Not another bad date - Rachel Gibson

lunes, 1 de abril de 2013

Título original: Not another bad date
4º Escritoras
Autora: Rachel Gibson
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Avon
Fecha publicación: 2008




Desde hace dos años Adele Harris, la escritora de ciencia ficción y fantasía, cree estar bajo un hechizo. ¡Tanta mala suerte con los hombres no es normal! Tras la ruptura con su novio, un hombre que no sólo era masculino y atractivo, sino que parecía sensible y considerado, pero que de repente pareció ser poseído y comenzar a actuar de un modo extraño, ha encadenado una lista de citas desastrosas.

Tras la última reniega de todos los hombres. Y mientras medita sobre ello recibe una llamada telefónica de su hermana Sherilyn. Embarazada y con una hija adolescente le llama llorando para contarle que va a divorciarse tras descubrir la infidelidad de su marido. Además le pide que se vaya a vivir una temporada con ella a Cedar Creek, en Texas, donde se ha mudado y que es la ciudad donde ambas nacieron y se criaron.

El hecho de que su perfecta hermana mayor, que cuidó de ella desde que la madre de ambas falleciera, le pida ayuda hace que Adele no se lo piense demasiado y acceda. Después de todo no se siente muy bien en Boise últimamente. Sus tres mejores amigas se han casado o están a punto de hacerlo y es, por primera vez en mucho tiempo, la única que está sola.
Así que hace sus maletas y pone rumbo a su Texas natal. Desde ese momento su ordenada y cosmopolita vida se pone patas arriba.

Sherilyn tiene un embarazo difícil y debe permanecer en total reposo, y hospitalizada, hasta que nazca el bebé. Así que Adele debe convivir y hacerse cargo de su sobrina Kendra, una adolescente de trece años a la que no ha visto desde hace seis o siete años. Adele no tiene ni idea de los problemas de una adolescente, no es algo que le haya preocupado desde que ella misma dejó de ser una.

Pero lo peor está aún por llegar. Entre cuidar de Kendra y de Sherilyn, obedecer las listas de cosas a hacer de su hermana y la maldición de las citas malas -que ni siquiera en Texas la abandona- se reencuentra con el ex-jugador y estrella de fútbol Zach Zemeitis, su primer amor y el primero que le rompió el corazón.

Zach y Adele se conocieron cuando estudiaban en la universidad. Entonces Zach era una promesa del fútbol. Adele se enamoró hasta la médula de él, pero tras unos meses, tras entregarle su corazón y virginidad, él la dejó para regresar con su novia: la archienemiga de Adele. Ahora, catorce años después, Adele se entera que Devon, la elegante y perfectísima esposa de Zach, ha fallecido en un accidente. Tiffany, la hija de Zach, y Kendra son amigas. De hecho Tiff es la única amiga que Kendra tienen en Cedar Creek, así que para mala fortuna de Adele sus encuentros con Zach Zemeitis, el primero de la lista de hombres que le han roto el corazón, son constantes.

Por desgracia Zach no ha engordado ni se ha quedado calvo, sino que sigue siendo apuesto, viril y sigue haciendo que su corazón palpite de un modo especial. Por desgracia está obligada a quedarse en Cedar Creek durante cuatro meses más.
¿Logrará salir con el corazón indemne?

Con Not another bad date, la cuarta y última novela de las amigas escritoras, termina esta entretenida serie. Como las anteriores puede leerse de manera independiente.

Tras leer las anteriores novelas tenía mucha curiosidad por la historia de Adele. Principalmente porque, libro tras libro, se nos ha ido contando sobre esa “maldición” que parece pesar sobre ella; incluso se nos han descrito escenas un tanto divertidas haciendo referencia a la misma.
Lo cierto es que desde la primera página esta novela me ha sorprendido. Primero fue una sorpresa que, sinceramente, no presagiaba nada bueno, pero, increíblemente, al final he disfrutado mucho con esta historia.

Cuando la novela da comienzo se nos describe el funeral de Devon Hamilton-Zemeitis y su entrada a la otra vida. Ahí fue cuando saltaron para mí todas las alarmas. Pues, últimamente, parezco proclive a encontrar novelas que me parecían una simple y entretenida novela contemporánea, pero que termina convirtiéndose en una novela con un marcado componente paranormal.
Pero, si bien es cierto que ese componente aquí está patente -indirectamente Devon representará un papel en la historia- no me ha agriado la lectura. He disfrutado mucho más de lo que pensaba con Not another bad date.

En líneas generales se trata de una novela divertida y alocada, en la línea de esta escritora. Tampoco me ha parecido la mejor de sus obras ni es mi preferida de esta serie, pero, componentes paranormales a un lado, reúne algunas de las cualidades que atesoro en una novela romántica contemporánea. Y, sinceramente, el estilo narrativo de Rachel Gibson me atrapa. Y sus novelas me hacen reír y emocionarme en muchas ocasiones.

Nuevamente Rachel Gibson recurre a un perfil habitual en ella: Adele es una mujer atractiva pero está lejos de ser alta y estilizada (por ejemplo es muy diferente de la odiosa Devon) y Zach es un deportista de elite, apuesto y masculino. De nuevo Adele resulta un personaje cercano, con el que es fácil identificarse y con la que te encariñas. Zach es el típico deportista atractivo que le rompió el corazón.
Pero mientras reviven su historia, que se nos va contando intercalada con el presente, mientras la chispa de aquel primer amor resurge, encontramos una novela chispeante, alocada y, confieso que para mi sorpresa, con cierta ternura.

Con diálogos chispeantes, se nos describen situaciones que rozan la hilaridad mientras una historia de amor, en mi opinión, bonita renace. Pero con dos adolescentes problemáticas, una hermana maniática de las listas, la amiguita de su cuñado (Storm Winter que se traduciría algo así como Tormenta de invierno), un pueblo chismoso, una esposa que ni desde el más allá parece dejar de interferir, y una maldición que parece no poder romperse, lo que podría ser una sencilla historia de reencuentros y segundas oportunidades, es una típica y amena novela de enredos de Rachel Gibson.

Confieso que me lo pasado muy bien leyéndola, tanto porque me he reído y me he divertido con los líos vecinales de Cedar Creek, porque me he encariñado con Tiffany, que por cierto no desea que su padre vuelva a casarse, con lo que es una enemiga más contra Adele (¡cómo no encariñarse con ella!) y con Kendra, como porque la historia de Adele y Zach me ha atrapado de principio a fin. Pese a que, sinceramente, Zach no me caía especialmente bien y pese a ese componente paranormal que flota en el aire y que... bueno, mejor no sigo contando, pero pese a todo, Not another bad date es una novela divertida, con su punto emotivo y sexy, con la que he disfruta de una lectura muy agradable. Insisto que no me parece la mejor de las cuatro, pero la he terminado con una sonrisa. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!