Amante desatado - J.R. Ward

domingo, 27 de enero de 2013

Título original: Lover Unbound
5º Hermandad de la Daga negra
Autora: J.R. Ward
Género: Romántica paranormal
Editorial: Manderley/Punto de Lectura 2009






Vishous es, dentro de la Hermandad de la daga negra, el vampiro cuya maldición le permite ver el futuro de los demás -aunque no el propio- y el que tiene la capacidad para destruir, con el contacto de mano izquierda, todo aquello que toque, razón por la que siempre la oculta con un guante de cuero negro. Es también el más inteligente de todos los vampiros y el experto en tecnología y servicios de seguridad.
No obstante, tiene un carácter extraño, esquivo. Se cierra al resto de sus hermanos. De hecho estos no le cuestionan ni tratan de averiguar lo que esconde. Oculta un pasado devastador, cruel y enfermizo que le ha convertido en alguien obsesionado con controlar a todos, incluso en sus prácticas sexuales y a la hora de alimentarse.

Poco antes de cumplir los trescientos tres años, Vishous recibe un inesperado “regalo”. La Virgen Escribana se materializa ante él y le hace dos sorprendentes revelaciones: por un lado le desvela la identidad de su madre, algo que el vampiro guerrero jamás ha sabido- y por otro le notifica que él es el “ Primale”, cuya función en El Otro lado es tomar como compañeras a las Elegidas y engendrar con éstas el mayor número de guerreros posible para aumentar las filas de la Hermandad. Hay que recordar que en la actualidad sólo son cinco los guerreros vampiros con que cuentan para luchar contra la sociedad de restrictores.
El que se le desvele la identidad de su madre, precisamente no llena de alegría a Vishous, ya que eso no borra la cruel infancia y transición que sufrió en manos de su padre, en mitad del campo de batalla. Al contrario, le hace revivirla con mayor fuerza, y con ella la amargura e impotencia que la envuelven. Pero además saber que está destinado a ser el semental de Las Elegidas acaba de hundirlo más en un abismo de soledad y autodestrucción.

Después de que Butch tomara como compañera a Marisa, el vínculo y la atracción que el ex-policía despertaba en él no ha desaparecido. No obstante ver la felicidad de su amigo del alma le hace ser consciente de lo solo que está.
La soledad ha sido siempre una constante en su vida: en su infancia, en su transición a vampiro, durante los siglos posteriores e, incluso, dentro de la Hermandad. Al menos hasta la llegada de Butch.
Además el que haya perdido su visión para predecir el futuro no hace sino inquietarlo. Esa maldición siempre ha pesado como una losa sobre él: ver la muerte y el destino de los guerreros no es precisamente un don, pero la falta de esa visión lo inquieta porque le priva de un arma.

Furioso y determinado a acabar con un mal humor matando a unos cuantos restrictores, Vishous se adentra en las calles de Caldwell, ávido por un poco de pelea. Pero lo que esa noche encuentra es otra cosa: en mitad de un reyerta con un restrictor recibe un disparo directo al corazón que le conduce al hospital.

Jane Withcomb es la jefa del equipo de traumas cardiacos. Esa noche, cuando está a punto de marcharse a casa, llega un paciente: un varón atractivo y oscuro, con una herida por un disparo en el corazón.
Mientras lo examina en la mesa de operaciones, éste abre los ojos, blancos como diamantes, y sus miradas se cruzan. Algo visceral y desconocido estalla en ambos. Algo que los une, sin que Jane sea consciente de ello.
Tras la operación, parece que sólo el contacto con su doctora calma a Vishous. Una voz en su cabeza no deja de repetirle que ésta es suya. Así que cuando Rhage, Phury y Butch aparecen en el hospital para sacarlo de allí, antes del amanecer, decide que Jane se irá con ellos. Tiene claro que ella la mujer que está destinada a ser suya. Algo que ni ella sabe, ni sobre lo que le pregunta su opinión. Simplemente lo ordena, sus hermanos obedecen secuestrándola y llevándola con ellos del hospital.

Cuando Jane vuelve en sí se encuentra en una mansión impresionante que rezuma lujo y poder en cada estancia. Obligada a velar por su extraño paciente, no puede evitar notar que se siente poderosamente atraída por éste. Algo que se dice no debería. A juzgar por sus apariencias, tatuajes y armas, Jane ha determinado que se trata de un traficante de drogas, un mafioso o algo de peor calaña… No obstante, una corriente de erotismo y atracción, oscura y palpable, nace entre ellos.
Así que, cuando Phury, es herido en una pelea con restrictores, la oportunidad de pasar más tiempo junto a aquellos vampiros no le resulta tan desagradable, al contrario es una excusa perfecta.

Poco a poco va atando cabos y llega a la conclusión de que está ante un grupo de vampiros, pero eso lejos de aterrarla, acaba resultándole apasionante. ¿Cómo no serlo cuando algo va forjándose entre ella y ese misterioso V?

A pesar de que sólo pasan unos días juntos, Vishous y Jane no tardan en enamorarse el uno del otro. Vishous se siente un ser sucio, despreciable y no merecedor de alguien como Jane. Jane, por el contrario, descubre que a pesar de todas las atrocidades, degradación y vicios que Vishous le confiesa, es capaz de enamorarse de él.
Pero Vishous sabe que no existe la posibilidad de un futuro juntos: él es un vampiro, uno de los guerreros de la Hermandad, ella es humana y por si no fueran suficientes obstáculos, en unos días se celebrará la ceremonia que lo nombrará El Primale, y tomará a la primera de las Elegidas.
¿Qué posibilidad de futuro existe para él y Jane?


Amante desatado es el quinto libro de la Hermandad de la daga negra. Como sus predecesoras, me ha parecido una novela cautivante, intensa y hipnótica de principio a fin.
Debo confesar que Vishous es el vampiro por el que siempre he sentido predilección porque la información que, hasta este libro, se nos había facilitado, lo envolvían en un áurea oscura y misteriosa. Por un lado ese pasado del que apenas si teníamos una pinceladas, y que en esta novela se nos desvela completamente: una infancia en la que imperaban las torturas, los desprecios y las degradaciones constantes… una transición tanto o más cruel.
Por otro lado ese interrogante que Ward siempre dejaba latente sobre su condición sexual -y que también en este libro se nos aclara más- así como su amistad con Butch, creo que lo han hecho un personaje impresionante y difícil de lograr un libro a su altura. Algo que, a mi parecer, J.R. Ward logra magistralmente en Amante desatado.
Sin duda, Vishous es uno de los protagonistas más controvertidos y traumatizados que he leído, casi tanto como Zsadist. Lo es hasta el punto que su pasado lo han empujado a una actitud que él mismo califica de “pervertida”.
Es difícil que un personaje así logre calar en tu corazón, pero no imposible.

Jane es una joven que aunque de origen acomodado vivió una infancia solitaria, dura y estricta. La muerte de su hermana menor, la única luz en su triste niñez, la marca. La determina a convertirse en doctora, algo que logra y algo que, sin ella saberlo, marca su destino. No podía imaginar que la noche que operó a un herido de un disparo en el corazón, el suyo acabaría en manos de éste.

Amante desatado es una novela cruda, a veces un tanto sórdida, pero que narra una historia de amor preciosa. La relación entre Vishous y Jane es increíble: rezuma tristeza, desolación, miedo, erotismo y un amor inmenso. Es una de las historias más bonitas y tristes que he leído.
En cada libro, Ward halla un modo de unir a la pareja protagonista, a pesar de que sus destinos parezcan imposibles de enlazar. En este caso, la respuesta es totalmente inesperada. Sé que hay gente a la que no le ha gustado. Quizá sea atípica y fuera de lo usual, pero no olvidemos que estamos ante una novela paranormal, en la que se crea un mundo paralelo con sus normas y los seres que lo pueblan.

Al margen de la historia de amor de Vishous y Jane, John toma un papel muy importante ya que está próxima la fecha de su transición. Y por otro lado, se nos muestra una evolución de Phury que sorprenderá, así como el papel que juega en hacer viable la pareja de Vishous y Jane.
Uno de los personajes con más peso en la trama es, sin duda, La Virgen Escribana, cuyo papel es relevante y de quien se hacen sorprendentes revelaciones. Así, descubrimos una faceta de ella más humana y cercana. A mí desde luego hay algunas escenas que me han emocionado.

Y sin desvelar nada más, puesto que creo que es preferible descubrirlo uno mismo con la lectura, tengo que decir que Amante desatado es una novela con la que derramado lágrimas de tristeza en algunos momentos, risas en otros, con cuya lectura a veces se me ha hecho un nudo en el corazón…. pero que de la primera a la última página ha logrado cautivarme y transportarme a ese mundo oscuro y apasionante creado por J.R Ward.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!