viernes, 1 de marzo de 2013

No te escondas - Karen Rose

Título original: You can't hide
Autora: Karen Rose
Género: Suspense romántico
Editorial: RHM/Plaza & Janés/Debolsillo
Año publicación: 2008







La vida de la psiquiatra Tess Ciccotelli cambia drásticamente la noche que recibe una misteriosa llamada, supuestamente realizada por la vecina de una de sus pacientes, advirtiéndole que ésta amenaza con lanzarse al vacío desde la terraza de su piso. Cuando Tess se persona en el lugar, descubre que la amenaza de suicidio se ha convertido en realidad: el cuerpo destrozado de su paciente yace en el pavimento como una muestra irrefutable de ello.

Los policías asignados al caso son Aidan Reagan (hermano de Abe, el protagonista de Alguien te observa) y Todd Murphy. 
Murphy la trata con simpatía, puesto que son viejos conocidos, pero Reagan es frío y distante con ella. No le muestra la menor comprensión ni confianza. No en vano, Tess es muy popular entre los policias de Chicago, ya que un año atrás su testimonio como psiquiatra evitó que uno de sus pacientes, el asesino de tres niñas y un policía, fuese juzgado y declarado culpable. La policía le desprecia por ello; Reagan no es la excepción.

Iniciada la investigación, las pistas halladas señalan que, en realidad, no se trata de un suicidio, sino de un asesinato; aun más, un asesinato inducido por la propia Tess, quien valiéndose de su rol de psiquiatra ha torturado psicológicamente y empujado al suicidio a su paciente.
En un principio Aidan la considera culpable, su animadversión hacia ella no le permite ver más allá de eso, pero cuando Tess comienza a colaborar con la policía, cuando se convierte en objetivo de la prensa y de una oscura mano que trata de hacerla pasar por culpable, Aidan descubre que tras esa fachada de aparente frialdad se esconde una mujer sensible e íntegra.

La situación se torna más compleja cuando se produce un nuevo “suicidio” de otro de sus pacientes; los indicios muestran que nuevamente fue inducido por la propia psiquiatra. 

Tess siente que su vida se desmorona; se ha convertido en el objetivo de algún enfermo que mata a sus pacientes para inculparla a ella; su credibilidad y ética como psiquiatra están en entredicho y su moralidad es juzgada al comenzar a relacionarla con Aidan Reagan .

Aidan aun sin proponérselo comienza a creer en la inocencia de Tess y a ver en ella algo más que la imagen profesional e inaccesible que trata de mostrar. Logra ver más allá la máscara indiferente con que se protege para descubrir a una mujer vulnerable que, como él, arrastra sus propios demonios.


Nuevamente Karen Rose ha logrado tejer una trepidante y emocionante novela de suspense romántico que, como la anterior, me ha mantenido en vilo de principio a fin. 
Creo que el suspense impera sobre la historia de amor, pero ésta nace y crece a raíz a la vez que evoluciona la investigación policial y los asesinatos se suceden.
Uno de los rasgos que más me cautivan de esta escritora es como define la personalidad de cada uno de los personajes que aparecen, cómo va mostrando capas y facetas de ellos, de tal manera que no llegas a conocer ni ver salvo lo que ella quiere. 
Por otra parte, también diré que creo que la identidad del asesino, como en el libro anterior, puede intuirse con bastante acierto. En ese sentido no me ha sorprendido demasiado aunque sí las estratagemas y cómo ha desarrollado la trama y las secuencias hasta que la identidad es desvelada. 
Pero pienso que lo ha efectuado de un modo magistral. 
Confieso que las novelas de suspense me gustan mucho, con indiferencia de que además haya una historia de amor. Pero  cuando una trama romántica queda hilvanada con una de suspense, como es este caso, disfruto enormemente con la lectura.

No te escondas es una novela trepidante, que te envuelve de principio a fin en el macabro juego de un asesino que manipula la mente, los miedos y traumas de personas destrozadas psicológicamente, para destruir a Tess Ciccotelli.
Es escalofriante leer el acoso al que somete a Tess, más si intentas ponerte en la situación de la protagonista. Pero creo que es una característica a elogiar de esta autora, cómo entreteje los hilos de los asesinatos y enreda en ellos a Tess.

Los protagonistas están muy bien definidos. 
Tras el caso del asesino de las tres niñas y un policía, Tess perdió su trabajo en la fiscalía, su credibilidad ante los policías, fue objeto de un intento de asesinato a manos de un cliente, abandonada por su novio… y ahora un año más tarde su vida vuelve a ser sacudida. Para colmo debe soportar la mirada de los fríos ojos azules de Aidan Reagan, que aparte de verla como una asesina también parece creer de ella que es una snob. 
El que se niegue a romper el secreto profesional y no desvele los datos privados de sus pacientes, algo que el asesino no deja desaprovechar, no hace más que crearle problemas con Aidan… eso y la inquietante atracción que va surgiendo entre ambos y contra la que tratan de luchar.

Tess es en apariencia una mujer fría y eficiente, una mujer que cometió un grave error al evitar que un asesino acabase en prisión, pero según avanza la trama y es acosada por el  macabro juego del asesino vamos descubriendo que se esconde detrás de todo eso.
Por su parte Aidan también es un hombre que esconde heridas. Tras un fracaso sentimental cree estar inmunizado contra determinadas mujeres, grupo en el que incluye a Tess, pero ésta le demuestra que no es así.

Tal como sucedió con Alguien te observa, la novela se divide en capítulos divididos a su vez en las diferentes horas del día, según se suceden los hechos. Todo esto le da  un ritmo más vertiginoso a la trama, ya que casi eres testigo in situ de lo que acontece. 

Reaparecen personajes ya conocidos como Abe Reagan, Kristen Mayhew, Mia, Julia  o Rachel Reagan, la hermana menor de los Reagan, y cuyo papel es bastante importante en esta novela, por las implicaciones que tiene para el desarrollo del libro. Por otra parte también aparecen nuevos personajes. Destaco especialmente a Vito Ciccotelli, el hermano policía de Tess, quien con sus apariciones y carácter rudo y protector, tiene un papel a destacar y me ha cautivado.
Como secundarios la novela cuenta con un plantel de lo más interesante: los policías, pacientes  y amigos de Tess y de hecho cualquier persona que se cruza con Tess por las implicaciones que puede tener para ella.
Según avanza la trama, van desvelándose más aspectos del pasado y la vida de Tess que tienen gran relevancia para el curso del desenlace.

No te escondas me ha parecido una novela  intensa y trepidante, con personajes muy bien definidos, con una trama policial muy bien engranada; una novela que aborda el acoso psicológico de un modo que traspasa el papel,  que se complementa con una historia de amor apasionante y con unos protagonistas muy carismáticos.
Creo que es un libro, y una autora, a tener muy en cuenta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!