Ojos verdes - Karen Robards

miércoles, 6 de marzo de 2013

Título original: Green eyes
Autora: Karen Robards
Género: Romántica histórica
Editorial y año publicación: Javier Vergara 1992/ Romántica Zeta 2009






Tras enviudar, Anna Traverne queda a merced de su inescrupuloso cuñado Graham, quien tiene la intención de convertirla en su amante bajo la amenaza de echarlas a la calle a ella y a Chelsea, su hija de cinco años, si no acepta sus imposiciones.
La misma noche en que, con el corazón en un puño, espera que Graham irrumpa en su dormitorio, se esconde en la biblioteca rezando por una salvación que le llega del modo más inesperado. Sucede algo que la salva de un funesto destino, dando paso a otro igualmente incierto... aunque excitante.

Julian Chase se desliza en Gordon Hall, la mansión familiar, con la intención de robar unas antiguas y exquisitas esmeraldas que por derecho le pertenecen, además de que éstas contienen la prueba para demostrar su legitimidad como Lord Ridley y heredero no sólo del título sino de la fortuna familiar en detrimento de su medio hermano Graham.
No obstante sus planes se van al traste cuando es descubierto como quien dice “con las manos en la masa” por Anna.

Para evitar que dé la voz de alarma trata de asustarla, pero en realidad, atraído por la belleza de la joven, acaba besándola, momento que aprovecha ella para tratar de salvar su vida y hacer que el ladrón sea atrapado. Como resultado, Julian es encarcelado y enviado a Newgate, donde es condenado a la horca mientras que Anna, en la confusión del robo, recuperó las esmeraldas pero en lugar de devolverlas a su lugar, las robó y huyó con ellas y Chelsea, su hija, hacia Ceilán, donde vivió durante los últimos años con Paul, su difunto marido, donde poseen una plantación de té.

Como hija de un vicario, Anna fue educada para ser justa y misericordiosa, con lo que el hurto de las joyas aguijonea su conciencia, pero se justifica diciéndose que es el único modo que tiene para vivir lejos de las garras de Graham.

Finalmente, Julian logra escapar de una muerte segura, con la intención de volver a Gordon Hall y recuperar lo que es suyo, además de ajustar cuentas con la joven a la que llama Ojos verdes, culpable de que casi acabe en la horca. Al descubrir que la ladrona, no sólo lo fue culpable de ser encarcelado, sino que aprovechando la confusión se llevó las joyas, no lo duda dos veces y la sigue hasta Ceilán, dispuesto a vengarse y a recuperar lo que es suyo: las esmeraldas. Pero una vez en Ceilán no sólo encuentra a Anna y su oportunidad de vengarse, sino que, sin él saberlo, encuentra un nuevo destino...

Ojos verdes, reeditada por Zeta romántica, es una de las novelas históricas de Karen Robards, faceta de esta autora que a mí, personalmente, me gusta muchísimo. La gran mayoría de sus novelas históricas me han dejado muy buen sabor de boca, con historias arriesgadas, diferentes y llenas de matices y aventuras.
Ojos verdes no es, ni mucho menos, mi preferida de esta autora, pero me ha parecido una novela amena y diferente, que ambientada en gran parte de la trama en las plantaciones de té de Ceilán, nos envuelve en un marco exótico y seductor, tanto como el protagonista: Julian Chase.

Hijo ilegítimo, desprovisto de sus derechos de nacimiento, de su nombre y título, de una vida privilegiada, Julian, cuya madre fue una gitana a la que el anterior Lord Ridley engañó y utilizó, está decidido a vengarse de quien lo humilló y recuperar lo que le pertenece.
Se dice que las esmeraldas, que un día pertenecieron a su madre, contienen la prueba de su legitimidad y por tanto son la herramienta que necesita para llevar a cabo su venganza.
En el proceso se topa con una menuda, hermosa y embaucadora joven de ojos verdes que cambia irremediablemente su destino.

Muy joven, Anna se casó con Paul Traverne con el que tuvo una hija, se trasladaron a Ceilán donde han cultivado una plantación de té. Lejos de Londres y las intrigas que envuelven el título de Ridley, su vida ha sido sencilla hasta la muerte de Paul. Sólo cuenta con Chelsea para seguir adelante, pero la irrupción en su vida de Julian Chase, que dice ser su cuñado, acaba con su tranquilidad.
Julian es fuerte, oscuro, viril y arrogante, tan diferente de Paul que la asusta pero a la vez la atrae. De modo que acaba envuelta en una relación con él, cuyo futuro desconoce.

La relación entre Anna y Julian es ante todo una relación rodeada de secretos, mentiras e incertidumbre. Julian es despótico, autoritario y está empeñado en ser temido y obedecido, sin embargo no puede evitar rendirse a la tentación que Anna representa y así como un día envidió la riqueza y posesiones de sus dos medio hermanos, Graham y el difunto Paul, el marido de Anna, se percata que lo que más le envidia es el amor de Anna.
Tras la muerte de Paul, Anna se siente perdida e insegura y aunque las joyas le dan cierta estabilidad al sacar a flote la plantación de té, la llegada de su supuesto cuñado la arroja a un mundo de emociones desconocidas para ella, lejos de la dulzura y suavidad que conoció junto a Paul. Julian es brusco, sensual y misterioso, en sus brazos se descubre poseedora de una sensualidad de la que no se creía capaz, pero el recuerdo de Paul y los secretos que rodean a las esmeraldas se interponen entre Julian y Anna.

Creo que Ojos verdes tiene un poco del sabor exótico de Ceilán, de sus noches estrelladas, del olor del té y las especias, tiene un poco de aventuras y misterio y una historia de amor en la línea de las de Karen Robards. Aunque creo que la novela carece de la fuerza que tienen otras de sus novelas, de hecho como digo anteriormente no me parece la mejor de sus obras, me ha proporcionado una lectura agradable y muy amena.
Destacaría sobre todo el personaje de Julian, carismático, altanero y rudo, pero apasionado y leal hacia Anna. Me gusta mucho la fuerza que transmite, ese aura de peligro y arrogancia, ese afán de venganza...

Sin embargo, para mí uno de los puntos débiles de esta novela es la lentitud de algunos capítulos, la falta de profundidad en otros... y el que pese a contar con un protagonista tan carismático y visceral, me queda la sensación que podía haber sido mejor aún.
Creo que es una novela con excelentes ingredientes a la que le falta un punto de algo. No obstante, me parece una buena novela, original y entretenida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!