jueves, 28 de febrero de 2013

Miracles - Judith Mcnaught


Título original: Miracles (Simple Gifts)
4º Westmoreland
Autora: Judith Mcnaught
Género: Romántica histórica







Julianna está cansada de asistir a fiestas, reuniones sociales, de pasear coqueteando por el parque y, sobre todo, de sufrir la manera en que su madre trata de encontrarle marido colocándola en situaciones en las que ha llegado a sentirse avergonzada y desear que la tierra se la tragara.
Y, en el fondo, admite para sí misma, lo que más la deprime es que en realidad no desea casarse, sino ser independiente, vivir sola y... ser escritora.
Sólo su abuela Sarah conocía esos sueños y, lo más importante, para ella, la entendía y alentaba a hacerlos realidad. Pero la ambiciosa señora Skeffington tiene otros planes y esa noche la arrastra a otra reunión.

Tratando de huir de verse humillada ante otro posible candidato a convertirse en su futuro marido, Julianna se escabulle de la casa y se adentra en el jardín de la propiedad donde se celebra la fiesta. Es allí donde la encuentra Nicholas Du Ville, sentada sola en un banco y llorando.
Como el caballero que es acude a socorrerla y eso gesto cambiará la vida de los dos.

Julianna y Nicholas ya se habían visto con anterioridad, en otras de las intentonas de su madre por atraer a uno de los solteros más codiciados de Londres. Fue en un paseo “casual” en el parque y la impresión que se llevaron el uno del otro no fue muy buena. Pero esa noche, en el laberinto de setos donde se encuentran, Julianna que está un poco bebida no lo reconoce al principio y Nicholas la toma por una cortesana. Su sorpresa es mayúscula cuando la llorosa damisela le pide su colaboración para ser deshonrada.
Pues Julianna ha llegado a la convicción de que si es deshonrada ningún hombre querrá casarse con ella. Lo que sucede es que Julianna, que es extremadamente ingenua, no sabe muy bien ni con certeza que implica esa deshonra. Pero Nicholas, solícito, la insta a acompañarlo a su dormitorio y a partir de ahí los planes de uno y de otro sufren un cambio inesperado con un resultado que no hace feliz a ninguno de los dos.

Miracles es la cuarta novela, aunque en realidad es una novela corta, de la saga de los Westmoreland. Fue en Cuando tu llegaste/Pasajes al corazón donde conocimos a los que son los protagonistas de Miracles. Fue un encuentro un tanto accidentado que hacía presagiar una maravillosa y emotiva novela de Judith Mcnaught.
He leído dos veces esta historia y, sinceramente, la primera vez me decepcionó un poco. No porque la novela no sea bonita ni despierte los sentimientos como sólo esta autora es capaz, sino porque me pareció demasiado corta y notaba de una manera angustiosa que me faltaban páginas. Tanto fue así que no pude desprenderme de la sensación de ser una historia un poco apresurada.

Pero tras volver a leerla, reconozco que esta vez me ha gustado más. Sigo pensando que es una lástima que no se haya escrito una novela larga. En mi opinión Nicholas y Julianna son una pareja con tanta química que seguramente habría sido una novela maravillosa.
Sin embargo, pese a que sigo pensando que merecía una historia más desarrollada y sigo teniendo la sensación de que transcurre de manera muy brusca, creo que es una bonita historia.

Creo que es un poco irremediable que cualquiera que la lea piense que la de Nicholas y Julianna daba para más.
Después de todo ambos son conocidos de aquellas que hayan leído Tú eres mi amor y, sobre todo, Cuando tú llegaste/Pasajes al corazón.

Cuando Sheridan, la protagonista de Cuando tú llegaste/Pasajes al corazón, trabajó como institutriz para la familia Skeffington conoció a Julianna y se hicieron amigas. Más tarde, gracias a ello, se convirtió en la protegida de Whitney y Sheridan y, por ende, de los hermanos Westmoreland, lo que le abrió las puertas a las salas y mansiones más exclusivas de Londres. Con tales hadas madrinas, la señora Skeffington cree que sólo es cuestión de tiempo y un poco de ayuda atrapar a un buen partido.
Nicholas Du Ville, amigo de Whitney y Sheridan, se convierte en uno de los posibles candidatos.

A primera vista Julianna pudiera parecer una jovencita más ávida por encontrar marido. Su gran belleza la convierte en una pieza codiciada, a pesar de que los Skeffington no poseen un título nobiliario de mucho rango, el señor Skeffington es nada más que un barón y no gozan de una gran posición económica. Pero peor que eso es que Julianna es una joven un tanto peculiar, le gusta la filosofía, la poesía y sueña con ser escritora. Algo que muy pocos saben y su madre le insta a ocultar.
El encantador Nicholas Du Ville es uno de los solteros más codiciados, a pesar de que su fama como mujeriego le precede. Muchas de las jóvenes casaderas sueñan con ellas quienes atrapen al esquivo noble.

Lo cierto es que con estos precedentes es fácil caer en la pregunta ¿y por qué no una novela larga para ellos?

Pero como lamentarse -aún más- tampoco sirve para nada, reitero lo dicho antes. A pesar de que me apena profundamente que se trate de una novela tan corta y a pesar de contar con una trama que en algún momento peca de ser apresurada, es una bonita historia. He vuelto a sentir esas profundas emociones que tiñen las novelas de Judith Mcnaught, me ha conmovido leer como Julianna confiesa su amor por Nicholas con esas frases que brotan del corazón y te llegan al alma, me ha emocionado la entrañable figura de la abuela Sarah que ha dibujado una sonrisa en mi cara con algunas de sus reflexiones y me ha encogido el corazón como los malos entendidos tan característicos de Mcnaught han sembrado la duda en Nicholas y hecho sufrir a Julianna y, con ella, a nosotras.

Así que, en una dosis menor, un poco apresurada y sin que pueda dejar de lamentar que sea de ese modo, Miracles me ha parecido una bonita historia que aun con sus defectos y carencias me ha llegado al corazón. Y al llegar a la última página, en ese precioso epílogo, confieso con sinceridad que me ha dejado con una sonrisa en los labios.
Pero sí, de nuevo insisto ... ¡¡qué pena que no se trate de una novela larga!!

2 comentarios:

  1. Por fin mi personaje favorito! Nicki DuVille se merece su propia historia...Besos!

    ResponderEliminar
  2. Creo que Nicky nos conquistó un poco a todas desde su primera aparición en la saga de los Westmoreland. Tal vez por eso esperaba que la suya fuese una novela más extensa porque Miracles, pese a ser tan bonita como es, me sabe a poco. Pero es preciosa, sin duda.
    Un saludo!! Un honor leerte. Gracias!

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!