Sin ley - Nora Roberts

viernes, 14 de diciembre de 2012

Título original: Lawless
3º Loving Jack 
Autora: Nora Roberts
Género: Romántica histórica (Oeste)
Publicada: Harlequín 1989/2007




Tras abandonar la escuela de señoritas, donde ha pasado los últimos años, Sarah Conway viaja a Arizona para reencontrarse con su padre que posee una mina en esas tierras. No obstante, la realidad con la que se encuentra Sarah poco, o más bien nada, tiene que ver con lo que su padre le ha explicado a lo largo de los años. Pero eso carece de importancia ante la noticia que recibe a su llegada: su padre ha fallecido a consecuencia de un accidente en la mina. Al llegar a la casa descubre que la casa y las tierras no se parecen en nada a las elegantes y prósperas descripciones de las que hablan las cartas de su padre. Obviamente tampoco ha encontrado oro en la mina.
Pese a todo, Sarah está decidida a quedarse en Arizona e iniciar allí una nueva vida.

Jake Redman es un rudo pistolero acostumbrado a la dureza y violencia que entraña la vida en el Oeste. Cuando conoce a Sarah, tras salvarla en el ataque a la diligencia en que ésta viajaba, se percata que es una dulce dama del este que no encajará entre los pistoleros, los burdeles y la vida de aquella región. De hecho le aconseja que dé media vuelta y regrese por donde ha venido. Pero Sarah se niega.
Aunque la negativa de la joven le sorprende, cree que sólo es cuestión de tiempo que cambie de parecer. Pese a la indiferencia con que la trata, está pendiente de que nada le suceda y de protegerla cuando comienzan a producirse los ataques a sus tierras.
Jake llega pronto a la conclusión de que hay algo detrás de esos incidentes, algo relacionado con la mina y la muerte de Conway.

Poco a poco Sarah va aclimatándose a la vida en Arizona y va integrarse entre su gente. Trabaja como costurera y va acomodando y arreglando la casa, dentro de sus posibilidades. Incluso aparece un pretendiente dispuesto a casarse con ella, Samuel Carlson.
La noticia no agrada a Jake ni tampoco las sospechas que tiene de que tal vez la muerte de Samuel Conway no fue un accidente como todo apunta. También empieza a percatarse de la atracción que Sarah despierta en él, algo que le inquieta sobremanera y más cuando que es recíproca.

Aunque a Nora Roberts se la conoce más por sus novelas contemporáneas y paranormales, Sin ley es una de las novelas de esta autora que más veces he leído. ¿Las razones? Básicamente dos: está ambientada en el Oeste y me parece una novela muy diferente del resto de esta autora.

La historia es bastante sencilla, incluso diría que predecible, pero tiene algo que me mantiene enganchada. La manera de narrar de Nora Roberts me encanta, así cómo los protagonistas y cómo desarrolla la psicología de sus personajes. Todo eso aderezado con una novela del Oeste es lo que ofrece Sin Ley. La única pega que le pongo a esta novela es que se me hace cortita, claro que es un harlequín.

Partiendo de unos protagonistas un tanto estereotipados, pistolero sin raíces, y joven dama que llega por casualidad al Oeste, Nora Roberts da pie a una historia muy interesante.

Parte de la sangre de Jack es india, con lo que se crió entre dos mundos y no llegó a encajar en ninguno de los dos, especialmente entre los indios. Pero a causa de la muerte de sus padres siente odio hacia la otra parte de su herencia, con lo que convirtió en un hombre solitario, duro y sin raíces. Un hombre que vive sin ley.

Sarah es el polo opuesto, se ha criado en una escuela de señoritas. Su padre trabajó incansablemente para darle la oportunidad de convertirse de una dama, tal como su difunta esposa deseaba. Por ello se trasladó al Oeste donde explota una mina con la esperanza de encontrar oro. Sin embargo, no ha tenido éxito… o eso parece, aunque en sus cartas ha inventado toda una fantasía para hacer feliz a Sarah.
Cuando Sarah descubre la verdad, decide seguir los pasos de su padre.

Como secundarios, Sin ley nos presenta al resto de habitantes de Lone Bluff, la población donde transcurre la historia, desde los hermanos Carlson, el sheriff, Maggie O’Rourke, Carlotta, la dueña del burdel…

La relación entre la pareja protagonista me ha gustado mucho, especialmente porque es una historia clásica, pero que la pluma de Nora Roberts le da un toque muy especial. De esta novela me sorprende que Roberts nos muestra un estilo diferente al de sus novelas contemporáneas, ya que si en éstas echa mano de protagonistas independientes y seguras de sí mismas, en Sin Ley nos presenta a una joven dama, sola y sin apenas recursos, que también es capaz de valerse por sí misma.

La novela me ha gustado bastante, tanto por la historia de amor como por todo lo que envuelve los asaltos a las tierras de Sarah y la muerte de su padre. Si bien es cierto que el final es un poco rápido, es una novela que he disfrutado leyendo, por lo que la recomiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!