Polos opuestos - Nora Roberts

jueves, 21 de febrero de 2013

Título original: Sacred sins
1º Sacred sins
Autora: Nora Roberts
Género: Romántica contemporánea (suspense)
Editorial: Random (RHM)
Año publicación: Febrero 2013





Varias mujeres son asesinadas en Washington. Las víctimas han sido estranguladas con una estola sacerdotal, van acompañadas de una nota según las que el asesino las absuelve de sus pecados. El que tengan como rasgos en común ser rubias y jóvenes, lleva a la policía a creer que están ante un asesino en serie. Por ello contacta con la doctora Tess Court, una joven pero muy bien recomendada psiquiatra, con el fin de que esboce el perfil del asesino al que la prensa ya ha apodado como “el Sacerdote”.

Ben Paris es uno de los detectives asignados al caso. Policía por vocación, a los treinta y cinco años tiene ya tras de sí la experiencia suficiente para estar curtido en su profesión. Sin embargo, los crímenes que debe investigar son escalofriantes, incluso para él.
Paris no acoge con entusiasmo tener que colaborar con una psiquiatra, pues más allá de ser de naturaleza desconfiada, siente verdadera aversión hacia los psiquiatras.
Por ello cuando descubre que la atractiva rubia con la que se cruza ante la comisaría es la doctora Court, no puede evitar ser seco y brusco con ella, a pesar de que momentos antes había coqueteado con ella.

A pesar de la abierta hostilidad que le demuestra el detective Paris, Tess efectúa el perfil del asesino y comienza a trabajar muy estrechamente tanto con él como con su compañero, Ed Jackson.
Por desgracia, mientras la investigación prosigue su curso, un nuevo asesinato es cometido. La víctima es, nuevamente, una mujer joven y rubia.
Poco tardan en percatarse de una nueva e inquietante coincidencia: la propia Tess es joven y rubia. El compartir esos rasgos con las víctimas la sitúa en la órbita del asesino, pero aún más escalofriante es el hecho de que comienza a recibir llamadas del mismo “Sacerdote”.

A pesar de la inicial animadversión que Ben muestra a Tess, la atracción entre ellos no tarda en nacer. De modo que proteger a la doctora Tess Court pasa a ser no sólo una cuestión profesional, sino también personal.

Polos opuestos es la novela con la que da comienzo la saga Sacred sins. Se trata de un libro bastante antiguo, pues fue escrito en 1987. Sin embargo, debo confesar, y además lo hago con toda sinceridad, que he disfrutado muchísimo con su lectura. Capítulo tras capítulo me ha atrapado con una emocionante trama de suspense romántico.
Tal vez no esté tan brillantemente desarrollada, incluso tal vez peque de ser apresurada en algunos momentos, como otras de sus novelas más recientes. Sin embargo, tampoco puedo negar que la historia que cuenta me ha parecido de gran calidad.

No se trata sólo de que la trama de suspense me parezca muy buena -pese a que a los puntos que señalo antes- sino que la historia de amor me ha cautivado y la atracción entre sus protagonistas parece traspasar el papel.

Tanto Tess como Ben se nos describen como polos opuestos. Lo cierto es que lo son. Ben es un detective de clase media cuyo círculo de conocidos se mueven en su mismo estatus social. Tess, en cambio, es culta, refinada y la nieta de un senador. Nació y se crió entre algodones. Asistió a las escuelas más exclusivas y se codea con políticos, empresarios y personalidades importantes.
Sus gustos y personalidades están llenas de contrastes: Tess es una mujer que disfruta de un buen vino, Ben prefiere una cerveza; Tess adora el ballet, Ben los deportes y cuanto más ruidosos y violentos mejor.
Tess está tan absorbida por su trabajo que no tiene tiempo para enamorarse; Ben es un policía endurecido que juega a seducir pero nunca se compromete.
¿Incompatibles, no es así? Pues si leéis Polos opuestos...

Repito que aún con esos puntos, que por otra parte cabe esperar que no sean tan brillantes por escribirse la novela en los inicios de su carrera, la novela merece la pena. Narra no sólo una emocionante trama de suspense, muy bien hilvanada, sino una romántica historia de amor que se enriquece con otros detalles que hacen de ella una novela más humana.
Por un lado es así cuando conocemos el pasado de Ben, el porqué de ese rechazo tan visceral que siente hacia los psiquiatras; por otro lado es a través de Tess, de sus casos, de su implicación. Hablo concretamente del caso de Joey que me ha dejado con los sentimientos a flor de piel y con el que, realmente, he sufrido. Y también es así a medida que Tess y Ben comienzan a conocerse mejor, a sincerarse y a dejarnos ver sus lados más secretos y vulnerables.

Junto a Joey, el resto de policías designados al caso conforman el plantel de personajes secundarios. Entre ellos destaco a Ed Jackson, ese pelirrojo grandullón tan opuesto a Ben y con el que protagoniza escenas muy divertidas y también emotivas. Como curiosidad decir que Ed es el protagonista de Atrapada.
Confieso que Ed es un personaje que me ha despertado cierta ternura y es el contrapunto perfecto para Ben. Son, a su modo, también polos opuestos.

En cuanto al caso del asesino en serie, si bien creo que se puede intuir su identidad bastante antes del final, tampoco menoscaba una historia maravillosamente bien narrada y descrita que juega con el lector página tras página.

Así que puede que Polos opuestos no pase a formar parte de las mejores novelas de Nora Roberts, pero, con toda sinceridad, he disfrutado enormemente con su lectura. Me he sentido envuelta en el escalofriante caso de “El Sacerdote”, me he divertido y emocionado con los tiras y aflojas entre Ben y Ed, y, por supuesto, con la bonita historia de amor de Ben y Tess, que me ha parecido dulce y romántica.
Sí, de las que te dejan con mariposillas en el estómago.

Si alguien me preguntase si la recomiendo, sin dudarlo diría que sí. Sin peros además. Es una lectura apasionante, emotiva e incluso tiene sus momentos divertidos. Si al principio me preocupaba el que se tratara de una novela de las “antiguas”, me han bastado pocas páginas para olvidarme ese hecho.
Lo cierto es que, nuevas o viejas, cada día me gustan más las historias de Nora Roberts. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!