martes, 30 de abril de 2013

Vive rápido, siente despacio - Esther Sanz

Título original: Vive rápido, siente despacio
Autora: Esther Sanz
Género: Romántica contemporánea (sentimental)
Editorial: Talismán/Grup 62
Fecha publicación:  Enero 2007





Violeta es una joven a punto de cumplir los treinta. Tras romper con su pareja de los últimos años, sintiendo que su relación está muerta y que entre ellos existe más bien amistad que verdadero amor y pasión, recibe la propuesta de un grupo de amigos de la infancia para pasar con ellos unos días en Regumiel de la Sierra, un pueblo de Burgos. 

Han transcurrido quince años desde que se encontraron los seis salvajes, como se hacían llamar por aquel entonces. Su primera reacción es negarse, pero, impulsada por una desconocida urgencia, accede. Además su vida profesional pende de un hilo. Su trabajo como ilustradora para una importante y prestigiosa editorial de Barcelona peligra a que, debido a la lluvia, se estropease su último encargo: “Álbum de flores”. Piensa que tal vez su estancia en la sierra y el cambio de aire le ayude a aclarar su mente y corazón, además de concederle la oportunidad de acabar sus ilustraciones. ¿Y dónde mejor que dibujando en la misma naturaleza, rodeada de auténticas flores?

Los seis amigos vuelven a reencontrarse después de más de una década de distanciamiento, pero rápidamente resurge la corriente que los unía. Sin embargo, desde un principio queda claro que no son los mismos que tiempo atrás. Ahora son adultos, todos ellos han cumplido o están a punto de cumplir los treinta. De ahí el motivo de aquella reunión: celebrarlo conjuntamente. La infancia hace mucho que quedó atrás. 

De entre todo el grupo, Mario, su mejor y más especial amigo de la infancia, hace nacer en Violeta unos sentimientos inquietantes y peligrosos que parecen interferir en la aparente calma que busca en aquel viaje. De tal modo que una relación parece poder surgir de este encuentro, en el que se entremezclan los rencores, las dudas, los secretos y alguna que otra malicia por parte de alguno de los salvajes. 

Como antiguamente, envueltos en las bromas y juegos propios de su infancia y adolescencia, van desnudando sus secretos y vivencias, llegando incluso al enfrentamiento entre unos y otros. Además hay un personaje entre todos ellos, Alma, una mujer que no duda en pisar a quién sea, incluso a sus antiguos amigos, para acceder y lograr aquello que desea, que siembra constantemente la discordia en el grupo. De modo que el apacible encuentro acaba repleto de conflictos, enfrentamientos y distanciamiento entre ellos. 

Vive deprisa, siente despacio relata las vivencias, las emociones y el desarrollo emocional de los seis personajes. A lo largo de sus páginas, de las interacciones que se producen entre ellos, se puede ir conociendo el carácter de cada uno, cómo ha transcurrido su vida, las luces y las sombras que los rodean y el significado que para todos ellos tiene la amistad y el amor. 

La relación entre Violeta y Mario es sólo un pequeño esbozo en esta novela, donde la trama recae sobre todos ellos: los seis salvajes. Aunque predominan Mario y Violeta sobre el resto, también se asiste al crecimiento emocional de la protagonista, cómo enfrenta sus miedos y dudas, cómo deja atrás un insatisfactorio pasado para encarar un nuevo futuro. 

Vive deprisa, siente despacio es una novela que si bien tiene contenido romántico, posee también un indudable cariz sentimental. Si bien la relación romántica entre Violeta y Mario está presente a lo largo de gran parte de la narración, en muchas ocasiones la trama recae más sobre las inquietudes, las dudas y los miedos personales y privados de Violeta. 

Mientras evolucionan los lazos entre los protagonistas, la propia Violeta debe enfrentarse a sus secretos y dudas, a su pasado que reaparece ante ella, cuando Saúl, su ex-novio, acude en su búsqueda obligándola a reconocer sus verdaderos sentimientos y a actuar en consecuencia. 

Si bien la línea argumental contiene grandes dosis de meditación y reflexión, abordando sentimientos y valores como el amor, la amistad, los celos, las dudas, el miedo a la soledad o simplemente la madurez, no abundan otros aspectos como grandes acciones o situaciones conflictivas. La trama se centra casi exclusivamente en un grupo de personas que pasan unos días juntos en un pueblo de Burgos. Allí, la cercanía entre ellos y la naturaleza despierta una serie de conflictos y problemas, que se desarrollan a lo largo de la novela. 

Es una novela sencilla, que aborda temas y escenas cotidianas y describe vivencias como las que podemos vivir cualquiera de nosotros en un modo dado de nuestras vidas. 
Aunque no soy una gran lectora de novela sentimental, en realidad es un género que no me ha atrapado hasta la fecha, tengo que admitir que la forma de escribir de Esther Sanz es ágil y atractiva, la trama es dulce y envolvente. La autora sabe manejar muy bien las palabras y adentrarte en la mente de sus personajes con naturalidad y sencillez, logrando atrapar tu interés y despertar tu curiosidad. 

Vive deprisa, siente despacio es una historia sin complejidades ni episodios dramáticos, es una historia suave y cálida que habla de madurez y superación personal y que, con su lectura, logró trasladarme de regreso a mi adolescencia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!