El resurgir del Atlante - Alyssa Day

martes, 12 de febrero de 2013

Título original: Atlantis rising
1º Guerreros de Poseidón
Autora: Alyssa Day
Género: Romántica paranormal
Editorial: Valery
Año publicación: 2009





El resurgir del Atlante es la primera novela de la saga de los Guerreros de Poseidón que se centra en la mítica tierra de la Atlántida. Se cree que once mil años atrás, antes de que fuera engullida por el mar, el dios de los Atlantes, Poseidón, asignó a siete guerreros para que actuaran como los protectores de la humanidad contra el mal encarnado en la figura de los vampiros, cuya diosa es Abunisa. La única regla establecida por la deidad de los atlantes fue que esos guerreros jamás podrían desear a un ser humano. Fue algo que quedó terminantemente prohibido. O eso se cree. 

Conlan de Atlántida es el príncipe de este reino. Pese a que para la humanidad, éste fue arrasado y tragado por el mar, en realidad sólo permanece oculto al ojo humano gracias a un hechizo que lo hace invisible para todos. Pero éste existe, como lo hace su príncipe -y futuro rey- y sus siete guerreros, cuya misión es velar por el bien y la protección de la especie humana. 
Existen en el mundo, mezclados con el hombre, otras criaturas tales como vampiros, hombres lobo… incluso los atlantes. 

Conlan fue capturado y hecho prisionero por Anubisa y durante siete y tortuosos años, en que fue sometido a toda clase de torturas, humillaciones y vejaciones. Sin embargo, cuando creía que ésta acabaría con su vida, logra escapar y regresar a la Atlántida, a cuyo regreso descubre que el Tridente de Poseidón ha sido robado. 
Durante siglos, éste ha sido el arma de ascensión al trono para cada nuevo rey. Sin él, Conlan no puede ser coronado Rey, pese a la proximidad de la fecha: el día de su quinientos cumpleaños. Ese mismo día debe contraer matrimonio con una de las vírgenes elegidas por Poseidón. 

A falta del Tridente, Conlan, junto al propio Alaric, el sacerdote de los Atlantes, Ven, también conocido como Lord Venganza, y el resto de guerreros atlantes deciden recuperarlo para salvaguardar la continuidad del reinado de los atlantes. Es esa aventura que conoce a Riley Dawson. Ésta es una trabajadora social, dedicada en cuerpo y alma a su trabajo, aunque a menudo éste le reporte decepciones y sentimientos de culpa cuando no logra evitar la muerte o ayudar a alguna persona. 
Riley posee una asombrosa capacidad, es empática. Tiene una conexión mental con los atlantes, algo que durante miles de años no había sido detectado por los guerreros. Hasta la fecha la joven sólo ha sentido esa conexión mental con su hermana Quinn, con la que se comunica telepáticamente. Además Riley siempre ha sentido una afinidad y vínculo especial estando cerca del océano. Sólo sus olas la calman y junto a sus aguas halla el solaz que necesita cuando las desazones y preocupaciones diarias son demasiado insoportables. 

Un día en que está a punto de ser víctima de un grupo de delincuentes, dispuestos a violarla o matarla, aparece un hombre que parece surgir de las aguas. Éste es en realidad, un atlante, o más concretamente, el príncipe de ellos: Conlan. 
Conlan evita con su aparición que Riley sea herida o asesinada, y enseguida es consciente de esa conexión mental que es capaz de establecerse entre ambos. Algo que lo sorprende profundamente, ya que durante miles de años no se ha sabido de ningún caso parecido. Lo más sorprendente es que Riley es una simple humana y no una atlante. 
Simultáneamente al descubrimiento de ese vínculo entre ambos, también son conscientes del deseo sexual que brota entre ambos. Algo que Riley no comprende, y algo que Conlan sabe que está prohibido terminantemente entre un Atlante y una humana. 

En Conlan nace además un sentimiento de posesión extremadamente marcado hacia Riley, que raya casi lo obsesivo. Desde que sus caminos se encuentran, está decidido a mantenerla a su lado y a evitar que cualquier otro, sea hombre o atlante, se acerque a ésta. 
Pese a que cree que cualquier sentimiento o resto de emociones han muerto en él, después de siete años rigiéndose únicamente por el dolor y el odio más desmedido, es incapaz de renunciar a Riley, quien, pese a lo chocante que le resulta aceptar que se encuentra ante el mismísimo príncipe de los atlantes, se siente igual e irremediablemente vinculado a él. 

A la vez que ambos tratan de aclarar sus sentimientos y acercar posturas, Conlan y sus guerreros están completamente decididos a recuperar el Tridente de Poseidón. 
Sin embargo, no todos los guerreros aceptan tan fácilmente la presencia de una humana en la Atlántida y en el seno de los atlantes, lo que reporta infinidad de suspicacias, recelos y desconfianza. 
Cuando tanto Conlan como Riley empiezan a reconocer que posiblemente ambos se estén enamorando del otro, la joven descubre el secreto de Conlan: éste está prometido por mandato de Poseidón mientras ella se va enamorando poco a poco de él. 

El resurgir del Atlante es una novela que si bien nos adentra en una temática original y sobre la que versan infinidad de leyendas y mitos, y que está poco explorada dentro del género de la novela romántica, es un tanto confusa y superficial, a mi parecer. Por un lado nos presenta la existencia del antiguo continente como un hecho real, no un mundo destruido y desaparecido de la faz de la tierra. Por otro describe la vida como una convivencia entre vampiros, que se alimentan de las emociones -sobre todo el dolor- y sangre humanas, los mutantes de formas (hombres lobo, hombres tigre y una infinidad similar) y los humanos. Y por último, los atlantes que aunque poseen reino propio, también se camuflan entre la humanidad cuando se requiere, ya que una de sus misiones es velar por la vida de todos los humanos. 

La novela está narrada con agilidad y rapidez, y sin ser una historia profunda y memorable, es entretenida pero un tanto caótica en algunos puntos. Da demasiada información que no termina de explicar bien. En definitiva es, en mi humilde opinión, una novela que aunque original tampoco peca un poco de superficial y a la que le falta de profundidad, con un desenlace muy brusco que deja algunos puntos, a mi parecer inconclusos o poco desarrollados. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!