Padre mío - J.R. Ward

domingo, 27 de enero de 2013

Título original: Father mine (incluido en La Guía Secreta de la Hermandad de la daga negra)
Novela corta
Autora: J.R. Ward
Género: Romántica paranormal
Editorial: Manderley/Punto de Lectura 2010




Padre mío es un relato que se incluye en La guía Secreta de la Hermandad de la Daga negra.

Los protagonistas indiscutibles son Zsadist, Bella y Nalla. 
Han transcurrido tres meses desde el nacimiento de Nalla, hecho que se ha adelantado bastantes meses. Desde entonces Zsadist no ha sido capaz ni una sola vez de tomar entre sus brazos a su hija, algo que, lógicamente, no ha pasado desapercibido para Bella ni para la pequeña Nalla. Con tres meses, la bebé vampiro tiene el desarrollo que en bebés humanos equivale a los nueve meses, con lo que Bella puede ver y sentir cómo Nalla quiere que su padre la mira, la mime y la coja entre sus brazos.

Por su parte, la relación entre Zsadist y Bella, si bien no es fría ni tirante, no es igual que antes. El nacimiento de Nalla los ha convertido en una familia y aún están habituándose a los cambios en su vida, lo que ha afectado a su vida de pareja.
No han tenido relaciones sexuales después del parto y Bella teme que a causa de los cambios que su cuerpo ha experimentado por la maternidad, Zsadist ya no la desee.
Eso, unido al dolor que siente por Nalla ante la ausencia de su padre, la llevan a decidir abandonar a Zsadist. 

Bella nació sin el cariño de sus padres, pero contó con Revhenge con el que, pese a sus diferencias, siempre pudo contar. No quiere que Nalla pase por lo mismo y tras confiar sus temores a Phury, le comunica a Zsadist lo que ha decidido por el bien de la hija de ambos, así como que piensa que ya no la desea como shellan.

Zsadist siente terror ante la posibilidad de perder a Bella, lo que le hace confesarle la razón de su aparente indiferencia: aunque lo desea, no puede olvidar que durante siglos fue un esclavo de sangre y no es sólo que las pesadillas han regresado, sino que las cicatrices y los tatuajes que marcan su cuerpo son una prueba irrefutable. ¿Cómo podría explicárselo a Nalla?
Destrozada por el dolor de su hellren, Bella le ofrece su apoyo incondicional y, juntos, tratan de luchar contra las pesadillas y los recuerdos que aún lo acosan….

Pese a ser un relato corto, de apenas ochenta páginas, me ha parecido una lectura emotiva y desgarradora a la vez. 
Parecía que Zsadist había superado, al menos en parte, su pasado pero el convertirse en padre le hace sentirse contaminado para su hija. 
Pese a la brevedad del relato, los sentimientos están a flor de piel, por Zsadist, por Bella que siente que él se aleja cada vez más y por Nalla, ya que a través de sus ojos, entendemos cómo ésta llama a su padre.

Creo que si hay algo que merece la pena del Compendio es este relato. En mi opinión el resto del libro no aporta mucha información nueva, pero Padre mío es una narración cargada de sentimientos, donde se revive el parto de Bella, donde nos describe cómo cambia la vida de la pareja, y cómo enfrentan las nuevas dificultades que aparecen ante ellos.

Por otra parte, se vislumbra cómo ha afectado a la Hermandad tener entre sus filas a una recién nacida, lo que nos muestra un lado desconocido de los letales vampiros.
Se perfilan subtramas de personajes que ya han protagonizado sus novelas.

En Padre mío J.R Ward nos muestra una etapa más en la sanación de Zsadist, del que hemos ido viendo su evolución tras enamorarse de Bella. 
Como digo antes es un relato que se centra exclusivamente en ellos y cómo se redescubren tras la paternidad, cómo recuperan su vida de pareja y como familia, junto a Nalla.
Creo que para las fans incondicionales de La Hermandad es una lectura impactante y emotiva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!