Un romance adorable - Julia Quinn

lunes, 17 de diciembre de 2012

Título original: Just like heaven
1º Smythe-Smith
Autora: Julia Quinn
Género: Romántica histórica
Publicada :Avon  2011/ Titania Octubre 2012




A estas alturas ¿quién no conoce el cuarteto de las Smythe-Smith? A lo largo de las diferentes novelas de Julia Quinn, mientras las parejas protagonistas de las mismas asistían a diferentes eventos sociales de la temporada en Londres, de vez en cuando se ha mencionado a las primas Smythe-Smith que “amenizaban” la velada musical que año tras año celebraban. No creo estar desvelando nada -quien más y quien menos ya las habrá conocido- saben de sobra que no son muy talentosas. Pero empeño no les falta y por ello estaba intrigadísima por leer esta novela. Confieso que me hacía gracia ver como pasaban a convertirse en las protagonistas de sus historias.

Un romance adorable es la novela que da comienzo a la que es, hasta la fecha, la última saga de Julia Quinn.
La familia Smythe-Smith además de ser notablemente conocida por las veladas musicales que ofrecen cada año durante la temporada en Londres (un acontecimiento esperado y temido a partes iguales) es muy numerosa. Las ramas de dicha familia se bifurcan repetidamente hasta el punto que incluso ellas bromean al respecto. Así, pese a que las jóvenes casaderas acaban contrayendo matrimonio siempre hay una prima soltera y sin compromiso que ocupe su lugar.

Honoria Smythe-Smith está desesperada por casarse. No precisamente por abandonar el cuarteto. Ella es de las pocas que disfruta del mismo, después de todo “es una tradición familiar”. Pero siendo la menor de ocho hermanos y los seis mayores de los que la separan bastante años casados y Daniel fuera del país, tras protagonizar un escándalo tres años atrás, se siente muy sola. Lady Winstead, su madre, no ha vuelto a ser la misma desde que Daniel abandonara Inglaterra. Está muy recluida y desea retirarse a Bath. Así que Honoria espera, por fin, recibir esa ansiada propuesta de matrimonio que le permita formar su familia. Una familia que ansía sea tan ruidosa y numerosa como la suya propia lo era.
Pero tras varias temporadas no ha tenido éxito. Por ello comienza a desesperarse.
Para colmo no deja de encontrarse con Marcus Holroyd, el marqués de Chatteris, y mejor amigo de su hermano.

A diferencia de Honoria, Marcus fue hijo único y un niño solitario hasta que conoció a Daniel en Eton. Desde entonces se hicieron amigos inseparables y pasó a formar parte de la bulliciosa familia Smythe-Smith.
Así que cuando Daniel abandona el país le pide un favor que Marcus no puede dejar de cumplir: velar por Honoria y evitar que se case con algún idiota. Palabras textuales.
De modo que Marcus se ve obligado a trasladarse a Londres durante la temporada, asistir a tediosas reuniones y bailes, soportar a las damas que tratan de atraer su atención y sus rapaces madres -más peligrosas aún si cabe- para disimuladamente vigilar a Honoria.
En los últimos años ya ha tenido que espantar a algún que otro pretendiente indeseado. Y esta temporada...
bien en esta temporada todo puede pasar. Incluso que una pareja que parece simplemente soportarse porque son amigos de toda la vida, empiece a verse con otros ojos.

Empezaré diciendo que las novelas de Julia Quinn me gustan mucho. La razón principal es que si bien no son historias muy profundas ni que destilan originalidad, son divertidas y me hacen pasar un buen rato. Es el tipo de lectura que en ocasiones prefiero y que busco.
Ya comenzaba esta crítica diciendo cuántas ganas tenía de leer Un romance adorable.
Lo cierto es que creo que tiene muchos de los elementos que me atrapan y entusiasman en una novela romántica. Pero pese a todo ello no me ha atrapado como lo hicieran los Bridgerton o incluso otras sagas como los Bevelstoke.

Honoria y Marcus se conocen desde niños. Al ser la menor de ocho hermanos y Daniel el único a su lado -y más cercano en edad- Honoria lo perseguía a todas partes. Así que cuando Marcus aparece en su vida lo sigue del mismo modo.
Es divertido y tierno ver como ha cambiado la relación entre Marcus y Honoria. De hecho durante los primeros capítulos me divertí mucho con la novela. El reencuentro entre ellos sucede en una escena muy del estilo pintoresco y gracioso a los que nos tiene acostumbrados Julia Quinn. Aderezada con los diálogos ingeniosos y que te atrapan tan característicos de esta autora. Así que me entusiasmé, pero poco a poco la historia o más bien el poco dinamismo que, en mi opinión, hay hizo que me fuera desencantando.
Pese a que la novela no es muy extensa, en ocasiones la he notado un poco falta de ritmo.

Más adelante la novela recupera un poco esa dinámica de la temporada en Londres, aderezado con los encuentros y desencuentros entre Marcus y Honoria y la imprescindible velada musical de las Smythe-Smith. Pero si bien acepto todo esto, lo cierto es que creo que la novela carece de la chispa e ingenio de otras de Julia Quinn. Al menos para mí.
No puedo negar que es divertida, o tiene escenas bastante divertidas. Es interesante ver como va cambiando la relación entre Marcus y Honoria, sobre todo cuando él comienza a mirar con malos ojos a posibles pretendientes que no son malos partidos (incluso aparecen los Bridgerton) y como ella empieza a pensar que algo raro sucede para que Marcus siempre ande cerca.

No faltan algunos malos entendidos pero se aclaran tan rápidamente que no da lugar a que se prolongue un poco más la incertidumbre. No faltan escenas emotivas ni una complicidad palpable entre Marcus y Honoria. Esa complicidad es una de las razones por las que la historia me gusta. Pero pese a ello, como digo no me ha calado como otras. Pese a que es una pareja atractiva y la historia es a ratos alocada. Pese a que bajo la apariencia imprudente y atolondrada de Honoria se dice mucho más como sus sentimientos hacia la familia, las tradiciones, su lealtad...

Por ello Un romance adorable es una novela que a ratos me ha entretenido, a ratos me ha intrigado y a ratos emocionado, pero no está entre mis preferidas.
Me gustaría mencionar que me parece mucho más acertado el título en inglés “Just like a heaven”, o lo prefiero, pese a que comprendo que la traducción Un romance adorable puede ser más comercial y estéticamente más bonita, pero creo que se pierde un poco el significado que tiene en la historia esa frase y transmite esa complicidad de la que hablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!