lo que piensa, aunque no por ello no muestra un lado más tierno y protector.
En cambio Catherine Marks sigue siendo un misterio. Después de verla en una actitud un tanto extraña con Harry, Leo siente como aumenta su curiosidad y trata de averiguar qué vínculo hay entre su cuñado y Marks, pero Harry no está dispuesto a explicarle demasiado.

Tengo que confesar que tengo una pequeña debilidad por Leo Hathaway. Desde el inicio de la saga me conmovió la trágica historia de su vida y novela tras novela me ha ido conquistando con su peculiar sentido del humor. Ése es el Leo que enamora a Catherine y el protagonista de Esposa por la mañana. No se produce ningún cambio.
Pero sí en Catherine.
En anteriores novelas nos encontramos con una joven institutriz, demasiado severa y agria para su juventud. Pero tras esa coraza se esconde una mujer diferente. A pesar de que mientras se desarrolla la trama, vemos a través de pequeños retazos de su vida pasada, cómo fue su pasado y el por qué de su carácter reservado y estricto, también conocemos la razón por la que oculta su belleza. Y su historia me ha conmovido y me ha dejado con un nudo en el estómago en algunos momentos. Tal vez resulte un poco previsible, no es que sorprenda, es fácil leer entre líneas, pero da lugar a una bonita historia de amor entre Leo y Marks.

Una de las cosas que más me han gustado de esta pareja es que, en realidad, ninguno de los dos cambia. Leo sigue siendo el mismo de siempre, respondón, irreverente e incisivo; Catherine no se queda a la zaga aunque sí va floreciendo una vez que se libera de sus ataduras. Y aún dejando ver cómo es realmente, la transformación en su aspecto físico no es espectacular ni Leo pretende cambiarla, sólo que no se esconda, que sea ella misma. A mí es algo que me ha calado mucho, además de los divertidos e ingeniosos diálogos en que se enzarzan capítulo tras capítulo.

Por otra parte la unión tan fuerte que hay entre todos los hermanos, incluidos Cam, Kev y Harry, es uno de los grandes valores de esta novela y saga. Un vínculo que Catherine ansía. Esa parte de la historia me ha conmovido mucho.

Puede que Esposa por la mañana no sea la historia desgarradora que esperaba, es cierto, diría que es agridulce en algunos momentos, divertida en otros y sencillamente encantadora en el resto. Puede que la trama sea un tanto previsible: Leo obligado a casarse y ante esa realidad es más consciente que nunca de que la mujer que quiere a su lado es la respondona y almidonada Catherine Marks. Tampoco es que me haya dejado con la boca abierta.
Pero esta novela me ha hecho pasar un rato muy ameno y la historia de amor de Leo y “Marks” me ha parecido dulce, romántica y me ha dejado con una sonrisa en los labios.

No soy nada objetiva a la hora de valorar las novelas de Lisa Kleypas, eso debería haberlo dicho en primer lugar. Con sus más y sus menos todas me gustan. Todas tienen algo que las hace especiales. Como ya comenté en otra crítica, la saga de los Hathaway me parece divertida y alocada como las chicas florero pero con una pizca de emotividad. Creo que son novelas más sencillas, sin el dramatismo de otras de sus maravillosas novelas, con lo que no me conmueven del mismo modo, pero me gustan y provocan muchas emociones.
Sin dudarlo a todas las que leen y siguen esta saga, les recomendaría que no se perdieran la inolvidable historia de Leo y Marks. Divertida, risueña, dulce... muy Hathaway. Creo que si habéis leído las anteriores, me entenderéis.

Tentación al anochecer

Título original: Tempt me at twilight
3º Hermanos Hathaways
Autora: Lisa Kleypas
Ediorial: Vergara



Tras tres temporadas en Londres, Poppy Hathaways sigue sin recibir una propuesta de matrimonio, pero cree que es solo cuestión de tiempo que Michael Baynings, un joven agradable, atractivo y sensible, se decida a hacerla. Aunque antes debe lidiar y convencer a su padre, Lord Baynings, que Poppy Hathaways es la mujer perfecta para él.
En su contra juega que la familia Hathaway no goza de demasiada popularidad, si bien Leo Hathaways ha heredado un título nobiliario, a ojos de sus pares éste le ha caído del cielo.

El carácter atípico -más bien rozando la extravagancia- la visión moderna de los hermanos y el desenfado con que tratan a todos por igual -aristócratas o no- no hacen que los Hathaways, a pesar de tu rango y dinero, no sean considerados un buen partido para nadie. Para colmo dos de las hermanas Hathaways se han casado con Rom y Merripen, de raza gitana, algo que escandaliza a la encorsetada sociedad inglesa.
Pero Poppy está ilusionada y feliz por casarse con Michael, aunque el noviazgo entre ambos sea aún un secreto. Un secreto que está a punto de ver la luz... y cambiar el curso de su destino.

Mientras se hospedan en el hotel Rutledge, Dodger, el hurón -una de las tantas mascotas de Bea- huye llevando consigo una carta de amor que Michael ha enviado a Poppy. Mientras persigue al animal, Poppy tropieza con un extraño que resulta ser el mismo Harry Rutledge, el dueño del hotel, aunque esto inicialmente Poppy no lo sabe. Pero el resultado es que se pierde la carta.

Ese primer encuentro entre Harry y Poppy sella el destino de ambos, pues el americano toma la determinación de conseguir a Poppy sea como sea. Y cuando Lord Baynings descubre el interés de su hijo por casarse con ¡una de las extravagantes Hathaways! pone el grito en el cielo. Entre la espada y la pared, Michael abandona a Poppy y le rompe el corazón. Pero si la situación parece mala, aún empeora más cuando Poppy es sorprendida en una situación comprometida con Harry Rutledge y se ve obligada a casarse con él.

El matrimonio no comienza con buen pie, pues el mismo día de la ceremonia Poppy descubre qué clase de hombre es Harry y hasta qué extremos ha llegado por conseguir casarse con ella. Sin embargo, la convivencia con él le permite conocer qué esconde su atractivo, manipulador y misterioso marido detrás del muro ha construido alrededor de sí mismo y que le aleja de todos.

Tentación al anochecer, la tercera novela de la saga de los hermanos Hathaways, narra la historia de Poppy y Harry Rudledge. Si soy sincera, Poppy era de toda la familia Hathaway, el personaje que de entrada menos interés me suscitaba. Sin embargo, la novela me ha parecido preciosa.
Aun reconociendo que gran parte del mérito -a mi modesto entender- es de Harry Rutledge, me ha parecido una de las más bonitas historias de amor de los Hathaways.
Definitivamente esta saga me ha encandilado. Creo que el carácter no es tan serio ni tan profundo como el de novelas como La antigua magia o Donde empiezan los sueños, pero tampoco tiene la ligereza y chispa de las chicas florero. Algo que me ha sorprendido es que, a diferencia de las dos novelas previas, en esta ocasión no hay apariciones de ninguna de las chicas florero.

Harry Rutledge, el héroe de esta novela, es un hombre sin escrúpulos. Actúa movido por sus intereses, buscando su satisfacción, la victoria... y cuando conoce a Poppy se da cuenta que quiere que esa mujer sea suya. No le importa el carácter extravagante de su familia, las habladurías, ni siquiera le importa que ella esté enamorada de otro hombre. Quiere a Poppy y hace todo cuanto es necesario para conseguirla. ¿No es romántico?
Sí, bueno, es un poco inescrupuloso, pero este rasgo de Harry me encanta y creo que es el pilar sobre el que se sustenta la novela. ¿Cómo puede Poppy llegar a enamorarse de su marido, un hombre que ha manipulado y movido tantos hilos para conseguirla?

¡Cómo no hacerlo!, es mi opinión.
Porque aun en su egoísmo, me parece muy romántico el modo en que se desarrolla esta historia y cómo se fragua el matrimonio de esta pareja.
Me gusta Harry porque es un hombre sin dobleces, directo, brutalmente sincero, dispuesto a todo por conseguir a Poppy. Se caracteriza por su falta de moral y escrúpulos, es cierto, pero estos personajes con un punto retorcido me encantan.
Poppy es una joven de buen corazón, delicada, cálida y cariñosa hacia todos. No tiene nada más que virtudes. Ésa es una de las razones por las que este personaje no me atraía, me gustan los personajes imperfectos. Sin embargo, creo que es el tipo de protagonista idónea para Tentación al anochecer. Son rasgos que ofrecen un contrapunto perfecto para Harry, pues hace de ellos dos polos opuestos. Algo que da lugar a una historia preciosa, desde mi punto de vista, por supuesto.

Si pudiera parecer que lograr el perdón de Poppy es el eje de esta historia, nada más lejos de la realidad. Harry no cree haber obrado mal, sino que ha hecho lo que debía hacerse. Creo que es muy significativo para conocer el carácter de este hombre. Sin embargo, claro está, sí debe lograr redimirse ante ella para que su matrimonio tenga una oportunidad. Además deben superar otro escollo importante: el hermetismo de Harry.
En definitiva, creo que la historia de Harry y Poppy es deliciosa y, al menos a mí, me ha hecho disfrutar enormemente con este libro.

Por supuesto, el resto de hermanos Hathaways están muy presentes, sin que ninguno de ellos robe protagonismo a la pareja principal. Pero tengo que destacar a Leo, pues la evolución que este personaje ha sufrido desde Tuya a medianoche, donde lo conocimos como un hombre destruido y alcoholizado, es muy notable. Uno de las rasgos que más me están gustando de este personaje, es su sentido del humor y el burlón desprecio que dirige a los nobles, a pesar de ser ahora uno de ellos. Y, por supuesto, su relación con la señorita Marks sigue dando que hablar, protagonizando diálogos y escenas que nos dejan con la miel en los labios con la promesa -o eso espero- de una novela inolvidable.

En Tentación al anochecer, creo que Lisa Kleypas nos regala una historia que, tal vez, no sea la más romántica, emotiva ni inolvidable, pero me ha parecido una lectura encantadora.
Me está gustando mucho esta saga de Lisa Kleypas, pero confieso que es una autora que consigue ganarme en todas sus novelas.
Así que si me enamoró el romántico misticismo de Cam y Amelia en Tuya a medianoche y la dulzura desgarradora de Win y Merripen en Seducción al amanecer, ¿cómo no iba a hacerlo el inescrupuloso amor de Harry hacia la dulce Poppy? Imposible, pero repito que soy una lectora incondicional de Lisa Kleypas.



Seducción al amanecer - Lisa Kleypas

Título original: Seduce me at sunrise
2º Hermanos Hathaways
Autora: Lisa Kleypas
Editorial: Vergara/Zeta



Aunque eran pocas las esperanzas de que Win sobreviviera a la fiebre escarlatina, lo logró, pero desde entonces su salud se deterioró y se convirtió en una mujer frágil, casi una invalida, que ha llevado a una vida confinada. Se ha convertido en una mera espectadora de la vida que sigue a su alrededor sin que ella tome parte en ésta. Algo que pese que acepta, le duele y está decidida a remediar.

Enamorada desde siempre de Merripen, el silencioso y hosco gitano que se ha convertido en un miembro más de la ruidosa familia Hathaway, Win sueña con volver a ser una mujer sana y conseguir, por fin, el corazón de éste y una vida plena.
Tras el matrimonio de Amelia con Cam, la fortuna parece sonreír después de mucho tiempo a los Hathaway.
Determinada a recuperarse del todo, Win viaja hasta Francia para ingresar en la clínica de un eminente médico donde espera recuperarse del todo para regresar como una mujer nueva a Londres… y a Merripen.

Pero sus planes no obtienen los resultados esperados, ya que durante los dos años que permanece fuera, Merripen no responde a sus cartas ni muestra señales de verla de otra manera que a una hermana o alguien débil a quien proteger.

Decepcionada, Win regresa para encontrar a un Merripen más hosco, más huraño y más temible que el de dos años atrás. Sin comprender qué le ha llevado a ese carácter agrio y a tan aparente frialdad, se encuentra con otra propuesta de matrimonio que le lleva a replantearse si seguir o no esperando por Merripen. Sus esperanzas se agotan.

Merripen fue encontrado gravemente herido por los Hathaways y recogido en su hogar. Pese al carácter excéntrico de estos, su preocupación por el prójimo siempre fue incuestionable. Hallado en un estado casi salvaje, casi como una fiera, se encontró de la noche a la mañana formando parte de aquella extraña familia que lo acogió como un miembro más de la misma.
De entre todos ellos, desde el primer día sintió algo especial y único por la dulce Win. Sólo junto a ella se siente un hombre y un ser diferente, pero las heridas que esconde le hacen replegarse en sí mismo en la convicción de que ésta merece a alguien mejor que él. A alguien cabal, menos enloquecido y peligroso de lo que él se siente.

Pero por mucho que trata de huir de sus propios sentimientos, ve impasible como Win regresa transformada y determinada a desnudar su alma ante él, a arriesgarse una vez antes de rendirse definitivamente.

Seducción al amanecer es la segunda novela de la saga de los Hathaways, cuyos protagonistas son en este caso Win y Merripen. La historia de ellos ya me resultó conmovedora en el anterior libro, con lo que tenía muchas expectativas y pese que me esperaba algo un tanto diferente, es una novela que me ha gustado.

Creo que podría decirse que esta novela está a medio camino del carácter de la saga de las Wallflowers y otras novelas más serias y dramáticas de Lisa Kleypas. Sinceramente me esperaba una trama más dramática, pero aúna ambas líneas con un resultado, en mi opinión, bueno.
La historia de amor de Win y Merripen nace bajo un marco triste y de desesperanza: una muchacha de salud frágil y un gitano que fue cruelmente apalizado por su tribu, abandonado y dado por muerto. Han convivido como hermanos bajo el mismo techo, cada uno enamorado del otro en silencio, sin esperanzas ni futuro.

No obstante, según avanza y se desarrolla la novela, renace ese toque de las Wallflowers más chispeante y vivaz. Más que por el hecho de que se menciona Stony Cross -la propiedad de Lord Westcliff- cercana a la casa en Hampshire de los Hathaway, o a Mr y Mrs. Hunt, por el peculiar carácter de los Hathaway, que como en el libro anterior, da pie a una trama a veces triste, a veces desenfada y un tanto alocada.

Con respecto a la novela anterior, nos encontramos con que Win es una mujer diferente. Determinada a recuperarse del todo para, en igualdad de condiciones, luchar por el amor de Merripen, ingresa en la clínica del doctor Harrow, en Francia. Vemos una mujer con carácter y fuerte, decidida a tomar su propio destino en sus manos.
Pero pese a esta asombrosa recuperación, Merripen no responde a la aproximación de la jovne hasta la aparición de un rival, dispuesto a casarse con Win. Y aún así requiere mucha inducción por parte de dos personajes vitales en esta novela.

Aunque Merripen ya nos fue presentado en la anterior novela, no hasta ésta en que realmente conocemos al auténtico Merripen. Decir que su pasado es mucho más terrible de lo que pareciera a simple vista sería poco, pero aun convirtiéndolo en un personaje retraído, solitario y hosco, no es tampoco uno de esos protagonistas atormentados que acaban hastiando por su poca autoestima y carácter pesimista.
Bueno, realmente llega a resultar tozudo hasta el cansancio, cierto, pero la manera de exponer y plantear lo que siente, aunque a veces me ha resultado agotador, es bastante comprensible al conocer su historia.

Pero estamos ante un protagonista duro, brusco, irreverente y muy visceral. Muy diferente de Cam Rohan, personaje que resulta vital y muy relevante en esta novela, ya que descubre aquel misterio que lo rodea y que quedó inconcluso en la anterior novela.

Sin dejar de lado ese carácter místico y fatalista que rodea a los gitanos, la novela sigue bastante la línea de la de Cam y Amelia, pero con obvias distinciones. La relación entre Cam y Merripen se hace más cercana, con lo que vemos dos visiones muy diferentes de sus raíces gitanas. La historia de amor es preciosa, y como secundarios hay un variado plantel, empezando por el resto de Hathaways: Leo, Poppy y Beatrix.

En fin, que la novela me ha gustado mucho ante todo. La historia de amor de Win y Merripen me ha parecido realmente conmovedora, aunque repito que él a veces me ha resultado empecinado, tozudo y agotador hasta un grado superlativo.
Pero son dos personajes tan diferentes pero a la vez tan perfectos el uno para el otro que me ha mantenido en vilo de principio a fin. Creo que  es de esas historias en las que todos cuantos los rodean pueden leen sus sentimientos, todos menos los mismos interesados.

Resaltar que también nos encontramos con un nuevo y renacido Leo Hathaway, ofreciéndonos una imagen diferente de él. Además, ya se vislumbra (o eso parece) un poquito de la que será su novela y su historia de amor.
Creo que Seducción al amanecer cuenta una bonita historia de amor con una trama que aúna la miel y la hiel de las novelas de Lisa Kleypas. 

Tuya a medianoche - Lisa Kleypas

Título original: Mine till midnight
1º Hathaways
Autora: Lisa Kleypas
Género: Romántica histórica
Editorial: Vergara/Zeta


Cuando la familia Hathaway, inesperadamente, hereda un título nobiliario, Amelia descubre que su vida puede volverse aún más complicada de lo que era antes, ya que Leo, su hermano mayor, se dedica a despilfarrar la herencia en juego, bebida y mujeres en lugar de velar con el bienestar de sus cuatro hermanas menores.

Temerosa de que las malas compañías acaben poniendo en peligro la vida de su disoluto hermano, Amelia va a buscarlo al mismísimo Jenner’s, o lo que es lo mismo, el club de juego de Evie y Sebastian St. Vincent. Acompañada por Merripen, un joven gitano que es como un hermano para ella, además de un miembro más de la familia Hathaway, después de que ésta lo recogiera en su hogar tras ser hallado malherido y dado por muerto por su tribu, acaba tropezándose con el misterioso joven, también de raíces gitanas, Cam Rohan.

Cam está hastiado de la vida acomodada que ha conseguido, trabajando primero para Jenner y luego para su hija y yerno. Aunque ha logrado reunir una fortuna gracias a su trabajo y algunas inversiones, no es feliz. Siente que algo falla en su vida, ni siquiera las mujeres con las que siempre se ha relacionado logran despertar su interés.
Sólo Amelia Hathaway, una joven muy diferente del estereotipo al que frecuenta: bonita, aunque no excesivamente hermosa, con agradables curvas pero una joven inocente e inexperta, parece despertarlo del hastío en que vive.

Después de que Cam le ayudara a dar con el paradero de Leo y le robara un beso, Amelia no cree que los caminos del joven y atractivo gitano vuelvan a cruzarse, pero tarda poco en descubrir que el destino -algo en lo que ella no cree- tiene otros planes.

Tras abandonar la casa de Hampshire, los Hathaway se trasladan a la casa de campo de la familia. Ésta se encuentra muy cerca de Stony Cross, la heredad de Marcus Westcliff, con la convicción de que lejos de las perniciosas salas de juego, podrá ayudar a Leo.
Pero ni puede conseguirlo ni evitar volver a encontrarse con Cam Rohan, que está pasando una temporada en la propiedad de Lord Westcliff, invitado por éste.

Nuevamente, Cam ayuda a Amelia ante sus innumerables problemas: Leo desaparece a su antojo, la casa está casi en ruinas y el dinero escasea. Una relación de complicidad y amistad surge entre ambos, una relación que poco a poco va transformándose y dando paso a una atracción mutua entre ambos. Pero Cam y Amelia son como el día y la noche: Cam es supersticioso, soñador y poco unido a lo material; Amelia es reflexiva, no cree en el destino ni nada parecido y su mayor preocupación es proveer a los suyos de la seguridad que da el dinero.

Tuya a medianoche es el primer libro que compone la nueva saga histórica de Lisa Kleypas: los Hathaway.
A Cam Rohan ya lo conocimos en libros anteriores, concretamente en El diablo en invierno. En un principio parecía que sería él la pareja de Daisy, pero finalmente Lisa Kleypas, tal como explicó en su web, se decantó por Matthew Swift al considerar que Cam y Daisy eran demasiado parecidos.
Realmente Amelia y Cam son como el día y la noche.

Cam es medio gitano y medio irlandés y aunque él cree que sus raíces irlandesas no están muy presentes en su manera de ser y pensar, poco a poco va percatándose de que no es así y eso queda patente en el transcurso de la novela. Es un hombre sin ligaduras a lo material, pese a que ha logrado amasar una pequeña fortuna, pero al que le cuesta romper esos vínculos. Hastiado de su vida en Londres, cree que lo que en realidad necesita es abandonar la vida sedentaria y unirse a la nómada de una tribu gitana.
El personaje de Cam está envuelto en cierto misterio, sus raíces no quedan del todo claras, probablemente esto se resuelva en próximas novelas, quizá en la de Merripen y Win.

Amelia, por su parte, vive preocupada al ver como Leo se hunde más y más en un abismo de depresión, juego, bebidas y prostitutas. Nunca se recuperó de la muerte de su prometida y se desentiende de sus deberes como cabeza de la familia Hathaway; Winnifred es una joven delicada y frágil que ha logrado sobrevivir a una epidemia de escarlatina, pero su debilidad es evidente; las menores Poppy y Beatrix son dos jovencitas vivaces y Amelia sufre por no poder darles la oportunidad de asistir a fiestas y escuelas de señoritas.
Con lo que Amelia ante todo es práctica, se basa en hechos reales, lejos de los sueños e ideas sobre el destino de las que Cam le habla.

Nuevamente, Lisa Kleypas nos envuelve en el entorno casi mágico que rodea a Stone Cross para desarrollar esta nueva novela. Ciertamente, la heredad de los Westcliff debe tener algo, ya que son varias las parejas que se han formado en ésta.

La primera parte de la novela me ha gustado mucho. Tal como van conociéndose y entablando relación Cam y Amelia, la lectura es muy bonita. Sin embargo la segunda parte me parece menos fluida. Kleypas incorpora algunos elementos sorpresa para resolver algunos puntos clave de la novela de un modo un tanto extraño en mi opinión.
Aun y todo la novela me ha gustado, aunque hacia el final creo que pierde intensidad y fluidez. Los diálogos son del estilo a los que nos tiene acostumbrada esta autora y hay escenas muy sensuales.

El personaje de Cam me ha gustado mucho, por ese aire rebelde, misterioso y un tanto místico, romántico y soñador con que lo dota su herencia gitana. Ya destacó en El diablo en invierno y a mí no me ha decepcionado este personaje.
En cambio Amelia me parece menos coherente en su modo de actuar. Al principio me atraía bastante, ya que parece una joven que lucha por sacar adelante a su familia, desconfiada hacia el amor tras ser abandonada por el hombre con el que esperaba casarse. Pero según avanza la novela me resultó un tanto obcecada en rechazar a Cam, pese a que ya existe una relación entre ellos. Ese punto no lo veo muy coherente por parte de ella.

Como secundarios, el resto de hermanos Hathaway, destacando especialmente a Leo y su trágica historia de amor y por otro lado a Winnifred y Merripen, personaje que parece ocultar mucho. En este libro ya se vislumbran algunos detalles de la atracción entre esta pareja. Así como hay que destacar también la aparición de Lillian y Marcus Westcliff y Evie y Sebastian St. Vicent.

En definitiva Tuya a medianoche me ha parecido una novela bastante buena pese a los puntos que no me han convencido. Aun y todo, espero con ansias leer la próxima novela: Sedúceme al amanecer.