The next best thing - Kristan Higgins

viernes, 30 de agosto de 2013

Título original: The next best thing
Autora: Kristan Higgins
Género: Romántica contemporánea
Editorial: HQN Harlequín
Fecha publicación: Febrero 2010






Lucy Lang enviudó con apenas veinticuatro años. No sólo perdió al hombre con quien esperaba pasar el resto de su vida, sino que abandonó sus sueños de convertirse en repostera. En lugar de eso, comenzó a trabajar en Bunny, la panadería de las tres hermanas húngaras, regentada por su madre y sus tres tías, a los que se les conoce como Las Viudas "negras". Todas ellas perdieron a sus maridos siendo muy jóvenes. Se dice que una maldición cae sobre las mujeres Black...

Casi seis años después, Lucy aún no ha superado la muerte de Jimmy, pero tras el nacimiento de su sobrina se percata que, más que nada en la vida, desea formar una familia. De modo que decide que ha llegado el momento de volver a salir con hombres, elegir uno con el que casarse y tener hijos.
Lucy no aspira a demasiado. Sólo desea encontrar un hombre agradable, decente, alguien que corte el césped, haga barbacoas y sea un padre cariñoso. Pero, sobre todo, desea que sea un hombre que no despierte en ella pasiones intensas, que no le deje el corazón encogido ni muera joven.

El primer paso, no obstante, será informar a Ethan, su cuñado, mayor apoyo y amigo con beneficios que deben dejar de acostarse juntos.
Ethan es divertido, leal, su mejor amigo desde que se conocieron en la escuela de cocina. Gracias a él conoció a Jimmy. Pero una relación entre ellos sería impensable, no sólo porque es su cuñado, sino porque... ¿y si a Ethan, imprudente y temerario como es, le sucede algo? ¿Y si la maldición de las viudas negras causa la muerte a otro Mirabelli?

A Ethan no le coge demasiado por sorpresa que Lucy quiera tener hijos, pero sí le pilla totalmente desprevenido que ponga fin a su relación. Después de todo, si piensa en casarse y formar una familia, ¿quién mejor que él? Nadie la conoce como él; nadie puede ofrecerle lo mismo que él. Si ella quisiera, se casaría con ella, aún sabiendo que siempre sería la segunda opción.

Tengo que confesar, con el corazón en la mano, que no esperaba que esta novela me emocionara, cautivara y conmoviera como lo ha hecho. No esperaba, en absoluto, que me gustara tanto como lo ha hecho. Tal vez porque la premisa de la que parte: una joven viuda que no quiere volver a enamorarse, pero sí desea un hijo, no invite a soñar con una novela romántica que pueda emocionar. Menos aún al protagonista se le describe como la segunda opción.
Sin embargo ha logrado atraparme de principio a fin, contando una historia preciosa que te deja con el corazón desbocado.

La novela comienza cuando Lucy decide buscar marido. Pero antes de encontrar al hombre con el que formará una familia, Lucy decide que tiene que romper con Ethan. Pero a medida que empieza a tener citas, ninguno de los hombres que conoce o le presentan le atrae lo suficiente. Y, sin percatarse, a todos los compara no sólo con Jimmy, su difunto marido, sino con Ethan. Pero si algo tiene claro Lucy es que entre ella y Ethan sólo puede haber amistad. Sigue siendo su mejor amigo y no quiere perderlo, pero Ethan es demasiado noble y demasiado bueno para que ella ponga su vida en peligro.

Puede que la novela parezca una historia que invita al llanto, pero si bien es cierto que es una novela con una profunda carga emocional que te deja con los sentimientos a flor de piel, también es una novela divertidísima, con la que me he encontrado riendo en voz alta en varias ocasiones.
Puede que el tema de la maldición de las Viudas negras te deje poniendo los ojos en blanco, pero lo cierto es que está contando y desarrollado de tal manera que eres incapaz de seguir leyendo.

Pese a todo The next best thing tiene momentos y escenas para las risas.

Por un lado a causa de las Viudas Negras que, como un aquelarre, van todas a una y constantemente quieren imponer sus ideas. No sólo desaprueban que Lucy quiera volver a casarse, después de todo ninguna de ellos lo ha hecho, sino que permanecen fieles a la memoria de sus difuntos maridos, sino que desean introducir cambios en la panadería. Lucy desea expandir el negocio, añadir una cafetería y vender repostería. Las viudas negras se niegan.
Daisy, la madre de Lucy y Corinne, administra y dirige la panadería; Iris hace los brioches y rosquillas; Rose hornea pasteles y galletas -armas letales que aterrorizan a Lucy- mientras Lucy hace el pan.

Por otro lado, Corinne, la hermana menor de Lucy, que vive temiendo que la maldición de las Viudas negras caiga sobre Chris, su saludable y joven marido, al que atosiga sin descanso, controlando su alimentación, nivel de colesterol, y moderando su ejercicio físico.
También tenemos a los Mirabellis, que siguen llorando la muerte de Jimmy, al que tienen erigido un pequeño altar en el restaurante familiar y son un poco excéntricos.

Y tenemos a Ethan... el protagonista masculino de esta novela. Ethan parece ser siempre la segunda opción para sus padres, pero Lucy ni siquiera lo quiere como segunda opción. ¿O si? Si le diera una oportunidad...

Lo cierto es que Ethan es un personaje que te va conquistando poco a poco. Siempre se nos describe como el cuñado y amigo leal, silencioso y de confianza, como un padre ejemplar y yerno en funciones cariño y atento no sólo con Daisy, sino con Rose e Iris.
Al principio tal vez parezca despreocupado, pero poco a poco nos percatamos que no es más que una fachada. Esconde un corazón enorme y tal vez no sea la segunda opción, sino la mejor opción.

La historia de Ethan y Lucy me parece preciosa, de las más bonitas y conmovedoras que ha escrito Kristan Higgins. Es de esas que te van conquistando poco a poco, que van floreciendo sin que te percates, que envuelta en un halo triste que no incita a creer en finales felices pero a la vez esperanzador y divertido, te muestra una historia de amor en mayúsculas. Una historia donde nada es lo que parece ni Ethan ni Jimmy, que al haber fallecido siempre es considerado como alguien perfecto y sin mácula; ni siquiera Lucy. Es una historia de amor de esas que te conmueven, te dejan con el corazón encogido y los ojos llenos de lágrimas.

Para mí, insisto, es una de las más románticas que ha escrito esta autora. Me he llegado una gran sorpresa, lo admito. No esperaba que la historia pudiera conmoverme ni hacerme reír como lo ha hecho. No sólo por las estrafalarias Viudas negras, por la neurótica Corinne, Marie y Gianni Mirabelli, el pequeño Nicky, la leal Parker o la beligerante Doral-Anne, por el gordinflón gato Mickey, los peculiares primos Stevie y Anne, la misteriosa Grinelda la adivina, el capitán Bob o Jorge.

No es sólo por eso, sino porque es una historia cercana, humana, con personajes un tanto especiales que, con sus rarezas pero su buen corazón, te van conquistando.

Y sobre todo porque la historia de Lucy y Ethan es preciosa, de esas que sé que conservaré en un lugar especial.

Tirando del anzuelo - Kristan Higgins

Título original: Catch of the day
Serie Gideon's Cove
Autora: Kristan Higgins
Género: Romántica contemporánea
Editorial: HQN Harlequín
Fecha publicación: Enero 2013






Maggie Beaumont no tiene suerte con el amor. Llega a tal punto su mala fortuna que en Gideon's Cove se la conoce a causa de ello. Su novio del instituto rompió con ella de manera pública, apareció del brazo de su nueva novia sin avisar a la anterior, es decir Maggie, que había sido sustituida. A lo largo de los años su fortuna no ha cambiado, hasta que la llegada de un recién llegado al pueblo hace creer a Maggie que ha encontrado al hombre perfecto: irlandés, apuesto, galante, considerado... lo malo es que se trato del padre Tim, el nuevo párroco, y Maggie no lo descubre hasta que todo Gideon's Cove proclama el nombre del nuevo amor de la joven, lo que ocurre en plena iglesia.

Al ser testigo, y sintiéndose un poco responsable, de que Maggie haya sido abochornada en público, el propio padre Tim trata de ayudar a la joven a conocer a un hombre, libre, con el que pueda iniciar una relación. Así da comienzo una serie de desastrosas primeras citas para Maggie, que sigue sin encontrar al hombre adecuado. Hasta que se percata que, tal ve, el hombre adecuado haya estado delante de ella durante mucho tiempo sin que le haya prestado atención. ¿Podría tratarse de ese silencioso y solitario pescador, Malone?

Si no conoces el tipo de novelas que escribe Kristan Higgins, tal vez, a primera vista Tirando del anzuelo no prometa ser sino una disparatada y divertida novela. Pero, lo cierto, es que es más que eso. Es una historia dulce, romántica y preñada de emociones, tan intensas que nublan los sentidos y traspasan el papel.
Tanto es así que es una de las que conservo con especial cariño de entre todas las de esta autora.
Es, además, la primera que escribió ambientada en ese pueblo marítimo, Gideon's Cove, que ya entonces me sedujo.

Como es habitual en la inmensa mayoría de novelas de Kristan Higgins, Tirando del anzuelo está narrada en primera persona. De modo que vivimos esta historia a través de los ojos de Maggie Beaumont.

Maggie es dulce, cariñosa y confiada, es buena hija, buena hermana, buena tía y buena vecina. Es compasiva y una amiga leal. Pero este dechado de virtudes no ha tenido mucha suerte en el amor.
A sus treinta dos años no ha encontrado al hombre con el que compartir su vida, como Christy, su hermana gemela. Vive con Sargento, un perro viejecito y entrañable, aquejado ya de numerosos achaques, que es su compañero de fatigas y leal paño de lágrimas.

Pese a que es habitual que las protagonistas femeninas de esta autora tengan un perro o gato por mascota, y a que estos se conviertan en un personaje más -Kristan Higgins los describe con tal cariño y cercanía que, como digo, son un personaje más- sin duda Sargento es uno de los más entrañables y que más se ha ganado el corazón de las lectoras.

Malone es un pescador un tanto solitario al que Maggie conoce a través de Jonas, su hermano menor, que también es pescador. Ambos tienen amarrados sus barcos muy cerca el uno del otro. Al principio Maggie no se fija en Malone, al contrario, le resulta casi invisible y le molesta que la gente crea que está interesado en ella.

Entre que Maggie lo ignora y que sólo conocemos su punto de vista, Malone es un gran misterio para nosotras, pues no sabemos a ciencia cierta si siente algo por Maggie. Además, es tan parco en palabras que casi parece parte del decorado, como suele decirse.

Pero de repente Maggie coincide con él una noche donde, en cierto modo, Malone la socorre y, a partir de ahí, comienza a verlo de otra manera. Aun así no quiere reconocer que, tal vez, Malone pueda ser justo el hombre que busca, hasta que sucede algo que, obviamente, no desvelaré, pero que hace a Maggie abrir los ojos y ver, por primera vez, a Malone.

Con el tono hogareño, costumbrista y cercano con el que la autora nos describe a los diferentes vecinos de Gideon's Cove, nos vamos adentrando en ese pueblo marítimo y quedamos hechizadas por la preciosa y conmovedora historia de Maggie Beaumont, del buenazo de Sargento, del misterioso y hosco Malone, del joven Jonas, de Chantal, la amiga de Maggie, de Christy y, también, del matrimonio Beaumont que se convierten en protagonistas de una de las tramas secundarias.

El resultado es, en mi opinión, una novela preciosa, romántica, cálida y en ocasiones amarga, que te trasporta a Gideon's Cove, al café donde degustas el café y la tarta de arándanos, donde te encariñas de Georgie o de la anciana señora Kardinsky, o paseas por el puerto; donde descubres que el amor aparece cuando menos te lo esperas y con la persona que menos podías imaginar; donde página a página te sientes parte de esa comunidad y lo cierras, con pena, pero con una sonrisa en los labios.

Para mí Tirando del anzuelo es una historia cercana, humana, de esas que te dejan con mariposillas en el estómago, protagonizada por personas complejas, imperfectas que se equivocan, pero que también logran conmoverte. Una novela de la que prefiero contar más bien poco, pero que, en mi humilde opinión, no hay que perderse.


La amante imaginaria - Megan Hart

miércoles, 28 de agosto de 2013

Título original: Broken
Autora: Megan Hart
Género: Romántica erótica
Editorial: Harlequín
Fecha publicación: 2007







Este mes, me llamo Mary. Cada mes tengo un nombre distinto... Brandy, Honey, Amy... a veces, Joe ni siquiera se molesta en preguntar, pero siempre consigue excitarme con su cuerpo, con su boca y sus caricias. No importa cómo me llamo ni dónde me ha conocido, el sexo siempre es increíble y no dejo de desearlo durante las largas semanas que pasan hasta que vuelvo a verlo. Mi nombre real es Sadie, y una vez al mes, a la hora de la comida, Joe me lo cuenta todo sobre su último ligue; sin embargo, él no sabe que en mi mente yo soy la protagonista de todas las aventuras de una noche que va revelándome, y que estoy prácticamente obsesionada con nuestra imaginaria vida sexual. Sé que está mal y que mi marido no lo entendería, pero no puedo renunciar a nuestros encuentros aún... no, aún no.

No sé por donde empezar a explicar qué me ha parecido esta novela. 
Estoy sin palabras. Sinceramente, no esperaba que  pudiera llegar a gustarme tanto. Ni que me calara como lo ha hecho.  
Para quienes  que no conozcáis mis gustos, debo decir antes de nada que no suelo leer novelas eróticas. Lo cierto es que he leído muy poquitas. Así que eso hacía que, a pesar de las buenísimas críticas leídas sobre La amante imaginaria, no diera nunca el paso de leerla. 

Pero fue empezar a leer y no poder dejarlo. Bueno... tengo que confesar que el comienzo en sí me echó un poco para atrás porque a las páginas líneas de lectura (no diré ni páginas) ya se describía una escena erótica. No es que tenga nada en contra de este tipo de escenas, pero me chocó un poco y, confieso, ésa es la razón subyacente por la que no me atrae en exceso la novela erótica; con novelas en las que hay tantas escenas que a veces no les ves ni sentido.

Sin embargo, es bien cierto que en este caso es una escena necesaria y, de hecho, el mejor modo de comenzar la novela. ¿Cómo comenzar sino con las historias eróticas que Joey le cuenta a Sadie?

Creo que aun tratándose de una historia en la que se describen muchas escenas de sexo, no es sólo una novela romántica erótica. Es una novela que  te describe el viaje emocional de su protagonista, Sadie, una mujer cuya vida está llena de responsabilidades, culpabilidad, soledad e incomprensión. Y es también una novela de amor.

Desde el accidente sufrido por Adam, su marido, a consecuencia del que quedó tetrapléjico, Sadie se dedica en cuerpo y alma a atenderlo y procurar que no le falta nada. Pero no sólo físicamente, sino mentalmente que a veces es más difícil. Quiere que Adam, con sus limitaciones, pueda tener una vida satisfactoria y feliz. Quiere que su matrimonio no fracase, pero el accidente y el paso de los años, como es normal, ha ido cambiando a Adam pero también a ella. 

Cada mes se encuentra con Joey, quien le cuenta con todo detalle sus aventuras con diferentes mujeres. Casi cada mes es una diferente. Y con el paso de los meses, Sadie empieza a imaginarse como la protagonista de esos relatos. Quiere a Adam pero echa de menos el contacto de otra piel, de unos brazos alrededor de su cuerpo.

Considero que además de una novela cargada de erotismo y sensualidad, sin duda narrada con una elegancia exquisita, es además una historia muy humana que te desnuda los anhelos, los miedos y las inseguridades no sólo de Sadie, sino también de Joey y Adam. 

Es una historia triste, ciertamente. La verdad es que he llorado mientras leía esta novela como no lo hacía desde hace mucho. En ocasiones es tan desgarradora la pena que transmite, la soledad y la impotencia que se me ha formado un nudo en la garganta.

Pero me ha cautivado la novela, como se desarrollan los hechos. De verdad que creo que se hace de un modo muy realista y creíble.
Dramática, ciertamente, pero preciosa. 
Y, además, no puedo dejar de señalar que detrás de la historia de Sadie, Adam y Joey se cuenta la evolución emocional de una mujer. Una mujer que necesita redescubrirse, conocerse de nuevo y seguir viviendo. A mí esto me ha tocado la fibra casi tanto como la historia sentimental de los tres protagonistas. Y de hecho, no quiero acabar este comentario sin un pequeño fragmento de la novela que me ha calado muy hondo:

"Hay muchas cosas que no sé, pero otras muchas que sí. Sé que no puedes estar perdido si sabes dónde estás; que la vida está llena de cosas valiosas y frágiles, y que no todas ellas son agradables; que el sol sigue a la luna y va creando un día tras otro. El tiempo pasa, el mundo gira, y nosotros giramos con él, y aunque no podemos volver al principio, a veces podemos empezar de nuevo."

No sé si seguiré leyendo novelas románticas eróticas, ni siquiera sé si me animaré a leer más de Megan Hart (a no ser que me las recomienden), a pesar de lo que me ha emocionado y maravillado esta historia. Pero La amante imaginaria me ha parecido una de las mejores novelas que he leído en muchísimo tiempo. 
Y no puedo evitar pensar qué hubiera sucedido si ésta hubiese sido la primera novela romántica erótica que hubiese leído...

Tentando a la suerte - Suzanne Brockmann

martes, 27 de agosto de 2013

Título original: Get lucky
9º Altos, Oscuros y peligrosos
Autora: Suzanne Brockmann
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Top Novel/Harlequín
Fecha publicación: Agosto 2013





A última hora y ante la inminente boda de su hermana, Luke “Lucky” O'Donlon se ve obligado a no participar en la misión del equipo gris, a las órdenes de Jake Robinson. A pesar de tratarse de una misión vital, la boda de su única hermana es un acontecimiento al que no puede dejar de asistir y su puesto es ocupado por Blue McCoy. 

De modo que aprovechando que Lucky va a permanecer en el país, Frisco recurre a él para que se una al equipo que está investigando unos escalofriantes hechos que ponen en entredicho al cuerpo de Navy SEALS y la seguridad de las mujeres que viven en la región. En San Felipe y alrededores se han producido una serie de violaciones. El sospechoso, un hombre al que ninguna de las víctimas ha podido identificar, parece ser un Navy SEAL o alguien que abandonó el cuerpo.

Sydney Jameson es una periodista y también la vecina de la última víctima, una joven de diecinueve años. Sydney está furiosa pues las violaciones están produciéndose desde hace meses y nadie ha alertado a la población femenina. Así que no sólo ha emprendido la labor de informar de ello, con los consiguientes artículos que atacan con dureza al cuerpo de policía y al de los Navy SEALS, sino que además logra ser incluida en el grupo que investiga, junto a Lucy McCoy y Lucky O'Donlon. Desde el primer encuentro entre ellos, siente desconfianza del atractivo Navy SEAL, al considerarlo una simple cara bonita, con más músculos que cerebro, que utiliza sus incuestionables encantos para embaucar a mujeres crédulas. También siente animadversión al ver con que poco agrado la acepta en el equipo por ser periodista.

Para Lucky trabajar con una periodista es una carga que no está dispuesto a soportar, menos aún después de los artículos que ha escrito en contra del cuerpo de las Fuerzas Especiales. Así que su primer plan es coquetear con ella, para ganarse su confianza y poder controlarla, de modo que no resulte tan moleta. Después de todo, lleva años coqueteando y seduciendo a mujeres sin apenas pestañear. Sin embargo sus planes no salen como esperaba y no sólo Syd no cae en sus redes sino que parece dispuesta a demostrarle su valía para pertenecer al equipo de investigación.

Aunque Syd no se parece para nada al tipo de mujeres con las que suele relacionarse, altas, rubias y con curvas, poco tarda en sentirse atraído por ella y en descubrir que su bravuconería es pura fachada. No es tan dura como quiere aparentar. Ni el el seductor insensible que ella cree.
Y de seductor pasa a ser el seducido, ¿pero podrá ganarse la confianza de Syd hasta el punto que baje la guardia y le dé una oportunidad?

A lo largo de las novelas anteriores hemos ido conociendo a Lucky, sin duda uno de los navy SEALS más carismáticos del escuadrón. Con un impresionante físico y la dosis de zalamería necesaria para engatusar a cualquier mujer que se proponga, la imagen que ha ido proyectando es la de un mujeriego y un seductor impenitente. Siendo sincera era uno de los personajes que menos me atraía, pero después de leer Tentando a la suerte, tengo otra imagen muy diferente de él. Me ha sorprendido y gustado especialmente como actúa con Ellen, su hermana menor, y como su fachada de Navy Ken se resquebraja poco a poco.

El punto de partida de Tentando a la suerte es la investigación del violador que ha atacado a varias mujeres. Todo apunta a que se trata de un Navy SEAL o alguien que se entrenó para serlo o como tercera opción alguien que fue expulsado del cuerpo. El resto de miembros del escuadrón acogen las hipótesis de diferente manera, pero todos son conscientes de la mancha que puede caer sobre ellos.

Lucky es uno de los más reticentes a aceptarlo. Él vive por y para su escuadrón, su sentido del honor y la defensa de los más débiles son algunas de las razones que le llevarían a morir antes que deshonrar al ejército y lo que significa.
Syd no duda ni por un momento que el culpable es alguien muy cercano a los Navy SEALS. Eso, junto a la antipatía que Lucky, al que apoda Navy Ken, le inspira da pie a una relación poco amistosa.
No cree en Lucky ni en la supuesta atracción que dice siente por ella. Syd no se engaña, sabe que está lejos de parecerse a las mujeres que le atraen.

La trama sin resultarme apasionante me ha gustado, seguir el avance de la investigación me ha enganchado en gran parte de la novela y la relación entre Lucky y Syd, con sus tiras y aflojas, ha hecho que la lectura me resultara muy amena en la otra parte.
Tentando a la suerte no es una de las novelas que más me han gustado de la saga, creo que las hay mucho mejores, pero ha logrado mantenerme en vilo de principio a fin. La verdad es que creo que, al menos en mi caso, leer una novela de Suzanne Brockmann es garantía de que voy a pasar al menos un rato entretenido.

Por otro lado, las historias de amor de este tipo me gustan, cuando uno de los personajes goza de gran atractivo y el otro no pasa de ser una persona normal y corriente a la que le cuesta creer que pueda inspirar algo tan profundo.
Además los personajes secundarios, como Bobby, Wes, Frisco, Joe Cat, Ronnie, Mia, Tasha y Thomas (me encantaría poder leer algún día esta historia), Lucy McCoy... no hacen sino hacer más rica la novela. Uno de los puntos fuertes de estas novelas es que los secundarios no son meras comparsas, su presencia y su papel es importante y relevante para la trama. Eso me gusta mucho.

Al ser una novela donde hay que descubrir la identidad del violador, cobra gran peso la trama en torno a la investigación, una trama que me ha mantenido en vilo y que para mí es uno de los puntos fuertes de Tentando a la suerte. Sin olvidar como paulatinamente vamos conociendo la otra cara de Lucky, qué hay detrás del gran seductor, y la vulnerabilidad que oculta Syd.

Creo que Tentando a la suerte es una novela amena, con una buena trama de intriga y una historia romántica bastante bonita.

Tras muchas horas de lectura...

lunes, 26 de agosto de 2013




No sé la razón por la que comencé a escribir críticas o reseñas de novelas. Ni siquiera recuerdo cuál fue la primera que escribí. Creo que fue sobre una novela de Lisa Kleypas, pero no podría asegurarlo.
Como fuere, hace ya algunos años tuve el deseo de compartir mi opinión sobre una novela. No sé qué me impulsó a hacerlo, tal vez la necesidad de transmitir una pequeña parte de lo que ese libro me había hecho sentir.

Fue así como comencé a escribir sobre las novelas románticas que leía, o al menos algunas de ellas. Me es imposible escribirlas todas, por más que lo deseara. Confieso que prefiero comentar novelas que me han encantado a comentar las que no lo han hecho. 

Así he ido acumulando críticas (o reseñas como más guste decirlo).
Poco a poco hace un mucho, o algo similar dijo un poeta. A veces con más constancia, otras con menos, pero buscando siempre un ratito para escribir sobre esa o aquella noche,  hoy me he percatado que ya suman 489. 

Unas pocas más... y 500.




Hasta que llegaste - Kristan Higgins

Título original: Until there was you
Autora: Kristan Higgins
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Libros de Seda
Fecha publicación: Septiembre 2013



A simple vista parece que Cordelia “Posey” Osterhagen ha conseguido en la vida todo lo necesario para ser feliz. Es la propietaria de una empresa de rehabilitación de edificios -profesión que le fascina- tiene una familia que la quiere y está a su lado, tiene amigos leales y... algo así como un novio. Pero la realidad es que algo le falta, algo le es esquivo. ¿Tal vez pudiera ser alguien alto, adusto y atractivo? ¿Alguien como Liam Declan Murphy, el que fuera el chico malo de Bellsford, el que rompió el corazón a Posey?

Quince años atrás Liam se marchó a California, donde se casó y tuvo una hija. Ahora ha enviudado y ha decidido regresar a Bellsford donde viven sus suegros para que estén más cerca de su hija Nicole. Ha abierto su negocio, una tienda de motos. Su única preocupación en la vida es su hija. Pero la paternidad en solitario es un tanto complicada, más aún cuando se es padre de una adolescente de casi dieciséis años. Más aún cuando se es un poco neurótico. Como Liam.

Liam no desea enamorarse de nuevo, no hay lugar en su vida para una mujer. Ni siquiera para Posey Osterhagen, pese a que es divertida, dulce y alocada, pese a que sabe que ha estado enamorada de él durante años. Pese a que a su lado se siente vivo.
El que fuera el chico malo de Bellsford ya le rompió una vez su inocente y joven corazón, con lo que Posey está decidida a evitar que vuelva a suceder.
Pero cuando sus caminos se encuentran una y otra vez, cuando Liam comienza a mostrar interés en ella e incluso la invita a ir al cine... ¿Qué puede hacer Posey?
Tal vez sea débil, tal vez sea un error por su parte.
¿Logrará salir con el corazón indemne en esta ocasión?

A diferencia de la mayoría de novelas de Kristan Higgins, Hasta que llegaste está narrada a través del narrador omnisciente y, también a diferencia del resto de historias de esta autora, nos muestra el punto de vista del protagonista masculino. Un punto de vista que, en ocasiones, es un poco obtuso.
Lo que sucede es que si ya de por sí las protagonistas femeninas de Kristan Higgins suelen ser un poco peculiares (a veces neuróticas), si a eso le añadimos un protagonista como Liam Murphy, un padre obsesivo y neurótico, el resultado es una novela alocada e irreverente. Una novela como Hasta que llegaste.

Confieso que me encantan las novelas de Kristan Higgins. Leo todas y cada uno de los libros que publica porque los encuentro refrescantes, vibrantes, románticos, divertidos y, sí, también un poco disparatados, pero al final, bajo esa capa irreverente, encuentro una historia conmovedora que me deja con el corazón encogido. Me sucede un poco como con las novelas de Susan Elizabeth Phillips.

Hasta que llegaste no es mi novela preferida de esta autora, tengo que admitirlo, pero aun así, en ella he encontrado una lectura deliciosa y, creo, cuenta una bonita historia. Un tanto neurótica, reitero, pero es bonita y romántica. Es una historia cuyos protagonistas, rarezas a un lado, te van conquistando poco a poco porque, bajo la superficie, son todo corazón.

Posey era una recién nacida cuando fue adoptada por los Osterhagen, un matrimonio alemán que regenta un restaurante en Bellsford. Tiene un hermano, Henry, que también es adoptado. Posey nunca se ha sentido desplazada o diferente por ser adoptada. Son una familiar que, pese a sus peculiares, está unida y se quieren.
Tengo que reconocer que creo que es gracias a personajes como el matrimonio Osterhagen, o Henry, cirujano ortopédico, ya su pareja Jon, profesor del instituto y el mejor amigo de Posey, que propician numerosas escenas entrañables y disparatadas que la novela resulta tan divertida. Más aún cuando la prima Gretchen, una famosa cocinera de la televisión caída en desgracia, se instala en la casa de sus padres y se hace cargo del restaurante dispuesta a hacerlo resurgir. Gretchen es todo lo opuesto a Posey, es alta, voluptuosa, rubia y de ojos azules. Es decir, es una alemana de pies a cabeza. Gretchen y Posey tienen una relación de amor, celos y odio que hace reír y también, en ocasiones, emocionarte.

Por otro lado tenemos a Liam Murphy, el que fue el chico malo de Bellsford. Cuando llegó a la ciudad a vivir con su tío, acababa de salir de un correccional por robar coches. Siempre estuvo rodeado de un aura oscura y peligrosa que el resto de adolescentes envidiaban y emulaban. A Posey la enamoró desde que lo vio por primera vez, cuando era una adolescente flacucha y poco desarrollada. Pero él nunca reparó en ella, sino que se enamoró de la chica más guapa y popular del pueblo, Emma Tate. Y fue con ella con quién se casó.

El Liam Murphy que regresa a Bellsford poco se parece al chico malo de antaño. Físicamente sigue siendo apuesto, moreno y seductor, pero es ante todo un padre abnegado. También obsesivo, insisto, lo que da pie a escenas un tanto disparatadas.

¿Qué sucede cuando juntas a estos dos personajes que temen enamorarse y, además, tienen un carácter tan peculiar? Pues que encuentras una historia divertida, emotiva, entrañable y romántica con la que disfrutas -al menos yo- de una lectura inolvidable.

Posey representa a la chica anodina y poco popular, la que pasa desapercibida, a la que los chicos no invitan al baile de promoción o si lo hacen la dejan plantada. Liam es el chico malo, popular, atractivo, del que todas se enamoran. Son polos opuestos, incluso cuando se reencuentran años más tarde, pero la atracción surge y también el amor.

En general, Hasta que llegaste me ha parecido un libro entrañable con el que me he reído y emocionado. Cuenta con un plantel de personajes variopinto, peculiares pero adorables en su rareza: como la engreída prima Gretchen, Kate la mejor amiga de Posey, que trata de mantener una relación abierta y sincera con su hijo adoptivo al que abochorna a menudo, Jon y Henry, una pareja homosexual, Eloise y Matt, los trabajadores de Posey, Brianna, la hermana de acogida de Posey, el perro perezoso y los tres gatos presumidos de Posey, que propician escenas irreverentes y un tanto disparatadas.

No falta el romanticismo, con la historia de Posey y Liam, pese a que, en ocasiones, Posey me ha seguido pareciendo la chica insegura de la adolescencia y con poco autoestima. Ése es el punto por el que la novela no me ha calado tanto como otras de esta autora. Pero es a la vez una de las razones por las que disfruto tanto leyendo las novelas de esta autora: sus protagonistas son imperfectos y cometen errores, incluso haciendo sufrir.

Pese a todo, Hasta que llegaste es una historia romántica y conmovedora que, creo, no evita que entre sus páginas también haya lugar para la risa. A mí me ha encantado, pero bueno... adoro las novelas de esta autora, así que puede que no sea muy objetiva.

El riesgo de amar - Brenda Novak

domingo, 25 de agosto de 2013

Novela corta online

Gabrielle Tucker por fin era feliz. Se había casado con su alma gemela, y se había reunido con la madre que perdió años atrás y con la hermana cuya existencia desconocía. Sólo le quedaba satisfacer el deseo de que su ex marido, David, encontrara la felicidad verdadera… Y Gabrielle conocía a la mujer perfecta para él: ¡su hermana Lindy! Lindy se enamoró de David en su primera cita: una cita que había concertado su hermana, Gabrielle. Pero era obvio que él no había olvidado a su ex mujer, a pesar de que ella estaba felizmente casada con otra persona. Por eso a Lindy iba a resultarle muy difícil decirle a David que la noche de pasión que habían compartido cambiaría la vida de todos ellos para siempre …


El final de Taking de heat hacía presuponer que Gabrielle, vislumbrando cierta atracción entre David, su ex-marido, y Lindy, la hermana a la que acaba de conocer, trataba de propiciar un acercamiento entre ellos.
Pero la historia quedó abierta, dejando en la imaginación de las lectoras suponer qué podía suceder.

Sin embargo, Brenda Novak escribió esa historia, pero es una novela corta que puede leerse en la web de Harlequín.
Lo cierto es que no puedo sino empezar diciendo que ha sido una lectura agradable, bonita y pese a tener tan breve extensión, me ha parecido romántica. Sin embargo, obviamente, no me parece tan buena como Taking the heat. Son incomparables.

Me imagino que fue un encargo o solicitud que se le hizo a la autora, pues no es una historia en la línea de las publicadas por Brenda Novak. Casi como si su cometido fuera el de saciar la curiosidad de las lectoras que nos quedamos pensando o imaginando si Lindy y David llegarían a enamorarse.

Como digo, El riesgo de amar es una novela corta, apenas un relato, que nos cuenta qué sucedió entre David y Lindy tras aquella primera cena organizada por Gabrielle.

David no había superado aún su divorcio. Pese a que mantiene una excelente relación con Gabrielle, no sólo por el bien de Allie, su hija, sino porque siguen siendo amigos y se tienen en gran estima, echa en falta su vida familiar. No tiene esperanzas de recuperar a Gabrielle, pues se ha enamorado y casado con Randall Tucker, un tipo que pese a que no quisiera admirar, lo hace.
Sabe que también él debería pasar página y comenzar una nueva vida. ¿Pero con Lindy?
Lindy es la hermana que Gabrielle acaba de conocer. Es dulce, bonita y no sabe muy bien la razón pero perdió la cabeza con ella en aquella primera cita. Lo achaca al alcohol y a cualquier excusa. Sin embargo cuando Lindy le informa que está embarazada, David está decidido a hacer lo correcto. ¿Pero lo correcto es también lo que desea o nada más que una obligación?

El riesgo de amar es una bonita historia, pero por su reducido número de páginas no profundiza mucho en los personajes ni en sus personalidades ni conocemos qué bagaje arrastran. Bueno, sí lo hacemos pero muy superficialmente.
La historia se centra más en Lindy, a la que apenas conocemos porque su papel en Taking the heat fue muy breve, y en cómo vive su amor no correspondido hacia David.
Poco a poco, a causa de su embarazo y al hecho de que por medio de Gabrielle, coinciden a menudo, Lindy y David van acercándose.


Evidentemente no contaré qué sucede. Es una lectura muy corta, tal vez predecible, pero es bonita y sin contar una historia que nos sorprenda, nos deja con la agradable sensación de saber que David y Lindy tienen una historia que podemos conocer.

Emociones turbulentas - Jill Sorenson

Título original: Stranded with her ex
Autora: Jill Sorenson
Género: Romántica contemporánea
Editorial: Harlequín/Julia
Fecha publicación: Mayo 2012





Daniela Flores llega a las islas Farallón para trabajar como bióloga y formar parte del equipo que estudia la fauna del lugar. Daniela aún no ha superado una situación traumática que aconteció dos años antes y que supuesto el fin de su matrimonio. Desde el grave accidente de tráfico que sufrió tiene ataques de ansiedad constantemente. 

El trabajo en las Islas Farallón es una prueba para ella, la oportunidad de volver a integrarse en el mundo por medio de su profesión. La oportunidad es excelente, sabe que es muy afortunada de haber sido elegida para ese proyecto.

Sin embargo cuando llega a la isla recibe una inquietante noticia. El Jefe del equipo de investigación se ha visto obligado a abandonar el proyecto y, en su lugar, se incorpora Sean Carmichael, un especialista en el estudio del tiburón blanco, pero también es su ex-marido.

Daniela está dispuesta a superar sus miedos y recuperar el amor por su profesión, pese a que la presencia de Sean despierta en ella recuerdos que desea olvidar.

Sean teme por Daniela, la mujer que lo alejó de su lado cuando más lo necesitaba. La mujer a la que juró proteger. Pese a que estén divorciados, a que se comporten como dos desconocidos, amables y correctos, velará por ella.
Más aún cuando comienzan a suceder acontecimientos inquietantes en la isla, accidentes y sabotajes que hacen suponer que el tiburón blanco no es el único asesino que acecha en las costas de las Islas Farallón. Alguien ha puesto en peligro la vida del equipo y Sean jura defender a Daniela.

Me llamó la atención la sinopsis de Emociones turbulentas por varias razones. Por un lado al estar ambientada en plena naturaleza, en una isla, rodeada de especies marinas, me pareció que podía ser original y emocionante. Un cambio refrescante pues, lo cierto, es que hay ocasiones es que encontrar una lectura de estas características es difícil.
Por otro lado al tratarse de la historia de un reencuentro, supe que no podría resistirme.

Emociones turbulentas en una interesante novela de suspense romántico, pese a que, confieso, me ha atrapado más por la historia de amor que por la trama de misterio que la rodea. Desde mi punto de vista la historia de Daniela y Sean logra envolverte desde el comienzo, en parte porque es una historia de reencuentros y segundas oportunidades; en parte por el aura triste y de desesperanza que rodea a Daniela y que hace imposible dejar de leer para conocer el fin de la historia.
En cuanto a la trama de intriga que acontece en las Islas Farallón, creo que es interesante, te mantiene en vilo, pero no está demasiado desarrollada y sucede de una manera un poco brusca.

No obstante me ha gustado la novela, la que es la primera que leo de Jill Sorenson y eso hace que, sin duda, me proponga leer más de esta autora.

El entorno marino en que acontece es, desde mi humilde punto de vista, uno de los mayores logros y éxitos de esta historia. Más ambientada en enclaves exteriores, como la costa, el farallón, a bordo del barco o en diferentes lugares de las islas, es un enclave misterioso y peligroso donde el hombre y la fauna local conviven. Un lugar que incita a creer en aventuras, peligrosos y romance.

Es en ese lugar donde se reencuentran Daniela y Sean y, poco a poco, vamos conociendo qué sucedió dos años atrás y por qué se divorciaron.

Somos testigos, también, de cómo la atracción y el amor que se profesaban renace y cómo el peligro que acecha juega un papel importante a la hora de acercarlos.

Daniela es un personaje que desde las primeras páginas me ha transmitido una inmensa tristeza. Una vez que conocemos su trágica historia, comprendemos mejor el por qué de su carácter apagado, pero también somos testigos de cómo comienza a renacer de sus cenizas y a mostrar un poco cómo era antes del accidente.

Sean es un aventurero al que el amor sorprendió. Parco en palabras, con una infancia difícil a sus espaldas, no sabe consolar a Daniela y eso le hace sentir culpable y esquivo, pero una vez se reencuentran, ni siquiera el sabor amargo de su fallido matrimonio le impide volver a acercarse a ella.

El resto del equipo de investigadores que conviven con Daniela y Sean en las islas son Taryn, joven y seductora que tiene a Sean en su punto de mira, Elizabeth, misteriosa y solitaria, parece esconder un secreto en su pasado, Jason, apuesto y seductor, coquetea con Daniela pero respeta profundamente a Sean y, por último, Kenneth, dispuesto a todo por lograr filmar un vídeo sorprendente de la expedición.

La convivencia entre ellos se complica cuando comienzan a producirse acontecimientos extraños y el peligro a acechar.
Es esta parte de la novela, poco desarrollada o falta de más misterios, en mi opinión lo que hace desmerecer un poquito la historia. La parte romántica me ha gustado, me ha emocionado, creo que está bien hilvanada y construida.

Sin embargo, en conjunto Emociones turbulentas es una novela fresca, misteriosa e inquietante que te pone la piel de gallina, que te emociona y con una trama sencilla y original te hace evadirte en sus páginas y disfrutar de una buena lectura.

Un romance imperdonable - Mary Balogh

jueves, 22 de agosto de 2013

Título original: Unforgiven
2º Cuatro Jinetes del Apocalipsis
Autora: Mary Balogh
Género: Romántica histórica
Editorial: Titania
Fecha publicación: Septiembre 2013





2º Cuatro jinetes del Apocalipsis

Han transcurrido siete años desde que Kenneth Woodfall se convirtiera en el nuevo Conde de Haverford, siete años en que ha estado ausente. Tras la derrota de Napoleón y el fin de la guerra regresa a Inglaterra y visita por primera vez su hogar en Cornualles. Al llegar descubre que nada ha cambiado demasiado, ni siquiera la enemistad entre los Hayes y los Woodfall.

Dicha enemistad se remonta a más de un siglo, cuando el entonces Conde de Haverford acusó al barón de Dunbarton de contrabando. Si bien hubo una época en que, desafiando a los adultos, Kenneth, Moira y Sean Hayes compartieron juegos de infancia, e incluso Moira y Kenneth se enamoraron, la enemistad resurgió tras un incidente entre Kenneth y Sean. Más tarde Kenneth y Sean se unieron al ejército, donde Hayes murió. Ahora la baronía ha pasado a manos de un primo distante, Edwin Baillie, y Kenneth es el nuevo Conde de Haverford.

Al regresar a Cornualles y reencontrarse con Moira, Kenneth descubre que se ha convertido en una joven muy atractiva. Sin poseer una belleza deslumbrante, sigue atrayéndole como ninguna otra mujer lo ha logrado. Pero Moira lo trata con frialdad y, además, se ha comprometido con el barón Edwin Baillie, que parece interesado en que las rencillas entre ambas familias acaben.

Los intentos del nuevo barón por estrechar lazos con el nuevo Conde son evidentes y, finalmente, logra ser invitado a la fiesta celebrada con motivo de la Navidad. Cuando Edwin debe abandonar la celebración antes de tiempo, confía a su prometida al Conde, pero Moira decide regresar sola a casa.
Cuando Kenneth descubre su ausencia, sale en su busca pero una tormenta de nieve se desata dejándolos a la intemperie. Para guarecerse, buscan refugio en una vieja cabaña donde pasan la noche juntos y donde comparten algo más que calor y cobijo.

El honor obliga a Kenneth a pedir matrimonio a Moira quien lo rechaza en varias ocasiones, hasta que no puede ocultar por más tiempo su embarazo. Sin otra alternativa, debe recurrir a Kenneth y, finalmente, se casan. Pero las rencillas del pasado no están olvidadas ni las viejas heridas cerradas. Siendo así, ¿existe la posibilidad de un futuro juntos?

Después de leer Un romance inoportuno, novela que me cautivó de principio a fin, estaba deseosa de leer la segunda novela de la trilogía. Si bien en líneas generales me ha gustado y creo que es una bonita historia, no ha llegado a emocionarme y atraparme como lo hiciera la anterior. Sin embargo, reitero, creo que es una historia que merece la pena leerse.

Un romance imperdonable se superpone temporalmente a Un romance inoportuno. A medida que vas leyendo te percatas que la historia de Rex y Catherine está desarrollándose a un mismo tiempo que la de Kenneth y Moira; al menos durante una parte. De hecho Kenneth representó un papel importante en el desenlace de Un romance inoportuno y, al final de la novela, recibió una carta que le obligó a regresar a Cornualles.

La historia de Kenneth y Moira tiene en común con la de Rex y Catherine que ambas parejas se ven obligadas a casarse. Pero la de Kenneth y Moira se mueve entre el amor y el odio. Se conocen desde niños, se enamoraron cuando eran muy jóvenes y más tarde, cuando Kenneth se marchó a la guerra, se separaron. Lo hicieron creyendo cada uno de ellos que el otro le había traicionado y jamás había correspondido a sus sentimientos.

Debo reconocer que más que amor lo que Kenneth y Moira me han transmitido durante gran parte de la novela es rencor, desconfianza. Kenneth parece más dispuesto a olvidar y a que su matrimonio funcione, pero nunca siente que Moira desee lo mismo que él. Discuten, surgen malos entendidos continuamente. Y eso, sumado a lo que sucedió años atrás, provoca que cada uno se retraiga y se aleje del otro.
Incluso, durante unos meses, llegan a vivir separados: Moira en Cornualles, Kenneth en Londres. Hasta que Kenneth pide a Moira que se instale en Londres para el final de la temporada. Allí se reencuentra con Nat Gascoigne y Eden Wendell; allí conoce al cuarto jinete, Rex Adams, el vizconde Rawleigh y a su esposa, Catherine. Y es entonces cuando el amor parece volver a brotar.

La novela me parece bonita, pese a que como digo fluctúa constantemente del amor al odio. Admito que he notado en falta escenas románticas entre ellos, pues cuando parece que llegan a cierto entendimiento y piensas que el amor renace algo parece truncar ese momento de calma y esperanza. Y siempre te sientes a la espera de un detalle que te haga sentir que, en el fondo, están enamorados.
Es una historia diferente a la que encontramos en la anterior novela. Es una historia de enfrentamientos familiares y malos entendidos, de amor y de odio.

Me ha fascinado el personaje de Kenneth, tal vez al que menos pudimos conocer en la anterior novela, ya que sólo tuvo su aparición cuando se trasladó a Londres y se reencontró con el resto de amigos y ex-soldados.
Es galante, apuesto y honorable. Y pese a que piensa que Moira lo traicionó siempre actúa como el caballero que es y hace lo que el honor -o tal vez su corazón- le dicta.
Moira en cambio se muestra mucho más desconfiada. No parece dispuesta a abrir su corazón a Kenneth, algo que ha propiciado que, en ocasiones, la novela me resultara un poco monótona. Casi, como siempre tuviera que llevarle la contraria o estar enfadada con él. Casi, como una niña enfurruñada.

Además, como era de esperar, Nat, Eden y Rex, además de Catherine, con su presencia, propician situaciones que de alguna manera marcan el curso de la historia. Al mismo tiempo, vislumbramos un poco más cuáles son los lazos que unen a los cuatro amigos.

Aparte de los otros tres jinetes del Apocalipsis, de la familia Hayes y la Woodfall, tengo que destacar al nuevo barón de Dunbarton, Edwin Baillie.
Lo cierto es que es un personaje con el que he terminado encariñándome. Es pomposo, pedante, histriónico y muy apegado a las faldas de su madre, pero bajo esa apariencia tan caricaturizada del noble heredero snob, creo que se esconde un corazón bondadoso. Y, confieso, sus soliloquios interminables y su cháchara incesante me han hecho reír en ocasiones.

Pese a que no me ha dejado con mariposillas en el estómago como sucedió con Un romance inoportuno, la historia de Kenneth y Moira también me ha atrapado. Sus encuentros, desencuentros, las desavenencias familiares y odios de antaño, poco a poco se han ido desentramando y dejando a la luz una bonita historia de amor.
No pasará a ser una de mis preferidas entre las preciosas novelas de Mary Balogh, es cierto, pero no puedo negar que en ella he encontrado una agradable y, a su modo, romántica lectura.

Imagínate - Susan Elizabeth Phillips

martes, 20 de agosto de 2013

Título original: Risen Glory/Just imagine
Autora: Susan Elizabeth Phillips
Género: Romántica histórica (Guerra de Secesión)
Editorial: B de bolsillo/Ediciones b
Año publicación: Septiembre 2013




Con el fin de la guerra de Secesión comienza la reconstrucción de una nación devastada. Los estados de la Unión y los Confederados, vencedores y vencidos, deben convivir bajo una nueva política. La esclavitud ha sido abolida, muchas plantaciones de los estados de Sur arrasadas por el enemigo. Pocas siguen en pie. Entre ellas Risen Glory, perteneciente a la familia Weston hasta que la guerra diera comienzo.

Tras la muerte de Weston, la casa y las tierras pasaron a su segunda esposa que, tras fallecer, legó a su único hijo, al que abandonó cuando apenas contaba con diez años: el Barón Nathaniel Cain, héroe de guerra yanqui.

Katherine Louise Weston, más conocida como Kit, es la única hija del anterior dueño de la plantación. Risen Glory es el único hogar que ha conocido y se resiste a perderla. De modo que abandona Rutheford, en Carolina del Sur y, vestida como un muchacho, llega a Nueva York en busca del Barón Cain. Lo hace dispuesta a acabar con su vida, de ese modo, cree, recuperará lo que legítimamente le pertenece.
Lo que Kit no sabe es que el Barón Cain no sólo es el nuevo dueño de su amada Risen Glory, sino su tutor legal.

Kit logra entrar a trabajar como mozo de cuadra para Cain. Planea acabar con su vida, pero antes debe reunir el valor para apretar el gatillo. Algo que, una vez lo tiene frente a sí, no le resulta tan fácil como creía.
Sin embargo, antes, el Barón descubre que ha heredado una plantación en ruinas en Carolina del Sur, que ha sido nombrado tutor de una muchacha de dieciocho años y que Kit, su nuevo e insolente mozo de cuadras es, en realidad, Katherine Weston.

Descubierta su identidad y sus intenciones hacia Cain, a Kit no le queda otra alternativa que plegarse a las órdenes y caprichos de su tutor que, a cambio de venderle Risen Glory cuando reciba la herencia de su abuela, lo que sucederá al cumplir los veintitres años, deberá convertirse en una dama y, para ello, la obliga a asistir a una estricta escuela de señoritas en Nueva York.

Transcurridos tres años, Kit abandona la escuela dispuesta a recuperar lo que le pertenece, Risen Glory. Pero ante ella tiene a un adversario implacable, el ex-comandante yanqui. Será entonces cuando dará comienzo la más peligrosa de las batallas...

A lo largo de los años las novelas contemporáneas de Susan Elizabeth Phillips han conquistado a un buen número de lectoras, entre las que me incluyo. No obstante, su primera novela publicada fue una novela histórica, ambientada tras el fin de la guerra de Secesión.
Inicialmente se publicó bajo el título de Risen Glory, más tarde fue reeditaba como Just imagine, pero es la misma que llega a España como Imagínate.

Tengo que admitir que aunque si bien es cierto que Susan Elizabeth Phillips es una de mis escritoras preferidas y eso basta para que lea cualquier novela suya, el que perteneciera a un género diferente, la histórica, me desconcertaba un poco. Pero ¡es Susan Elizabeth Phillips! ¡Cómo no leer su novela! Y cómo no hacerlo cuando acontece tras la guerra de Secesión si es una temática que me apasiona.

Desde mi humilde punto de vista, Imagínate es una novela apasionante, romántica y emotiva que te atrapa desde la primera página. Es más semejante a las novelas históricas de la época de los finales de los 70 y comienzos de los 80 que a las novelas contemporáneas de Susan Elizabeth Phillips, pero tiene ese toque mágico, único e irrepetible con el que la autora impregna todas sus historias.

Kit Weston es una heroína de armas tomar que, sinceramente, me ha recordado a las heroínas de las novelas de antaño: beligerantes, apasionadas y un poco imprudentes. Por otra parte cabe reconocer que el Barón Cain también está rodeado del aura oscura, dura y posesiva de los héroes de las novelas históricas antiguas. Pero bajo toda la animadversión entre norte y sur que cubre Imagínate, se esconden los comienzos de las historias, conmovedoras, divertidas y un tanto irreverentes, de esta autora.

Confieso que la historia me ha cautivado desde el comienzo. El carácter fuerte y apasionado de Kit y, también, el de Cain me ha seducido enseguida, la ambientación de una época que me fascina también ha influido, debo admitirlo, pero en conjunto, Imagínate me ha encantado.

Como novela histórica, tal vez, no difiera en demasía de otras que se han publicado ambientadas en este período histórico; tengo que reconocerlo. Pero es una historia preciosa, de amor y odio, de orgullo, redención y nuevos comienzos. Es una historia envuelta en odios raciales que nace de las cenizas de una guerra que, de algún modo, ha dejado derrotados a ambos bandos.

Si algo caracteriza las novelas de Susan Elizabeth Phillips son las preciosas historias secundarias que contienen. Imagínate no es la excepción. Cuenta una conmovedora y desgarradora historia que, reconozco, me ha dejado con los ojos llenos de lágrimas.

Es la de Sophronia, antigua esclava de los Weston, confidente de Kit que ha velado de ella como una hermana. La de ellas es una historia con muchos matices, más compleja de lo que a primera vista parece. Y es, también, la historia de Magnus Owen que luchó en el bando del norte y acabó trabajando para Cain. Al trasladarse el Barón a Carolina del Sur también lo hace Magnus. A una región donde el color de su piel lo señala para algunos como alguien inferior. Pero Magnus es valiente, leal y... está enamorado de la orgullosa y altanera Sophronia. Sólo decir que es una historia inolvidable.

Me han enamorado las dos historias, me han fascinados todos los personajes. Me ha cautivado la ambientación de la novela, pese a que como digo antes, no es que difiera mucho de la de otras novelas de temática parecida. Pero Susan Elizabeth Phillips le imprime el toque de su pluma. Los personajes tienen esos rasgos que, aun en otro entorno y en otra época, los hacen tan únicos y diferentes como son los de esta autora.

Sí, es cierto que, con toda seguridad, no es tan original como en sus novelas contemporáneas, pero bajo un halo más clásico, embozada en el espíritu de las historias de antaño, ha hecho que cerrara el libro con el corazón encogido y una sonrisa.
¡Preciosa historia!

Seda y cristal - Deborah Smith

miércoles, 14 de agosto de 2013

Título original: Silk and Stone
Autora: Deborah Smith
Género: Narrativa femenina/Romántica contemporánea
Editorial: Cisne
Año publicación: 1994






Seda y cristal narra una apasionante historia de amor, que nace a la vez que la enemistad entre dos familias. Sus protagonistas, Jake Raincrow y Samantha Ryder, podrían pasar por unos modernos Romeo y Julieta, que viven su amor mientras sus familias se enfrentan a causa de un antiguo rubí.
La historia da comienzo en Pandora, Carolina del Norte, donde residen dos de las familias más importantes del lugar: los Vanderveer y los Raincrow.

La enemistad nació entre ellos cuando el juez William Vanderveer se casó con la joven Alexandra Duke y, como obsequio de bodas, le regaló el rubí de Pandora, una joya familiar que por derecho debía pertenecerle a su hermana Sarah Vanderveer Raincrow.

Sarah está casada con Hugh Raincrow, un médico cherokee, muy respetado en la comunidad por su integridad. Desde el momento que William se casa, los hermanos Vanderveer se distancian. Sarah cree que William está bajo el influjo de Alexandra, mucho más joven que el juez, y que por su causa está faltando a sus principios.
A pesar de que ambos hermanos se quieren, el orgullo los va distanciando. Ese distanciamiento, como la tela de una araña, se extiende a su entorno y a sus hijos: por un lado Timmy Vanderveer y por otro los mellizos Jake y Ellie Raincrow.

Pero también afecta a Frannie, la hermana menor de Alexandra, casada con Carl Ryder, un humilde y trabajador soldado, y sus hijas. Sobre todo a Samantha, por la que Alexandra siente debilidad, hasta el punto que desea que viva con ella, educarla y ofrecerle todo lo que junto a sus padres cree no tendrá.

Samantha y Jake se conocen cuando ambos son unos niños. En cierto modo su historia de amor nace entonces, pues un vínculo especial se forja entre ellos y, en sus corazones, están casados. Saben que los odios entre ambas familias hace imposible que puedan unir sus vidas. Al menos no hasta que ambos sean adultos.

Seda y cristal nos va desgranando cómo el paso del tiempo hace más marcado el distanciamiento y odio entre ambas familias; y cómo esa enemistad se interpone entre Sam y Jake y va emponzoñando la vida de quienes rodean a todos ellos.

Alexandra siente un rechazo muy profundo por Jake, quien a causa de ese don, que comparte con su hermana Ellie y la abuela Rachel Raincrow, parece ver en el interior de las personas, lo que deja al descubierto secretos de Alexandra que ésta no desea que se conozcan. Y eso hace que no ceje en su empeño de separar a Sam y Jake, ni en destruir a todo aquél que se interponga en sus planes, especialmente a su sobrino y jurado enemigo.

Como digo al comienzo, Seda y cristal es una novela de odios y secretos familiares, donde la enemistad entre Alexandra Vanderveer y Sarah Raincrow, arraigada en la posesión del rubí de Pandora, es el punto del que parte la novela.
Sin embargo, en sus páginas encuentras más que una historia de disputas y ambiciones familiares, pues contiene una preciosa y emotiva historia de amor.

No se puede obviar que un halo un tanto místico envuelve esta historia, pues por un lado existe ese don de Jake Raincrow, un don que una mente racional y práctica como la de Sam, no puede comprender, y por otro lado porque los Raincrow son en parte cherokees y son fieles a las creencias, valores y costumbres de su pueblo, que distan tan abismalmente de los de Alexandra Vanderveer.

La novela se centra en diferentes épocas en la vida de estas familias y cómo los lazos que existen, en ese momento, mantienen apartados a Jake y Sam, que aguardan el momento en que puedan estar juntos. Pero cuando ese momento llega, nuevamente algo sucede, algo provocado por Alexandra Vanderveer...

¡Me ha encantado Seda y cristal! Es una novela preciosa que cuenta por un lado una bonita historia de amor y, por otro, cómo el devenir de los años ha hecho más profunda la enemistad entre los Vanderveer y los Raincrow.
Deborah Smith nos traslada a ese enclave en los Apalaches, donde convive el hombre blanco y los cherokees, y donde nos describe una comunidad basada en tradiciones y costumbres ancestrales antes de que la llegada del progreso y la modernidad que implanta Alexandra Vanderveer, le toca.

Al ir sucediendo en diferentes etapas, somos testigo de la evolución de los personajes, tanto los protagonistas Jake y Samantha, como los secundarios: Sarah, Hugh, Ellie, Alexandra o Frannie.
Con el devenir de los años vemos crecer y envejecer a algunos de ellos, forjar sus caracteres o debilitarse y corromperse, comprobamos, como todos ellos encajan en el entramado que la autora crea alrededor de Sam y Jake.

Seda y cristal me ha parecido una historia intensa, profunda, repleta de matices, donde los claroscuros son más marcados con el paso del tiempo, donde la familia, la tradición, el honor y la lealtad, pero también la superstición, las creencias ancestrales o las maldiciones, marcan la vida de Jake y Samantha.

Reitero que es una novela que me ha fascinado. Disfruto enormemente con historias como ésta: maduras, cargadas de sentimientos, románticas, con un punto místico y cuyos protagonistas son personas sencillas y valientes, con virtudes y defectos que los hacen más cercanos, con secretos familiares que se interponen, con principios morales, remordimientos y deseos de venganza. Y, también, reconozco, a causa de personajes como Alexandra Vanderveer, la mala malísima por antonomasia, y también uno de los pilares de esta historia que, pese a todo, termina por atraparte en sus redes.

Seda y cristal es una historia romántica, que te envuelve en la magia de los Apalaches y en las creencias cherokees, protagonizada por dos jóvenes que deben luchar contra viento y marea por su amor. Incluso contra ellos mismos...