Emmett - Diana Palmer

miércoles, 13 de febrero de 2013

Título original: Emmett
Los Hombres de Texas
Autora: Diana Palmer
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Harlequín/Julia Harlequín/Deseo 2012







Emmett Deverell detestaba a Melody Cartman porque había ayudado a su ex esposa a fugarse con su amante. Sin embargo, tras sufrir un accidente en un rodeo, no tuvo más remedio que recurrir a ella para que cuidara de sus tres hijos. A Melody tampoco le entusiasmaba la idea: los niños eran de la piel del diablo, y el mayor, Guy, la odiaba porque la culpaba del abandono de su madre. Para completar el cuadro, las cosas se complicaron aún más cuando Emmett salió del hospital y empezó a sentirse atraído por ella...

En Emmett, la décima novela de Los hombres de Texas, de la autora Diana Palmer, ciertamente he encontrado todos o casi todos los elementos que nos resultan tan característicos de esta escritora.
Emmett es un hombre herido que se muestra un tanto irascible hacia Melody -incluso diría que iracundo- a la que responsabiliza en cierta forma del fracaso de su matrimonio, pues su ex-mujer lo abandonó para marcharse con otro hombre, el hermano de Melody. Emmett se ha ganado la vida participando en rodeos lo que le ha llevado a pasar largas temporadas ausente de su casa y por tanto alejado de sus hijos, quienes tras el divorcio de sus padres viven con él, y a los que no sabe educar. La educación recayó siempre en su madre.
El resultado es que los tres niños son considerados por algunas personas como un poco salvajes. Ciertamente con su comportamiento travieso ahuyentan a no pocas niñeras. El más arisco de los tres es Guy, el mayor, que siente una especial animadversión hacia Melody, pues como su padre la culpa por la marcha de su madre.

Melody, aunque reúne muchas de las características que solemos encontrar en las protagonistas de las novelas de Diana Palmer -es joven, soltera e inocente- a diferencia de muchas otras tiene bastante carácter y encara con frecuencia a Emmett. Así que, aunque Emmett es el típico protagonista gruñón, irascible y un poco intimidante, Melody le planta cara en no pocas ocasiones.

Cuando Emmett resulta herido en un rodeo, a consecuencia de lo que es ingresado en el hospital, se ve obligado a recurrir a la mujer que más detesta para que cuide de sus hijos mientras tanto. Los niños, con excepción de Guy, están bastante encariñados con Melody y ella con ellos, así que accede, por supuesto. Este hecho supone un punto de inflexión en la difícil relación entre Emmett y Melody, pues éste empieza a verla con otros ojos, a aceptar el fracaso de su matrimonio, así como su parte de responsabilidad. También empieza a sentirse muy atraída por Melody pero ambos saben que una relación entre ellos es bastante complicada por haber tres niños, sobre todo Guy que desprecia a Melody.

Poco más puedo añadir a la hora de resumir el argumento de Emmett. Como digo al comenzar es una novela que desde mi punto de vista reúne varios de los estereotipos de Diana Palmer. Así que no es una novela que me haya sorprendido, tampoco me ha desagradado, aunque no es ni mucho menos una de las que más me han gustado de esta autora. La verdad es que aún reconociendo y viendo sus puntos débiles me ha resultado bastante entretenida, pues Melody no es la típica protagonista sumisa que se echa a llorar a la menor oportunidad (aunque alguna llantina sí se da), sino que encara a Emmett.
Pero también debo decir que los enfrentamientos verbales -siempre son verbales- entre ellos me han resultado un poco infantiles. Las discusiones, aunque reconozco que me han entretenido, no me han parecido propias de dos adultos, menos aún cuando uno de ellos es un hombre divorciado con tres hijos un poco conflictivos. Son como digo infantiles.

Por otro lado la acción transcurre en un periodo muy breve de tiempo y también de una manera muy apresurada. Una vez que Emmett sale del hospital, él y Melody tienen un par de encuentros y la relación cambia bruscamente. Después de todo lo que Emmett ha despotricado de ella, pero ya se sabe que el amor todo lo puede. A partir de ahí la historia gira en torno a si los hijos de Emmett, especialmente Guy, aceptarán a Melody con la pareja de su padre.

He leído muchas novelas de Diana Palmer, confieso que cuando comencé a leer novela romántica leí bastantes. Me resultaban muy entretenidas, a pesar de ser historias muy sencillas y tópicas, llenas de estereotipos que tienden a repetirse novela tras novela. Pero a pesar de todo, empezaba una novela y no podía dejarla.
Hoy no me pasa tanto. Tampoco es una autora de la que leo mucho. Sus historias ya no me atraen tanto, aunque casi todas las que empiezo las termino. Eso sí. Sé que no son novelas profundas ni intensas, pero sé lo que voy a encontrar.
Y después de haber leído unas cuantas debo considero que Emmett es una novela que sigue ese mismo patrón.

La novela comienza en Chicago y termina en Jacobsville, donde Emmett y sus hijos se mudan a causa del trabajo de éste. Así que eso da pie a que se mencionen algunos de los nombres de los personajes tan archiconocidos de esta saga que, cómo no, transcurre en su mayor parte en Jacobsville.

Emmett es una historia corta, ágil de leer, en mi opinión entretenida pero protagonizada por un estereotipo de pareja que Diana Palmer suele mantener libro tras libro. Salvo algunas excepciones. Como digo antes, Melody no es la protagonista llorosa y sumisa que se podría esperar, tiene una lengua un poco afilada, teniendo en cuenta que hablamos de un personaje de Diana Palmer, vamos que no dice palabrotas ni obscenidades.
Sí que me ha chocado algo en relación a la historia y es el tema del divorcio de Emmett. Tras divorciarse Emmett se queda con los hijos y prohíbe a su ex-mujer acercarse a sus hijos y ella no hace intento de ningún tipo. Es algo que, sinceramente, me ha dejado con una sensación de incredulidad un poco grande. Aún siendo una mujer sumisa y débil que teme un poco a Emmett, no ver a sus hijos, diga éste lo que diga, me ha parecido incomprensible para una madre que quiere a sus hijos, como es el caso.
Sin entrar en valores morales, que no es mi intención, sólo señalo algo que me ha impedido que la novela me resultara un poco más creíble.

Poco más puedo añadir a mi análisis de esta novela. Una historia sencilla, corta que nos traslada una vez más a esa pequeña pero concurrida población de Jacobsville.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!