Crazy on you - Rachel Gibson

martes, 21 de agosto de 2012


                                               
                                               
Título original: Crazy on you
3º Lovett, Texas
Autora: Rachel Gibson
Género: Romántica contemporánea
Avon Books 2012




Crazy on you es una novela corta ambientada en Lovett, Texas, cuya protagonista es Lily Darlington, la hermana de Daisy (protagonista de Daisy vuelve a casa). Tratándose de una novela corta no propicia una historia como a las que nos tiene acostumbrada Rachel Gibson, pero sí una lectura divertida. Breve pero ingeniosa.

Lily Darlington ha luchado duramente por ser una buena madre y sacar adelante su negocio. Tras su divorcio de esa rata de Ronnie abrió un centro de belleza, un Spa en la ciudad de Amarillo. Ahora tiene treinta y ocho años, una vida más o menos estable. Ha logrado comprarse una casa, la que colinda con la de su madre, la excéntrica Louelle Brooks. Está centrada en su trabajo y en Pippen, su hijo. Hace mucho que nadie se refiere a ella como “Lily la loca” y le gusta, pero la llegada del nuevo vecino de la casa de al lado hace que la estabilidad que tan duramente se ha esforzado por lograr tambalee. Y con su actitud, incluso corre el riesgo de volver a ser considerada Lily la loca.

Tucker Matthews es el nuevo oficial de policía de Lovett. Tras diez años en el ejército, decidió abandonarlo e ingresó en el cuerpo de policía donde ha sido contratado. Puede que ese pequeño pueblo en Texas, Lovett, sea demasiado tranquilo. Puede que en su nuevo trabajo no se enfrente a demasiados peligros, pero todo eso no le importa. La época de evitar balas y arriesgar la vida ha quedado atrás. Incluso pensaba trasladarse a vivir con su novia pero ella prefirió abandonarlo dejándole a su gato Pinky.
Así Tucker se ha comprado una bonita casa, tiene un gato y sólo quiere una vida tranquila. Sin embargo y aunque no está muy convencido -en realidad no estaba en sus planes- de querer que una mujer entre en su vida, no puede quitarse de la cabeza a la atractiva rubia que vive en la casa de al lado.

Daisy vuelve a casa es una de mis novelas preferidas de Rachel Gibson. Así que cuando supe que se había publicado la historia de Lily fui rauda y veloz a comprarla. No sabía que se trataba de una novela corta, con lo que me decepcioné un poco, tengo que admitirlo.
Me encantan las historias que escribe esta autora, los personajes un poco excéntricos, como describe la vida en un pequeño pueblo de Texas con sus asientos de vinilo, los chismes en la peluquería y las bromas picantes entre los agentes de policía. Todo eso está presente en Crazy on you, así como los personajes excéntricos -después de todo qué personaje más excéntrico que Lily puede haber- y el sentido del humor intrínseco de Gibson. Pero claro, todo eso está en una dosis más pequeña. Pero está al fin y al cabo.

Con todo, la novela me ha gustado, pero repito que me ha sabido a poco. Me encanta el comienzo, con ese primer encuentro entre Lily y Tucker, y luego ese segundo encuentro en el que no se percata que su sexy y joven vecino es el nuevo agente de policía que la multó. Me gusta el personaje de Tucker, en apariencia tan duro pero enseguida nos percatamos que es protector, leal y sexy. Y me gusta la nueva Lily.
¡Ojalá la novela fuera más extensa! De ese modo la historia podría haber ido fraguándose un poco más despacio y prolongando un poco más esa agradable y divertida sensación que me deja una novela de Rachel Gibson. Evidentemente al tratarse de una novela de unas 80 páginas todo transcurre muy deprisa y ése es el principal hándicap de la novela.

Pero debo decir que me ha gustado la historia de Tucker y Lily. Es sexy, divertida y con ese punto excéntrico tan propio de la autora. Me gusta porque es un poco diferente, básicamente por la diferencia de edad de los protagonistas, porque me ha atrapado el entorno que los rodea -tal vez apenas esbozado- y porque hay química entre ellos y eso se palpa desde ese primer encuentro.

En mi opinión Crazy on you es una historia sencilla y ligera que, evidentemente, podría haber dado pie a una novela más extensa. Sin embargo, hay un par de escenas que se me han quedado grabadas por lo divertidas y a su modo románticas que son. Por ejemplo el final me ha encantado. Como curiosidad quisiera destacar que aparece Sadie Hollowell como una de las clientas de Lily en su centro de belleza. Sadie es la protagonista de Rescue me, la tercera de las novelas de esta autora ambientadas en Lovett, así que Crazy on you también sirve un poco como prólogo a su novela.

Poco más puedo añadir. En este punto debería decir si la recomiendo o no. Pues pese a los puntos que me han decepcionado, bueno básicamente uno, sí recomiendo esta novela, sobre todo se la recomiendo a las lectoras fieles de Rachel Gibson, porque es chispeante, divertida y sexy.



The dark knight - Elizabeth Elliott

martes, 14 de agosto de 2012


The Dark knight
Elizabeth Elliott
Romántica histórica medieval
Bantam books Julio 2012




Le conocen como el Asesino del rey.
Ni siquiera quienes frecuentan la Corte conocen su rostro, pues se dice que viste con las ropas típicas de uno de esos infieles de Tierra Santa, pero ese hombre misterioso no es otro que Dante Chiavari.
Dante ha prestado su servicio al rey Eduardo durante años; ha sido su brazo ejecutor. Ahora está a punto de acariciar algo largamente esperado: la hora de la venganza. Tras años en el exilio, por fin, regresará a Venecia y hará pagar a su tío por sus crímenes; recuperará lo que le pertenece legítimamente y les fue arrebatado.
Sin embargo, cuando está esperando el momento de embarcarse rumbo a Venecia y dejar atrás Inglaterra, recibe la visita del mago Mordecai, uno de los consejeros del rey. En nombre del monarca le requiere para una última misión, vital para el futuro de Eduardo y del propio Dante, según las misteriosas palabras de Mordecai.
Su cometido será hacerse pasar por uno de los caballeros del barón Weston y llevarse con él a Avalene de Forshay, su hija, que está comprometida con el barón Faulke Segrave.

Avalene es un trofeo muy codiciado. De ella se dice que es la única descendiente del legendario Llewellyn. Y dado que las tierras del barón -su padre- se encuentran en una posición estratégica, son codiciadas tanto por los rebeldes galeses como los nobles de confianza del rey que defienden la frontera. La amenaza de una guerra entre Gales y la Corona se respira en el aire. El rey cree que el matrimonio del barón Faulke Segrave y Avalene la propiciaría, por ello quiere impedirla a toda cosa.

Dante accede a llevar a cabo esa última misión. Y bajo la apariencia de un gallardo caballero llamado Sir Percival parte hacia el castillo de Coleway en busca de Avalene de Forshay.
Desde que quedó huérfana de madre, Avalene fue enviada a vivir al castillo de Coleway junto a sus tíos, Lord Brunor y Lady Margaret.

La primera vez Dante la ve, la coraza de frialdad que lo ha revestido durante años se resquebraja; queda embelesado por la belleza de la joven. Avalene está acostumbrada a ver caballeros, trovadores y peregrinos entrando y saliendo del castillo, pero nunca ninguno le ha provocado los sentimientos que el apuesto Sir Percival le provoca. Así, es fácil caer rendida ante él y entregarle su confianza y su corazón. Pero cuando descubre el engaño del que ha sido víctima y que Sir Percival es nada más que un disfraz y ella un peón en su manos ya no sabe en quién confiar: Sir Percival... es decir, el asesino del rey, o su prometido el barón Faulke Segrave.

Cuando llevas muchos años esperando leer una novela y, por fin, la tienes en tus manos probablemente la comienzas dividida entre la expectación y el recelo. Y te preguntas, ¿logrará cumplir mis expectativas?
Eso es lo que me ha sucedido con The dark knight. Ansiaba tanto leerla que una parte de mí recelaba. Lo cierto es que tal vez no ha resultado la novela que esperaba, lo reconozco, pero puede incluso sea mejor.

Creo que, sin duda, uno de los mayores atractivos de esta novela recae en Dante Chiavari, su protagonista, al que conocimos en Encadenados como a un frío y letal asesino.
Confieso que uno de mis mayores temores era que el oscuro e impenitente Dante Chiavari se convirtiera en un personaje débil o irreconocible al enamorarse. Vamos en un tierno corderito. Después de todo fue el aura de peligro y pecado que lo rodeaba lo que atraía tan poderosamente de él. ¿Pero qué sucede cuando un personaje así se convierte en el protagonista de una novela? Debe ser un héroe, ¿no? O eso es lo que se espera. ¿Pero como puede serlo Dante sin perder eso que lo hizo tan atractivo?

Me ha encantado como Elizabeth Elliott ha tejido con puntadas limpias y precisas el tapiz del que Dante es una de las figuras más importantes que se nos describe. Y como poco a poco ese hombre, oscuro y misterioso, cae bajo la que ve una gran debilidad: el amor. No es que Dante hubiera renunciado, ni mucho menos, a la idea del matrimonio. Al contrario, ahora que está a punto de recuperar su herencia, su título y su herencia, planea casarse con una joven italiana y tener un heredero. ¿Pero dónde encaja en sus planes esa joven dama, con sangre inglesa y galesa, inquisitiva y curiosa? ¿Puede encajar si, llegado el caso, el rey le ordenara que la matara? Si así sucediera... ¿qué haría?

Estos son algunos de los interrogantes, en mi opinión apasionantes, que se entrelazan en la fría mente de Dante mientras lleva a cabo la que será su última misión para el rey Eduardo. Deberían ser flecos sin “importancia” a resolver antes de partir a Venecia. Pero el viaje desde el castillo de Coleway a Londres y hasta la Corte, se convierte en trayecto plagado de aventuras, persecuciones y trampas.

Aunque han transcurrido varios años desde que Elizabeth Elliott escribió las tres anteriores novelas relacionadas con The dark knight, no he notado mucha diferencia en el estilo de la autora. Quiero decir que sí lo hay, creo que es una historia más madura, más complicada pero enlaza perfectamente con Encadenados. Han transcurrido varios años entre una historia y otra.

The dark knight me ha parecido una novela maravillosamente desarrollada, ambientada con tal maestría y rigor que no sólo sabes que estás leyendo una historia de amor, sino una novela medieval creíble. Sin excederse con explicaciones históricas de ésas que te aburren, simplemente sumergiendo a sus personajes en esa época histórica a través de sus aventuras, vives a través de las páginas de la novela una lectura apasionante.

Me ha encantado el comienzo de cada capítulo: encabezado por una profecía del mago Mordecai.
Me ha sorprendido el tono divertido y el sentido del humor con que la autora ha caracterizado esta historia. Lo hace especialmente a través del personaje de Avalene de Forshay que, por buscar una similitud, me ha recordado el carácter entrañable y peculiar de las protagonistas de Julie Garwood. Pero en honor a la verdad, creo que The dark knight es una novela más rica en ambientación histórica, hasta tal punto en que los personajes no son creíbles si no es ese entorno que la autora crea. Es decir que la trama histórica no es un mero aderezo en el libro, es vital.

Y Dante. ¿Qué puedo decir de Dante Chiavari sin desvelar demasiado?
Tal vez no sea el héroe romántico clásico, a pesar de que en las novelas románticas medievales estamos habituadas a leer sobre caballeros que empuñan sus espadas como forma de ganarse la vida. De algún modo Dante también es así. Pero se nos describe como un asesino frío y sin escrúpulos, maestro del disfraz, de matar con venenos, espadas o las manos desnudas, tanto da.
Leer una novela en la que el protagonista no es el típico héroe romántico ha sido refrescante. Pero en mi opinión es una de las peculiaridades que hacen diferentes las novelas de Elizabeth Elliott. Novelas que, como The dark knight, dejan patente una gran pasión por las novelas de caballerías. Novelas que te envuelven en los claros y las sombras de una época histórica que, a priori, no se presta para historias dulces precisamente.

He sido incapaz de dejar de leer hasta terminarla. Es, bajo mi punto de vista, una novela preciosa, en la que abundan las aventuras, las intrigas y las batallas. En la que no echas en falta una escena de amor inolvidable porque las tiene. En la que sus protagonistas son tan fuertes y carismáticos que parecen cobrar vida. Es, en definitiva, una lectura apasionante, romántica y, en ocasiones, incluso divertida.
Creo que The dark knight contiene muchos de los elementos que conforman una gran historia romántica medieval: una ambientación cuidada y realista sin ser recargada, unos protagonistas fuertes y carismáticos, intrigas cortesanas, traiciones, pactos y aventuras. Todo esto junto a un toque mágico y místico da como resultado esta preciosa historia de amor.

Encadenados - Elizabeth Elliott

domingo, 5 de agosto de 2012

Título original: Betrothed 
2º Remmington
Autora: Elizabeth Elliott
Género: Romántica histórica (Medieval)
Editorial: Nefer
Año publicación: 2007



Al contrario que su hermano Kenric, el Barón Guy de Montague es un hombre más habituado a negociar y discutir que a empuñar una espada. Sin embargo, no por ello deja de ser un temido y respetado guerrero. Su nombre es venerado como señor de las tierras y propiedades de Montague, aunque está lejos de despertar el terror que el legendario Carnicero de Gales inspira.
Guy es un hábil comerciante, habituado al regateo e intercambio de mercancías o propiedades. En él prevalece siempre iniciar una negociación y una discusión antes que desenvainar su espada, aunque a veces la tentación de empuñarla le cosquillee en los dedos, tal como le sucede ante el Barón Laurence de Londsale.

La fortaleza de Halford -castillo de Londsale- que perteneció a los Montague tiempo atrás, ocupa su mente. Recuperarla se convierte en su objetivo.


Con esa finalidad se desplaza, con tan sólo una pequeña cuadrilla de hombres como protección, hacia los dominios del inescrupuloso Londsale. Un espía de Montague, tras los muros de Halford, le mantiene puntualmente informado de los hechos que allí tienen lugar. 

Sin embargo, con lo que no cuenta Guy es con la existencia de una hermosa dama en el castillo. Apenas sus ojos se posan sobre ella, brota la necesidad incomprensible de conocerla. Incluso, se forma en su mente la idea de convertirla en su esposa, pese a sus reiteradas negativas a la idea del matrimonio.


La joven no es otra que Claudia Chiavari, la sobrina del mismo Londsale. Su origen italiano la hace diferente a ojos de los ingleses. Incómoda, ante las miradas inquisitivas con que la estudian, e insegura a la hora de expresarse en la lengua inglesa, Claudia es una figura silenciosa que se desliza como una sombra entre los muros de Londsale. Ocupa sus horas en el cuidado de los jardines del castillo y en la preparación de pócimas curativas. Es una joven tímida e insegura que tiende a evitar la mirada de todos, especialmente de ese desconocido caballero: Guy de Montague, cuyos azules la siguen a todas partes y que parece empecinado en conocerla, atreviéndose a besarla y a prohibirle besar a otros hombres. ¡Inaudito!


Pero, pese a su fingido desdén hacia el joven Barón, Claudia se siente atraída por él. Aunque trata de fingir indiferencia, el recuerdo de sus besos la mantiene despierta por las noches. 

A su vez, Guy tiene claras las armas con que piensa negociar la compra del castillo de Londsale: su idea es marcharse de aquellas tierras como propietario de éstas y prometido con Claudia Chiavari.


Sin embargo, la inescrupulosidad del Barón de Londsale no tarda en manifestarse. El hombre tiende una trampa al joven Montague, drogándolo y arrastrándolo al lecho de la propia Claudia. Sorprendidos en esa situación, son obligados por el tío de la muchacha y el Obispo Germaine al compromiso. Pese a que, inicialmente, ése era su deseo, Guy se siente estafado y engañado. La idea de que la hermosa Claudia sea parte del ardid, lo lleva a idear su fuga de Londsale, llevándosela como rehén. La idea del matrimonio desaparece de su mente… o eso se dice a sí mismo. 

El que Claudia le confiese sus descubrimientos: todo aquello ha sido ideado por Londsale y el Obispo con la finalidad de sacar a Guy una buena cantidad de oro y liberarse de su sobrina, para después asesinar al joven Barón y culpar a la muchacha, no sirve para apaciguar la furia hacia ésta. Al contrario, está decidido a no sucumbir a la tentación que la muchacha representa para él. Tal vez se conceda la posibilidad de convertirla en su amante, pero nunca en su esposa y la Baronesa de Montague. 


Tras leer El Señor de la Guerra, el personaje de Guy, el hermano menor de Kenric, se convierte en un hombre envuelto de misterio. Las noticias que sobre él llegan a las tierras de Remmington nos insinúan una novela muy interesante, rodeada de preguntas y dudas. 
Las respuestas se hallan en Encadenados. Si esperáis encontrar un personaje similar al Kenric no lo encontraréis, ya que Guy es un joven muy diferente, con un carácter y una vida que distan abismalmente del terror y desdicha que envolvieron la de Kenric. Pero se trata de una novela muy romántica, dulce y, como su predecesora, inolvidable.


Elizabeth Elliott nos sorprende con una bonita novela histórica, que enmarcada en la Inglaterra medieval nos muestra la supuesta traición de Claudia a Guy y el modo en que éste reacciona a ésta. A lo largo de sus páginas, asistimos a una muestra tras otra de la duda, desconfianza y recelos que laten entre la pareja. En el proceso se enamorarán el uno del otro. 

Uno de los mayores atractivos del libro reside, nuevamente, en sus protagonistas. Guy es un joven mucho más sensible y accesible que Kenric. Sus sentimientos están reflejados en todo momento en la manera que actúa, piensa y siente, tanto como los de Claudia. La relación entre ambos destila dulzura y sensualidad desde la primera la última palabra. Si bien Kenric se nos mostró como un hombre hosco, duro y huraño, Guy es prudente, reflexivo, audaz y carismático. La disparidad entre ambos garantiza escenas intensas e interesantes entre los hermanos.


Uno de los rasgos que prevalecen en esta novela es la ambientación en que se sustenta. Es fácil sentirse transportado al castillo de Montague, sentir el frío de las mazmorras o el calor del fuego entre los muros de piedra... Y sobre todo, es fácil sentirse abstraído en la dulzura y sensibilidad que destila la historia de amor de Guy y Claudia.


Las punzadas de humor con que la autora nos deleita, la intensidad de sus diálogos, la sutileza con que describe el enamoramiento de la pareja, hilvanan una novela mágica, dulce y muy emotiva, en la que la aparición de Kenric y Fitz Alan actúa como nexo con El Señor de la Guerra y donde asistimos a nuevos y sorprendentes descubrimientos sobre algunos de los personajes del anterior libro, así como la relación de estos con Guy y Claudia. 

A medida que se avanza en la lectura y la relación entre los protagonistas parece afianzarse, surgen nuevos enemigos, nuevos secretos y misterios a resolver.


Si en El Señor de la Guerra encontramos a un protagonista hosco y huraño que era torpe y autoritario a la hora de mostrar su amor a Tess, en Encadenados descubrimos en Guy a un hombre sensible, franco y osado en sus demostraciones, pero no por ello menos desconfiado o receloso. El Barón de Montague y Claudia Chiavari son una pareja muy diferente, pero a su modo, expresan sus sentimientos cautivándonos en una nueva y maravillosa novela de Elizabeth Elliott. 

Si os gustó El Señor de la Guerra en Encadenados encontraréis una novela tan intensa y cautivante como la anterior. Un libro imprescindible para los lectores enamorados de la épica de la novela medieval.

La última promesa - Richard Paul Evans

miércoles, 1 de agosto de 2012


Título original: The last promise
Autor: Richard Paul Evans
Género: Sentimental
Editorial: Titania
Año publicación: 2010





Un italiano le robó el corazón...
Su nombre había sido Ellen, hasta que un irresistible italiano conquistó su corazón y la bautizó Eliana. Sin embargo, ese ensueño mediterráneo pronto se convirtió en pesadilla. Confinada a los bellos pasajes de su villa en la Toscana, Eliana sólo piensa en escapar de un marido ausente y mentiroso, de una vida vacía y lúgubre. Sólo la existencia de su pequeño Alessio, un niño frágil y enfermizo al que dedica todas sus energías, y su mayor pasión, la pintura, alegran sus días solitarios. Hasta que, de pronto, un vecino de evasivo pasado irrumpe en su vida y rescata todo aquello que había permanecido dormido durante tanto tiempo.

Un americano le enseñará a amar de nuevo.
Ross Story ha pasado casi un año vagando por Italia en busca de un lugar en el que empezar de nuevo. Y parece que, por fin, lo ha encontrado. Florencia, con todo su esplendor, le abre sus puertas invitándole a olvidar dolorosos recuerdos y brindándole una bonita amistad con Eliana, con la que comparte su afición por el arte y la belleza. Pero todos los corazones albergan secretos, y cuando la amistad se convierte en una atracción irremediable, Ross tendrá que luchar para evitar que, de nuevo, su alma se vuelva a romper en mil pedazos.

Tenía esta novela en la estantería desde hace mucho tiempo. En su momento me llamó la atención por varios motivos. En primer lugar la portada. Sí, se que es un poco frívolo, pero así fue. Y en segundo lugar, por la sinopsis. El que estuviera ambientada en Italia me atraía poderosamente, pese a que no son muchas las novelas que he leído que transcurran en el país transalpino. Pero lo cierto es que cuando una novela, ya sea contemporánea o histórica, que se sitúa en esta región o cuenta su historia quiero leerla.

La última promesa está catalogada como una novela sentimental. Si bien cuenta una bonita historia de amor, estoy de acuerdo en que así sea, pues difiere del tipo de libros que leemos como romántica contemporánea. No obstante, creo que cuenta una preciosa historia de amor y de valor.

Como creo que la sinopsis ya refleja muy bien -no creo que pudiera expresarlo mejor- de qué trata, me centraré en qué me ha parecido.
Para empezar diré que la sensación que me ha dejado la lectura es que la historia está, en ocasiones, más enfocada desde el punto de vista masculino, en este caso el de Ross.
Pero comenzaré por el principio. El libro comienza cuando una atractiva mujer entabla conversación con un escritor -inferimos que se trata del propio Richard Paul Evans- y al saber a que se dedica le cuenta su historia.

Y así da comienzo el libro, un libro que cada capítulo está encabezado por un refrán italiano y una cita del diario de Ross Story.
El libro nos cuenta la historia de esa mujer. Conocemos cómo es la vida de Eliana en la Toscana o como era antes de que se la cuente al escritor.

Vive en una antigua y preciosa villa, está casada con un italiano y tiene un hijo de ocho años, Alessio. Eliana es americana, su verdadero nombre es Ellen, pero Maurizio la llama Eliana y desde que se casó con él dejó de ser Ellen para ser simplemente Eliana.
Vive bastante recluida porque la región en que se encuentra la villa está bastante apartada. Su marido siempre está ausente a causa del trabajo y, también, por sus continuas infidelidades. Eliana vive dedicada al cuidado de Alessio, que sufre un asma muy grave, y a su otra pasión, la pintura.
Pero un día aparece un americano en la villa y alquila un pequeño apartamento de su cuñada Anna. Su nombre es Ross Story, es un hombre un poco misterioso, al que no le gusta hablar de su pasado. Pero enseguida conectan, pues son varias las cosas que los unen: no sólo su nacionalidad sino la pasión por el arte. Poco a poco la amistad va floreciendo y dando paso a otros sentimientos.
Obviamente llegados a este punto no voy a contar nada más.

Antes he comentado que la sensación que me daba la novela es la de estar enfocada desde el punto de vista masculino. Bien, debo aclarar algo. No es que los sentimientos o pensamientos de Eliana no se describan, al contrario, pero también se describen los de Ross y es en él, a menudo, sobre el que recae la atención del libro. En ocasiones se nos describe más su día a día que el de Eliana y es a través suyo que nos adentramos en la historia: qué siente por Eliana desde la primera vez que la ve, como es su día a día, qué piensa y qué desea.
A menudo en las novelas románticas, creo que nos encontramos con historias que se cuentan más desde el punto de vista de la heroína y aunque también se nos habla de ellos, es como si la viviéramos a través de ella. En este caso creo que va alternando. Durante gran parte del libro lo vivimos en piel de Ross, pero algunos capítulos lo hacemos a través de Eliana.

Me ha sorprendido muy gratamente. Es la primera novela que leo de Richard Paul Evans. Me gustado su estilo, su narración elegante e impecable; me ha gustado la sensibilidad que refleja en sus páginas. Sí, es una novela diferente, pero no creo que peor. Sólo eso, diferente.

Otra de las razones por las que me ha sorprendido La última promesa es que, a priori, si lees la sinopsis, tal vez, puedas suponer que estás ante una historia muy dramática. Es cierto que Eliana es una mujer con muchas carencias, con una vida difícil. Tiene un marido ausente y machista, infiel y desconsiderado; y un hijo que sufre continuos -y en ocasiones graves- ataques de asma.
Pero el día a día nos habla de una mujer que no se lamenta a cada momento. Sí, sufre pero sigue con su vida, lucha y reza. Es una mujer muy religiosa, en parte porque en ella ha encontrado consuelo ante la enfermedad de Alessio. En cualquier caso no he sentido en ningún momento que sea una mujer débil, sino más bien resignada. No tiene más alicientes. O no los tenía...

Me ha gustado como describe el choque entre las tradiciones italianas, la mentalidad y las costumbres, con las americanas. Eliana, aun siendo americana, ha tomado muchos rasgos italianos. Pero lo cierto es que es una mujer que desde el momento en que se casó con Maurizio “enterró” a la joven americana Ellen.
El personaje de Ross me ha gustado porque es un hombre con un pasado duro, sin embargo no lo deja ver en ningún momento, ni actúa como un hombre atormentado. Al contrario. Lo cierto es que del personaje de Ross prefiero desgranar poco porque lo bonito de la historia es ir conociéndolo en la lectura.

Ha sido gratificante leer una historia que aun partiendo de situaciones y problemáticas difíciles, se aborda con optimismo y con esperanza.
En fin, que La última promesa me ha parecido una historia muy bonita, sencilla y romántica que, a través de sus páginas, te traslada a los viñedos de la Toscana y a las calles y lugares más emblemáticos de Florencia. Reconozco que no suelo leer muchas novelas sentimentales, pero ésta, me ha calado y por eso, sin duda, la recomiendo.