lunes, 13 de mayo de 2013

Silencio mortal - Brenda Novak

Título original: Dead silence
1º Stillwater
Autora: Brenda Novak
Género: Suspense romántico/Thriller
Editorial: Harlequín
Fecha publicación: 2009/2013





Grace Montgomery regresa a Stillwater, un pequeño pueblo de Mississippi, en un esfuerzo por dejar el pasado atrás. Durante años se ha mantenido lejos de su familia, en Jackson, donde se ha labrado una exitosa carrera como ayudante del fiscal del distrito.
Sin embargo, un secreto, oscuro y largamente guardado, y el cadáver que yace enterrado en la granja de los Montgomery le impiden cerrar la puerta del pasado y aceptar la propuesta de matrimonio de su novio George. Tal vez en esos tres meses que piensa pasar en Stillwater lo consiga.

El reencuentro con su familia es difícil, reabre viejas heridas. Durante años no los ha visitado y salvo llamadas telefónicas no ha mantenido demasiado contacto. Algo sucedió una noche, diecinueve años atrás, que marcó las vidas de los Montgomery, cuando el reverendo Barker, su padrastro, desapareció.
Los habitantes de Stillwater no creen que el bondadoso reverendo se marchara, abandonando a su hija Madeline. Creen más bien que Clay Montgomery lo mató. Sólo cuatro personas saben lo que realmente sucedió: Irene, Clay, Grace y Molly Montgomery.
Habladurías y sospechas a un lado, nadie ha podido probar nada, lo que no ha evitado que los Montgomery sean señalados como asesinos.

La vida de esta familia no ha sido fácil. Cuando Irene se casó con el reverendo, pensó que daba un hogar a sus tres hijos: Clay, Grace y Molly. Junto a Madeline, la hija del reverendo, formaron una familia. Pero a menudo Irene fue objeto del escarnio no sólo de Stillwater, que la vieron como una interesada, sino del propio reverendo que la humilló desde el púlpito.

Pero lo cierto es que la imagen que Lee Barker proyectaba ante sus vecinos no se correspondía con la depravación que los Montgomery conocieron. Especialmente Grace...

El regreso de Grace Montgomery vuelve a poner en el ojo del huracán a su familia. Mas cuando se instala en la casita de Evonne, una peculiar anciana recientemente fallecida, una de las pocas personas que mostraron cariño y respeto a Grace. Como un gesto a su recuerdo, Grace reabre el puestecito que Evonne regentaba en su jardín, donde vendía jabones, dulces y verduras de la huerta.
Pero los vecinos de Stillwater la miran con desdén, con odio. Sus enemigos la acechan y la irresistible atracción que despierta en ella Kennedy Archer, candidato a alcalde, no la ayuda precisamente.

Kennedy Archer enviudó dos años atrás. Entre el trabajo en el banco, preparar su candidatura a la alcaldía de Stillwater y sus dos hijos no tiene tiempo para nada. Pero el regreso de Grace le afecta. Siente remordimientos porque nunca la defendió de sus amigos, en el instituto, porque optó por callar y no intervenir cuando era objeto de humillaciones públicas. Sin embargo, la mujer que ha regresado le afecta de un modo que no esperaba. Nada queda de aquella adolescente que se dejaba vapulear; tiene carácter, seguridad en sí misma y no está dispuesta a dejar que nadie vuelva a pisotearla.
Cuando los Vincelli quieren reabrir el caso de la desaparición del reverendo, todos los ojos se posan sobre Grace y, para su sorpresa, esta vez Kennedy Archer parece más cerca de ser aliado que enemigo...

Silencio mortal es un comienzo de una trilogía apasionante. Pese a que en cierta manera el secreto alrededor de la que gira ésta y las otras dos novelas no es un misterio para las lectoras, pues sabemos qué sucedió esa noche, estamos ante una serie de suspense romántico.
Como digo, no es que exista un misterio. En realidad conocemos una parte, la otra se iba deshilando, hebra tras hebra, a lo largo de tres libros.

En Silencio mortal conocemos la historia de Grace Montgomery, una de las protagonistas de la fatídica noche y de los acontecimientos que sucedieron previos a aquélla.

He leído muchas novelas románticas que se sustentan en una trama dura, escalofriante. Pero, sin duda, Silencio mortal, así como las dos siguientes novelas, están entre las que recuerdo de un modo más impactante. A medida que he ido leyendo me ha ido recorriendo el cuerpo una sensación tan helada que es difícil de describir.

Grace es una de las protagonistas cuyo pasado es de los más duros que recuerdo. Sólo era una niña de trece años cuando cayó en las manos del que todo Stillwater veía como un hombre bondadoso, compasivo y conservador. Pero bajo esa apariencia, se escondía un hombre depravado que hizo de Grace su víctima.
Tras la noche en que se dio al reverendo por desaparecido por algunos, muerto por otros -sin que nunca se haya podido probar nada- Grace fue cayendo en una espiral autodestructiva. Su adolescencia fue difícil, las heridas seguían abiertas y cometió errores que aun trece años después no ha logrado perdonarse.
Su regreso a Stillwater y la relación con Kennedy Archer son el comienzo de una nueva vida para Grace, de la oportunidad de dejar atrás ese pasado y el punto de partido de esta novela.

La historia, pese a ser escalofriante, me ha encantado. Creo que Brenda Novak es una excelente escritora de suspense romántico. Sus historias logran atraparte, conmoverte y hacer que sientes en tu carne la angustia de sus protagonistas.
En cierto modo es una novela de reencuentros y segundas oportunidades, pues Grace y Kennedy se conocen desde niños. Grace siempre se sintió atraída por Kennedy, pero pertenecían a mundos opuestos: ella era la hijastra del reverendo, repudiada por su origen humilde y por la imagen que de su madre tenía el pueblo; él el hijo del alcade y director del banco. Ella vivía en una granja; él en una de las casas más elegantes del pueblo. Ella lo miraba con adoración desde lejos; él la ignoraba y cerraba los ojos a las burlas de que era objeto.

La historia de amor, dejando de lado la trama que gira alrededor de la muerte del reverendo, es muy bonita. Me ha encantado cómo Kennedy va acercándose a Grace y cómo, a través de sus hijos, especialmente el pequeño Teddy, vamos vislumbrando una Grace más abierta, más confiada y que es capaz de demostrar afecto. Tengo que confesar que me he emocionado con algunas de las escenas protagonizadas por Teddy y Grace, y cómo a través del pequeño, Kennedy va acercándose a ella.

Además, como es de suponer, el misterio entorno a lo acontecido aquella noche, diecinueve años atrás, sigue abierto. Todo un pueblo clama justicia, y los Montgomery están en el punto de mira.
Pese a ser, como digo, una novela cruda, dura también cuenta una historia de amor dulce, que nace poquito a poco, que te va envolviendo y cautivando y que te hace creer en los finales felices, incluso para personajes tan golpeados como Grace.
Para mí es una de las mejores novelas que he leído de esta autora y, pese a que siento cierta debilidad por Clay Montgomery, de la trilogía es la más me ha calado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!