Crepúsculo - Stephenie Meyer

lunes, 4 de febrero de 2013

Título original: Twilight
1º Crepúsculo
Autora: Stephenie Meyer
Género: Paranormal juvenil
Editorial: Alfaguara
Año primera publicación: 2006





Cuando su madre vuelve a casarse, con la idea de concederle mayor intimidad junto a su nuevo marido, Bella Swan toma la decisión de irse a vivir con su padre, el jefe de policía de Forks, una población pequeña, donde todos se conocen y donde siempre llueve. Bella odia la lluvia, la humedad y el frío; así que el futuro no se presenta nada halagüeño... o eso cree.

En su primer día en el instituto conoce a los Cullen, un grupo de jóvenes un tanto misteriosos y solitarios -pues sólo se relacionan entre ellos- que fueron adoptados por el doctor Cullen, una figura respetada en la comunidad. De entre todos es Edward por quien se siente muy atraída, aunque inicialmente ese sentimiento no parece recícropo, pues el joven parece sentir un inexplicable rechazo hacia Bella.
Sin embargo poco tarda en descubrir que no es cierto, así como las razones que llevan a Edward a huir y evitar a Bella con todas sus fuerzas.

Crepúsculo es la novela juvenil que se ha convertido en el éxito de ventas presente, cuya popularidad ha llevado incluso a que se realice una película. Es el primer libro de los cuatro que componen la serie protagonizada por el triángulo Edward Cullen, Bella Sway y Jacob Black.
No suelo sentirme atraída por una novela por el mero hecho de que sea un éxito de ventas sin precedentes ni suelo leer muchas novelas románticas juveniles, pero ésta me llamó mucho la atención, además me la recomendaron varias personas a las que no pude decir que no, pues sus opiniones siempre han dado en la diana en mis gustos. De hecho aunque me compré la novela cuando se publicó, no ha sido hasta hace mucho poco cuando me he animado a leer. Un acierto.

No cabe olvidar que, como digo antes, es una novela romántica juvenil, así que pese a narrar una historia de amor, los protagonistas son dos adolescentes... a simple vista.
Desde la primera página de la novela me he sentido envuelta en una atmósfera mágica, en un entorno misterioso pero a la vez familiar, en el sentido de resultar cotidiano. La población de Forks, donde transcurre la mayor parte del libro, describe un entorno monótono en un lugar dónde la salida del sol es una sorpresa por la poca frecuencia con que sucede.

Los protagonistas, Bella y Edward, son una pareja de adolescentes de diecisiete años que muestran los pensamientos y preocupaciones de cualquier joven de esa edad, salvo por un aspecto: Edward no es humano, es un vampiro que fue transformada más de cien años atrás. Conocer a Bella despierta en el una sed de sangre como no ha sentido jamás, hasta tal punto que teme por la vida de la joven de la que no tarda en enamorarse. Vive junto a otros vampiros en un lugar apartado de Forks, bajo el techo del doctor Cullen que ha adoptado a todos los “jóvenes”. Cada uno de ellos tiene un don, un poder que le hace destacar. En el caso de Edward es la capacidad para leer la mente de los demás, aunque no logra hacer con la persona que más le interesa, Bella.

Para Bella adaptarse a vivir con Charlie, su padre, no es fácil. En realidad, salvo las visitas estivales, no ha vivido con él durante quince años. Y, al igual que su progenitor, le cuesta exteriorizar sus sentimientos, lo que no facilita la comunicación entre padre e hija. Además, adaptarse a la vida en un pueblo donde nunca sale el sol es... deprimente. Sin embargo más excitación de la que imagina la aguarda, así como el primer amor.
A pesar de verse como una chica normal y sin chispa, torpe para los deportes e inepta para bailar, atrae al chico más atractivo y popular del instituto -también el más hermético y extraño- Edward Cullen.
Desde el primer día presiente que Edward es diferente, así como lo son sus hermanos, pero no sabe hasta que punto.

Narrada en primera persona, bajo el punto de vista de Bella, Crepúsculo nos cuenta el día a día de la nueva vida de Bella Swan, sus miedos e inseguridades, sus temores y el despertar al amor, a un amor que la conducirá a un entorno más peligroso de lo que se imaginaba al llegar a la aburrida población de Forks.
El personaje de Edward es, desde mi perspectiva, la mayor incógnita de esta novela. Por un lado porque al estar narrada en primera persona, los pensamientos de Edward no son tan fácilmente comprendidos; por otro porque es un personaje muy hermético cuyo comportamiento y naturaleza no ayuda tampoco a leer en sus gestos. De hecho durante gran parte de la novela es difícil saber qué piensa o siente, además de parecer estar siempre malhumorado. Pero, poco a poco, se abre un pequeño resquicio en su armadura y se vislumbra un poco de Edward Cullen.

Jacob Black, aunque es un personaje importante y relevante en la serie, en esta primera novela no juega un papel trascendental, aunque sí clave en algunos momentos. Junto a los indios Quileutes muestra otra cara de la naturaleza y creencias en torno a los vampiros y siembra nuevos interrogantes sobre el futuro de esta saga.
Además son de vital importancia el resto de miembros de la familia Cullen: el doctor Carlisle, Esme, la pareja compuesta por Rosalie y Emmett, Alice y Jasper, con poderes y puntos de vista muy diferentes. A mí me ha llamado sobre todo la atención Alice, por su capacidad para ver el futuro, lo que la convierte en un personaje importantísimo en algunos puntos de la saga.
Y, como siempre, no hay que olvidar a los antagonistas que aunque no hacen su aparición desde el principio, se convierten en piezas clave: James, Victoria y Laurent.

Así pues, aunque comencé a leer esta novela con muchas reticencias por mi parte y se aleja abismalmente del tipo de novelas románticas paranormales que leo -subgénero que me gusta leer- debo reconocer que ha sido una agradable sorpresa. De momento, tengo la intención de leer la continuación de ésta: Luna nueva. No sé si el resto de libros me calarán de igual modo pero han suscitado en mí la suficiente curiosidad para dar una oportunidad a una lectura que no creía llegaría a atraparme.
Me parece que la de Edward y Bella es una bonita historia de amor que entrelaza la ingenuidad y despertar del primer amor adolescente con la inmortalidad y los secretos tortuosos que acechan a Edward y el resto de personajes, dando lugar a muchos interrogantes que, creo, darán pie a una historia que sin duda dará muchos giros y reveses. Estoy deseando seguir leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!