domingo, 9 de junio de 2013

Cara a cara - Susan Mallery

Título original: The millionaire bachelor
Sueños hechos realidad (junto a Cuentos de hadas)
Autora: Susan Mallery
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Tiffany/Harlequín
Fecha publicación: 1999/2008




Cathy Elbridge trabaja en el turno de noche de un servicio de contestador. Desde hace dos años, cada noche, a las doce recibe la llamada de Stone Ward, el solitario propietario de un negocio de finanzas que tiene contratado dicho servicio.En ese tiempo han entablado una amistad que se ha ido afianzando con las confidencias que comparten. En realidad es Cathy la que noche tras noche le habla de su interesante y agitada vida social, sus amigos cosmopolitas, sus frecuentes viajes... Stone la escucha con interés, viviendo a través de ella la vida, y descubriendo que en su voz y en su compañía halla un solaz para su soledad.


Pero la realidad es bien diferente. Cathy no es la mujer que la hecho creer. No es alta, rubia y delgada, ni vive en una bonita zona de la ciudad, ni tiene un perro llamado Muffin.... La Cathy que le ha descrito no es nada más que una fantasía, la mujer que en su corazón quisiera ser. Ella es nada más que una chica de clase baja, que vive sola en un triste apartamento, y sin familia ni amigos. 
Stone le parece un hombre misterioso e inalcanzable. Se lo imagina atractivo y sabe que es propietario de una empresa con grandes beneficios. Así que... ¿qué oportunidades tiene una chica regordeta, común y corriente?

Pero una noche hay un incendio en la empresa en la que trabaja. Cathy está al teléfono hablando con Stone cuando sucede y él, preocupado, se persona allí y más tarde en el hospital. Es entonces cuando la ve por primera vez, cara a cara, y descubre el engaño. Pero Stone también guarda sus propios secretos...

A pesar de no ser una novela muy extensa, Cara a cara no tiene nada que envidiar a una  historia con mayor número de páginas.  Tal vez tramas secundarias y un plantel más amplio de personajes, pero poco más.
Cara a cara al centrarse, única y exclusivamente, en la relación que mantienen Cathy y Stone y al intervenir pocos personajes secundarios, hace que no haya echado en falta más páginas.
El punto de partida de Cara a cara es una llamada telefónica, un incendio que propicia el primer encuentro entre los protagonistas. Hasta entonces sólo han hablado por teléfono y ha transcurrido un periodo de dos años.

La verdad es que, tras el primer encuentro, cuando Stone ve a Cathy inconsciente en el hospital y se percata de que no es la mujer que le ha descrito, me quedé un tanto sorprendida por su reacción. También, por qué negarlo, decepcionada. Stone es capaz de ver más allá de sus mentiras y descubrir el porqué de todas ellas. Y lo más increíble es que la comprende. Eso me descolocó. Pues esperaba enfado, decepción. Pero no fue así. Claro, tuve que seguir leyendo para saber que eso se debía a que también él le había ocultado algo: el porqué de su aislamiento. Trabaja en su propia casa y excepto el ama de llaves, mantiene poco contacto en persona con la gente.
Algo sucedió en su pasado, algo con consecuencias fatales, que le llevó a tomar tal decisión.

Me gusta cómo evoluciona la novela. Pausada. Con coherencia. Natural. Cathy y Stone comienzan a tener un trato diario, en realidad a convivir, pues dada la situación en que ella vive -tiene que ser operada de un tobillo- Stone le ofrece que se instale en su mansión hasta que se recupere del accidente y termine con la rehabilitación.
Me gusta como los sentimientos de amistady de cercanía que han compartido por teléfono hasta entonces, dan lugar a una atracción y a una relación sin obstáculos. Bueno... eso si no tenemos en cuenta la inseguridad de Cathy y el secreto de Stone.

Realmente no es que se trate de una novela que te mantenga en vilo. Es tranquila, apacible de leer, pero no me ha aburrido. Y desde las primeras páginas conocemos los miedos de Cathy y el secreto de Stone. Pero capítulo a capítulo somos testigos no sólo de como esa amistad se convierte en atracción y en amor, sino también de como maduran y sanan de sus heridas. Los dos. 

Al contrario de lo que podría parecer al conocer los secretos de cada uno, es más marcada la metamorfosis de Cathy que la de Stone. Yo la veo como una oruga que va transformándose en mariposa a la vez que gana seguridad en sí misma y valor. El cambio de Stone es menos paulatino, pero claro, sino todo sería perfecto, no existiría ningún obstáculo ni aliciente para seguir leyendo.

Tratándose de una novela de poco más de doscientas páginas, en la que intervienen pocos personajes, el eje de la historia es siempre la relación entre Cathy y Stone, no hay antagonistas, salvo ellos mismos, sus miedos y traumas. Cara a cara narra una historia sencilla, en cierto modo cotidiana y con un punto de optimismo. Creo que en cierto modo, entre líneas, se puede leer un mensaje: tenemos que aceptarnos a nosotros mismos, querernos a pesar de nuestros defectos y aprender a perdonarnos.
Para mí es una bonita historia. Cierto que no es de ésas que te provocan mariposillas en el estómago, no existen incógnitas trascendentes, pero es dulce, cercana y romántica. Yo la veo como una lectura agradable para una tarde de lluvia, por ejemplo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!