domingo, 24 de febrero de 2013

Los multimillonarios las prefieren rubias - Suzanne Enoch

Título original: Billionaires prefer blondes
3º Samantha Jellicoe
Género: Romántica contemporánea 
Editorial: Terciopelo
Año publicación: 2009





La vida de la antigua ladrona de guante blanco, Samantha Jellicoe, ha dado un vuelco de 180 grados desde que entró en su vida el multimillonario Rick Addison. O más bien desde que ella irrumpió en la de él. Nada ha vuelto a ser igual. Ahora, no sólo ha dejado atrás la emoción y el riesgo ante un nuevo golpe, sino que está dedicada por completo a su nuevo trabajo -dentro de la legalidad- en su empresa de seguridad. Después de todo una ex-ladrona es una experta en sistemas de seguridad, no en vano ha desactivado un buen número de ellos a lo largo de los años.


Aunque a veces no puede evitar sentir una pizca de tedio por llevar una vida tan monótona y rutinaria, y siente la necesidad de poner a prueba sus reflejos, lo cierto es que la convivencia con Rick está resultamente muy excitante. Después de cinco meses juntos, y aunque no se atreve a dar un nombre a sus sentimientos, mucho menos a hablar del futuro, están cada día más unidos. Así que cuando Rick tiene que viajar a Estados Unidos para comprar un hotel le propone a Sam que lo acompañe y le asesore en la compra de unas obras de arte. Y Sam así lo hace.

Es en una de estas subastas donde Sam se percata que entre los asistentes hay alguien a quien juraba que no volvería a ver, alguien que regresa de entre los muertos: Martin Jellicoe, su padre. Esa misma noche alguien entra en la mansión de Rick y roba los dos cuadros que ha comprado en la subasta. Sam no necesita sumar dos y dos. Sabe de inmediato quién está detrás del robo. No sólo está furiosa con su padre por haber fingido su muerte y no haber tenido la deferencia de decírselo, sino que no acude a su encuentro para, mientras tanto, entrar a robar en la casa de su propia hija. ¡Ya ni siquiera se respeta el código de honor entre ladrones!
Pero lo peor de todo es que la policía sospecha de ella y tiene muy complicado demostrar su inocencia. La situación es aún peor cuando Martin la chantajea para obligarla a participar en un gran robo que está preparando: en el MOMA de Nueva York. Si Sam no colabora, tanto ella como Rick podrían acabar muertos. La ex-ladrona reformada sabe que no le queda otra alternativa que formar parte del descabellado plan, pero no está sola pues Rick no está dispuesto a perderla y también él tiene un plan...

Los multimillonarios las prefieren rubias es la tercera de las novelas que componen la serie contemporánea Samantha Jellicoe, de la autora Suzanne Enoch. Mentiría si dijera que no tenía grandes expectativas en esta novela. Si bien es cierto que, tal vez, esperaba una novela con una pizca más de suspense y si bien es cierto que disfruté más leyendo No bajes la vista (la novela que precede a ésta), me ha parecido una novela muy entretenida, en la línea de las anteriores.
No se puede negar, sobre todo a quienes han leído la serie de J.D. Robb protagonizada por la teniente Eve Dallas, que es imposible no sentir que existe cierto paralelismo entre ambas, pero también creo que una vez que empiezas a leer y entras en esta historia, te olvidas de ello. Por un lado tenemos al convencional británico y por otro a la alocada e irresponsable americana. Por separado parecen totalmente incompatibles pero juntos es otra historia.

En mi opinión Los multimillonarios las prefieren rubias es un libro ágil de leer. Es una historia dinámica, donde predominan los diálogos y donde la situación cambia de capítulo a capítulo por la presencia y desfile de una serie de personajes variopintos hace que sean varios los focos de atención. Aunque, por supuesto, el eje de todo son siempre Sam y Rick. No es que sea muy complicado dilucidar quién es el misterioso personaje que actúa a la sombra, pero realmente eso es casi al final. Mientras tanto todo son conjeturas, divagaciones y planes para salvar el pellejo.

Lo cierto es que aunque la novela me ha gustado hay algo, que no podría precisar, que en ocasiones hizo que la lectura no terminara de llegarme. Algo que sin ir más lejos no me sucedió con No bajes la vista. Pero como digo la novela me parece amena. No nos cuenta sino otro capítulo más en las vidas de Samantha Jellicoe y Rick Addison tras iniciar una vida en común. En esta ocasión amenazados de muerte e incluso de ser acusados de ladrones. Porque ni siquiera el siempre formal Rick Addison queda libre de sospecha. Es lo que tiene relacionarse con una ladrona más o menos reformada.

Me gusta el carácter de la relación de Rick y Sam. A pesar de que ambos han cambiado un poco desde que se conocieran, lo cierto es que en esencia siguen siendo los mismos. De hecho poco a poco podemos ver cómo ha influido cada uno en el otro.
Pero hay algo que no ha cambiado y es que Rick sigue preocupado, teme que la vida sin sobresaltos que Sam tiene a su lado acabe por hacerla huir y regresar a la que tenía antes. Claro que cuando temía eso no esperaba verse implicado en el robo de dos Hogarth, unos diamantes y en el robo al museo de Nueva York.
El eje de la novela es el robo de los cuadros y el golpe que Martin Jellicoe está ha preparado junto a sus cómplices. El papel de Sam es importante pero como la alumna ha superado al maestro las sorpresas están garantizadas.

Como digo la novela es ágil de leer, nos va narrando los entresijos del que puede ser el gran robo del siglo, a la vez que cada uno juega sus cartas para verse libre de la cárcel. Poco a poco, según avanza la trama, se nos van presentando los diferentes personajes, qué les une y vamos indagando, creo que no es difícil sospechar del misterioso personaje que actúa a la sombra. Pero realmente no es que eso le reste un ápice de misterio al libro, pues tampoco es una novela en la que impere la intriga en estado puro.

Con todo, a pesar de que como comento no me ha gustado tanto como No bajes la vista, he disfrutado mucho con las aventuras y desventuras de Sam y Rick y cómo, sin proponérselo, acaban implicados en el robo al MOMA de Nueva York.
Desde mi punto de vista el desenlace es muy bueno y deja abierta una puerta a nuevas aventuras muy interesantes y seguro que plagadas de emociones. Pero para saber eso habrá que leer la próxima novela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!