Dentro y fuera de la cama - Megan Hart

martes, 5 de febrero de 2013

Título original: Dirty
Autora: Megan Hart
Género: Romántica erótica
Editorial: Harlequín
Año publicación: 2009/Enero 2013 (Colección Erótica)






Lo conocí en una confitería. Él se volvió y me sonrió, y yo me sorprendí tanto que le devolví la sonrisa. No era una tienda para niños, sino la clase de establecimiento donde una va a comprar trufas caras de importación para la mujer del jefe porque se siente culpable después de haberse dado un revolcón con él durante una conferencia en Milwaukee... Hipotéticamente hablando, claro.
Han flirteado conmigo un montón de veces, sobre todo tipos carentes de sutileza que creían que lo que tenían entre las piernas compensaba lo que les faltaba entre las orejas. A pesar de todo, a veces me iba a casa con alguno de ellos, porque me gustaba desear y ser deseada, aunque en gran parte fuera una mentira.
El problema con el deseo radica en que es como verter agua en un vaso lleno de piedras. Se llena enseguida, y no queda espacio para nada más. No voy a disculparme por ser quien soy, ni por lo que he hecho dentro y fuera de la cama. Tengo mi trabajo, mi casa y mi vida, y durante mucho tiempo no he necesitado nada más...
Hasta que conocí a Dan. Hasta ahora.


De las pocas novelas romántico-eróticas que he leído, Dentro y fuera de la cama es una de las que más me ha llegado al corazón. Tal vez no sea la descripción que cabe esperar de una novela de este género, pero es lo que a mí me ha producido.
De Megan Hart es la segunda novela que leo. Tentada me gustó, me pareció una buena novela a pesar de abordar una temática que sabía no iba a ser de mi agrado, pero ésta me ha gustado mucho más.

La razón es muy simple. Creo que Dentro y fuera de la cama cuenta mucho más que una historia donde priman o son frecuentes las escenas de sexo. Es una novela que destila sentimientos, que te encoge el corazón. Te hace llorar, emocionarte y, al final, te das cuenta que no es sólo la carga erótica que te ha transmitido lo que te ha pegado al libro, sino el abanico de emociones que has sentido.

Esto se debe por un lado a la relación de Elle y Dan, que me ha mantenido en vilo página tras página. Porque a pesar de contar con muchas escenas eróticas es una historia cargada de sentimientos, de secretos y de miedos.
Desde el principio me ha gustado Dan. Más allá que se nos describa con un hombre muy atractivo, son otros rasgos de él los que te seducen. Es paciente, leal, romántico, detallista... y enseguida notas que siente algo más que deseo por Elle. Pero Elle es una mujer recubierta con una coraza que a primera vista puede parecer frialdad, hermetismo o incapacidad de comprometerse. Para Elle el sexo es una válvula de escape, no significa nada... pero con Dan empieza a ser diferente porque él va entrando en su vida poco a poco y cuando se da cuenta algo ha cambiado.

Me ha sorprendido mucho la carga emocional que encierra esta novela. Ya pude apreciarlo en Tentada, donde me atrapó como se relacionaban las vidas de tantos personajes, como conocías sus vivencias, miedos, secretos... eso es algo que me ha impresionado mucho más en Dentro y fuera de la cama.
Ante todo porque Elle carga con un bagaje emocional que ha hecho en muchas ocasiones sintiera angustia y desazón al leer la novela, un pizca de sordidez en algunos pasajes, pero -y a pesar de que he estado a punto de dejar la lectura a medias- algo me atrapaba de la historia y necesitaba seguir leyendo.
Creo que la novela no deja de ser un poco amarga porque está rodeada de temas muy duros y porque la sientes una historia muy real, pero ante todo -y además de contar una historia de amor- es una novela sobre madurez, crecimiento personal, superación de traumas y, también diría, que incluso un canto a la esperanza.

Por todo ello, es una novela que a pesar de contar con muchas escenas eróticas me parece algo más que una novela erótica, tiene un trasfondo muy humano, amargo, dulce... muy real.
Y por supuesto la historia de Dan y Elle me ha gustado, a pesar de que como digo ha habido algo que me ha disgustado un poco. Tal vez a otras lectoras no les disguste, en mi caso un poco sí. Pero la historia creo que es además de sensual muy bonita.
Aunque está narrada en primera persona, me ha sorprendido lo fácil que es saber y comprender qué siente Dan en todo momento. La autora logra que lo sepas, te hace partícipe en todo momento. Eso es algo que me ha gustado mucho y el que sea Elle la narradora de la novela también ha hecho que me llegue más la historia.

En cuanto a los personajes secundarios, la verdad es que como ya me sucedió con Tentada me parece que están magníficamente integrados en la historia. Tanto si tienen un papel pequeño como si tienen mayor protagonismo no parecen meros actores secundarios. Y me ha atrapado especialmente, provocándome a veces angustia, otras tristeza, la relación de Elle con su familia.

Después de leerla no es que vaya a convertirme ahora en una lectora voraz de este género, pero sí voy a seguir leyendo las novelas de Megan Hart. Al menos la que está relacionada con ésta. Porque la elegancia con que narra las escenas de sexo me ha llegado y, sobre todo, porque la humanidad de esta historia, a veces desgarradora, otras amarga, otras simplemente hermosa, me ha llegado al corazón.

Así que, con todo, aunque como digo casi dejo la novela a medias, debo decir que me parece una novela muy buena. Erótica, eso sí, pero muy humana y que cuenta una historia de amor bonita y que te hace creer en segundas oportunidades. El epílogo me ha emocionado mucho. Sencillo pero directo al corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!