jueves, 6 de junio de 2013

Bajo las luces del porche - Dorothea Benton Frank

Título original: Porch lights
Autora: Dorothea Benton Frank
Género: Narrativa/Sentimental
Editorial: Planeta
Fecha de publicación: Junio 2013






Cuando Jimmy McMullen fallece en un incendio, la vida de Jackie y Charlie se desmorona. Pese a que tanto ella, enfermera del ejército en Afganistán, como su marido, bombero, ponen sus vidas en peligro a diario, eso no hace menos terrible la pérdida ni más fácil sobrellevarla.
Poco a poco, Charlie parece ir apagándose ante sus ojos e, incapaz de ayudar a su hijo, decide alejarse de Nueva York y los recuerdos que encierra para pasar una temporada en Sullivans Island, el lugar donde nació y creció. Confía en que un verano junto al mar, rodeados del cariño de los suyos, actúe como bálsamo tanto para el niño como para ella.

Su madre, Annie Britt, los recibe con los brazos abiertos. Desde el primer momento se desvive en atenciones para ambos, sobre todo con Charlie que es quien más le preocupa.
Annie lleva once años separada de su marido, Guster, y lo cierto es que, pese a que lo oculta bajo mordaces comentarios, se siente un poco sola. La relación con su única hija nunca ha sido muy fácil, pero cree que la muerte de Jimmy, tal vez, pueda unirlos, recomponer una familia un tanto distante y demostrar a Jackie que no hay mejor lugar para comenzar de nuevo que en Sullivans Island.

Allí Jackie se reencuentra con recuerdos de la infancia y adolescencia, con lugares y sensaciones del pasado, pero también con viejos conocidos como la entrañable Deb, la mejor amiga de Annie, y nuevos conocidos como Steve, el apuesto médico que vive en la casa del lado.
Además, es testigo del reencuentro un poco frío entre sus padres y se pregunta si, tal vez, no sea ésa una segunda oportunidad para ellos.
Poco a poco, rodeados por la belleza y la paz que rodean la isla, tanto ella como Charlie y la propia Annie van sanando de sus heridas, sin otra medicina que el amor.

Precedida por muy buenas críticas en Estados Unidos, Bajo las luces del porche me ha parecido una lectura inolvidable, tierna y cercana.

Si bien el eje de esta novela no es una historia de amor, es una historia que habla de sentimientos y de los lazos que unen a una familia: los Britt. Está narrada con un tono muy entrañable y algunos pasajes son incluso divertidos. No encontraréis una lectura triste y trágica, pese a que nos cuenta el proceso de sanación de dos corazones heridos, sobre todo el del pequeño Charlie.
Pero es ante todo la historia de dos mujeres, la de Jackie y Annie, madre e hija, orgullosas y  un poco intransigentes la una con la otra.

Narrada en primera persona, alterna la visión de Jackie y la de Annie. Bajo las luces del porche nos cuenta cómo es ese verano en que, por primera vez, conviven bajo un mismo techo Annie, Jackie y Charlie. Cómo es el día a día de esta pequeña familia y cómo en esa comunidad van cicatrizando las heridas de todos ellos.

Por un lado tenemos a Jackie, que ha perdido a su marido. Aunque cree estar curtida para soportar el dolor, gracias a su trabajo en Afganistán, donde ha sido testigo de los mayores horrores imaginables, lo cierto es que no es así y se siente impotente para ayudar a Charlie.
Charlie es un niño de diez años que extraña terriblemente a su padre y en Sullivans Island descubre un mundo lleno de posibilidades y aventuras. Y, sobre todo, descubre el cariño inconmensurable de una abuela y un abuelo.

Por otro lado tenemos a Annie. Profesora de historia retirada, ha dedicado toda su vida a cuidar a su marido e hija. Velar por los demás, mitigar el dolor o hacer más llevadera la pena es algo que le nace del corazón. Y no escatima en esfuerzos por ayudar a Jackie y a su adorado Charlie. Pero también ella necesita atención y cariño, como iremos viendo.

Con la inestimable ayuda de la bondadosa Deb, que regenta la librería del pueblo, de las historias de Edgar Allan Poe que Annie cuenta a Charlie, con la presencia del apuesto Steve que contrata a Charlie para cuidar de sus perros e, incluso, la inesperada ayuda de su marido Guster, Annie teje una red de amor y esperanza alrededor de Jackie y Charlie.

Tengo que confesar que Annie me ha fascinado. Bajo una apariencia un poco mandona, tras esos aires de dama del sur, se esconde una mujer que se siente sola. Once años atrás tras una absurda discusión, Guster, su marido, se marchó de casa. El orgullo ha impedido que ni uno ni otro se acerquen, pero tampoco han rehecho sus vidas.
Pero Jackie piensa que tal vez sólo necesiten un empujoncito...
Pero es ante todo una madre y una abuela abnegada, en la que es fácil reconocer gestos, palabras y sentimientos nuestros y de nuestras propias historias.

Todos estos personajes son parte de la bonita historia que cuenta esta novela. Como digo no es una historia de amor, pese que es parte de la misma, pero es bonita y entrañable.

En sus páginas, Bajo las luces del porche desenreda los hilos de amor y orgullo que unen a los diferentes miembros de esta familia, junto a sus amigos y vecinos. Con un tono sencillo, sensible pero a la vez divertido, narra el día a día de Jackie y Charlie, y cómo la isla, la paz y belleza que los rodea insufla sus vidas de esperanza y de fortaleza.

Quizá a primera vista pudiera parecer una historia trágica, pero reitero que no es así en absoluto. Es cierto que Jackie y Charlie están viviendo el duelo por Jimmy, pero Bajo las luces del porche nos cuenta el día a día de una familia que se reencuentra, de sus peculiaridades, sus miedos, sus sueños, de viejas rencillas y de nuevos comienzos.

Me ha parecido una historia preciosa, sencilla, humana y cercana que al sumergirte en su lectura te transporta a ese porche de los Britt, rodeándote del sonido de las olas, del sabor de las comidas locales, donde fluyen conversaciones y las historias de Edgar Allan Poe, y donde siempre están las luces encendidas para hacer saber a amigos y conocidos que son bienvenidos y pueden unirse a ellos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!