Cuentos de hadas - Susan Mallery

domingo, 2 de diciembre de 2012

Título original: Beth and the bachelor
Autora: Susan Mallery
Género: Romántica contemporánea
Publicada: Harlequín Julia 1999/Harlequín Tiffany 2008





Hacía mucho tiempo que Beth había dejado de creer en los cuentos de hadas. Una mujer de casi cuarenta años, viuda y con dos hijos, no tenía tiempo ni humor para soñar tonterías. Y, entonces, sus amigos la pusieron en contacto con el mismísimo Príncipe Azul... El problema era que Todd Graham era un hombre maravilloso e increíblemente sensual, así que, ¿cómo iba a fijarse en la pobre Cenicienta? Pero, si ella no le interesaba, ¿por qué se empeñaba en darle aquellos besos que la dejaban temblando de anhelo? Todd no había prometido que fuera para siempre, pero un cuento de hadas como el de ella necesitaba un final feliz...

Creo que son novelas como Cuentos de hadas las que, por su sencillez y dulzura, que a su manera rescatan los ingredientes que dieron vida a los cuentos de príncipes y princesas, que leímos en nuestra infancia, las que nos hacen recordarlos en sus páginas. Al menos es ésa la sensación que me ha provocado a mí esta historia que me ha traído ese inequívoco recuerdo a Cenicienta.

Para situar un poco a las lectoras que, como era mi caso, desconocían la existencia de esta novela corta, os cuento que hace unos años Harlequín, en su sello Tiffany, publicó Cuentos de hadas junto a Cara a cara bajo el título Sueños hechos realidad. Existe alguna edición anterior, pero ésta es la que he leído yo. El porqué de esta explicación es deciros que es un título perfecto, pues ése es el espíritu de las dos historias que componen el libro: la de dos mujeres que hacen realidad una historia que, a priori, era nada más que un sueño.

Beth tiene treinta y ocho años. Es viuda desde hace varios años y tiene dos hijos adolescentes: Jodi y Matt. Darren no sólo ha sido su marido durante dieciocho años, sino que ha sido su primer y único amor. Tras su muerte, Beth vive centrada en su hogar y sus hijos, dos chicos estupendos. Pero un día sus amigos Cindy y Mike la sorprenden con un regalo increíble: una cita con un hombre.
Lo que sucede es que el hombre en cuestión es Todd Graham, un multimillonario con el que Beth no tiene nada, absolutamente nada, en común. La intención de Beth es negarse a acudir a tan absurda cita, pero Cindy la convence porque, total, ¿qué tiene que perder?

Todd Graham no sabe muy bien cómo un hombre como él, atractivo, agradable y (para qué ocutarlo) millonario, que no necesita ayuda para tener una cita, acaba convirtiéndose en la de una mujer a la que no conoce y que ha tenido que pagar por ésa. Pero como todo forma parte de una subasta para recaudar fondos, accede. Como el caballero que es, planea ir a recoger a la dama en cuestión, llevarla a cenar y, luego, amablemente escoltarla de regreso a su casa. Pero la cita no resulta para nada lo que esperaba.
En primer lugar, Beth, su cita, es una mujer entrada en la treintena cuando él suele salir con mujeres de poco más de veinte años, es madre y vive en un barrio de clase media. Físicamente, aunque atractiva, no es tampoco el tipo de mujeres con las que se relaciona. Y, lo más sorprendente, Beth parece muy reticente a salir con él. Tanto es así que ¡lo deja plantado antes de cenar!

Todd no tiene el menor interés de iniciar una relación, tampoco en involucrarse en la vida de una mujer viuda que aún no ha superado la muerte de su marido y que tiene dos hijos adolescentes. Pero Beth le atrae de una manera que le inquieta pero le seduce a la vez. Es refrescante, sincera, divertida y cariñosa. No parece consciente de lo atractiva que es ni de las virtudes que posee.
Beth aún no ha asimilado su vida como viuda, menos aún cree estar preparada para iniciar una nueva relación. Pero a pesar de todas sus reticencias y miedos, descubre que Todd no es sólo atento y atractivo, sino un hombre junto al que se siente viva, femenina e incluso feliz.
Lástima que sus mundos sean tan opuestos y lástima que en la vida,como en los cuentos, los sueños no se puedan hacer realidad... ¿o sí?

Con un argumento extremadamente sencillo, incluso diría que un poco previsible, Susan Mallery nos deleita con una maravillosa y romántica historia que, a pesar de ser muy cortita, me ha provocado mariposillas en el estómago desde la página uno.
Con unos protagonistas nobles, serios y que no creen en el amor a primera vista ni en segundas oportunidades, capítulo a capítulo nos introduce en sus vidas, en su día a día con Jodi y Matt, incluso con sus amigos y conocidos. Así nos percatamos de lo diferentes que son, tal vez de lo poco compatibles que parecen ser o de cómo la realidad terminará separando sus caminos. Pero como buena novela romántica que es, nos demuestra que los finales felices siempre llegan y que en sus páginas todo puede suceder.

Cuentos de hadas es la segunda novela que leo de Susan Mallery, una autora que me ha atrapado con estas dos historias y, ciertamente, me ha picado el gusanillo. Tanto es así que, sin duda, voy a seguir leyéndola.
En mi opinión se trata de una historia de amor sencilla, entrañable y enternecedora. Una que posee ese punto mágico que algunas autoras, cuál hadas madrinas, logran hacer estallar en mitad de sus páginas haciendo que lo que en apariencia es una historia gris y cotidiana se convierta en una que te haga creer que el amor siempre vence.
Para mí Cuentos de hadas es una historia muy bonita que, sin demasiadas pretensiones, te envuelve con su sencillez y dulzura haciendo que no puedes despegarte del libro hasta terminarlo. Sin dudarlo, os lo recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!