Knightly dreams - Sherrilyn Kenyon

domingo, 17 de febrero de 2013

Título original: Knightly dreams (en la antología What Dream may come)
Novela corta
Autora: Sherrilyn Kenyon
Género: Romántica paranormal
Editorial: Berkley
Año publicación: 2006




Después de sorprender a su novio Rob en una posición muy pero que muy comprometida con su secretaria (y no hablo con eufemismos),Taryn Edwards reniega del amor. Pero si el día comienza mal para ella, no sigue mucho mejor cuando el coche se le avería. Pero mientras aguarda por la llegada de la grúa descubre una pequeña librería y para matar el tiempo decide entrar. En ella conoce a Esther, la dueña de la misma, quien le regale un libro, una novela romántica, en cuya portada aparece un gallardo caballero. Aunque en esos momentos lo que menos le apetece a Taryn es leer una historia de amor, Esther le asegura que Sparhawk, el bravo, es justo lo que necesita. Así que a pesar de su recelo termina aceptando el regalo. Lo que no imaginaba Taryn es que las palabras de Esther era literales.

Esa misma noche, tras desahogar sus penas con una buena llantina, comienza a leer la novela. Una novela que a través de sus páginas la traslada a la Edad Media y a la azarosa vida del valiente pero solitario Sparhawk. El libro describe a un protagonista que está a punto de contraer matrimonio con Lady Alinor, una bellísima pero fría doncella, a la que en realidad no ama. Pero Sparhawk debe casarse con ella. Así se ha decidido y no le queda otra alternativa. La vida de Sparhawk ha sido dura, atormentada y muy solitaria. A su pesar, la historia conmueve a Taryn, aunque aún no se imagina hasta que punto.

Por la mañana, cuando despierta, descubre que la portada de la novela en su mesilla de noche ha cambiado. En ella ya no puede verse la ilustración del apuesto Sparhawk. Pero ante ella, de carne y hueso, descubre a un hombre que Taryn está convencida, no puede ser otro que Sparhawk.
Aun dudando de sus facultades mentales, Taryn acepta la historia que Hawk -como termina llamándolo- le cuenta, según la que le asegura sólo permanecerá una semana junto a ella. Lo que Taryn desconoce es que ése es el plazo de tiempo con que cuenta Hawk para enamorarla y de esa manera evitar casarse con la malvada Lady Alinor y no regresar al medievo.

Knightly dreams es una novela corta incluida en la antología What Dreams May Come, junto a las historias de otras autoras como Rebecca York y Robin D. Owens.
A pesar de contar con poquitas páginas, Sherrilyn Kenyon teje una historia que destila la imaginación a la que nos tiene acostumbradas con sus novelas más extensas. Si bien debo confesar que no es ni mucho menos -y siempre en mi opinión- la mejor historia que he leído de esta autora. La razón es que en ningún momento pude desprenderme de la sensación de haber leído antes esa historia. Algo que, en realidad, no había sucedido así. Pero creo que Knightly dreams tiene reminiscencias a otras historias de la autora. Sin ir más lejos a Un amante ensueño.
Cierto es que el parecido empieza y acaba con el apuesto guerrero que sale de un libro porque Hawk, cuál Julian de Macedonia, aunque sin invocación de por medio, abandona las páginas de papel para entrar al mundo real. A partir de ahí no existe ningún parecido, eso debo admitirlo.

A pesar de esto, es una historia amena, original y no exenta del sentido del humor tan característico de Kenyon. La manera en que el rudo Hawk se habitúa a las comodidades del mundo moderno da lugar a algunas escenas muy divertidas. Tal vez con suma facilidad, apostilla mi lado más realista.
Como historia romántica me ha parecido bonita, dulce y me ha dejado con una sonrisa en los labios.

La gran intriga en torno a la que gira Knightly dreams está en si Hawk y Taryn podrán permanecer juntos en una misma época histórica. La novela pasa muy por encima las peculiaridades a las que se enfrenta una persona que viaja en el tiempo. Como he comentado antes, se aborda con mucho humor la adaptación de Hawk al siglo XXI. Pero bien es sabido que Kenyon no se caracteriza por describir con minuciosidad hechos históricos, sino por su desbordante imaginación y su particular interpretación de la historia, leyendas y mitos.

Para tratarse de una novela tan corta creo que los personajes están suficientemente perfilados. Además, los hechos que se describen tienen lugar en un lapso de tiempo muy breve. Así que es de comprender la celeridad con que sus sentimientos nacen y evolucionan. Aun siendo todo muy repentino, me resulta creíble en el contexto y en las condiciones que describe Kenyon. Pero ése es uno de sus dones.
Con muy pocos personajes, pues la historia se centra única y exclusivamente en Taryn y Hawk, donde Lady Alinor actúa como la antagonista malvada y Esther como una especie de hada madrina, se desarrolla esta novela.

Me atrevería a decir que Kenyon juega un poco con la estructura de un cuento. Brujas, viajes en el tiempo, caballeros medievales y una joven común y corriente, Taryn, nuestra heroína, como única salvadora de la historia.
¿Cómo? Para mí es uno de los puntos más originales de la novela. Tal vez sea un poco simple pero, sinceramente, me ha parecido chispeante el modo en que se resuelve todo.

Así que, aun reconociendo que es una historia un poco floja, que cae en elementos o estereotipos habituales en las novelas de Sherrilyn Kenyon, creo que Knightly dreams no es una mala novela. Sencilla, tal vez un poco previsible, pero entretenida y una lectura agradable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!