domingo, 23 de junio de 2013

La piedra pagana - Nora Roberts

Título original: The pagan stone
3º Signo del siete
Autora: Nora Roberts
Género: Paranormal romántica
Editorial: Suma de letras
Fecha publicación: Enero 2011






Tras la segunda batalla contra el demonio conocido como Lazarus Twisse, Gage, Fox y Cal, con la ayuda de Cybil, Layla y Qhuinn, han logrado restaurar la piedra sanguinaria. En la creencia de que puede ser clave para derrotarlo, pese a que aún no saben cómo, tienen la certeza de tener una poderosa arma en sus manos. Sin embargo, Twisse no parece rendirse. Al contrario, intensifica sus ataques sobre los seis amigos y sobre todo el pueblo de Hawkins Hollow, cuyos habitantes pueden convertirse en víctimas, pero también en peones del demonio. Y con ello, atacar de manera más certera a Cal, Fox, Gage, Qhuinn, Layla y Cybil.
La lucha entre el bien y el mal aún no ha acabado...

De los tres niños que acudieron a la piedra pagana, aquel verano veintiún años atrás, Gage Turner fue el que tuvo la vida más dura. No a causa del episodio en el bosque. Sino porque huérfano de madre, de la que apenas tiene recuerdos, se quedó solo con un padre alcohólico que descargaba su rabia en él. Los únicos momentos verdaderamente felices que guarda son los que compartió con Cal y Fox y sus familias.

Gage no tiene el apego que sus amigos tienen por Hawkins Hollow. No le trae nada más que malos recuerdos. Desde que se marchó sólo ha regresado para luchar contra el demonio, pero no lo siente su hogar, salvo por los O'Dell y los Hawkins.

El más solitario y cauteloso de los tres, es reacio a abrirse a la gente y desnudar sus sentimientos. Pero está comprometido con la lucha y, como prometió, ha regresado de nuevo para ayudar a salvar a Hawkins Hollow.

Después de que tanto Cal como Fox se enamoraran de Qhuinn y Layla respectivamente, parece cuestión de tiempo que Gage y Cybil hagan lo mismo. Pero ambos son reacios y, claramente, deciden que no van a sucumbir bajo el amor al igual que sus amigos. Es cierto que se sienten atraídos, es incuestionable, pero no eso no significa nada.
O eso creen...

Tenía muchas ganas de leer la novela que cierra esta trilogía. Desde que leí Hermanos de sangre
sentí cierta debilidad por Gage. Al lado de Fox y Cal se veía tan hosco y distante, lo que no es más que una coraza por su trágica infancia, que creo que era inevitable que se convirtiera en el personaje que más sentimientos nos provoque. Al fin y al cabo siempre nos enamoran más los protagonistas un poco atormentados.

Ya en los libros anteriores fuimos conociendo pinceladas de la vida de Gage como niño, como que sufrió malos tratos a manos de su padre, alcohólico, desde la muerte de su madre y que tras acabar los estudios en el instituto se marchó de Hawkins Hollow para trabajar en cualquier lugar. Con el paso de los años se convirtió en un jugador de póquer, no ha echado raíces en ningún lugar ni tienen un hogar. Pero pese a ello y a su distanciamiento, cada siete años, cuando comienza a sufrir las pesadillas que dan comienzo a todo, regresa para luchar codo con codo junto a Cal y Fox.

Este año cuentan con la colaboración de Qhuinn, Layla y Cybil, a su vez, descendientes de Hester Deale y Lazarus Twisse. Ese año, saben, están ante la batalla definitiva: la que salvará a Hawkins Hollow y a quienes sobrevivan o la que acabará con todos ellos.

Pese a lo que pudiera parecer, La piedra pagana nos depara algunas sorpresas. De las tres novelas, en mi opinión, es la más cruda. Por un lado porque a diferencia de Cal y Fox, Gage es un personaje que no creció en una familia, peculiar o no, pero cariñosa y protectora. El único cariño y cuidado que recibió fue a través de los padres de sus amigos que, en cierto modo, ocuparon el lugar que la negligencia de Bill Turner dejó vacío.

En cuanto a la historia de amor, si bien presuponíamos que iba a acontecer -evidentemente a estas alturas a nadie ha sorprendido que Cybil y Gage iban a ser la tercera pareja- lo cierto es que me ha llevado varias sorpresas.
No comento apenas nada de Cybil Kinski porque a diferencia de Gage, novela tras novela hemos ido conociendo más de ella. Y, sinceramente, creo que no nos desvela nada más. Sólo se convierte en la protagonista de esta historia de amor. Una protagonista que, a mí sinceramente, es de las que más me gustan de esta trilogía.

Pese a que ambos son una pareja muy independiente y con las ideas muy claras, me ha encantado la complicidad que surge entre ellos. A veces, cuando leo una trilogía de Nora Roberts en las que hay tres amigos y tres amigas, ni me planteo si son compatibles ni existe química entre ellos. Pero sinceramente la de Cybil y Gage me ha parecido una historia que en otro contexto también hubiera sido muy bonita.

Por otro lado, el que nazca en los albores de la batalla final contra Twisse lo rodea de mayor incertidumbre, angustia y temor. Porque según avanza la historia y según se desarrollan los acontecimientos, desvelados tras la lectura de los diarios de Ann Hawkins, así como los sueños y visiones que Cybil y Gage -cuyo don es ver el futuro- tienen, hace presuponer que para derrotar al demonio un sacrificio de sangre es necesario.

Evidentemente no voy a desvelar qué sucede ni de qué manera termina esa batalla final, pero tengo que confesar que creía que a estas alturas no iba a llevarme ninguna sorpresa y no ha sido así.

La historia de Cybil y Gage me ha llegado al corazón más de lo que imaginaba podía hacer. Si bien debo decir que la historia anterior me pareció la más falta del factor sorpresa, la menos sorprendente de las tres, ésta es la que más incertidumbre me ha provocado.
Tanto por la historia de amor que, reitero, me ha parecido preciosa, como por todo cuanto rodea a la batalla final contra Twisse.

Como punto y final a esta trilogía, La piedra pagana ha resultado ser para mí una novela inquietante, emocionante y muy intensa, en la que las emociones despertadas en anteriores libros se multiplican, donde de fondo subyace una mayor carga emocional y temas más amargos de leer y digerir. Pero es una novela que, en el fondo, sigue la estela de las anteriores. Es misteriosa, romántica y muy entretenida.

No sabría decidir si me ha gustado más o menos que Hermanos de sangre, pues en aquélla la novedad y el factor sorpresa me entusiasmaron, pero, con sinceridad, debo decir que ha sido una lectura inolvidable y una pareja que recordaré con especial cariño. Ciertamente no pasará a ser mi novela preferida de Nora Roberts, pero sí una de que atesoraré como de las más misteriosas y aterradoras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!