Too great a temptation - Alexandra Benedict

sábado, 19 de enero de 2013

Título: Too Great a Temptation
1º The Hawkins Brothers
Autora: Alexandra Benedict
Género: Romántica histórica
Editorial y año publicación: Avon Books Noviembre 2006





Damian Westmore es apodado el duque de los bribones en nombre a la vida disoluta, depravada y egoísta que lleva.
La responsabilidad no forma parte de los valores que rigen su vida, al contrario, vive sólo para y por sí mismo. Alcohol, juego, mujeres … son los tres pilares por los que se rige -no necesariamente en ese orden- y sin que otras cuestiones ocupen su mente.

Como hijo mayor y heredero del ducado de la familia, no tiene otra obligación que malgastar el dinero en toda clase de vicios -tal como muy diligentemente le enseñó su propio padre- quien lo educó a su imagen y semejanza. Algo que Damian ha aprendido a la perfección.
Su padre fue un hombre déspota y cruel que lo apartó de su madre, a quien maltrataba y vejaba a diario, bajo la creencia de que al cuidado de ésta se haría un hombre débil y apocado. Así, aunque se crió en la misma casa que su madre, la duquesa, y su hermano menor Adam, estuvieron tan alejados que apenas tuvieron contacto entre ellos a lo largo de su vida.
A la muerte del duque, la duquesa viuda y Adam trataron de acercarse a Damian, pero ya era tarde: éste ya era un hombre depravado y egoísta, en cuya vida no tenían cabida ni un hermano ni una madre. ¿Para qué los quería entonces si no los tuvo durante su infancia?

Una noche su vida da un giro de ciento ochenta grados. Tras recibir mensaje de su madre instándolo a regresar al castillo de la familia, una mansión lúgubre y oscura, descubre que su hermano menor, Adam, ha fallecido en alta mar.
El barco en el que viajaba de regreso desde Italia, tras su luna de miel, fue abordado y devastado por una horda de piratas. Ni él ni Tessa, su mujer, sobrevivieron.

Pese a que se creía un ser vacío y sin sentimientos, Damian descubre que no es indiferente a la muerte de su hermano, quien desde niño desafió las órdenes paternas para acercarse a Damian, pese a los múltiples rechazos por parte de éste.
Por eso, esa misma noche se jura que vengará la muerte de Adam, la única persona que en realidad ha querido en su vida.

Para lograr tal fin pasa dos años preparándose para tener su propio barco y tripulación y durante ese periodo aprende a dirigir un navío. Una vez lo logra, parte en busca del barco pirata que causó la muerte de Adam y Tessa. Las últimas palabras de uno de los agonizantes niños de la tripulación del barco fueron que el nombre del pirata que los asaltó fue The black hawk (El halcón negro).

Las investigaciones y pesquisas realizadas lo conducen hasta Nueva York, donde por un malentendido y poca previsión por su parte, pierde no sólo su barco, sino también su tripulación cuando da con los huesos en la cárcel mientras trataba de salvar a un jovenzuelo, Quincy Hawkins. En agradecimiento, éste lo recluta para el barco mercante de su familia. Con la intención de regresar a Londres para proveerse de un nuevo barco y tripulación, Damian accede.
A bordo del barco conoce a Mirabelle Hawkins, la impetuosa hermana de los cuatro hermanos Hawkins, quien resulta ser una belleza deslumbrante con la absurda idea de querer convertirse pirata, tal como sus hermanos. Dedicación esta que Damian desconoce.

Poco a poco una atracción innegable surge entre Damian, el nuevo navegante del barco, y Belle, pese al recelo y ojo avizor con que sus hermanos la vigilan. Pero a escondidas de estos, una relación íntima y apasionada nace entre la pareja.

Tras dos años sin mantener contacto ni relaciones de ninguna índole con otras mujeres, Damian achaca esa atracción al celibato, pero rápidamente se percata de que la joven le interesa más de lo que está dispuesto a admitir.
Una prueba de fuego se desata cuando Damian descubre que no sólo el barco a bordo del que viaja es en realidad un barco pirata, sino que es el de The Black Hawk, el asesino de su hermano. James Hawkins, el capitán y hermano mayor de Belle, se convierte en su buscado objetivo y objeto de venganza.

En Too great a temptation, Benedict nos presenta una trama fresca y muy amena.
Con una ambientación excitante y repleta de aventuras, la autora logra transportarnos de principio a fin con una historia diferente y chispeante.

En mi opinión, uno de los factores más importantes de esta novela es la pareja protagonista. Un hombre depravado, sin valores ni principios que logra rehacerse a sí mismo en nombre de una venganza que le conduce a la única mujer capaz de hacerle sentir respeto por sí mismo y creerse digno de ser amado. Pero esa mujer, Belle, es a la vez la hermana de sus odiados enemigos, lo que le plantea una disyuntiva: ¿será capaz de vengar a su hermano aun si eso significa herir a Belle?

La relación entre Belle y Damian está repleta de malos entendidos, secretos, odios y desconfianza. Belle no desea enamorarse. Fue testigo de lo que tal sentimiento provocó en su madre, una mujer abnegada que se quedó sola con dos hijos cuando su marido fue obligado a servir a la marina inglesa. Pero éste regresó de la muerte convertido en un pirata.
Pero Belle no olvidó jamás el dolor en la mirada de su madre ni la soledad en la que vive tras la muerte de sus padres, cuando sus cuatro hermanos embarcan a alta mar. Por ello, quiere ser una mujer pirata, una bucanera. Así estará cerca de las personas que quiere y no estará sola nunca más.

La vida en el mar no es lo que sus hermanos desean para ella y cuando la descubren como polizón en el barco, están decididos a mandarla de vuelta a Inglaterra. Creen que lo debe hacer la joven es casarse y olvidarse de tontos sueños. ¿Una mujer pirata?
Incluso se plantean la posibilidad de casarla con el nuevo navegante, claro que cuando éste descubre su secreto, se ven en la obligación de hacer que se una a su tripulación o matarlo (en realidad ni son sanguinarios ni asesinos, sólo roban, pero es la primera idea alocada que surge en sus mentes). Pero la tozuda Belle no está dispuesta a permitir que lo maten…
La trama abarca otras cuestiones como los lazos familiares y la lucha de sentimientos entre el amor hacia un hombre o una mujer y las discrepancias de ese sentimiento con respecto a la familia.

El desenlace es sorprendente y, ciertamente, inesperado.
Uno de los puntos más fuertes de esta novela es, en mi opinión, la pareja protagonista, cuya relación intensa y repleta de amor y odio garantiza una interesante lectura. Buscando similitudes, esta novela me recordó un poco a los Malory de Johanna Lindsey por los hermanos Hawkins y también por la manera de narrar. Pero en una opinión completamente subjetiva, por supuesto.
Me he quedado intrigada por leer la siguiente historia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!