viernes, 1 de marzo de 2013

Nacida del fuego - Nora Roberts

Título original: Born in fire
1º Las hermanas Concannon
Autora: Nora Roberts
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Suma de Letras
Año publicación: 2007





“…Maggie Mae, naciste del fuego…” 

He estado pensando en cómo describir a Maggie, la protagonista de Nacida del fuego, y esta frase me ha venido a la memoria. En síntesis, creo que podemos decir que es cierto, y que describe el carácter de ella.

El fuego es parte de su vida, no sólo por alusión a su carácter temperamental, sino porque él es el que le permite dar forma al cristal, lo que es su pasión y su medio de vida. Es una artista que desde muy niña supo que ésa era su vocación y su futuro.
La misma noche en que celebra las primeras ventas importantes de sus piezas y esculturas, la vida de Maggie Concannon sufre un dramático giro que, en cierta forma, hace más firme y sólido su deseo de convertirse en una artista reconocida y respetada.

Cinco años después, aunque se ha labrado un nombre en Clare, población rural de Irlanda donde vive, y sus alrededores, no se imagina que su sueño y el de su padre, quien siempre creyó en ella, están a punto de hacerse realidad. 

Rogan Sweeney, tras adquirir algunas de las obras de Maggie, está determinado en impulsar la carrera de la joven artista, con lo que se presenta en Clare y le ofrece el contrato de su vida, uno que en palabras del dueño de la galería de arte, le encumbrará más alto de lo que ella misma imagina.

En principio Maggie se niega, pese a que desea demostrar su valía y dar a conocer su obra, no desea que su vida cambie hasta el punto que le describe Sweeney. Le parece una locura. Sin embargo, por su hermana Brianna, y también por ella misma, comprende que está ante una oportunidad que no puede dejar pasar. Acepta. Pero la firma del contrato con Rogan y su galería, sin ella saberlo en ese momento, también supondrá un cambio para la misma Maggie a causa del mismo Rogan.

Maggie es una joven solitaria y visceral que creció en medio de un ambiente familiar hostil, amargado y áspero. Tom Concannon, su padre, fue la figura más importante para ella porque fue le demostró cariño incondicional y una fe ciega en sus posibilidades de convertirse en artista, ayudándola y animándola a aprender y estudiar. 

Su hermana Brianna, con la que apenas se lleva un año, posee un carácter totalmente opuesto al de ella. Pese a que se quieren profundamente, es inevitable que su visión de la vida y el carácter de cada una, las lleven a no estar de acuerdo a menudo. Pese a ello, están muy unidas, se quieren y se ayudan mutuamente, cada una a su manera.

Maeve, la madre de las jóvenes, es una mujer amargada cuyo único objetivo en la vida parece ser destrozar la vida a todos cuantos le rodean. Insatisfecha con su vida, se ha convertido en una mujer fría y despótica que nunca demostró amor a sus hijas, sobre todo a Maggie, lo que las ha llevado a una relación llena de reproches e indiferencia.

Maggie vuelca su corazón en el cristal, es él el que guía sus manos, es a través de él que expresa sus sueños y emociones, aquellas que esconde tras una fachada de frivolidad y superficialidad.

Rogan Sweeeney es un joven empresario que continua con el legado de su familia, dirigiendo una de las más importantes Galerías de Dublín entre otros negocios. Hijo único, tras la muerte de sus padres, años atrás, no tiene a nadie más en el mundo que a su abuela.
Su vida gira en torno a los negocios. Es un mago de las finanzas y con la misma visión analítica que tiene para los negocios, toma de las decisiones de su vida. 

Es evidente que Maggie y él son totalmente opuestos, pero pese a ello y pese a que la suya debería ser una relación exclusivamente de negocios, tarda poco en surgir una atracción contra la que ninguno sabe reaccionar.
Si bien es cierto que Rogan la encara igual que todo en su vida, Maggie es más reticente a hablar de amor. 

Nacida del fuego es la primera de las novelas que componen la trilogía de las Hermanas Concannon. Como me sucede habitualmente con estas trilogías, pese a que no me parece la mejor de sus novelas, la lectura me ha resultado muy amena, intensa e incluso divertida. 
La verdad es que me pocas cosas nuevas puedo aportar al comentar esta novela, ya que creo son las habituales que digo de Nora Roberts y sus novelas.

Al principio Maggie me pareció una joven luchadora y soñadora, fuerte y con carácter. No obstante, en cuanto empieza a perfilarse su relación con Rogan pensé lo que suelo pensar de muchas de sus protagonistas: su carácter no me resulta muy cercano y su manera de enfocar la relación con Rogan es un tanto fría, al menos en apariencia inicial, y superficial. Pero enseguida comprendes que lo que esconde esa actitud es miedo a comprometerse, a confiar y depender de alguien y, sobre todo, miedo a mostrar sus sentimientos.
Como digo es un rasgo que creo repiten muchas de sus protagonistas.

Rogan en cambio es más sincero y no enmascara lo que siente. Le cuestq menos reconocérselo a sí mismo y aceptarlo. 
Desde el momento en que confiesa lo que siente y sus intenciones, en mi opinión, la novela es vuelve bastante divertida. Hay algunas escenas que son realmente divertidas.
A partir de este punto, la novela me gustó más si cabe. A medida que se producen los encuentros entre ambos, el choque producido por sus caracteres tan opuestos, su visión de la vida y el amor… todo da pie a diálogos amenos y fluidos.

A la vez que los sentimientos de Maggie y Rogan van naciendo y desarrollándose, vamos conociendo sobre la infancia de las hermanas Concannon, por qué Maggie es como es, además de ir perfilando a un plantel de personajes secundarios, cuyas historias se intercalan con las de los protagonistas.

Lo que he notado un poco en falta ha sido más información y más detalles sobre Brianna´: cómo es, cómo piensa… Sabes que es muy diferente de Maggie, pero no te deja ver más allá ni sus motivos. No obstante, pienso que quizá sea preferible de cara a su novela para descubrirlo en ésta.

En mi opinión, con esta novela Nora Roberts mantiene la línea habitual de sus trilogías. Me recuerda esa esencia. Gran parte de éstas me resultan amenas, intensas e interesantes. 
En ésta me ha gustado especialmente la descripción que hace del trabajo de Maggie, hasta el punto que me da la sensación de estar viendo como creaba con cristal. Me ha gustado porque pese a que ella es muy visceral y no quiere mostrar lo que siente, lo ves y lo entiendes a través de sus creaciones de cristal. Esa parte me ha parecido muy bonita y cuidada, además de documentada y lograda.

Y como es habitual en esta autora, vuelve a envolvernos con el ambiente de Irlanda a través de sus descripciones y el entorno que crea.
Por último decir que, pese a que sólo se esboza parte del pasado de Maeve, se intuye una historia de desilusión, amargura y reproches que ha marcado la vida de sus hijas y que, imagino, continuará desarrollándose en Nacida del hielo, a través de Brianna Concannon. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!