jueves, 14 de marzo de 2013

Tenías que ser tú - Susan Elizabeth Phillips

Título original: It had to be you
1º Chicago Stars
Autora: Susan Elizabeth Phillips
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Vergara/B de bolsillo
Año primera publicación: 2008




Como suele sucederme con todas o casi todas las novelas de esta autora, acabo muy sorprendida por el modo en que consigue crear una novela excelente partiendo de situaciones un tanto extrañas -incluso estrafalarias- o personajes que aunque al final no son lo que parecen a primera vista, lejos están de parecer los héroes perfectos de una novela romántica. 
Eso es lo que más me gusta de las novelas de Susan Elizabeth Phillips, así como el modo en que describe a sus protagonistas y la psicología de éstos.

En Tenías que ser tú, nos encontramos como heroína a Phoebe Somerville, la hija del dueño de los Chicago Stars, quien a la muerte de éste hereda el equipo de fútbol americano, aunque con ciertas condiciones que no puede decirse que no sean de importancia.

¿Cómo es Phoebe? Una rubia curvilínea, de aspecto despampanante, que no parece tener demasiadas luces ni entender ni un ápice de fútbol americano. ¿Cómo es el futuro que se presagia para los Chicago Stars a manos de esta joven? Muy negro. Pero las condiciones del testamento obligan a que el equipo gane la copa AFC para que Phoebe herede, sino a final del campeonato pasará a manos de su primo.

Aparte de su desconocimiento del fútbol y que éste no despierta en Phoebe el menor interés, debe lidiar con Dan Calebow, el irascible entrenador de los Chicago Stars que, como suele suceder, aborrece a Phoebe en cuanto la ve, al considerarla poco más que una réplica de la muñeca Barbie.
Pero si Dan aborrece a Phoebe ella tampoco lo ve con buenos ojos ya que éste representa todo cuanto ella odia en un hombre: es deportista, arrogante, sexista y físicamente le intimida. 

Pero aunque inicialmente los enfrentamientos y discusiones entre ambos son continuas y muy acaloradas, pronto llegan a la comprensión de que para bien o para mal deben trabajar juntos para lograr su objetivo: ganar la AFC.
Dan quiere que Phoebe sencillamente desaparezca y le deje a él hacer su trabajo, Phoebe no está dispuesta, después de todo los Chicago Stars ¡¡son su equipo!! Y  ni siquiera esa especie de cromañón que tiene por entrenador puede cambiar eso. 
Así que , lógicamente las chispas saltan a cada momento. A toda esta complicada ecuación hay que sumar varios ingredientes más: Molly, la hermana adolescente de Phoebe, un equipo de jugadores que no saben muy bien como tratar a su nueva jefa y un primo ávido por heredar.

Los diálogos  son ingeniosos, ágiles y muy directos; la evolución de la novela me parece muy atractiva, ya que la atención no decae en ningún momento y tanto las disputas verbales como los partidos y la adaptación de Phoebe a su nuevo puesto hacen que el interés se mantenga.

Y por supuesto está el punto que más me ha gustado: la historia de amor.
Siendo sincera en un principio Dan me cayó francamente mal porque más allá de ser autoritario, sexista e intransigente con Phoebe -por muchos papelones que ésta haga- no me gustó que se formara una opinión tan precipitada y desfavorable de Phoebe a simple vista. Algo que por otra parte me parece bastante normal, ya que es algo de esperar.
Y luego su búsqueda de la esposa perfecta, pues la verdad a veces me daban ganas que Phoebe lo mandara a paseo. Pero entonces pasa algo… que Dan empieza a cambiar, o más que a cambiar a sentir algo por Phoebe, algo que se escapa a su control, algo que no sabe explicar y que le molesta y le irrita sobremanera porque está rompiendo sus esquemas, los que tan meticulosamente se ha hecho de su vida.
Después de un fracaso matrimonial quiere que la próxima vez que se case sea para siempre y la mujer que conjuga en su mente no es Phoebe…. ¿o sí?
Sólo cuando la máscara de Phoebe empieza a caer, cuando empieza a vislumbrar y descubrir a la verdadera Phoebe, es cuando todo parece encajar. 

Me gusta sobre todo el personaje de Phoebe porque es una mujer que aún con un pasado traumático que no ha logrado superar no se rinde, así sea tras la fachada que se ha creado de rubia sexy y tonta, controla su vida y persigue sus metas. 
Me gusta como desconcierta a Dan, como le encara  y le enfrenta como un igual a pesar de que inicialmente le teme. 
Y por supuesto me gusta por la humanidad que esconde y el sentido del humor. 

La verdad es que este personaje me sorprendió muchísimo, diría que es una de las protagonistas de esta autora que más lo han conseguido, razón por la que esta novela me ha gustado tanto, de hecho es una de las que más.

Además Tenías que ser tú es la primera de la saga de los Chicago Stars donde se presentan a los protagonistas de algunos de los libros siguientes como Bobby Tom Denton o Cal Bonner entre otros.
En definitiva que Tenías que ser tú es una de las novelas de SEP que más me han gustado y sorprendido y es una de esas que después de leer tengo que repetir todos y cada uno de los elogios que había leído sobre ésta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!