viernes, 15 de marzo de 2013

The Courtesan's daughter - Claudia Dain

Título: The Courtesan's daughter
1º The Courtesan series
Autora: Claudia Dain
Género: Romántica histórica
Editorial: Berkley
Año publicación: 2007





Antes de convertirse en la condesa de Dalby, Sophia fue una de las cortesanas más deseadas por los hombres. Los nobles se peleaban por hacerse con sus favores. Finalmente logró hacer un buen matrimonio y dejó atrás esa vida. 

Pero ahora, siete años después de enviudar, tiene la complicada tarea de encontrar marido para Caroline, su hija. Aún siendo la hija del conde de Dalby, quien fue muy respetado y querido, y socialmente les dejó en una excelente posición, el infame pasado de su madre es una mancha en la reputación de la joven que no desaparece con nada. A pesar de su belleza y excelente posición no le caen del cielo precisamente las ofertas de matrimonio. Pero Sophia ha encontrado la solución: si no puedes conseguir un marido para tu hija, ¡cómpralo!

Así lo hace.

Lord Ashdon, el hijo de archienemigo jurado de Sophia, el conde de Westlin, tiene numerosas deudas de juego a las que no puede hacer frente. Solícita, Sophia accede a hacerse cargo de ellas a cambio de que se case con Carol.

Caroline no se ha sentido nunca más insultada en toda su vida. ¡Un marido comprado! Se niega rotundamente a casarse con un hombre que no la ame, que no la desee, que no luche por conquistarla y demuestre no poder concebir la vida sin ella. No le tiembla la voz para decirle a su madre que no piensa casarse con ese jugador de Lord Ashdon ni por todo el dinero del mundo.

Ashdon está furioso. ¿Cómo osa esa mocosa despreciarlo cuando nadie está dispuesto a casarse con ella si no es por dinero? Es una ofensa que piensa cobrarse muy muy cara.
Empiezan las apuestas porque la guerra entre Ashdon y Carol ha comenzado.
Y con Sophia tirando de los hilos, maquinando por aquí y por allá... todo puede suceder.

The courtesan's daughter es una novela que narra la archiconocida historia de una joven bella y de buena familia -si no se tiene en cuenta que su madre fue una cortesana- que busca marido. El héroe en cuestión accede a casarse con ella a cambio de que la condesa de Dalby pague sus deudas de juego. Lo que prometía ser una simple transacción y un matrimonio concertado, como tantos otros, termina en una rocambolesca trama donde los tiras y aflojas no cesan.
Sé que tras el resumen que hago de la novela la imagen que puedo dar es la de una novela alocada y un tanto hilarante.
En realidad así es, pero también es mucho más.

Como digo a primera vista parece la típica historia de nobles a la caza de un buen matrimonio. Y no voy a mentir y decir que no, que no tiene nada que ver, porque así es. Pero Claudia Dain le imprime un carácter chispeante e ingenioso que hace que leas una historia que parece diferente y muy original. Y no es que cuente algo sorprendente, no, sino que es deliciosamente divertida como se desarrolla. Y no es que se trate de una historia que te haga reír a carcajadas, sino del fino humor y el agudo ingenio con que está contada y escenificada.
Para mí una de las bazas con que cuenta esta novela para resultar tan amena son los diálogos. Creo que es ahí donde radica el éxito de la novela, en mi opinión, por supuesto.Eso y el carácter manipulador -que resulta divertidísimo- y retorcido de Sophia Dalby dan lugar a una historia donde el ritmo es muy ágil y te mantiene enganchada de principio a fin.

La acción transcurre íntegramente en los salones de Londres, la casa de los Dalby, los Westlin y los tantos bailes o actos a los que acuden, pero entre escena y escena, entre los cambios de escenario se pacta un matrimonio que, en principio, ninguno de los novios desea. Carol no quiere un marido comprado y, aunque parezca infantil, se niega a aceptarlo como si de un vestido se tratara. De igual modo, decide que lo “devuelve”.
Decir que Ashdon se siente ultrajado es poco. No sólo debe casarse con esa malcriada hija de la condesa de Dalby sino que osa despreciarlo. Él tampoco se muere por casarse con ella pero una afrenta a su orgullo es imperdonable. Así que... la venganza está servida.

Los encuentros y desencuentros, los enfados y acercamientos, los dimes y diretes -siempre acompañados de la presencia casi omnipotente de Lady Dalby que cual Maquiavelo no deja nada al azar- son los elementos que tejen esta historia.
Sencilla, previsible hasta cierto punto pero fresca y muy amena.

Me he divertido muchísimo con esta novela. Sin ser una historia sorprendente, de las que te desgarran el corazón ni conmueven, me he divertido mucho y me ha hecho pasar un rato muy agradable.
No obstante, la relación entre Caroline y Ashdon es bastante impredecible por el carácter de uno y de otro y porque nada es como parece a primera vista. Hay muchos factores en juego, secretos en las sombras y gente dispuesta a que así siga siendo.

Entre la pareja protagonistas además se interpone el odio jurado entre sus respectivos padres y esa intrigante historia ocurrida en el pasado entre ellos. Además, Sophia Dalby haciendo gala de su peculiar filosofía y su visión de la vida, no deja pasar ocasión sin hacer su magnánima voluntad y manipular todo a su antojo.
Para mí Sophia Dalby, con su pasado misterioso que espero se vaya desvelando (o tal vez no, quién sabe) en próximas novelas, es sin duda la gran protagonista de esta saga que se compone de varios libros más. Aún le queda un hijo por casar, el joven Markham, y ya que, según parece, dados los brillantes resultados de sus maquiavélicas estratagemas para encontrar marido a su hija, en el futuro habrá otras pobres jóvenes sin suerte cuyos matrimonios que tratará de propiciar.

Ante todo decir que The courtesan's daughter no es una novela línea ni plana, confluyen varias subtramas y muchos personajes que tienen un papel en la historia, algunos de ellos protagonizarán los libros siguientes, otros mantienen algún vínculo con la pareja protagonista. Con lo que el ritmo no decae, es muy dinámico.

Aunque se publican muchas novelas ambientadas en esta época y aunque a veces tenemos la sensación de que todas pueden resultar iguales, siendo fácil confundirlas,también hay veces en que tropiezas con una que, sin ser excesivamente rompedora ni contar algo diferente, logra que vuelvas a sentir curiosidad por esta temática y quieras leer más. A mí me ha pasado.
Con toda sinceridad debo admitir que me ha sorprendido no sólo la manera de narrar de Claudia Dain, impecable, ingeniosa y elegante, sino la vivacidad de su mente, la chispeante atmósfera de una alocada y pícara caza de marido que retrata una realidad sin artificios, quizá de una manera un tanto teatral, pero ahí radica la diferencia.
¿Otra novela más de bailes y búsqueda de marido? Pues sí, y sé que parece lo mismo , pero en realidad... no lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!