La exclusiva - Sandra Brown

martes, 20 de marzo de 2012


Título original: Exclusive
Autora: Sandra Brown
Editorial: Planeta (1998)
Género: Suspense romántico








Cuando estados unidos todavía llora la muerte del hijo del presidente por el síndrome de muerte súbita lactante, la primera dama le pide a la periodista Barrie Travis que investigue la muerte del bebé.
Escandalizada ante la posibilidad de que el niño muera asesinado, aunque ansiosa por obtener una exclusiva que le devuelva la reputación perdida, Barrie acepta el reto. Para llevar a cabo la investigación forma una incómoda alianza con un hombre de lealtades divididas que le facilita el acceso a la casa blanca, donde descubre terribles secretos que podrían alterar el curso de la historia... si es que vive para revelarlos.
Una magnífica novela de intriga y suspense basada en temas tan candentes como el síndrome de muerte súbita, el poder de los presidentes y las primeras damas, y el papel de los medios de comunicación en nuestra sociedad.

La exclusiva es ante todo una novela de suspense, aunque también cuenta con una trama romántica pero que, sin duda, no es el centro de la historia. Sin embargo, en conjunto, considero que es una magnífica novela del género del suspense romántico. Género en el que para mí, Sandra Brown es una de las autoras referencia, a pesar de que como digo, el romance no sea lo que prevalece en el libro.

Como ya me sucedió con Imagen el espejo, a pesar de que la novela gira alrededor del mundo de la política, que está muy presente en todo el libro, pues es el medio en el que se mueven los diferentes personajes del libro, lo cierto es que la trama me parece apasionante. Tanto así que la autora ha logrado que me interesen los entresijos y todo cuanto se cuece en la Casa Blanca que es el epicentro de La exclusiva.

La noticia de la muerte del hijo del presidente por el síndrome de muerte súbita lactante llena todos los informativos, prensa escrita y oída. El país está conmocionado.
De modo que cuando la periodista Barrie Travis recibe una llamada de la mismísima Primera Dama de Estados Unidos, Vanessa Merritt, para reunirse con ella y a lo largo de la conversación le insinúa que la muerte de su hijo no fue causa del SMSL sino un asesinato, queda inicialmente escandalizada. De ser cierto tendría ante sí la gran exclusiva, la que tal vez le sirva para reestablecer la reputación que como periodista perdió tiempo atrás.

Barrie es una periodista ávida de destacar en su profesión. En el pasado fue la protagonista de un escándalo periodístico que acabó con su carrera dentro de uno de los canales de televisión más destacados y la convirtió en el hazmerreír de todos. Tenía ante ella la oportunidad de lograr grandes metas pero su impulsividad, inexperiencia y juventud jugaron en su contra y, digamoslo llanamente, metió la pata.
Ahora trabaja en un canal de televisión mediocre en el que no puede demostrar su valía. Es un canal de bajo presupuesto, sin medios importantes y su superior inmediato es un machista que no valora mucho su trabajo. Así que cree tener la oportunidad de cambiar su futuro con esa investigación. Lo que no se imaginaba era lo peligroso que eso iba a ser.

Tras la conversación con Vanessa Merritt, Barrie realiza una serie de documentales sobre el SMSL. Algo en apariencia inofensivo da lugar a revelaciones inquietantes, a soplos de información que, al final, la ponen nuevamente en la palestra.

Sabe que anda tras una pista, así que su próximo paso es hablar con Gray Bondurant, antiguo marine y antiguo hombre de confianza -y amigo- de David Merritt, el presidente de Estados Unidos.

El primer encuentro entre ellos es simplemente explosivo. Bondurant la toma por una chiflada, una periodista incompetente y la echa de su rancho con cajas destempladas. Pero a pesar de todo la atracción estalla entre ellos (¡y de qué modo!).

Cuando la casa de Barrie vuela por los aires, ni a ella ni a Gray les cabe ninguna duda de que las pesquisas de la periodista están molestando a alguien y deciden trabajar juntos para averiguar qué es eso tan grave que no quiere se descubra. Además Bondurant conoce muy bien tanto a David Merritt como a su mujer Vanessa y a Spencer, el hombre de confianza del presidente, que trató de asesinarlo en su rancho. A ellos se une Daily Wells, un veterano periodista ya retirado, un poco cascarrabias pero que es de algún modo el mentor de Barrie y casi como un padre para ella.

Confieso que desde la primera página me sentí atrapada en la red que rodea a Vanessa y David Merritt, a Barrie Travis y Gray Bondurant. Creo que es una trama muy bien hilvanada y entrevesada para mantenerte pegada al libro. Aunque el peso de la novela recae sobre la investigación sobre la muerte del hijo del presidente, la historia de Barry y Bondurant también te engancha. La química entre ellos es palpable desde ese primer encuentro, cuando Barrie viaja a Wyoming para conocerlo y entrevistarlo. A pesar de que tanto uno como otro tratan de ignorar la atracción entre ambos, lo cierto es que está ahí, capítulo tras capítulo. Algo que no decae ni desaparece aun cuando toda la investigación periodística es fascinante.

Me encantan las novelas de Sandra Brown. 

La exclusiva me ha parecido magistralmente escrita. Aun y cuando el tema de la política -que no es precisamente de mis favoritos- es primordial en la historia, admito que me ha picado la curiosidad y ha hecho que me sumerja en la historia sin que eso me hiciera perder el interés. Eso es algo que valoro muchísimo en una novela, que la autora logre que temas que tal vez, en otra ocasión, no habría querido leer, hagan que me interese y me fascine en el libro en cuestión.

Los personajes están muy bien delineados, poco a poco vamos conociendo parte de sus vidas, por qué son como son, qué les ha sucedido y qué papel juegan o han jugado personajes como Daily, en el caso de Barrie, o los Merritt para Bondurant.

Sobre la investigación en torno al SMSL tampoco quiero entrar en detalles, pues supondría destripar el libro. Pero hay un ritmo ágil y apasionante que no decae. Los diferentes personajes secundarios que intervienen también quedan muy bien perfilados, de manera que los vas conociendo y sus motivaciones, sus secretos y complejos enriquecen muchísimo el libro, haciendo que sea una historia con peso, que cuente algo más que una sucesión de accidentes, muertes o investigaciones.

Por último reitero que la parte romántica de La exclusiva me ha gustado mucho. No es que sea muy, lo que se dice muy romántica, pero hay química, atracción. Hay más que tensión sexual, que la hay y muy fuerte. Hay complicidad y los protagonistas forman una pareja de esas que me gusta encontrar. Con personalidades fuertes, desconfían el uno del otro -al menos inicialmente- pero se sienten atraídos. Lo único que he notada a faltar es más peso de esta parte romántica en la novela. Pero con todo creo que es una buenísima novela. Otra gran novela de Sandra Brown.

2 comentarios:

  1. No conocía ni el libro ni a la autora pero creo que tiene muy buena pinta y podría gustarme, intentaré localizarlo
    besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Tatty! Para mí Sandra Brown es una de las mejores autoras en suspense romántico. También tiene tres novelas históricas. Si te animas, ya me dirás qué te parece.

    Un beso!

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!