jueves, 25 de abril de 2013

Cómo ser toda una dama - Katharine Ashe

Título original: How to be a proper lady
2º Club Falcon
Autora: Katharine Ashe
Género: Romántica histórica
Editorial: Vergara
Fecha publicación: Abril 2013




A Jinan Seton, miembro del club Falcon y antiguo pirata, le ha llevado dos años encontrar a Viola Carlyle, la joven que fue arrancada de su hogar cuando tenía diez años. Aunque todos la dieron por muerta, su hermana Serena confiaba que siguiera con vida. Por saldar una deuda, Jin hizo suya la misión de encontrar a la joven y devolverla al lugar que pertenece. Pero en la joven que encuentra no halla ni rastro de la hija de un noble inglés.

Aquella niña ha crecido y se ha convertido en una mujer de gran belleza: Violet La Vile, la capitana de un barco y de una tripulación de leales y rudos hombres.
Viola se niega a regresar a Inglaterra, pues cree que nadie la espera y las palabras de Jin Seton no la convencen. Seton no está dispuesto a regresar solo, de modo que acuerdan una impulsiva apuesta: si Viola no logra que Jin se enamore de ella en dos semanas, regresará voluntariamente.

Transcurrido ese tiempo, Viola pierde la apuesta y, por tanto, regresa a Londres.

Reintegrarse a la vida en una sociedad estricta y apuntalada en tradiciones y normas es difícil.
La vida de una dama resulta ser más dura de lo que Viola imaginaba. Hay demasiadas reglas de etiqueta que cumplir y las actividades propias de su rango y condición le resultan... anodinas.
Pero aunque Viola, en su fuero interno, es poco dada a respetar las reglas que impone la sociedad victoriana, después de todo se ha criado entre piratas y marinos, no es inmune a ellas.
Fuere como fuere, ¡es escandaloso el deseo irrefrenable que la acomete de besar a Jin Seton cada vez que lo ve!
Por desgracia, el hombre parece no compartir sus sentimientos, pese a que en sus brazos siente lo que no ha sentido por nadie, ni siquiera el hombre con el que se supone iba a casarse.

Jinan no es inmune al hechizo que Viola ha lanzado sobre él, pero una vez saldada la deuda que tenía con Alex Savage, el cuñado de Viola, nada le ata a Londres. Sin embargo, cuando llega el momento de partir no le resulta tan sencillo alejarse de una dama tan atípica y escandalosa como Viola, incapaz de bailar sin destrozarte los pies, pero hábil con un cuchillo.

La anterior novela me gustó bastante, así que lo cierto es que aguardaba con cierta impaciencia por ésta.
Y lo cierto es que, Con Cómo ser toda una dama, la segunda de las novelas que componen la saga del club Falcon, de Katharine Ashe he encontrado una lectura deliciosa.
Pese a que es una historia que, tal vez, tiene algo que la hace previsible en algunos momentos, debo confesar que me ha mantenido pegada al libro, expectante, y que lo he terminado con una sonrisa en los labios. Así que, pese a que, posiblemente, no se trate de una maravillosa historia de amor, me ha sorprendido y he disfrutado de ella más de lo que esperaba.

Sobre todo de sus personajes.

Jinan Seton es uno de los miembros que forman parte del selecto y secreto club Falcon, al que ya conocimos en la anterior novela.
Durante dos años se ha embarcado en una misión que nada tiene que ver con el club: encontrar y devolver, sana y salva, a Viola Carlyle a los brazos de su hermana Serena. Serena, Lady Savage, está casada con Alex, que es el hermano de Kitty Savage, protagonista de Cuando un hombre se enamora. Jin tiene una deuda contraída con Alex y sabe que ver feliz a Serena la pagaría. ¿Y qué es lo que haría más feliz a Serena que reencontrarse con su hermana Viola?
El problema es que Viola, que ha adoptado el nombre de Violet La Vile, y parece feliz en su barco y con su tripulación, no desea regresar a su antigua vida.
Viola Carlyle, alias Violet La Vile, ruda y curtida en la vida de mar, se siente incómoda y torpe con vestido y sombrero. Aunque recuerda con añoranza a Serena, a su madre y a su padrastro, teme regresar a Londres. Hasta que Jin prácticamente la lleva en volandas.

Me ha sorprendido mucho esta historia. La principal razón es la protagonista femenina. Tal vez resulte algo atípica en una novela romántica.
Creo que hay lectoras a las que les desagrada leer sobre mujeres que desempeñan roles masculinos, puesto que -y en eso estoy acuerdo- en ocasiones la autora nos las describen de tal manera que no resulta creíble. ¿Cómo justificar que una joven noble acaba capitaneando un barco y maldiciendo como un corsario?
Desde mi punto de vista, Katharine Ashe ha creado un personaje creíble, coherente en la historia que cuenta. Sí, sigues pensando que no era la norma ni lo típico. Pero, como digo, está bien hilvanada y es coherente. Además, me ha divertido mucho. Así que me permitiría animar a esas lectoras reticentes a no descartar la novela porque Viola sea una capitana de barco.

Haciendo uso de una ironía muy fina, la autora me ha ido envolviendo como en una tela de araña en su manera de contar esta novela. Es ingeniosa y chispeante. Hay escenas y diálogos que me han recordado un poco, con nostalgia, a la maravillosa Julie Garwood en sus novelas de piratas.

Otro aliciente es Jin Seton. A nuestro protagonista masculino lo rodea un aura de misterio. Tiene un pasado muy duro. Cuando era un niño fue vendido como esclavo por su condición de mestizo -es medio egipcio medio inglés- y por ser un bastardo.
Según avanza la historia vamos conociendo más de Jin y que esconde bajo esa aparente frialdad e incapacidad para amar. Descubrimos un corazón vulnerable, pero no quiero contar su historia. La magia reside en descubrirla una misma.

Sé que la novela en sí no es que cuente una gran e innovadora historia. La realidad es que no es así. Pero tanto la anterior, aunque sobre todo ésta, me han atrapado.
Cómo ser toda una dama es una novela sencilla, impregnada de risas y situaciones divertidas, pero también es una novela de aventuras, de amor que, al menos a mí, me ha conmovido y me ha tenido con el corazón en un puño en algunas ocasiones.
Sinceramente, creo que es historia muy bonita, muy bien contada y ambientada con mucha corrección de la que, también, destacaría los diálogos. Son ingeniosos, chispeantes y nos enzarzan en discusiones inolvidables entre Viola y Jin.

Hay infinidad que conexiones y enlaces con la anterior novela, Cuando un hombre se enamora, no sólo porque Jin Seton es otro de los miembros del club Falcon, sino porque Kitty y Alex son hermanos. Diferentes personajes a los que ya conocimos reaparecen en Londres: los miembros del club Falcon, Fiona Blackwood o la excéntrica y divertida Lady Emily.
Como curiosidad quiero comentar que, además, esta novela se entrelaza con otra saga de Katharine Ashe. Pero puede leerse de manera independiente.

No es una novela de esas que dejan una huella indeleble, pero me ha encantado. Y, desde luego, seguiré leyendo el resto de aventuras del club Falcon. Estoy intrigada por descubrir la identidad de Lady Justicia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!