White lion's Lady - Tina St. John

lunes, 3 de diciembre de 2012

Título original: White lion's Lady
1º Warrior series
Autora: Tina St. John*
Género: Romántica histórica (Medieval)
Editorial: Ballantine books


White lion's lady es una novela de caballeros -la primera de una trilogía medieval- que nos adentra en una época histórica convulsa en la que las lealtades cambian de bando, las tierras y títulos son comprados a cambio de pactos y apoyos a la corona o sus enemigos.

Cuando la novela comienza, Inglaterra, gobernada por el rey Ricardo, se divide entre quienes le son leales y quienes conspiran en su contra. En mitad de esta encrucijada de alianzas y traiciones, de caballeros y vasallos, nace la historia de amor de Isabel de Lamere y Griffin de Droghallow.

Para poner en antecedentes cabe mencionar que, años atrás, durante el reinado de Enrique II, el señor de Lamere fue acusado de traición. En reprimenda fue desprovisto de sus tierras, títulos y privilegios y, por supuesto, sentenciado a muerte. Su matrimonio fue anulado, sus hijas proclamadas ilegítimas. La esposa, rota de vergüenza y dolor, regresó a su Francia natal donde ha ido consumiéndose poco a poco.
Ahora, tras su muerte, Isabel de Lamere ha heredado sus propiedades.

Corre el año 1189 y el rey Ricardo decreta que los feudos de Lamere y Montborne se unan. Así, Isabel abandona el convento en el que ha vivido recluida durante años para cumplir con las órdenes de su rey. Poco valor tienen los deseos de una joven, menos aún el de una cuyo padre fue acusado de traición a la corona. Pero a Isabel la mueve el deseo de reunirse con su hermana menor, Maura, a la que no ve desde que fueran separadas y enviadas a conventos diferentes. Y eso es lo más importante para ella.

Cuando emprende el viaje que la llevará a conocer a su prometido, Sebastian de Montborne, y contraer nupcias, es secuestrada por una guarnición de hombres enviados por el propio príncipe Juan para impedir el matrimonio.
Entre ellos se encuentra Griffin de Droghallow, a quien en principio no reconoce, pero de quien ha conservado un viejo medallón desde que, años atrás, cuando era nada más que una niña, le salvara la vida. Desde entonces ha idealizado a aquel valiente joven que le juró que un día sería caballero para defender a los débiles.

En su fuero interno Griffin no desea ser el héroe de nadie, mucho menos el de Isabel que, absurdamente, ha hecho de él un caballero de brillante armadura cuando bien lejos está de serlo. Pero cuando es traicionado por el hombre al que ha protegido como a un hermano y al que ha rendido cuentas, aun en detrimento de su honor, no duda en esbozar sus propios planes para luchar la libertad que tan duramente ha luchado por conseguir. Pero eso puede significar perder a la única mujer que se le ha metido bajo la dura coraza con que se ha revestido.

En Griffin encontramos a un caballero desengañado, sin esperanzas.
Fue abandonado cuando era un recién nacido y tomado bajo la protección del señor de Droghallow quien lo entrenó y lo trató casi como a un hijo. No había nada más valioso para él que el honor y la lealtad. Juró fidelidad a Robert de Droghallow y juró que un día sería un caballero de intachable honor. Pero ahora, años más tarde, poco queda de aquel muchacho orgulloso y de los principios en los que se sustentaba.

Las novelas ambientadas en el medievo tienen algo que me atrae, por ello al saber que White lion's Lady transcurría en esa época histórica me animé a leerla. Eso y el que tras el pseudónimo de Tina St. John no está otra que Lara Adrian.

White lion's Lady es, desde mi punto de vista, una apasionante y bonita historia que entrelaza intrigas, secretos y amor. Me ha sorprendido la pareja protagonista, Isabel de Lamere y Griffin de Droghallow, pues distan bastante de los típicos personajes que asociamos a estas novelas.
Isabel es una joven que ha sido desprovista de su nombre, posición y privilegios, y recluida en un convento. Griffin de Droghallow es casi un mercenario que no conoce su verdadero nombre y que ha visto como poco a poco, año tras año, su alma se iba oxidando e iba perdiendo esa honorabilidad que lo era todo para él.

Me es muy difícil describir qué me ha transmitido esta maravillosa novela. Me ha parecido una historia muy bonita, pues desde el prólogo, en ese primer encuentro entre Isabel y Griffin, cuando son unos niños, me atrapó profunda e irremediablemente.
Más aún al descubrir el marcado contraste entre los pequeños Isabel y Griffin y los adultos. La necesidad de desvelar los interrogantes que rodean esa gran laguna que el tiempo ha creado me impelía a seguir leyendo.
Cómo no sentir curiosidad por descubrir que ha propiciado esos cambios y, sobre todo, como dos personas que no son nada más que peones en esta red de traiciones y secretos pueden salir indemnes y proteger ese amor tan frágil que los une.

Sin excederse con explicaciones y relatos históricos, la autora delinea una época y unos hechos que son el marco en el que nace el amor de Isabel y Griffin. Y combinando algunos rasgos tan atractivos como un héroe con un alma atormentada y una protagonista valiente y de buen corazón, da pie a una bonita historia que transcurre en una época apasionante.

Hacía mucho que no leía una novela medieval de este estilo. Un estilo que tal vez no se exceda en detalles que hacen de ella una historia del todo realista pero sí esboza cómo era la época y que vicisitudes rodean a esta pareja que deberá enfrentar mil y un obstáculos. Pues no se puede olvidar que Isabel está prometida a otro y que Griffin es considerado un traidor a la Corona, pues formó parte de la guarnición de hombres, aliados con el propio príncipe Juan, que han secuestrado a la heredera de Lamere. Esos se convierten en grandes obstáculos a superar.

Me ha emocionado como, capítulo tras capítulo, la coraza que rodea a Griffin se ha ido resquebrajando, y como la desconfianza de Isabel desapareciendo. Después de todo, en su corazón, sabe que ese hombre endurecido que dice haber perdido su honor es aquel muchacho al que convirtió en su caballero de brillante armadura.

Puede que White lion's Lady no pase a ser una de esas novelas que pasan a formar parte de las grandes historias de amor ambientadas en el medievo, pero es desde mi punto de vista una bonita historia que te cautiva, tanto los sentimientos que provoca, como por la época en que acontece, envuelta en aventuras e intrigas. Así, al menos para mí, es imposible no caer derrotada ante el asedio del león blanco y su dama en la que es para mí una bonita y emocionante novela.

* Tina St. John es el pseudónimo bajo el que ha publicado Lara Adrian varias novelas del género romántico histórico medieval.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!