martes, 27 de marzo de 2012

Hasta que el alba dome la noche - Meagan Mckinney

Título original: Till dawn tames the night
Autora: Meagan Mckinney
Editorial: Nefer
Género: Romántica histórica
Año publicación: 2007



Cuando Aurora Dayne, huérfana desde muy temprana edad, abandona el orfanato en el que ha vivido desde el lejano día en que su padre la abandonara, jamás imaginó que su anodina y monótona vida pudiera dar un vuelco de ciento ochenta grados, que es lo que le sucede. Apenas tiene recuerdos del hombre que le dio la vida: una vaga y nebulosa imagen que puebla su mente, una sensación cálida que la cobija en sus días más tristes y solitarios, y un extraño medallón con incrustaciones de esmeralda como única posesión.

Cuando el único hogar que ha conocido pasa a manos de un nuevo dueño y ve tambalearse su futuro, ya que éste es un hombre avaro y egoísta, obsesionado con casarse con ella, decide abandonar el orfanato. Recibe una propuesta de trabajo, misteriosa pero muy interesante que parece caer llovida del cielo y que le abre las puertas a lo que espera sea una nueva vida. Eso sí, abismalmente diferente de la que ella espera.
Con la finalidad de viajar a Jamaica, donde le aguarda un trabajo como dama de compañía para una anciana dama, embarca en el Seabravery . A bordo de este navío conoce al misterioso Vashon, el dueño del mismo, del que descubre poco después se trata de un temido y peligroso pirata. 

Pero el hombre no es quien aparenta ser: es un hombre oscuro, misterioso y atractivo que esconde un terrible secreto. Obsesionado con vengarse del hombre que le destrozó la vida, busca la Estrella de Aran, una enorme esmeralda  que Michael Dayne, el padre de Aurora, tuvo en su poder y escondió, y sobre la que se dice pende una maldición: los enemigos de aquél que la posea morirán si trata de dañarlo.
Para dar con la esmeralda  cuenta con una pista que sólo conoce la hija del susodicho. Por ello planea una estratagema: engañar a Aurora para que viaje a Jamaica y una vez allí, obligarla a darle la pista que le conducirá a la esmeralda.

Pero con lo que no cuenta es con el efecto que la joven tendrá sobre él. Aunque inicialmente no la considera nada más que una solterona remilgada y estirada, y una herramienta en su venganza, poco a poco empieza a vislumbrar a la verdadera Aurora, la belleza pura y el fuerte carácter que oculta bajo su gris fachada. 
Aurora teme al rudo y sarcástico  Vashon, pero  poco a poco ese temor va transformándose en una poderosa atracción y en unos sentimientos desconocidos por ella hasta ese momento.
Sin embargo, descubrir su engaño y ser secuestrada por éste son dos bazas que lejos de mejorar su opinión sobre el pirata, la empeoran. Pese a sus denodados intentos por escapar y a su negativa a darle esa pista -que en realidad desconoce- no puede evitar ir enamorándose del hombre sensible y honorable que se esconde bajo su ruda apariencia. 
Vashon, aunque trata enérgicamente de no sucumbir a la pasión y dulzura que Aurora le provoca, demostrándole que pese a lo que cree sí posee un corazón, tampoco puede evitar qué sus sentimientos por ella se hagan más profundos. 
Del mismo modo que el enorme dragón tatuado en su espalda, Vashon debe luchar con el dragón que se oculta en su alma: aquél que le impide abandonar su odio y deseos de venganza, aquél que le aleja irremediablemente de Aurora. 

Juntos, Aurora y Vashon, se embarcan en una apasionante travesía a través del Caribe en búsqueda de la Estrella de Aran. Para ello deberán resolver ese  misterioso acertijo y, envueltos en una relación de amor y odio, deben enfrentarse a sus miedos para encontrar el más auténtico tesoro: el amor.

Aunque de esta autora sólo se habían publicado hasta la fecha dos novelas en español, su escritura, los personajes que crea y las tramas intensas y apasionantes que tan hábilmente es capaz de tejer la convirtieron en una de mis preferidas. 
Algo que Hasta que el alma dome la noche no ha hecho más que potenciar. 
Hacía tiempo que una novela histórica no me emocionada y enganchaba a sus páginas de este modo. Este libro es uno de esos que he sido incapaz de dejar hasta llegar a la última página, pero que además por la pluma y carga emocional que le imprime Meagan Mckinney, quieres paladear poco a poco y no quieres que se acabe. Al menos es mi caso.

A menudo al leer una novela de piratas me sucede que ésta no refleja lo que esperaba encontrar por la historia que cuenta o sus personajes, pero Hasta que el alba dome la noche me ha impresionado profundamente por la trama y la fuerte personalidad de Vashon y Aurora. Es un libro plagado de emociones, donde a menudo batallan el amor y el odio, donde sus protagonistas luchan denodadamente por no enamorarse, mientras como lector vas atisbando esos cambios, esas miradas y gestos delatores que, sin evitarlo, te emocionan.

El personaje de Aurora me ha gustado especialmente por su lucha y tenacidad, por el modo en que va transformándose desde una anodina joven a una mujer apasionada y con carácter dispuesta a luchar por su libertad y el amor de Vashon, incluso contra él mismo.
Vashon sencillamente es uno de esos protagonistas que se hacen inolvidables por su carácter y su carisma. Es un hombre que ha sufrido las bajezas y humillaciones más grandes, pero que se ha repuesto aunque perdiendo su humanidad en el camino. De hecho  es apodado  El Dragón por el tatuaje que cubre su espalda y porque ése es el emblema que lo representa: un dragón que, como él, se niega a ser domado y a enamorarse. 
Además con unos secundarios como la viuda Flosie Lindstrom y el capitán Isaac Corbeil, que garantizan emociones y risas, tiene todos los ingredientes para convertirse en una de las grandes novelas románticas, a mi parecer.

Hasta que el alba dome la noche es una novela con cuya lectura te ves inmersa en parajes exóticos, aventuras, misterios y maldiciones; una novela que te transporta al pasado fácilmente y en cuyas páginas volverás a leer esa pasión y esa fuerza que  pocas  autoras son capaces de plasmar.  Es  un libro que, sin duda, creo que releeré muchas veces…



martes, 20 de marzo de 2012

La exclusiva - Sandra Brown


Título original: Exclusive
Autora: Sandra Brown
Editorial: Planeta (1998)
Género: Suspense romántico








Cuando estados unidos todavía llora la muerte del hijo del presidente por el síndrome de muerte súbita lactante, la primera dama le pide a la periodista Barrie Travis que investigue la muerte del bebé.
Escandalizada ante la posibilidad de que el niño muera asesinado, aunque ansiosa por obtener una exclusiva que le devuelva la reputación perdida, Barrie acepta el reto. Para llevar a cabo la investigación forma una incómoda alianza con un hombre de lealtades divididas que le facilita el acceso a la casa blanca, donde descubre terribles secretos que podrían alterar el curso de la historia... si es que vive para revelarlos.
Una magnífica novela de intriga y suspense basada en temas tan candentes como el síndrome de muerte súbita, el poder de los presidentes y las primeras damas, y el papel de los medios de comunicación en nuestra sociedad.

La exclusiva es ante todo una novela de suspense, aunque también cuenta con una trama romántica pero que, sin duda, no es el centro de la historia. Sin embargo, en conjunto, considero que es una magnífica novela del género del suspense romántico. Género en el que para mí, Sandra Brown es una de las autoras referencia, a pesar de que como digo, el romance no sea lo que prevalece en el libro.

Como ya me sucedió con Imagen el espejo, a pesar de que la novela gira alrededor del mundo de la política, que está muy presente en todo el libro, pues es el medio en el que se mueven los diferentes personajes del libro, lo cierto es que la trama me parece apasionante. Tanto así que la autora ha logrado que me interesen los entresijos y todo cuanto se cuece en la Casa Blanca que es el epicentro de La exclusiva.

La noticia de la muerte del hijo del presidente por el síndrome de muerte súbita lactante llena todos los informativos, prensa escrita y oída. El país está conmocionado.
De modo que cuando la periodista Barrie Travis recibe una llamada de la mismísima Primera Dama de Estados Unidos, Vanessa Merritt, para reunirse con ella y a lo largo de la conversación le insinúa que la muerte de su hijo no fue causa del SMSL sino un asesinato, queda inicialmente escandalizada. De ser cierto tendría ante sí la gran exclusiva, la que tal vez le sirva para reestablecer la reputación que como periodista perdió tiempo atrás.

Barrie es una periodista ávida de destacar en su profesión. En el pasado fue la protagonista de un escándalo periodístico que acabó con su carrera dentro de uno de los canales de televisión más destacados y la convirtió en el hazmerreír de todos. Tenía ante ella la oportunidad de lograr grandes metas pero su impulsividad, inexperiencia y juventud jugaron en su contra y, digamoslo llanamente, metió la pata.
Ahora trabaja en un canal de televisión mediocre en el que no puede demostrar su valía. Es un canal de bajo presupuesto, sin medios importantes y su superior inmediato es un machista que no valora mucho su trabajo. Así que cree tener la oportunidad de cambiar su futuro con esa investigación. Lo que no se imaginaba era lo peligroso que eso iba a ser.

Tras la conversación con Vanessa Merritt, Barrie realiza una serie de documentales sobre el SMSL. Algo en apariencia inofensivo da lugar a revelaciones inquietantes, a soplos de información que, al final, la ponen nuevamente en la palestra.

Sabe que anda tras una pista, así que su próximo paso es hablar con Gray Bondurant, antiguo marine y antiguo hombre de confianza -y amigo- de David Merritt, el presidente de Estados Unidos.

El primer encuentro entre ellos es simplemente explosivo. Bondurant la toma por una chiflada, una periodista incompetente y la echa de su rancho con cajas destempladas. Pero a pesar de todo la atracción estalla entre ellos (¡y de qué modo!).

Cuando la casa de Barrie vuela por los aires, ni a ella ni a Gray les cabe ninguna duda de que las pesquisas de la periodista están molestando a alguien y deciden trabajar juntos para averiguar qué es eso tan grave que no quiere se descubra. Además Bondurant conoce muy bien tanto a David Merritt como a su mujer Vanessa y a Spencer, el hombre de confianza del presidente, que trató de asesinarlo en su rancho. A ellos se une Daily Wells, un veterano periodista ya retirado, un poco cascarrabias pero que es de algún modo el mentor de Barrie y casi como un padre para ella.

Confieso que desde la primera página me sentí atrapada en la red que rodea a Vanessa y David Merritt, a Barrie Travis y Gray Bondurant. Creo que es una trama muy bien hilvanada y entrevesada para mantenerte pegada al libro. Aunque el peso de la novela recae sobre la investigación sobre la muerte del hijo del presidente, la historia de Barry y Bondurant también te engancha. La química entre ellos es palpable desde ese primer encuentro, cuando Barrie viaja a Wyoming para conocerlo y entrevistarlo. A pesar de que tanto uno como otro tratan de ignorar la atracción entre ambos, lo cierto es que está ahí, capítulo tras capítulo. Algo que no decae ni desaparece aun cuando toda la investigación periodística es fascinante.

Me encantan las novelas de Sandra Brown. 

La exclusiva me ha parecido magistralmente escrita. Aun y cuando el tema de la política -que no es precisamente de mis favoritos- es primordial en la historia, admito que me ha picado la curiosidad y ha hecho que me sumerja en la historia sin que eso me hiciera perder el interés. Eso es algo que valoro muchísimo en una novela, que la autora logre que temas que tal vez, en otra ocasión, no habría querido leer, hagan que me interese y me fascine en el libro en cuestión.

Los personajes están muy bien delineados, poco a poco vamos conociendo parte de sus vidas, por qué son como son, qué les ha sucedido y qué papel juegan o han jugado personajes como Daily, en el caso de Barrie, o los Merritt para Bondurant.

Sobre la investigación en torno al SMSL tampoco quiero entrar en detalles, pues supondría destripar el libro. Pero hay un ritmo ágil y apasionante que no decae. Los diferentes personajes secundarios que intervienen también quedan muy bien perfilados, de manera que los vas conociendo y sus motivaciones, sus secretos y complejos enriquecen muchísimo el libro, haciendo que sea una historia con peso, que cuente algo más que una sucesión de accidentes, muertes o investigaciones.

Por último reitero que la parte romántica de La exclusiva me ha gustado mucho. No es que sea muy, lo que se dice muy romántica, pero hay química, atracción. Hay más que tensión sexual, que la hay y muy fuerte. Hay complicidad y los protagonistas forman una pareja de esas que me gusta encontrar. Con personalidades fuertes, desconfían el uno del otro -al menos inicialmente- pero se sienten atraídos. Lo único que he notada a faltar es más peso de esta parte romántica en la novela. Pero con todo creo que es una buenísima novela. Otra gran novela de Sandra Brown.

lunes, 12 de marzo de 2012

Rainshadow road - Lisa Kleypas

Título original: Rainshadow road
Autora: Lisa Kleypas
2º Friday Harbor
February 2012 Piatkus






Lucy Marinn es una joven artista del vidrio que se traslada a Friday Harbor por amor. Pero la relación con su prometido no era tan sólida como creía. Después de dos años viviendo juntos, un día Kevin da por terminada la relación. En un principio son varias las razones que esgrime, principalmente la personalidad de Lucy, pero, a la fin, se trata de otra mujer. Una mujer que no es otra que Alice, la hermana de Lucy.

Aturdida y con la autoestima por los suelos, Lucy desea abandonar Friday Harbor cuanto antes. Si ya le resulta de por sí doloroso que Kevin la deje por su propia hermana, el tener que verlos y encontrarlos en cualquier parte ya sería demasiado. Pero sus amigas Justine y Zoë la convencen para que se vaya a vivir a la posada que ellas regentan durante unos días, antes de tomar una decisión. Lo cierto es que las primas aprecian sinceramente a Lucy y quieren que se quede. Es durante esos días cuando conoce a Sam, el mediano de los hermanos Nolan.

A pesar de tener conocidos en común, como Justine, Zoe o el mismo Kevin, los caminos de Sam y Lucy no se habían cruzado antes.
Lucy, que duda de sí misma y se replantea su culpa en la ruptura con sólo con Kevin, sino con anteriores parejas, no desea comenzar una relación con nadie. En su futuro más inmediato no hay lugar para ningún hombre. Sam, un soltero convencido que huye despavorido de las relaciones largas, no puede hacer nada para evitar la atracción que despierta en él Lucy. Viéndola herida y vulnerable, siente la inexplicable necesidad de protegerla cuando tiene oportunidad, aunque él tampoco desea nada más que una relación temporal y sin ataduras.

Pero primero la intromisión de Kevin, que le pide a Sam que salga con Lucy para ayudarla a superar la ruptura -y de paso ayudar a que sus suegros dejen de detestarlo si Lucy rehace su vida- y más tarde un accidente, acercan a Lucy y a Sam de nuevo.

Rainshadow road nos lleva de regreso a la pintoresca y acogedora Friday Harbor para, en esta ocasión, narrarnos la historia de Sam Nolan.
Ya en la novela anterior supimos que Sam es el hermano que vive dedicado a sacar adelante sus viñedos. Sueña con que algún día los viñedos de Sam Nolan produzcan su propio vino. Desde que comenzó el negocio y se trasladó a la vieja y destartalada mansión victoriana que hay junto a las tierras, no ha tenido tiempo para las mujeres. La llegada de Holly y de Mark -que siguen viviendo con él- tampoco ha propiciado que tenga tiempo ni oportunidad de salir mucho, menos con mujeres. Sin embargo, desde que ve a Lucy por primera vez siente algo especial por ella. Y cuando sin saber muy bien cómo, ella acaba viviendo durante unos días en su casa mientras se recupera del accidente sufrido, la intimidad entre ellos se hace mayor; lo que hace más difícil luchar contra sus sentimientos.

Me gustó mucho Una noche mágica, debo empezar diciendo eso, y Rainshadow road me ha gustado también muchísimo. La sensación que me ha quedado al terminar la novela es dulce, cálida y... mágica.
También rodeada, en cierto modo, por un aura a cuento de hadas, en mi opinión es una historia inolvidable, romántica y entrañable en la que la familia, la fe y la capacidad de recuperación de una persona son puntales básicos de esta novela.
Además de contar lo que es, desde mi punto de vista, una historia de amor muy bonita, nos adentra en el corazón de Sam y de Lucy para ser testigos de cómo sanan y crecen emocionalmente. Aunque sus heridas no implican temas tan crudos como en la saga de los Travis, donde se abordan temáticas más duras, también está presente esa evolución que sufren los protagonistas a causa de vivencias del pasado. Y es algo que a mí, particularmente, me ha atrapado desde la primera página y embelesado de Lisa Kleypas como escritora de romántica contemporánea.

La dura vida de los hermanos Nolan ya nos fue explicada en Una noche mágica. Son hijos de padres alcohólicos y nunca han sentido que pertenecían a una familia. Hasta que llegó Holly y, poco después, Maggie.
Además vamos viendo cómo es la vida de Mark, Maggie y Holly tras el fin de la novela anterior. Algo que a mí me encanta, pues me gusta que protagonistas de novelas anteriores no desparezcan.
Pero aún viendo cómo Mark ha logrado superar su miedo al compromiso, Sam no cree que él sea capaz.

La vida de Lucy no es bastante desconocida evidentemente. Sin embargo los primeros capítulos de la novela nos narran su infancia, que estuvo marcada por la enfermedad que Alice sufrió de niña. Después de eso Alice se convirtió siempre en la débil, la hija a proteger y los celos y la inseguridad marcaron la relación de las hermanas. En el presente la de ellas sigue siendo una relación difícil, más aún cuando Alice le roba el novio a Lucy. Por supuesto.

Con todo este bagaje, en una vieja casa que los hermanos Nolan van remodelando, con una sobrina de siete años que les ha robado el corazón y quieran o no les ha cambiado la vida, con un hermano a punto de casarse, con otro recién divorciado y con graves problemas, incluso con la presencia del peculiar perro Renfield -sin olvidar a un exnovio entrometido y una hermana que siempre parece quitarle todo- y a toda una comunidad donde todos se conocen, nace la historia de Sam y Lucy.
Lo cierto es que la historia me ha parecido sencilla, envuelta en la cotidianidad del día a día, pero creo que es muy dulce y romántica. Diría también que es entrañable. Y de nuevo la magia está muy presente, claro que en esta ocasión no de un modo tan metafórico como en Una noche mágica.
No quiero entrar en demasiados detalles, pues ni son relevantes ni es menester desvelar más información de la necesaria, pero sí es cierto que es algo que me ha sorprendido. No sospechaba nada similar, en realidad esperaba una historia con personajes comunes y corrientes. Pero pese a todo, tengo que confesar que no es algo que me haya fastidiado la lectura. Creo que no es algo relevante, sino algo que puede pasar como una mera anécdota y no deja introducir una pizca de magia y fe en los personajes.

Mi opinión es que aun manteniendo el espíritu y el estilo sencillo, cotidiano y soñador de Una noche mágica, estamos ante una historia un poco más desarrollada. En el sentido que es más extensa. De hecho tengo la sensación -no sé si es imaginación mía o no- que ya se vislumbra algo de la historia de Alex, el menor de los hermanos Nolan, siempre envuelto en un halo de hastío, soledad y pesimismo que acongoja. Personaje por el que desde la primera novela siento una debilidad especial.

Poco más puedo añadir sin caer en el riesgo de contar puntos importantes de Rainshadow road. Es una novela que a mi parecer destila dulzura, sensibilidad y romanticismo. Una historia de amor entrañable, inolvidable. Sencilla, sí, pero de ésas que calan muy fácilmente porque sus personajes son tan humanos y reales que traspasan el papel. Humana porque cuenta vivencias reales, aunque Lisa Kleypas las envuelve de magia y fe.

Antes de acabar, como siempre que comento una novela de Lisa Kleypas, me siento obligada a añadir que a mí siempre me gustan sus novelas. Todas me han gustado. Claro, unas más que otras. Soy incondicional. Pero, ciertamente, esta nueva saga contemporánea me está encantando. Es más dulce que la de los Travis, tal vez por ese halo como de cuento que la rodea, tal vez porque destila magia en un sentido un tanto irreal. A mí me tiene totalmente enganchada. Es una historia con la que es fácil evadirse leyendo y que he terminado con una sonrisa en los labios.


domingo, 4 de marzo de 2012

Tatiana y Alexander - Paullina Simons

Título original: Tatiana & Alexander
Autora: Paullina Simons
Editorial: Círculo de lectores
2º S. El jinete de Bronce






 Casi ha pasado un año desde que Leningrado fue invadida por los alemanes, casi un año desde que Tatiana y Alexander se conocieran y naciera su historia de amor. Tantas y tantas cosas han sucedido en ese período de tiempo: la guerra, el hambre, las enfermedades… y la separación.

    Agotada, enferma y totalmente deshecha, Tatiana logra llegar a Nueva York donde da a luz al hijo de Alexander y donde le aguarda una nueva vida, una vida sin él.     Destrozada, no halla las fuerzas para seguir adelante, sólo su hijo le insufla de un poco de aliento para vivir, o al menos sobrevivir. Consigue trabajo como enfermera en el mismo hospital donde fue atendida a su llegada la isla de Ellis, en Nueva York. Allí conoce a una enfermera, Vikki, que con el tiempo se convierte en una gran amiga y al doctor Edward Ludlow, quien no sólo la atendió en el parto sino que se convierte en un amigo y un apoyo.

    Pero nada ni nadie logra arrancarla de la burbuja que crea alrededor de ella, ni los recuerdos de Alexander. Tatiana se convierte casi en un fantasma, nada queda de la joven optimista y risueña que enamoró al Comandante del Ejército Rojo, Alexander Belov. Ahora aunque vive, respira y camina día a día siente un dolor y un vacío en el pecho que no desaparece, su alma continua atrapada entre Leningrado, en Lazarevo… en Rusia, junto a Alexander.

    Con la ayuda de un doctor de la Cruz Roja, Sawyers, Alexander logró fingir su muerte para obligar a Tatiana a abandonar Rusia. Descubierta su verdadera identidad y detenido por el NKVD sabe que la condena que le espera es la muerte y que como su esposa, el futuro que la aguarda a ella, no es nada halagüeño. Pero, en última instancia, tras ser sometido a torturantes interrogatorios, amenazas y acosos que casi minan su voluntad, y a punto de ser ejecutado, le es perdonada la vida, pero a cambio es obligado a dirigir un batallón de presidiarios que son enviados a primera línea de fuego, donde su misión suicida es allanar el camino al Ejército Rojo, o lo que es lo mismo, son enviados a una muerte segura.


    No obstante, Alexander logra sobrevivir a duros meses esquivando el fuego, los disparos y las bombas, las enfermedades y el hambre, aferrándose a la más frágil de las esperanzas que aún le susurra que, un día, logrará  huir para embarcarse a Estados Unidos, rumbo a la libertad … y a Tatiana.

   
    Pero infinidad de contratiempos, traiciones y enemigos lo rodean, sin olvidar la misma guerra y finalmente, es encarcelado y enviado a una prisión, en lo que fue el campo de concentración de Sachsenhausen.

    Cuando han transcurrido tres años desde su llegada a Nueva York, tres años en que no ha logrado olvidar a Alexander ni rehacer su vida, Tatiana descubre que existe una pequeñísima posibilidad de que su marido no muriera, tal como el corazón le dicta aunque todas las pruebas señalaran lo contrario. Las dudas la han corroído muchas veces pero sabiendo que sus sentimientos nublaban la razón y la lógica no tenía nada a que aferrarse hasta que  sus pesquisas, por fin, dan resultado: Alexander no murió en 1943, testigos lo vieron en una prisión en 1945.

    Invadida por una nueva esperanza y decidida a salvar a Alexander, Tatiana se presenta como enfermera voluntaria en la Cruz Roja para formar parte del convoy que viajará a Europa, recorriendo países y ciudades devastados por la guerra, curando heridos hasta lograr llegar a la mismísima prisión de Sachsenhausen, un antiguo campo de concentración nazi.

    Torturado y al borde de la locura, considerado uno de los presos más peligrosos, Alexander permanece en una celda donde siente como sus esperanzas de huir desaparecen hasta que aparece una enfermera en su celda, en cuyo rostro reconoce a Tatiana. Cree que es una ilusión hasta que oye su voz y siente su mano…


    Es difícil describir las sensaciones que esta novela ha despertado en mí. Intensa, apasionante y cautivante desde la primera a la última página. Pese a la crudeza, la soledad y desesperanza que describe, los infortunios que separan a Tatiana y Alexander, me ha parecido una novela preciosa. Inolvidable. Es cierto que se me ha encogido el corazón infinidad de veces mientras la leía, más bien la he leído con el corazón en un puño, pero al llegar a la última página lo he hecho con la sensación que sólo me deja una gran novela de amor.


    Si El jinete de Bronce me enamoró, Tatiana y Alexander no ha sido menos. Y pese a que un gran parte de la novela, Tatiana y Alexander permanecen separados sin saber que ha sido del otro, la historia de amor que narra te pone los sentimientos a flor de piel página tras página. Los recuerdos, los pensamientos de uno y otro se hilan en una trama de sentimientos desgarradores que alcanza su punto álgido cuando se reencuentran.


    Aunque no estamos ante una novela romántica a las que estamos acostumbradas, ya que la historia de amor está enlazada íntimamente con el inicio, transcurso y fin de la segunda guerra mundial, y la trama bélica está muy descrita y desarrollada, no tengo más que palabras de elogio para esta novela. Ha logrado emocionarme como pocas y erizarme la piel una y otra vez, despertando tal ansiedad por saber qué sucederá que es imposible dejar el libro.


    Uno de los recuerdos más nítidos que me quedó de El jinete de Bronce es cómo Tatiana y Alexander se enamoran, la dulzura, las lágrimas y el sabor agridulce de un amor en mitad de una guerra. De Tatiana y Alexander me queda la fuerza inquebrantable de Alexander, determinado a sobrevivir por Tatiana; me queda la fe y la voluntad indoblegable de Tatiana por salvar a Alexander.


    Poco más puedo añadir, sólo decir que es una novela que he devorado con avidez pero a la vez he saboreado cada página, cada palabra aunque suene contradictorio.

Poquitas novelas románticas me han impresionado como ésta, casi diría que ninguna, ya que describe un amor tan fuerte e indestructible, una fuerza tan grande con unos personajes tan humanos y reales que traspasa el papel. Una historia de amor en mayúsculas.

viernes, 2 de marzo de 2012

Amor en la tarde - Lisa Kleypas

Título original: Love in the afternoon
Autora: Lisa Kleypas
5º Hermanos Hathaway
Editorial: Vergara



Todo comenzó con una carta. Fue un gesto inocente, nacido del bondadoso corazón de Beatrix Hathaway, pero cambió su vida para siempre.

Uno de los pretendientes de Prudence Mercer, el capitán Christopher Phelan, se encuentra en el frente de batalla y desde allí le envía una carta a su amiga. A Prudence la misiva le parece aburrida y deprimente, pues le habla del día a día en la guerra, de las muertes, la soledad y otros temas intrascendentes para ella, como un perro abandonado que cuenta el capitán le persigue a sol y sombra. Pru no tiene la menor intención de responderle. Después de todo no es su único pretendiente y la coqueta y superficial Prue quiere alguien que la alabe y adore.
Beatrix, aunque no siente gran simpatía por el capitán Phelan, desde que en una reunión campestre lo oyó hablando de ella en términos poco halagadores, se compadece de él y con el beneplácito de Pru le responde en su nombre. Siendo como es una amante de los animales, ¡su único interés es el perro!

Pero esa carta da lugar a una en respuesta, ésta a otra y así sucesivamente hasta que se convierten en algo vital para ambos. A través de ellas Christopher siente una conexión con Prudence que no ha sentido antes y descubre a una vía de escape al horror que lo rodea en las palabras que le escribe esa mujer de gran corazón, haciendo que despierten en él sentimientos nuevos.
Por su parte Beatrix se siente culpable pues sin pretenderlo ha engañado a Christopher, quien no sólo ya no le desagrada sino que se ha enamorado de él. Así que decide dar por terminada la correspondencia.

A su regreso de la guerra, Christopher es un hombre diferente. El convivir con la muerte, perder a amigos y compañeros bajo el fuego enemigo han hecho de él alguien más solitario y atormentado. Cree que sólo Prudence puede ofrecerle un poco de paz y, tal vez, junto a ella recuperar la cordura que cree le está abandonando. Ante todo debe averiguar por qué dejó de escribirle y qué significaban aquellas enigmáticas palabras escritas en esa última carta.
Pero Prudence parece otra, en realidad la misma de antes de la guerra y a su lado no siente nada de lo que le transmitían sus cálidas y esperanzadoras palabras. Sin embargo, Beatrix Hathaway le intriga de una manera que no puede explicar, tanto como el extraño y evasivo comportamiento que muestra ante él.

Tras la repentina muerte de su hermano, Christopher se convierte en el heredero de las propiedades de los Phelan. Su nueva posición le obliga a encontrar esposa cuanto antes. Prudence sería la opción perfecta, pero... ¿por qué entonces siente lo que siente por Beatrix? Una mujer que doma caballos salvajes, trepa a los árboles, tiene un erizo como mascota... ¡y viste con pantalones!

Amor en la tarde es la quinta y última novela que compone la saga de los hermanos Hathaway y también la historia de Beatrix. Beatrix es la más joven de los Hathaway, también la más elusiva y desconocida. De ella sólo hemos sabido hasta ahora que adora a los animales, que tiene un alma compasiva y que es incapaz de vivir rodeada de lujos y hacer del asistir a bailes y reuniones sociales su día a día. No ha mostrado interés por ningún hombre y tras varias temporadas fallidas en Londres parece que su destino es la soltería.
Pero en realidad, bajo la superficie, Beatrix sueña con mucho más. Quiere ser algo más que la tía cariñosa y abnegada que es, desea compartir sus inquietudes con alguien. El problema es que no ha conocido al hombre que desee eso mismo o que acepte como parte de su vida lo que conlleva casarse con una Hathaway. Nadie comprende su devoción por cuidar y dar refugio a tantos animales. Nadie ve que detrás de su apariencia excéntrica se esconde una joven soñadora y bondadosa. Ni siquiera Christopher.

Con el capitán Christopher Phelan Lisa Kleypas nos presenta al ex-soldado que carga con unas cicatrices y un dolor tan arraigado que nada puede borrar. A su regreso de la guerra se siente como un intruso, que ve desde la distancia la vida, sin sentirse ya parte de ella porque el campo de batalla y las muertes que carga en su conciencia lo han cambiado para siempre. De igual modo Beatrix no se siente parte del tipo de vida que le corresponde. No tiene nada en común con Prudence ni con las jóvenes en edad casadera, no aspira a las mismas metas ni tiene sueños parecidos. Nadie entiende su manera de actuar; a veces incluso duda si sus hermanos la comprenden.
En Christopher descubre a un igual en muchas cosas, a pesar que son tan diferentes y proceden de familias socialmente tan alejadas.
Ver como van salvando las distancias y construyendo puentes que los acerquen ha sido muy conmovedor.

A mi parecer Amor en la tarde cuenta una historia sencilla pero llena de sentimientos, donde un hombre y una mujer empiezan a verse con otros ojos, a descubrir virtudes que les habían pasado desapercibidas y a encontrar el uno en el otro a la única persona capaz de llenar el vacío que sienten.

El que empiecen a conocerse -digo conocerse porque anteriormente apenas habían cruzado palabra ni tratado de saber el uno del otro, se disgustaban por la imagen que tenían respectivamente- a través de cartas me ha parecido muy dulce. A pesar del engaño que hay de por medio, me ha parecido enternecedora la historia porque es como si ambos se quitaran una venda y descubrieran por primera vez al otro.
La novela no está exenta de problemas ni malos entendidos, empezando por el engaño de Beatrix y Prudence, pasando por las dificultades de Christopher para adaptarse a su anterior vida, en una sociedad que lo ve como un héroe aunque él no se siente así y sin dejar de lado, algún secreto o sorpresa a los que Lisa Kleypas nos tiene acostumbradas.

Antes de leer esta novela el personaje de Beatrix me intrigaba porque me parecía un tanto excéntrico, aún siendo como lo son los Hathaways. En anteriores libros nunca ha faltado esa escena donde una de las mascotas de Bea hace una de las suyas. Tal vez por eso sentía mucha curiosidad con este libro y esperaba una historia ligera y divertida. En su lugar he encontrado que, aun siendo ligera y sencilla, es más seria de lo que creía. Y eso se debe a Christopher.



No quiero contar mucho, apagaría la magia que esconde este libro que en mi opinión es mágico. Pero sólo añadir que Amor en la tarde me ha gustado mucho. Tiene sus momentos divertidos, melancólicos y románticos. Además, como en toda la saga, el resto de hermanos Hathaway y respectivas parejas e hijos siempre tienen algo que aportar, un toque desenfadado, cómico e irreverente. No quiero olvidarme de mencionar a Audrey, la cuñada de Christopher y amiga de Beatrix que impone una nota de cordura y bondad en tantas y tantas oportunidades.
Creo que es un punto y final muy acorde para esta saga, con una historia romántica, con un héroe atormentado por la culpa y una joven, única y sensible, capaz de curar las heridas del animal más fiero. Viéndolo así... ¿cómo no va a ser Beatrix la pareja perfecta para Christopher?

Sinceramente, a mí me ha parecido una historia dulce y preciosa que, sin calarme tanto como la de Poppy y Harry, que es mi preferida, me ha dejado una sensación muy cálida en el pecho al cerrar el libro. Así que, sin dudarlo, la recomiendo.