Imagen en el espejo - Sandra Brown

domingo, 17 de febrero de 2013

Título original: Mirror image
Autora: Sandra Brown
Género: Romántica contemporánea (suspense)
Editorial: Romántica Zeta
Año publicación: 2009 (en 1993 se publicó por primera vez)





Tras un gravísimo accidente de avión con numerosas víctimas mortales, entre los pasajeros  supervivientes se encuentra la reportera Avery Daniels, que es confundida con Carole Rutledge, la mujer del candidato al senado Tate Rutledge. 

Desfigurada y sin capacidad para hablar a causa de las heridas, no puede sacar de su error a los médicos ni a la familia Rutledge; así que es operada para reconstruir su rostro pero tal como era el de Carole Rutledge. 
Mientras se encuentra ingresada, alguien entra en la habitación de cuidados intensivos y, creyéndola Carole, le habla sobre sus planes de asesinar a Tate. 

Como periodista, Avery cree encontrarse ante la exclusiva de su vida. Pero también sabe que tiene en sus manos la oportunidad de descubrir al culpable del complot de asesinato y salvar a Tate. Así que decide ocultar su verdadera identidad y ocupar el lugar de la difunta Carole Rutledge para, desde dentro de la familia Rutledge, descubrir quién planea matar a Tate.
Al hacerlo descubre que la idílica imagen que el matrimonio presentaba ante los medios de comunicación es una fachada; Tate no siente nada por ella, salvo desprecio e indiferencia ante sus múltiples infidelidades, y la hija del matrimonio, Mandy, es una niña tímida y retraída a  causa del desamor de su madre.
Con el paso de los días crece el cariño que siente hacia la pequeña, así como la atracción hacia Tate, su indiferente marido, mientras se ve inmersa en una nueva vida donde deber fingir ser quién no es, tratando de no desvelar su identidad, en mitad de una familia donde todos los miembros parecen tener rencor a Carole; y a la vez que se encuentra en la vorágine de la campaña electoral de Tate y tras la pista de un asesino.

Dentro de las novelas de suspense romántico, para mí Imagen en el espejo de Sandra Brown es una de las mejores del género. A pesar de los años que han pasado desde que se publicó por primera vez, a pesar de tantas buenas novelas que han visto la luz después, Imagen en el espejo sigue siendo una de mis preferidas.
Aunque las novelas contemporáneas de Sandra Brown, en la mayoría de los casos, adolecen de románticas, como novelas de suspense me parecen excelentes; pero Imagen en el espejo es, desde mi punto de vista, una de las contemporáneas más románticas de esta autora, ya que la historia de amor es una parte importantísima de la misma y al final, más allá de complots, es lo que al menos a mí me atrapa de ella.

La novela parte de un hecho impactante, un accidente de avión donde las víctimas se cuentan a centenares y entre ellas se encuentra la protagonista que, en mitad de la traumática y trágica situación, se ve inmersa en una sucesión de hechos angustiosa. No sólo pierde su rostro y su identidad, sino que se convierte en el objeto de atención de alguien que mueve los hilos en las sombras para asesinar a Tate Rutledge, candidato al senado.
Me gusta cómo desde el punto de vista de Avery, la protagonista, vamos sintiendo y entendiendo la dualidad de sus emociones: como periodista desea limpiar su nombre tras un desafortunado hecho acontecido tiempo atrás y con el bombazo que supondría desenmascara al culpable, lo haría: como mujer se siente atraída por un hombre que la cree otra mujer y que como tal la desprecia.

Tate Rutledge, el protagonista de la novela, me parece uno de los protagonistas masculinos más humanos y sensibles de Sandra Brown. Sí, he dicho sensible, porque aunque tiene su punto visceral y pasional,  también lo conocemos en diferentes facetas que nos los describen como padre, marido, hijo, amigo y político y vemos un amplio abanico de sentimientos por su parte y es incluso tierno con determinados personajes.
El modo en que va redescubriendo a la supuesta Carole y luchando contra con lo que ésta le inspira, la lucha entre lo que siente y lo que sentía antes, dan pie a escenas que nos muestran un lado, en mi opinión, muy humano de este personaje. Además de ser una de los momentos más memorables y con química de la novela.
La relación entre Avery/Carole y Tate me parece pasional, intensa y visceral, pero plagada de dudas, miedos y secretos. 

Una parte de la novela que me ha gustado mucho es la relación de Avery con la familia Rutledge, una familia compleja, donde todos parecen guardar odio a Carole, donde nadie es en realidad tal como parece. Me ha parecido interesante el modo en que van desenredándose los hilos que los rodean y los secretos van saliendo a la luz. 
Un personaje que me ha gustado especialmente ha sido el de Fanny, la sobrina de Tate; me ha gustado mucho la evolución que sufre a lo largo del libro, cómo poco a poco se descubre más sobre ella y se disipan las sombras que la rodean.

La trama de suspense, todo cuanto envuelve el complot para acabar con la vida de Tate, me parece muy bien hilvanada, es trepidante y sorprendente. 
Partiendo que la situación por la que pasa Avery, el hecho de ser confundida con otra persona y ocupar el lugar de ésta, aunque de entrada es complejo de entender, lo entiendo dentro del contexto en que transcurre la novela. Es decir, hablamos de algo repentino, algo que puede significar la vida o la muerte de Tate y la suya propia, la suplantación no es algo que medite y reflexione, sino que, como digo, me parece creíble en el contexto en que sucede. 
Toda la subtrama centrada en el campaña política de Tate, en mi opinión es muy interesante porque se ve entrelazada con la amenaza en ciernes de un asesino, con la atracción entre la pareja protagonista y cómo Tate redescubre a la nueva Carole y “vuelve” a enamorarse de ella.

Para mí Imagen en el espejo no es sólo una novela romántica muy buena, sino de suspense. Creo que ambas partes están muy bien equilibradas sin que decaiga una sobre la otra, en unos capítulos tiene más protagonismo una y otros la otra pero siempre están presentes.
En cualquier caso, Imagen en el espejo me parece una novela excelente y muy recomendable, sobre todo para las lectoras apasionadas por el suspense romántico. Para mí Sandra Brown es una de las mejores en ese campo e Imagen en el espejo una de sus mejores novelas para recomendar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!