miércoles, 20 de febrero de 2013

La heredera domada - Susan King

Título original: Taming the heiress
1º Trilogía Escocesa
Autora: Susan King
Género: Romántica histórica
Editorial: Titania 2005





Según una antigua leyenda escocesa, si a una muchacha se le aparece un kelpie y la toma por esposa, la isla de Caransay queda protegida de todo mal, pero si además esa muchacha tiene un hijo, grandes fortunas serán otorgadas a las gentes de dicha isla. Así pues, cuando siguiendo las supersticiones de sus abuelas, Meg acudió al arrecife de Sgeir Carn para encontrarse con el señor del piélago -un kelpie- y un hombre apareció sobre las olas de espuma blanca, lo confundió con su kelpie y se entregó a él. Mas poco tardó en descubrir que, en realidad, era sólo un hombre.

Y siete años más tarde cuando el constructor de faros Dougal Stewart aparece en Caransay, empecinado en construir un faro en Sgeir Carn a pesar de la objeción de Meg McNeill, lo reconoce de inmediato como aquel hombre con el que compartió aquellas horas en el arrecife. Tal vez, después de todo, éste no es más que un hombre pero, de algún modo, la profecía de Caransay se cumplió. Pues Meg McNeill es ahora una poderosa baronesa, Lady Strathlin, tras heredar un título e inmensa fortuna con la que la buena fortuna llegó a Caransay. Pero algo más de aquella leyenda se ha hecho realidad y ése es un secreto que se ha jurado guardar, incluso cuando Douglas Stewart regresa a la isla.

Durante siete años, Douglas se ha visto perseguido por la fantasía de una ninfa con la que vivió una experiencia sensual e inolvidable. Siempre lo atribuyó a las ensoñaciones provocadas por el naufragio y la borrachera que llevaba encima. Pero cuando sus ojos se posan sobre una campesina de Caransay, Meg McNeill, siente que, tal vez, aquella ninfa sí podría ser real y, por fin, la ha encontrado.
Atraído por la joven desde el primer momento, debe lidiar contra el rechazo que por instinto él le inspira. Sin embargo debe lidiar no sólo con el hecho que Meg creyera que aquella noche no significó nada para él, sino con que la joven parece empecinada en impedir que el progreso llegue a Caransay y evitar que construya el faro, al igual que la poderosa baronesa Lady Strathlin.

Aunque no tarda demasiado en descubrir que, en realidad, Douglas no la utilizó, Meg le oculta quien es en realidad -la baronesa con la que tantos encontronazos ha tenido por medio de sus abogados para impedir la construcción del faro en Caransay-, así cómo que fruto de esa noche nació un hijo.
Pero así como Meg está determinada a mantenerse alejada de Douglas para no poner en peligro la vida de su hijo, éste está decidido a conseguir a la mujer que le ha obsesionado durante años y, además, construir el faro que podría salvar la vida de miles de personas, a pesar de la oposición de la mismísima baronesa.

Con La heredera domada da inicio la saga Escocesa de Susan King. A medio camino entre leyendas escocesas y los espectaculares paisajes de las islas Hebridanas nace esta novela. Más allá de las creencias suscitadas por la supersticiones escocesas, en La heredera domada intervienen situaciones que, aún ambientadas a mediados del siglo XIX, resultan muy actuales: el progreso en entornos reticentes a ello.
Douglas representa la llegada del progreso a una isla que aún se rige por leyendas y creencias ancestrales como la existencia de kelpies. Meg se rebela contra esa modernidad, pues quiere proteger a las especies animales que podrían ver su hábitat alterado con la construcción del faro. Pero Douglas está determinado a lograrlo pues, como sus padres, muchas personas han perecido en naufragios producidos en Sgeir Carn.

Más allá de esto, La heredera domada es una novela que aúna leyenda y realidad de una manera, en mi opinión, encantadora. La narración de Susan King es muy fluida, delicada y atrayente. Me ha ido envolviendo poco a poco con sus palabras y las imágenes del arrecife, la isla de Caransay y las tierras escocesas que se han ido formando en mi cabeza.

Desde mi punto de vista, aunque ambientada en Escocia ésta es una novela diferente. Diferente por la magia que esta autora describe en sus páginas a traves de paisajes, leyendas y diálogos encantadores.

La historia de amor de Douglas y Meg es ante todo una historia de malos entendidos, secretos, encuentros y desencuentros pero narrado con tal sencillez que no me ha resultado en absoluto una enrevesada ni compleja, sino todo lo contrario. Me ha cautivado de principio a fin.
Me parece preciosa la manera en que nace y crece el amor entre Douglas y Meg.
Sueño o realidad, engaño o malos entendidos son algunos de los elementos que marcan el devenir de esta pareja. Enmarcada en los verdes y azules que tiñen los paisajes que se describen, rodeada de pescadores que viven a medio camino de las supersticiones y costumbres de toda una vida y la llegada de la modernidad, una mujer con dos identidades y un secreto que protege contra todos, conoce al hombre que, leyenda o no, parece destinado a ella.

Realmente no es que se trate de una novela que rompa moldes ni que ofrezca una historia jamás leída, pero creo que la manera de ambientar, de describir y desarrollarla, así como las personalidades de los personajes protagonistas y secundarios -siempre narrado en un tono fluido pero descriptivo a la vez y con diálogos muy ágiles- hacen de La heredera domada una novela muy apetecible de leer y que, al menos en mi caso, ha supuesto una lectura muy agradable.
Al margen de Meg y Douglas, sin duda uno de los personajes más relevantes es el pequeño Iain y, por supuesto, Evan Mackenzie, que protagoniza el tercer libro de esta saga, La condesa de Kildonan.

Desde mi punto de vista, La heredera domada es una novela que entrelaza supersticiones y leyendas escocesas en un marco sencillo y humilde, logrando como resultado una historia de amor dulce y conmovedora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!