miércoles, 4 de enero de 2012

A man to slay dragons

Título original: A man to slay dragons
Autora: Meagan Mckinney
Género: suspense romántico
Primera edición: Kensington 1996



Han transcurrido cinco años desde que se cometió en Nueva Orleans el crimen de Zoe Green. El tiempo ha pasado, sus huellas siguen presentes y, además, el asesino continua libre. Eso es algo que atormenta a su hermana gemela, Claire.
Claire trabaja como abogada en Wall Street pero, decidida a luchar por las familias de las víctimas de crímenes que quedan sin resolver, fundó un grupo de apoyo, ZOE, llamado así en recuerdo de su hermana fallecida.

Incapaz de superar la muerte de Zoe que supuso el fin de su familia, Claire se ha dedicado en cuerpo y alma a su trabajo con el grupo de apoyo. Sin embargo ahora, años después, un grupo que nació con intenciones balsámicas para el alma rota de tantas personas, toma un nuevo y peligroso cariz. Consternada, Claire descubre que algunos de los miembros del grupo han ideado un “sorteo” que determinará entre todos los que lo componen, quién de ellos ganará la oportunidad de acabar con la vida del asesino de su familiar o ser querido. Cuando Claire descubre la existencia de esta conspiración, ya es demasiado tarde para tratar de impedir nada, pues ella misma ha sido la ganadora del sorteo y no puede hacer por detener a aquellos contratados para vengar la muerte de Zoe.

Liam Jameson es el agente del FBI al cargo de la investigación del grupo ZOE. Sus investigaciones le llevan hasta Nueva Orleans y hasta Claire Green. Al igual que la propia Claire, también él sufrió en sus carnes la impotencia y la desesperación de perder a un ser querido sin que el culpable pagara por ello. Pero mientras Claire ha enfocado su dolor en un grupo de apoyo para los familiares de las víctimas, Liam optó por unirse al cuerpo del FBI.
En cualquier caso, el camino de ambos se entrecruza en esta inquietante investigación que pone de manifiesto mucho más que unos crímenes. Liam sospecha que tras la pacífica y terapeútica fachada de ZOE se oculta la intención de tomarse la justicia por su propia mano y que la propia Claire es una de sus sospechosas principales. Pero, para complicar aún más la compleja ecuación, la atracción sexual no tarda en aparecen entre Liam y Claire, con lo que pasan a ser mucho más que agente federal y sospechosa.

No conocía la faceta como escritora de suspense romántico de Meagan Mckinney hasta que leí esta fantástica novela. Y debo decir que en una época en que las lectoras se lamentan de la poca o variada oferta de lectura de novela romántica actual, creo que encontrar o tener la oportunidad de leer una historia tan intensa y compleja como ésta, tan diferente de tantas como se publican, es un soplo de aire fresco. Al menos para mí leerla supuso eso y, sinceramente, me parece una de las mejores novelas de suspense romántico que he leído en los últimos años. Principalmente por lo novedoso de su trama y la inquietante historia que cuenta.

Centrándome en el argumento en sí de este libro, antes de nada debo decir que aunque el hilo principal de A man to slay dragons es el suspense, la historia de Claire y Liam es apasionante. No cuenta sino la historia de dos personas opuestas, totalmente incompatibles en muchos aspectos. Comenzando por el hecho de que Claire pertenece a una conocida y acomodada familia judía de Manhattan, mientras que Liam es de origen humilde y se crió en Oklahoma. Pero esto es algo que, finalmente, no es tan relevante ni tampoco es óbice para que la de ellos sea una historia de amor que no prospere. Claro que no. ¿Pero qué sucedería sin Claire se convirtiera en la sospechosa de un complot de asesinato? O rizando más el rizo, ¿qué sucedería si se conviertiera en la cómplice de un crimen?
Sin embargo, por encima de todo, aún existe un dilema más grave y más complejo de resolver que todo cuanto pueda -y permitidme que diga quiera- explicar. Y ése es para mí el mayor atractivo de esta novela.

Creo que Meagan Mckinney a través de esta apasionante historia nos hace sentir casi como en carne propia la angustia, el miedo, la rabia y la impotencia de gente que, como Claire, han sentido. Sientes lo mismo que Claire ante el hecho de que la muerte de Zoe haya quedado sin resolver. Impune.
Claire es una mujer de principios, fue criada bajo creencias y normas estrictas, la fe en Dios y la compasión. Pero eso se destruye con el asesinato de su hermana. Nada puede curar el dolor y la rabia que siente. Creo que nos describe las emociones reales de personas que han vivido algo similar. Por ello, algo sucede cuando Claire descubre que alguien podría vengar la muerte de Zoe. La justicia no hizo pagar al culpable pero parece ser que hay alguien dispuesto.
No quiero contar ni desvelar nada más. Sólo lo suficiente para poner a quienes lean esta opinión en situación, para que sepan qué tipo de historia van a encontrar.
No es una historia fácil, justamente por eso, me ha calado tanto. Justo por ello la recomiendo encarecidamente a quienes deseen leer algo así.

Como comento anteriormente, este dilema moral en el que se encuentra Claire es uno de los puntos más interesantes y absorbentes de A man to slay dragons. Ni siquiera el paso de los años ha logrado aceptar, mucho menos superar, el vacío que la muerte de Zoe dejó. Para Claire la vida nunca volvió a ser igual. No sólo por la pérdida de una hermana en semejantes circunstancias, sino porque su familia quedó hecha añicos.

Sin embargo, a pesar de lo que pudiera parecer por mis palabras, Claire es una mujer fuerte y de buenos sentimientos que debe enfrentarse a un dilema que va en contra de todo lo que siempre ha defendido y creído.
Liam se convierte en un pilar importante para Claire. Al principio son casi enemigos, pues en cierta manera están en bandos opuestos: Liam investiga el grupo de apoyo ZOE y a su fundadora, Claire, pero según van conociéndose, el agente federal descubre que la abogada es muy vulnerable. Y él mejor que nadie la comprende.

A man to slay dragons es una mezcla intoxicante de corage, miedo y corazón, una historia apasionante que me atrapó desde la primera página porque te introduce, casi , en los intrincados recovecos de la mente de un asesino, recreando sus crímenes casi como si los viéramos con nuestros propios ojos.
A pesar del gran peso que la intriga y el suspense tienen en el libro, sí existe una historia de amor. Para mí una historia preciosa que nos describe un mundo repleto de matices, donde todo no es blanco o negro, donde existen varias tonalidades de gris. Un mundo, en definitiva, real e imperfecto.

Claire y Liam deben superar obstáculos que a priori parecen insalvables, sanar y seguir adelante, pero que al final, como toda novela romántica clásica no trata de otra cosa que -como el título de la novela dice- de un hombre dispuesto a todo por matar los dragones de su dama.
Por último debo decir que aparte de lectora de romántica soy lectora de otros géneros. Las novelas de suspense han sido desde hace años unas de mis favoritas. Y esta novela he encontrado una combinación increíble de ambos géneros. Por ello, así como por todas las emociones que despertó en mí durante su lectura, la considero una novela 10. Excelente.

martes, 3 de enero de 2012

¡¡Feliz año nuevo!!




A menudo el comienzo de un año se hace con esperanza, con optimismo ante los doce meses que nos aguardan. Tal vez hacerlo así, expectantes, sea el mejo augurio. Después de todo ¿de qué sirve el pesimismo sino es para darnos mayor desaliento? Como lo que tiene que ser será (y lo que no no será) aprovecho que tengo un ratito para abrir esta entrada y desear un muy feliz año 2012 a quienes se aventuren por mi blog.


Cuando llega el 1 de enero solemos hacer una lista de todo lo que queremos hacer y nos proponemos lograr de cara al año que comienza. A veces la olvidamos, la relegamos al olvido o puede que no tengamos el coraje de luchar por todo ello. Por eso, el propósito que me hago es el de disfrutar de cada nuevo día, de mi gente y amigos, disfrutar con cada lectura y, por supuesto, el de seguir creyendo en los sueños.

Me encanta un fragmento que ya compartí en otra entrada, está extraído de la novela La amante imaginaria de Megan Hart. Me gusta porque habla de los comienzos. Tal vez sea muy apropiado para estas fechas. En realidad creo que lo es siempre... y qué mejor mensaje que éste.


Hay muchas cosas que no sé, pero otras muchas que sí. Sé que no puedes estar perdido si sabes dónde estás; que la vida está llena de cosas valiosas y frágiles, y que no todas ellas son agradables; que el sol sigue a la luna y va creando un día tras otro. El tiempo pasa, el mundo gira, y nosotros giramos con él, y aunque no podemos volver al principio, a veces podemos empezar de nuevo.”


Con cariño, os deseo un feliz año lleno de maravillosas lecturas y sueños que se hacen realidad.

Mariam