Amante liberada - J.R. Ward

martes, 11 de junio de 2013

Título original: Lover unleashed
9º La Hermandad de la daga negra
Autora: J.R. Ward
Género: Paranormal fantástico
Fecha publicación: 2012






Payne ha vivido durante siglos encarcelada por su madre, la Virgen Escribana, en El Otro Mundo. Pese a haber convivido con las Elegidas, poco tiene en común con ellas. Libre de las ataduras de su progenitora, su naturaleza se desvela más parecida a la de su hermano gemelo Vishous. Payne tiene alma de guerrera, es rebelde y luchadora; se opone a los roles establecidos para las mujeres de su raza. Desea luchar en las filas de la Hermandad.

Pero ahora que por fin es libre, el destino le tiene preparada una dura prueba cuando sufre una devastadora lesión que la deja paralizada.

Descubierta su identidad y los lazos que la unen a Vishous, la Hermandad al completo, con el rey Wrath a la cabeza, la toma bajo su protección.
Ante la imposibilidad de que Jane pueda curarla de su herida, que va regenerándose de manera peligrosa, pues las consecuencias podrían ser fatales, sólo existe alguien capaz de lograrlo: Manny Manello, el antiguo jefe y compañero de Jane.
De modo que pese a los riesgos que supone que un humano entre en contacto con la raza vampiro, el doctor Manello es reclutado por la Hermandad y conducido al componente de la Hermandad.

Manny Manello nunca ha creído en la existencia de criaturas de la noche, pero la paciente que tiene ante él no parece humana. Según la trata y ve su evolución, se replantea sus convicciones, la medicina tal como siempre la ha practicado e incluso su fe. La capacidad de curación de Payne es asombrosa, tanto como la belleza de la vampira que paulatinamente va quedando grabada no sólo en su memoria sino en su corazón.

Tengo que confesar que desde que descubrimos la existencia de Payne, he estado deseando leer esta novela. Es un personaje que sólo por ser quién es me atraía, lo admito, pero poco a poco, a medida que la hemos ido conociendo, tenía más curiosidad si cabe. Por un lado estaba ansiosa por leer el reencuentro entre Payne y Vishous, más que reencuentro, ese primer encuentro, cuando una vez ambos saben de la existencia del otro, se ven por primera vez cara a cara.
Por otro lado, tal como podíamos intuir por alguna escena entre Vishous y Manny, presuponíamos que sería él la pareja de Payne y, sinceramente, no terminaba de verlo ni creerlo.
Por otro lado, la relación cada vez más deteriorada entre Blayne y Qhuinn me estaba deprimiendo por momentos. Todo ello, junto con la entrada de nuevos personajes, como la Banda de los bastardos son razones por las que ansiaba leer esta novela.

Es cierto que, como sucede cada vez más, las novelas de la Hermandad de la daga negra cuentan varias historias paralelas, en lugar de centrarse en una o dotarla de más peso.
En teoría la de Payne y Manny Manello debería ser la principal, el eje de esta novela, y en cierto modo lo es, pero no se puede negar que el resto de tramas secundarias tienen gran peso y en ocasiones la eclipsan. Entre ellas, una de las más importantes, a veces más que la de Payne y Manny, es la de Vishous.

Pese a todo, Amante liberada es una novela con la que he disfrutado mucho, me ha encantado, pues me ha emocionado en algunos momentos, mantenido en vilo en otros, pero en cualquier caso, nunca me ha dejado indiferente.
Sinceramente todo lo concerniente a la Banda de los bastardos, de entrada, no me interesaba en demasía, pese a que sé que ganará importante en el futuro y, probablemente, terminaré enganchándome con sus historias. Pero en este libro es la trama que menos me ha atrapado.

La historia de Payne y Manny me ha encantado. Tenía mis reticencias a que pudiera cautivarme pero, finalmente, me ha parecido preciosa. Por un lado el que Payne sea el personaje de raza vampiro y Manny el humano, habituada a que el rol masculino fuese el vampiro, me descolocaba un poco. Aun me cuesta ver a varones humanos en los componentes de la Hermandad, pero creo que la autora ha construido una historia romántica que despierta muchos sentimientos en las lectoras.

La relación de Payne y Vishous me ha puesto la piel de gallina. Nunca he ocultado que, pese a esa naturaleza un tanto sórdida de Vishous, es uno de mis personajes preferidos de la saga. Tal vez porque lo veía el más desconocido y el más hermético de todos ellos y, primero con Jane, ahora con Payne, hemos podido ver un resquicio abierto para conocer más de este personaje.
A mí, particularmente, no me ha molestado la infinidad de páginas que se dedica a Vishous y Jane, que atraviesan por una crisis en su convivencia, pero creo que eso hace, también, que no se nos dé la imagen irreal de que tras el final feliz no hay problemas en el futuro.
En definitiva, ambas tramas, me han parecido muy interesantes.

En cuanto a Blay y Qhuinn, sinceramente, debo decir que su historia se hace cada vez más compleja, distanciándose cada vez más y haciendo que poder leer sobre ellos como pareja parezca cada vez más lejano. Creo que, tal vez, la autora lo está alargando demasiado, pero habiendo tantas historias empezadas es un poco inevitable.

En cuanto a la nueva trama que se abre con la banda de los bastardos y con Xcor, el líder de la misma, de entrada me ha sorprendido. Pero reconozco que puede abrirse una historia emocionante. Por un lado porque Xcor fue entrenado por El Sanguinario -el padre de Vishous y Payne- al que casi venera y por otro porque el que los diferentes miembros de esta banda hayan sido repudiados hace que me resulte muy atrayente querer leer sobre ellos.

Puede que Amante liberada no sea la mejor ni la más brillante de las novelas que componen la saga de La hermandad, pero me ha enganchado de principio a fin y, sinceramente, la historia de Payne y Manny me ha parecido preciosa y muy romántica.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!