sábado, 1 de junio de 2013

Más que una amante - Mary Balogh



Título original: More than a mistress
1º trilogía Amantes
Autora: Mary Balogh
Género: Romántica histórica (Regencia)
Editorial: Plaza & Janés/Cisne
Fecha publicación: Junio 2012/Junio 2013




Cuando Jane Ingleby irrumpe en medio de un duelo en Hyde Park, causando que Jocelyn Dudley, el arrogante duque de Tresham, sea herido en la pierna, provoca, sin saberlo, una serie de acontecimientos que cambiaran la vida de ambos.

El primero de ellos es que llega tarde a la sombrerería donde trabaja y es despedida sin miramientos. Cuando su antigua empleadora se burla de la razón que exime por la que ha llegado tarde -un duelo en Hyde Park nada menos que el duque de Tresham- se burla de ella y la insta a que le pida un documento donde corrobore su versión. Jane no se le piensa demasiado y, pese a lo ridículo de la situación, acude a la mansión del duque en Grovesnor Square y le exige dicho documento.

Tresham se enfurece ante el descaro de la ayudante de sombrerera, causante de ser herido y verse confinado a cuatro paredes. De modo que se niega a cumplir sus demandas. Pero, en castigo por su inoportuna aparición en Hyde Park y los hechos que a posteriori acontecen, la contrata como su enfermera durante las tres siguientes semanas, que es lo que durará su convalecencia.

Jane accede, no sólo porque necesita el trabajo, sino también un lugar donde esconderse. Pese a que cuando el duque indaga sobre sus orígenes le cuenta que se crió en un orfanato, lo cierto es que Jane es una dama de buena familia que se encuentra en una situación desesperada.
Tras la muerte de su padre, el anterior conde de Durbury, Jane quedó bajo la protección de su tío y guardián que trata, por cualquier medio, de hacerse con la herencia de la joven.
Una noche su primo Sidney trató de abusar de ella y, para evitarlo, terminó golpeándolo en la cabeza con un libro. El hecho en sí dio lugar a una desventura tras otra y, ahora, su infame primo está en coma, a las puertas de la muerte.

Obligado a estar recluido y a pasar muchas horas tumbado, el duque de Tresham se aburre soberanamente, así que se dedica a molestar e incordiar a Jane. Jane, lejos de amilanarse, planta cara al déspota duque y entabla con él una lucha de ingenio y voluntades. Lejos de horrizarse, Jocelyn siente admiración por la joven y atracción. Bajo el horrible vestido gris y el espantoso gorro se adivina una mujer muy atractiva. Así, poco a poco, la atracción va surgiendo entre empleador y empleada. Tanto es así que cuando el tiempo de recuperación llega a su fin, sin deseos de separarse de ella, Jocelyn le ofrece a Jane que se convierta en su amante.

Nueva trilogía de la prolífica escritora Mary Balogh.
Con un estilo muy divertido, irónico pero no por eso exento de dulzura y romance, la autora nos envuelve en una novela típicamente de La Regencia donde encontramos a un duque arrogante y malhumorado, cuya vida está envuelta en un escándalo detrás de otro, pues parece propenso a provocar duelos a causa de mujeres casados; a una joven de buena familia, obligada a huir de su hogar y tomar una identidad falsa, lo que la llevará a entrar al servicio del déspota pero atractivo duque.
El resultado es una historia idónea para los amantes de las novela de La Regencia y para las lectoras fieles de Mary Balogh. En sus páginas, encontramos una maravillosa, hilarante y romántica lectura, de esas que no te dejan dejar el libro en la mitad.

A estas alturas, tal vez, sea difícil encontrar una novela de La Regencia diferente. Pero, en opinión, a veces, es el carácter de la historia, sus personajes y el sello único y distintivo de una escritora los que logran seducir a las lectoras.
Creo que Mary Balogh con su Más que una amante es una prueba fehaciente de ello.

Con una pareja protagonista explosiva, donde ambos son de armas tomar, con un tío malvado y manipulador persiguiendo a Jane, con un agente de Bow Street pisándole los talones, ¿dónde podría esconderse y pasar desapercibida?

En un principio la mansión en Mayfair del duque de Tresham no es un lugar idóneo, puesto que el conde de Durbury y su hijo Sidney Jardine se mueven en esos círculos. Tal vez no del duque, pero probablemente de algún noble o conocido de Tresham. Siendo así sólo es cuestión de tiempo que sea desenmascarada. Así que cuando el altanero, pero apuesto duque, le propone hacerla su amante, Jane accede. Por un lado, podrá vivir escondida en la casa que la que el duque la instale, por otro se asegura que estará protegida hasta su veinticinco cumpleaños, momento en que espera poder recibir la herencia que su padre le dejó al fallecer, y la tercera razón... es que ¡se ha enamorado del duque!

La realidad es que me ha parecido una historia preciosa. Divertida, dulce, romántica. Hasta cierto punto imprevisible, pese a que sí, tal vez, en ocasiones pudiera parecer que está todo contado en este tipo de historias.
Tengo que confesar que con esta novela, y esta trilogía en general, estoy redescubrimiento aquellas sensaciones que me sedujeron, hace años, de las novelas de La Regencia.
Cuando los bailes, las soirees, las fiestas y los teatros, cuando el protocolo, las normas de decoro y propiedad, los duelos en Hyde Park me fascinaban.

Sólo con leer la historia de Jocelyn y Jane me ha bastado para sentirte atrapada en sus páginas. Porque, bajo la superficie, se esconde mucho más de lo que parece a simple vista. ¿Qué hay bajo la aparente dejadez y despotismo del duque? ¿Y en el pasado de Jane?

Pero además, la presencia de personajes tan pintorescos como Ferdinand Dudley, joven e impulsivo, leal y protector, o de Angeline Heyward, la frívola y coqueta hermana Dudley, ha obrado su magia. Y cada uno de ellos se ha colado un poquito en mi corazón. Y, claro, así estoy ansiosa por leer sus historias.

Hasta entonces, reitero que Más que una amante es una novela que te cautiva, te seduce, que logra emocionarte y hacer reír con ganas.
Para quienes no hayáis conozcáis la pluma de esta autora, ¿qué mejor novela que ésta para conocerla?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. ¡Muchas gracias!